Facebook Twitter Google +1     Admin

La Noticia Digital



QUINCENAL DE ACTUALIDAD Y OPINIÓN

Temas

Archivos

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema Opinión.

UN COMPROMISO ROTO (Manuel Parra Celaya)

parrafoto.gifLa retirada de España del Sahara Occidental, cuando Franco agonizaba y quien más quien menos estaba iniciando su camino de Damasco, presentó aspectos muy turbios y vergonzantes que no es el momento de traer a colación, pero sobre los que habrá que insistir por aquello de la “memoria histórica”; lo cierto es que, a raíz de aquello, pareció crearse una especie de deuda histórica por parte de quienes creían en las grandes afirmaciones como el sentido del honor y de la dignidad colectivas. Se olvidaron incluso los agravios que el Frente Polisario había cometido contra España, pues flotaba en el inconsciente colectivo la idea de que el Estado español había cometido un agravio mayor con su retirada ante la Marcha Verde (presidida, no se olvide, por una gigantesca bandera de los Estado Unidos de América).

Pesaba especialmente en el ánimo la imagen de las mujeres y niños del Frente Polisario malviviendo en la hamada argelina mientras duraba la guerra, situación que no ha variado excesivamente desde que se firmó el armisticio y se fue abriendo paso la propuesta del Plan Baker, mientras, paralelamente, Marruecos lanzaba su población para “colonizar” amplias zonas del antiguo Sahara español.

Daba la impresión de que España lo tenía claro en su defensa de los saharauis, tanto por razones históricas y altruistas (el derecho de aquella población a constituirse en Estado) como por razones estratégicas y propias (la protección de Canarias). La sociedad civil española estaba en consonancia con los planteamientos estatales, y, así, surgían asociaciones de apoyo al pueblo saharaui, tanto desde las perspectivas humanitarias de las ONG como desde los resortes de la izquierda, con ecos de aquella “liberación” que antaño era bandera “progresista”. Incluso desde ámbitos juveniles escolares se protagonizaban envíos de material escolar a aquellas escuelas que enseñaban en español y estaban afincadas en jaimas; recientemente, nos llegó la iniciativa de la Organización Juvenil Española (OJE) con su “Operación ladrillo a ladrillo”, también dirigido a la infancia y a la juventud saharaui, y que parece seguir su trayectoria de compromiso y servicio.

Todo ello chocó brutalmente –como tantas otras cosas- con el atentado terrorista de Madrid. En los acontecimientos siguientes, saltó por los aires el muro diplomático que mantenía –maquiavélicamente- sujetos los intereses de Francia y de Maruecos; en la ¿carambola? se pronosticaba que saldrían perdiendo los saharauis. Y así ha sido. Los aplausos de los parlamentarios marroquíes al Rey de España tras sus palabras, aparentemente inocuas, sobre el tema, así lo demuestran.

Me temo que ya nadie va a preocuparse de una pequeña población, como es la saharaui, que va a ser deglutida, si Dios no lo remedia, por el imperialismo marroquí. Pasará a la historia oculta, ésa que no figura en los textos que van a estudiar (es un decir) nuestros escolares. De momento, la izquierda española ha cometido una gran traición, mostrando la distancia que va de la demagogia a la democracia. La derecha posiblemente se desentenderá del problema, pues tendrá suficientes puntos calientes en su supuesta oposición, y el tema saharaui “no vende”, no es popular. A escala internacional, nadie resultará valedor del éxodo de un pueblo que no es el “elegido”; todo lo más, algún “observador” de circunstancias se limitará a certificar la desaparición del República Sahauri, si es que alguna vez la han tenido en cuenta.

Los niños del desierto –y esto no es demagogia- dejarán de estudiar en español, y, lo que es peor, no podrán dejar de desdeñar a una España que los ha abandonado. Es mucho pedir que ellos y sus mayores sepan distinguir entre la “España real” y la “España oficial”…

Manuel Parra Celaya es Profesor de Enseñanza Secundaria
04/02/2005 13:30 Enlace permanente. Opinión

LOS OLVIDADOS (Miguel Ángel Loma)

lomafoto.gifJuan y María fueron protagonistas involuntarios durante dos minutos en las noticias de una tarde ya demasiado lejana. Hoy nadie les recuerda, pero desde entonces ya no saben lo que es vivir sin el asalto de una imagen terrible que sigue reabriendo cada día una vieja herida en sus corazones. Algunas veces, cuando se descuidan y no apagan a tiempo la televisión o la radio, oyen hablar de tregua, de negociaciones, de escenarios de diálogo, de gestos humanitarios y desplazamientos de presos a cárceles más cercanas a sus familiares. Pero este no es el caso de Juan y María. Ellos no tienen que hacer largos viajes para ver a su hijo, ni esperar unos minutos para abrazarle, ni andan preocupados por cómo lo encontrarán... Saben que su hijo, lo que quedó de él, está siempre en el mismo sitio: en una fosa del cementerio de su pueblo. Porque Juan y María son padres de un joven asesinado por el terrible pecado de ser Guardia Civil y servir a España en una época en que asesinatos como el suyo, ocupaban dos minutos en los telediarios. Padecen la huella imborrable que supone ver a un hijo con el cuerpo destrozado y el rostro irreconocible, y aunque ya ha pasado mucho tiempo, son también muchos los días que se acuestan entre lágrimas de rabia e impotencia. Ni tienen tregua en su dolor, ni han recibido el mínimo gesto humanitario de los asesinos... Sólo recibieron miradas escupiendo odio desde la calle, un ataúd y una bandera, tras un funeral celebrado a escondidas en una fría iglesia medio vacía. Como Juan y María son gente sencilla que no saben de escenarios de diálogo, ni de graves cuestiones de Estado, su opinión no cuenta. Ellos no entienden de esas cosas. Sólo entienden de dolor, de noches en vela y de combatir recuerdos prohibidos. Como su hijo no era un político, ni un personaje importante, no gozan del consuelo de los aniversarios donde las autoridades de su ciudad se reúnen para homenajearle y recordarnos que murió por defendernos. Si algo saben, y demasiado bien, es que ni siquiera la muerte hace iguales a los hombres.
Miguel Ángel Loma es abogado
04/02/2005 13:26 Enlace permanente. Opinión

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

DE LA VISITA DE LOS REYES A MARRUECOS (José María García de Tuñón)

t_ft.jpgRecientemente todos los medios de comunicación nos han informado minuciosamente, de forma triunfalista y exagerada, todos los pormenores que produjo la reciente visita de nuestros monarcas al reino de Mohamed VI: «Bereberes dieron la bienvenida a los Monarcas españoles.».«Un colorista recibimiento».«Toda la familia real marroquí dio la bienvenida a sus huéspedes». «El Rey bebe leche de camella en el palacio real marroquí». Son algunos de los titulares que todos hemos podido leer con motivo de la real visita. Incluso frases tan cursis como la siguiente: «Los surfistas de Tarifa huelen el aroma de las especias y oyen las voces de los almuédanos que llaman a la oración. Y es que el sol sale por Mahoma».

Al segundo día de la visita de nuestros Monarcas, Don Juan Carlos acudió a Rabat para comparecer ante el Parlamento marroquí, donde estaban congregados los representantes de las dos Cámaras. La llegada a la capital de Marruecos se producía tras lógicas especulaciones sobre la cancelación de la visita a Tetuán –capital que fue del antiguo Protectorado de España en Marruecos–, con el consiguiente disgusto, digo yo, de mi pariente Alberto Aza nacido en aquella ciudad en 1937. En el esperado discurso de nuestro Rey señaló haber visto en Marruecos los «avances de las libertades democráticas, de las que hay muestras notables». Afirmación que no encaja después de que se conocen los informes proporcionados por entidades internacionales en sentido contrario. Llamó asimismo la atención la referencia de Don Juan Carlos a la «alianza de civilizaciones», propuesta formulada bastante recientemente por José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero una vez dicho esto de manera escueta, quiero recordar que no he leído ni una sola línea del viaje que fue aplazado “sine die” en octubre de 1978 porque según nuestro Rey: «España no transigirá jamás en nada que pueda atentar a nuestra integridad territorial»; después de que el ministro de Asuntos Exteriores marroquí reivindicara los derechos de soberanía de Marruecos sobre las españolísimas ciudades Ceuta y Melilla. Este deseo sigue presente en el país vecino, aunque en estos momentos se encuentre en estado latente. La cínica actitud que aquel año tuvo el ministro marroquí, señor Bucceta, que al mismo tiempo que reivindicaba Ceuta y Melilla en Estados Unidos –haciendo de caja de resonancia de Hasan II–, aseguraba a la prensa española que «las relaciones de Marruecos con España son excelentes». Pues bien, después de tantos años la cínica actitud sigue en vigor porque la dinastía alauita, a través de algún miembro de su gobierno, siempre ha dicho que «la solución del contencioso será por vía negociada», pero estas palabras no son de fiar, y el que no lo quiera ver es que es ciego o mira para otra parte. Véase, en menor escala, y como prueba, el caso del islote Perejil.

José María García de Tuñón es historiador
04/02/2005 13:38 Enlace permanente. Opinión

CRISTIANISMO, BASAMENTO DE LA CONSTRUCCIÓN DE EUROPA (José Luis Orella)

orellafoto.jpgEuropa es un continente complejo y multicultural, pero en cuya matriz cristiana y clásica se ha formado la personalidad común de una sociedad, que cree en unos valores que han servido de pauta en la evolución histórica del mundo conocido. Esta herencia esta siendo la base de un proceso integrador de los diversos países europeos en un complejo sistema, que algunos piensan puede llevar a la constitución de los Estados Unidos de Europa.

En la historia de Europa siempre ha existido la idea de crear un espacio que abarcase a los diferentes pueblos del continente, en directo recuerdo al espíritu romano de su mitad sur. Los romanos consiguieron forjar en torno al Mediterráneo un imperio con sus leyes, costumbres, economía y modo de ver la vida, que se convirtió en sinónimo de orden, paz y progreso civilizador. Esta idea positiva de lo que fue el imperio romano fue seguido por el cristianismo, heredero de su cultura y quien supo imbuir este espíritu unificador en las mentes de aquellos bárbaros, convertidos en los demiurgos de una nueva era histórica.

La Renovatio Imperii fue intentada por los bizantinos de Justiniano con un evidente fracaso y por los francos que consiguieron con la legitimidad de la Iglesia la formación del imperio occidental de Carlomagno. La figura del emperador carolingio ha sido de gran importancia en el proceso unificador de Europa al presentar la antigua CEE unas fronteras similares al del imperio de Carlomagno, y asentarse sobre la cooperación francoalemana. El celebre emperador se ha convertido en el predecesor de la Unión Europea y en el personaje histórico más alabado como ejemplo de la amistad francoalemana, que es la base sustentadora del proceso europeísta.

En el profundo significado del imperio para la unidad de Europa. El imperio debía reforzar la unidad de toda la cristiandad, siendo como la realización de la ciudad de Dios. La aparición del que fue llamado Sacro Romano Imperio de Carlomagno, es para muchos el alumbramiento de Europa como unidad de civilización y fraternidad de sentimientos. Se puede decir que Europa nació en la Navidad del 800 en la Basílica Vaticana .

La figura del emperador en el aspecto político y la de San Benito de Nursia en el espiritual forman la dualidad creadora de Europa como algo más que una realidad geográfica. San Benito fue el pionero de las órdenes monásticas y quien vertebró la esencia europea en torno a la médula del cristianismo. Pero, este ideal unificador se ira perdiendo y aunque algunos emperadores conseguiran recuperar la imagen europea del Sacro Romano Imperio, el Renacimiento humanista despertará algunas conciencias nacionalistas contra el ideal de la República cristiana, heredada del Imperium Romanorum.

Carlos V de Alemania y I de España será el último de los grandes emperadores que con su persona simbolizarán la unión europea en torno al ideal cristiano, nacido con Carlomagno. El monarca Habsburgo, heredó una copiosa pluralidad de reinos a los cuales confederó en la fidelidad a la Fe cristiana, respetando sus particularidades jurídicas. Fue el último hombre que puede ser considerado como un estadista europeo, sin favoritismos hacia una nacionalidad determinada. Los intentos posteriores de unidad europea siempre han sido en el marco de la expansión de una nacionalidad, que ha utilizado este ideal como discurso legitimador de las posturas colaboracionistas de ciudadanos de otros países. El final del ideal de la cristiandad, abrió la caja de Pandora de los nacionalismos.

En el siglo XIX, considerado como el período del surgir de los nacionalismos, el gran corso por antonomasia, Napoleón, intentó con su ordenamiento de la Europa continental consolidar el predominio francés en toda la península. No obstante, su discurso político no respondía a los ideales unificadores de Europa, porque se realizaban en el predominio de Francia. Después de un equilibrio europeo mantenido por unos británicos dueños del resto del mundo. La Alemania unificada despertó como la gran potencia continental deseosa de ordenar Europa a su gusto. Hitler fue el que consiguió por un corto período de tiempo dominar casi la totalidad de la Europa continental resucitando un discurso europeísta, teñido de anticomunismo, para respaldar el expansionismo teutónico.

Tendrá que ser después de la II Guerra Mundial cuando el europeísmo aparezca como una realidad tenida en cuenta por las políticas oficiales de los países occidentales. La intelectualidad europeísta no existía, aquel amor a Europa formado en los años de la preguerra en derredor a la unión de los espíritus y de las personas había muerto.

El trauma de la Primera Guerra Mundial había invadido de pacifismo a la juventud europea, la paz sellada entre el alemán Stresseman y el francés Briand, ayudó a formar un Comité franco-alemán y congresos mixtos de juventudes en ambos países, fueron organizados por Otto Abetz y Jean Luchaire. Incluso durante la II Guerra Mundial, el espíritu europeo entre los belgas, holandeses y luxemburgueses fue tan fuerte que estuvo presente en las dos partes del canal. En 1944, los representantes de estos países refugiados en Londres firmaron la creación del proyecto del Benelux, una unión económica aduanera de los tres países. Idea que resultó común con los compatriotas que defendían el Nuevo Orden Fascista y que defendieron la formación de la Borgoña histórica de las diecisiete provincias de Carlos V.

Después de todos estos avatares el europeísmo fue tomando cuerpo en la postguerra como único medio de mantener la paz y evitar el resurgimiento del nacionalismo alemán. Los países de Europa eran demasiado reducidos como para garantizar a sus pueblos la prosperidad que las condiciones hacían posible. El desarrollo y los indispensables avances sociales exigían a los estados una federación que los convirtiesen en una unidad económica común. Para ello Alemania debía ser amputada en su potencial industrial, y sus recursos subordinados a las autoridades europeas para que fuesen gestionados en beneficio de las demás naciones .

El compromiso de amistad franco-alemán era la base arquitectónica sobre la cual se podía levantar la futura Unión Europea. Pero, después de tantos enfrentamientos bélicos las ganas de venganza eran muy fuertes entre los franceses y los ingleses. El objetivo era la desaparición de Alemania como potencia ab aeternum. El modo de hacerlo era la separación en diversos estados, pero lo impedía la necesidad americana de formar un colchón entre el expansionismo soviético y occidente.

Sin embargo, los americanos disponían de la colaboración de un antiguo político católico que había tenido veleidades separatistas en su Renania natal . Konrad Adenauer, fue el instrumento fiel de los americanos, lo que le llevó a tener bastantes problemas con las autoridades británicas de su sector, favorables a los socialdemócratas de Schumacher. El líder democristiano había concebido en 1919 la formación de un estado occidental alemán, dentro del Reich, pero con sus atribuciones estatales para evitar su anexión por Francia. No obstante, siempre fue acusado de separatista por ello. Ahora tenía la oportunidad de hacerlo, unificar los tres sectores alemanes occidentales en un Estado unido, para servir de colchón ante los rusos y lo suficientemente descentralizado y débil para evitar el renacimiento del nacionalismo alemán. Además, Adenauer fue el primero en sostener la desaparición de Prusia como entidad política y el más firme enemigo del despertar militar de su propio país. El canciller renano prefería que los soldados germanos luchasen en un ejército europeo bajo mando americano, antes que hacerlo por su país .

La base de una posible recuperación alemana estaba en su cuenca carbonífera del Ruhr, el único modo de controlarla era anexionarla a Francia o crear una autoridad internacional. La primera entidad europea, fue la CECA (Comunidad Europea de Carbón y Acero) de Schuman, una idea de Jean Monnet para controlar de un modo supranacional la cuenca carbonífera alemana y que se complementase con la siderurgia francesa. De este modo, la siderurgia teutona debía compartir la oferta de hulla con la frágil siderurgia francesa. Francia con un producto más caro había protegido históricamente su mercado de los alemanes con fuertes medidas proteccionistas, lo que un anglófilo declarado como Monnet quería evitar, porque ello significaba la vuelta a una economía nacionalista y creía que el librecambismo era la forma financiera apropiada para unir Europa, al estrechar sus intereses económicos . La unión económica europea debía servir para evitar el despertar político alemán y consagrar a Francia como su líder político junto a Inglaterra. Esta colaboración obligada impedía un resurgimiento militar alemán al tener sus reservas económicas controladas y enlazadas con otros países, y además, Francia unía su desarrollo económico al fuerte expansionismo alemán, confirmando su liderato político militar.

El resurgimiento de la industria alemana y la relativa debilidad de la industria manufacturera francesa de los años 50 y 60, hizo de Alemania el socio comercial principal de Francia, así como el principal mercado de exportación para su industria más desarrollada y para el sector agrícola. Jean Monnet había concebido la CEE como un mecanismo para alcanzar la paz futura, incorporando el poder económico alemán a una unión monetaria, en la que la estabilidad de los precios para los productos agrícolas y unos tipos de cambio fijos conducirían a una moneda única. Esta moneda estaría controlada por un Banco central franco-alemán, de modo que Francia tendría una considerable capacidad de control sobre la política monetaria en Alemania y su industria más importante recibiría fuertes subvenciones, con lo que la economía francesa podía seguir el ritmo del gigante alemán .

En los años sesenta, De Gaulle impidió la entrada de los británicos para evitar que arruinasen la Gloire de Francia con una política agraria que no subvencionase a los labradores. Inglaterra compraba sus alimentos en sus antiguas colonias a precios más baratos que los que los galos vendían a Alemania. Esta aceptaba porque se sentía obligada a pagar reparaciones por las guerras mundiales en sentimiento de culpa colectiva. No obstante, la paridad estable entre las monedas de los dos países ha sufrido un brusco cambio con la unificación de las dos Alemanias en 1989. Francia no puede mantener el ritmo y los sucesivos recortes sociales se suceden por parte de su gobierno. Pero, Alemania con sus problemas en la digestión de la RDA ha comprometido su estado de bienestar, al no poder aplicarlo en su parte oriental. La fortaleza de la economía alemana se resiente y amenaza la estabilidad social del primer país europeo.

LAICISMO Y CRISTIANISMO

En la actualidad la Europa unida se enfrenta a uno de los peores peligros para conformar su unidad, como es el laicismo militante, que pretende socavar la raíz cristiana de Europa. La caída de los regímenes comunistas de la Europa oriental y el choque ficticio con las sociedades musulmanas, ha producido una brutal catarsis en la conciencia de los países europeos.

En la sociedad europea se proyecta una comprensible voluntad de autodefensa que se levanta por doquier ante la tendencia a la globalización, ante el peligro de uniformización, ante la despersonalización. Pero la mundialización de los circuitos económicos y de los valores hace impracticable toda solución basada en la creación de fronteras étnicas, nacionales o religiosas . La aparición de las nuevas tecnologías están produciendo una socialización mayor de ciertos valores comunes y la extensión del término aldea global de la cultura. En un contexto moderno como éste, la sociedad debe afrontar el reto con una gran apuesta por la cultura, acompañada por una apertura de la universidad, como entidad formadora de la conciencia de un país, a las nuevas revoluciones culturales y técnicas originarias en un formato sin fronteras. En definitiva una vuelta a la recuperación de las raíces primigenias cristianas, perdidas durante el siglo XIX.

La madurez humana no es admisible en el momento presente sin una connotación de apertura y conciencia de universalidad, que proporciona nuestra herencia cristiana. No basta la relación interpersonal con el propio grupo, ni siquiera con otros grupos de la misma etnia o cultura: se hace cada vez más necesaria la adquisición de una conciencia de pertenencia a una realidad universal y globalizadora, denominada universo. La cosmovisión que Teilhard de Chardin había colocado las bases de una concepción global generalizadora e interdependiente de un universo en plena y constante evolución. Esta evolución está dominada por el sentido de complejidad, es decir, en ella se procede de los seres más simples a los más complejos, llevando también aparejados grados progresivos de inmanencia y conciencia .

La concepción teilhardiana, concebida como una reflexión meta-científica a caballo entre lo científico y lo filosófico, apunta ya con claridad una necesaria conciencia de unidad en la diversidad, que nos aparta totalmente de los personalismos individualistas, fomentadores de una conciencia encorsetada en los estrechos límites de la propia pareja, grupo, etnia o ambiente cultural . Hacia esa concepción globalizadora avanza la ciencia y la cultura en la actualidad en clara incompatibilidad con el discurso político de los nacionalismos micronacionalistas. La ampliación de conciencia constituye un elemento insustituible en el proceso de maduración psicológico, sino en gran medida contribuye tambièn al fomento de comportamientos tolerantes, al avivar y fomentar una conciencia unitaria hacia los demás. Por eso la necesidad obligada de que la educación y especialmente la universidad, mantengan estos valores. No obstante, la dirección actual que las instituciones educativas en manos de militantes laicistas, va por la dirección contraria.

El fomento exclusivo de los conocimientos locales, la uniformidad ideológica, relativista y laica del profesorado contribuyen de manera grave a un empobrecimiento del mundo universitario y cultural, como ocurre en Francia. La conquista del aparato educativo por los laicistas culmina en la Universidad, que responde a su fase final de laicización de la sociedad. Pero, en esta fase, la Universidad y los centros de enseñanza superior han perdido su saber universal y tienen como fin principal la formación de dirigentes políticos, económicos y de cuadros ideológicos, adictos a un laicismo, que han de estructurar y cohesionar la sociedad . Por tanto, cualquier veleidad de saber universal y enlace con la cultura cristiana que vivimos, va en contra de los intereses inmediatos del laicismo, aunque estos vayan en contra de la sociedad real a la que pretenden dirigir.

La visión laicista se contradice con el avance de la cultura y con la línea política que estaban llevando los fundadores de la integración europea. Es cierto que la mayor preocupación de los ciudadanos es la defensa de su nivel de vida. La televisión fomenta unos valores comunes y los ciudadanos, recién integrados del Este, quieren equipararse a nosotros, en el orden material. Pero aquellas sociedades, aunque muy castigadas por la herencia comunista, todavía mantienen una gran capacidad de supervivencia y de mantenimiento de los valores propios de su sociedad en un contexto hostil.

Sin embargo, las nuevas sociedades se encuentran con una Unión Europea que no se asienta sobre la realidad tampoco. La realidad del Viejo Continente está conformada por la existencia de unos valores cristianos seculares, producto de un dilatado proceso de gestación histórica que proviene desde la caída del Imperio romano. La prudencia exige no tomar decisiones que puedan trastocar el delicado equilibrio generado por la historia, la tradición y la acción humana, como sería adopción de un laicismo militante. La Europa comunitaria que empezó siendo un club de seis ha pasado a ser de diez, doce y en la actualidad de veinticinco países. Sus raíces son comunes y la pérdida de su patrimonio identitario provoca una pérdida del respeto a los derechos de la persona humana.

El individualismo radical que fomenta la función utilitarista de la persona, causa que las personas más débiles se las vea como un lastre para la sociedad y se llegue al autoconvencimiento de su necesaria desaparición, por el bien del resto de la sociedad. Estos nuevos criterios atentan contra los principios en los cuales se sustenta la Unión Europea, que se rige en los derechos humanos y en las libertades de las personas. El relativismo laicista que se moldea según los golpes de opinión, carece de unos cimientos morales sólidos y socava el sentido de pluralidad y la capacidad de integrar distintas formas de vida que coexisten en la sociedad actual. Colectivos inmigrantes y grupos sociales sin capacidad de defensa, como ancianos, enfermos terminales y nasciturus.

El proceso de integración supranacional como el que actualmente vive Europa, necesita de un cemento comunitario que aúne a la sociedad europea, como una sociedad madura de centenares de millones de ciudadanos con deberes y derechos, en igualdad de condiciones y respeto. Esa unidad, sólo se la puede dar una conciencia renovada y activada por obra de una sensibilidad acorde con una cosmovisión cristiana.

José Luis Orella es Profesor Universitario
04/02/2005 13:25 Enlace permanente. Opinión

CUÉNTAME... (Javier Compás)

compasfoto.jpgEn el último episodio que he visto de la popular serie de TVE, Cuéntame como paso, arrestaron al padre (Imanol Arias) de la familia protagonista, se lo llevaban en un 1500 negro mientras el narrador (su hijo de mayor) contaba como en aquellos años de dictadura podía entrar la policía en tu casa en cualquier momento y arrestarte sin más explicaciones, o sea, lo mismo que se hace en democracia con un gobierno socialista.

He de decir que en la casa donde viví desde mi nacimiento hasta los quince años, donde vivíamos más de treinta familias de obreros, y donde me mudé posteriormente, un bloque más moderno, con ocho pisos, no me percaté, y hablo de cuando aún vivía el general Franco, de que arrestasen a nadie, es más, ni en mi calle ni en mis barrio, me enteré de ningún arresto, salvo el de un chorizo que se dedicaba a abrir los coches por la noche y llevarse las radios. O yo y mis padres estábamos en la más absoluta inopia o todos mis vecinos eran militantes del Movimiento.

En mi calle, a finales de los años sesenta y principios de los setenta, vivían dos homosexuales que regentaban una bodeguita flamenca, se decía que tenían unos reservados donde se practicaban esparcimientos sexuales que a mi entonces, niño de doce o trece años, me eran ajenos, estos chicos eran personas alegres, siempre estaban cantando coplas y letrillas flamencas, probablemente para sobrellevar la dura represión a la que estaban sometidos, lógico si tenemos en cuenta que aún no existía ningún colectivo tipo C.O.L.E.G.A.S que velara por sus derechos.

Hoy día todo es diferente. Los homosexuales tienen la libertad de ser los bufones de programas televisivos de máxima audiencia donde todos podemos reír con sus gracias.

Todo ha cambiado, España por fin se libera del yugo (y las flechas) del centralismo y las diversas nacionalidades que conforman el Estado español pueden aspirar a conseguir sus anhelos.

Bien es verdad que aún quedan escollos que salvar en el camino de la libertad, como la intransigencia de las victimas del terrorismo, empecinadas en querer hacer cumplir sus penas a los asesinos de sus familiares, o la Iglesia católica, reducto de oscuras mentes ancladas en el medievo, incluso quedan residuos de patriotas españoles o de cavernícolas opuestos al progresismo social que suponen el aborto y la eutanasia.

Pero gracias a un gobierno de progreso, coaligado con las fuerzas democráticas nacionalistas y comunistas, caminamos a la verdadera revolución del pueblo español que por fin verá saciados sus afanes de verdadera libertad.

No es menos encomiable la labor que nuestro gobierno está haciendo en política exterior, una vez liberados de la tutela imperialista de U.S.A., nos estamos encaramando a la cima de los países más avanzados del mundo, Cuba, Venezuela, Marruecos, etc., nos llevarán a culminar la gran obra de nuestro presidente Rodríguez, la tan ansiada alianza de las culturas del mundo.

El dialogo con E.T.A., el buen talante con los independentistas vascos y catalanes, las gestiones con los líderes de las naciones progresistas, harán por fin que nuestro Estado (el que sea) se sitúe por fin donde le corresponde ¿?.
Mientras tanto, nuestros valerosos soldados se aprestan a salvar de la nieve a los inconscientes ciudadanos que, despreciando las sabias advertencias de nuestro gobierno, han cometido la imprudencia de coger su vehículo para trabajar y desplazarse en pleno invierno.

A la par que veo las imágenes de la Brunete puesta en marcha para despejar nuestras autopistas me acuerdo de la carta a un militar español de José Antonio, valiente tontería.
04/02/2005 13:11 Enlace permanente. Opinión

...NI MÁRTIR (Rafael Ibáñez Hernández)

ibf.jpg…Siempre me ha caído simpático el ministro Bono, lo que no manifiesto en alabanza suya sino más bien en confesión de culpa. No he compartido todas sus decisiones políticas, pero reconozco que su habilidad populista lo hace más cercano que muchos de sus congéneres. Carece de complejos políticos, lo que le permite enfrentarse a quien sea para evitar el bombardeo de Cabañeros, hablar sin ambages del falangismo de su padre, mantener la memoria histórica de la División Azul o —lo que aún es más importante— defender la unidad de España. A cambio, utiliza a las víctimas de la violencia doméstica para aumentar su popularidad, se ofrece para dar lecciones de Teología a las jerarquías eclesiásticas —como todo buen católico español— y se avergüenza de lemas como el que, desde las laderas de la montaña del Talarn, recordaba a los futuros Suboficiales de nuestro Ejército su compromiso: “A España servir hasta morir”. Afortunadamente, las últimas nevadas han hecho reaparecer como por milagro la inscripción, un mensaje cuasi sobrenatural que recuerda al ministro la miseria de su empeño. Claro que no faltará quien responsabilice de ello a la Iglesia Católica —de la que Bono dice ser fiel hijo—, que ha visto de esta manera recompensadas sus rogativas “ad petendam pluviam”.
El caso es que el penúltimo escándalo en que se ha visto envuelto —esto es como las cañas de cerveza, que siempre habrá otra posterior— el ministro Bono ha dejado al descubierto, una vez más, la catadura de nuestros gobernantes. Convocada la manifestación del pasado día 22 de enero por la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo para protestar por la política de excarcelaciones de etarras en aplicación de una interpretación sumamente laxa del Código Penal del Franquismo, era más que previsible que los asistentes no cantasen himnos de alabanza al Gobierno. Aparentemente rectificada dicha política —la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional hubo de recordar su competencia exclusiva en la materia—, no le faltaban razones a los miembros de la AVT para mantener la convocatoria, a la que no se sumó la Asociación de Víctimas del 11M, cuyo portavoz es una conocida sindicalista liberada de CCOO y de cuya intervención en la Comisión Parlamentaria los medios apenas han destacado cuanto dijo en consonancia con los propósitos gubernamentales. Declinada la invitación por el defensor de etarras y Alto Comisionado para las Víctimas —¿atendía así anticipadamente las recomendaciones de la DGT para no salir de casa ante el temporal de nieve?—, nuevamente el Gobierno tuvo actuar para “desactivar” el escándalo, acudiendo a la manifestación el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, que ocupó el lugar correspondiente en la cabecera.
Previsiblemente, la manifestación habría sido la noticia del domingo, flor de un día, una simple bofetada en el rostro del Gobierno que éste soportaría con estoicismo, si todo hubiera transcurrido por los cauces previstos. Acaso se habrían difundido con alguna vehemencia los comportamientos de determinadas autoridades —algunas del PP— para dificultar el éxito de la convocatoria, como la escasez de presencia policial o las reticencias para cortar el tráfico de manera previsora y ordenada; y, sobre todo, habrían resonado las voces de las víctimas, especialmente los mensajes leídos en la Puerta del Sol. Pero he aquí que Bono decidió escuchar las reconvenciones de su hijo —¡qué afán tienen estos socialistas por hablarnos de sus hijos!— y asistir “privadamente” a la manifestación. No había de faltar cámara de televisión que recogiese cómo el ministro de Defensa se mezclaba con el pueblo dolido…
Tan dolido que se quejó. No voy a defender aquí la actitud de quienes aprovecharon la oportunidad que el populismo estrecho del ministro Bono les proporcionaba para elevar su voz con mensajes ajenos a los propios de la convocatoria. Y no lo voy a hacer porque representó un claro menosprecio a las víctimas del terrorismo, pero también porque tal comportamiento ofreció a los socialistas la oportunidad de manipular la situación en su beneficio, como quien da la vuelta a un calcetín. El caso es que el ministro Bono ha tratado de sacar tajada de unos incidentes que no debieron ocurrir, pero que en todo caso no ocurrieron como nos contó. Porque se nos contó cómo el ministro Bono -que decían se encontraba sin escoltas- había sido golpeado. A partir de ese momento, la noticia de la manifestación fue la supuesta agresión y no su éxito. Las imágenes de un ministro azorado, agarrado del brazo de Rosa Díez —que más tarde se reincorporó a la manifestación entre aplausos—, reemplazaron en los medios a las de la tribuna de oradores o la masa manifestante desbordando todas las previsiones. ¡Al pobre ministro Bono le habían pegado! Y, para mayor escarnio, ¡con el mástil de una bandera de España! Nos cuentan cómo un Comisario —de Policía, aclaro— manifestó haber recibido órdenes del Ministerio del Interior para que se practicasen detenciones, y la suerte recae sobre los lomos de dos militantes del PP.
El problema surge cuando se conoce que las diligencias policiales niegan la existencia de tal agresión. ¿A cuento de qué las detenciones, entonces? ¿Se trata de comenzar a imponer un régimen de terror en el que la acción policial, que debería someterse al imperio de la Justicia, esté dictada por los poderes políticos? Cuando la izquierda más rancia quiere impedir que alguien se manifieste en los aledaños del Congreso de los Diputados —el humo del Reichstag les nubla el entendimiento—, ¿podemos esperar que los socialistas traten de amedrentar a las gentes de orden para que no salgan a la calle a manifestarse? Aunque para eso baste la tradicional atonía del PP, ¿qué tiene de extraño que nos temamos lo peor del partido político que gestionó el GAL o promovió el procedimiento de “la patada en la puerta”?
Una vez más, el PSOE ha mentido, en esta ocasión por boca del ministro Bono, cuyo afán populista le hizo acercarse en demasía al fuego de la sartén. No cuela: de momento, Bono no puede mostrarnos los hematomas —estigmas en versión laica— que le causara la agresión que no existió, salvo acaso los producidos por los escoltas que “no” le acompañaban. Supongo que no será virgen, pero de momento Bono tampoco es mártir.
Rafael Ibáñez Hernández es historiador
04/02/2005 12:49 Enlace permanente. Opinión

VOTARÉ NO (Juan José Rodríguez Calaza)

71f8e30b91e96p.jpgQue para que yo vote la Constitución europea me lo tengan que aconsejar los señores Gabilondo, Butragueño, Loquillo o Cruyff (!sólo falta Rappel!) es tomarme a mí, y a cualquier persona que se respete, por el pito del sereno. Como lo es que intenten convencerme de que Europa garantiza la unidad de España. ¿Francia y Letonia, verbigracia, son garantes de nuestra unidad?. Para llegar a este grado de desprecio de la opinión pública, los políticos “eurointegristas” han tenido que basarse en que nadie ha leído la Constitución, lo cual es subsanable, deben creer, con una pedagogía para pardillos infantilizados. Ahora bien, si se profundiza en el conocimiento de los políticos respecto a los fundamentos de lo que defienden nos encontramos con un abisal pozo de ignorancia. ¿Han oído hablar Zapatero y Rajoy del “índice de poder de Banzhaf” y de la “regla SRL”?. A buen seguro que no, y sin embargo son esenciales en relación con el poder de España dentro del Consejo de ministros de la UE.
El principio básico de equirrepresentatividad impone que el voto de cada ciudadano europeo tenga el mismo peso independientemente de su nacionalidad. Los sistemas de voto en el Consejo basados en la regla de la doble mayoría 55-65 (como mínimo 55% de Estados que sumen al menos el 65% de la población) sugeridos por la Convención Europea dan un excesivo poder a los países más poblados y a los menos poblados, perjudicando a países de rango intermedio (España, Polonia, Holanda, Portugal, Suecia, etc). Matemáticamente se justifica con el modelo “Impartial Anonymous Culture” (IAC), que supone la emergencia de un sesgo en la decisión de los ciudadanos. En el modelo IAC la asignación de mandatos en el Consejo de ministros es “proporcional a la población” de cada Estado (imagínense lo que sucederá cuando entre Turquía).
Estoy de acuerdo que el susodicho principio básico de igualdad es brutalmente violado en el sistema de voto del Tratado de Niza, tan favorable a España, pero también con el sistema 55-65, que nos perjudica: Europa nace con déficit democrático por cuanto el voto de un ciudadano español pesa menos que el de un francés o un lituano. Sin embargo, puede probarse matemáticamente que el principio de equirrepresentatividad se cumple rigurosamente si el peso de cada Estado en el Consejo es proporcional no a la población sino a “la raíz cuadrada de la población”. Esto se conoce desde 1946 como la “Regla de Penrose de la Raiz Cuadrada” (Penrose’s Square Root Law, SRL). La idea de dar a cada Estado europeo un número de votos en el Consejo proporcional, “grosso modo”, a la raíz cuadrada de su población reposa en la utilización de un modelo matemático de voto, teoría de juegos cooperativos, al que se asocia el índice de poder de Banzhaf. Desgraciadamente, tal sistema de voto fue propuesto por Suecia, en el año 2000, y rechazado.
Por tanto, querido lector, si algún “eurointegrista” le pregunta por qué vota “NO” sin haber leído la Constitución puede responderle, con la mayor solvencia científica, “pues porque según la regla de Penrose y los índices de poder de Banzhaf un ciudadano español vale en el Consejo mucho menos que los de Alemania, Francia, Letonia, Luxemburgo, etc., y no puedo avalar semejante déficit democrático”. Y, por supuesto, no es argumento decir que hay que votar “sí” porque los nacionalitaristas votan “no”: ¿si ellos sólo comieran pescado nosotros deberíamos alimentarnos exclusivamente de cerdo?.
12/01/2005 12:45 Enlace permanente. Opinión

EL MOMENTO ADECUADO (Javier Compás)

momentoss.jpgEn el prólogo de su libro de 1980 La paz ha terminado, decía el gran escritor Rafael García Serrano: “Muchos pensaban ya entonces que cuanto más se agravasen las cosas antes se arreglarían, sistema que equivale a dejar prosperar el cáncer para mejor curarlo, y abundaban los españoles solitarios, sin encuadramiento, esperando que surgiese la ocasión de tornar al buen cauce o a la aparición de alguna figura capaz de tomar las riendas a tiempo de evitar la catástrofe”; se refería el insigne periodista y escritor falangista a la desintegración que, desde el mismo seno del Movimiento, se estaba produciendo en el régimen del 18 de Julio. El asesinato de Carrero Blanco y la próxima muerte del mismo Franco haría desembocar a España en la llamada transición democrática.

La caverna, el bunker, el inmovilismo, eran los “alias” que por aquel entonces se endilgaban a los más recalcitrantes del Régimen; al parecer, toda España, que poco antes se agolpaba en la Plaza de Oriente para aclamar al dictador, clamaba democracia, partidos políticos, urnas y ¡oh miseria!, autonomías. Los agoreros que veían un grave peligro en el estado de las autonomías que nacía a la luz de la nueva constitución, eran una minoría de facciosos irreductibles, catastrofistas, que auguraban el comienzo del fin de la unidad de la patria.

Y aquí estamos, casi 30 años después, con el nacionalismo catalán imparable con la ayuda del PSOE y la incompetencia del PP, con un Plan Ibarreche en Vascongadas apoyado en los asesinos de ETA, qué imagen, ese Arnaldo Otegui bajando con una sonrisa por la escalera del parlamento vasco, leyendo impunemente en la tribuna de oradores una carta de su compinche Josu Ternera; ese abrazo posterior en el pasillo de Ibarreche y Arzallus y, para que la fiesta sea completa, los Reyes Magos les van a regalar la puesta en libertad del valiente gudari De Juana Chaos.

Pues aún hay muchos españoles en su casa, esperando, algunos votando al PP con la nariz tapada, otros aguardando no se sabe qué. Hay quien, en un intento más voluntarioso que convencido, se acerca a alguno de esos partidillos minoritarios que, unas veces guiados por algún viejo iluminado trasnochado y otras por algún jovenzuelo más o menos temperamental que en cuanto encuentra trabajo estable y se casa, atempera el espíritu, se pone corbata y sigue apoyando moralmente a la causa.

El intento más serio que en los últimos tiempos ha aparecido en el panorama político español enarbolando ciertos valores de los que muchos echan de menos en los partidos mayoritarios, ha sido la presentación de Alternativa Española. Puesta en escena espectacular en el Palacio del Parque Ferial Juan Carlos I, esperanzadoras palabras de su secretario general Rafael López Dieguez y un público nada casposo, pero... ¿dónde está AE?. Nos consta que este tipo de partidos tienen muchos problemas de financiación, son víctimas del boicot de una prensa en manos de los partidos parlamentarios y sufren el estigma del neofranquismo.

Bien es verdad que las cosas en AE se están haciendo con precaución, con planificación y con la vista puesta en un camino largo y difícil, igualmente me consta la solvencia intelectual y humana de López Dieguez, pero quizá haya que dejar que aflore un poco el temperamento encausándolo con imaginación.

Ha sonado la hora en que la patria necesita de sus mejores hijos y a esa llamada hay que acudir sin pensar en las consecuencias o en los momentos oportunos; los enemigos son muchos y están envalentonados porque no encuentran ningún tipo de oposición.

He oído hoy día a quien, como hace años decía García Serrano de otros patriotas, dice que cuanto peor se pongan las cosas más fácil lo tendrán los que quieren una España mejor, pero quizás se encuentren que cuando quieran arreglar la casa se la ha llevado la ola gigante del separatismo, del terrorismo, del laicismo, del aborto y la eutanasia, de las familias contra natura, de la ineducación de los niños y jóvenes, de la televisión basura, de la delincuencia, de las mafias extranjeras, de los inmigrantes multiplicados por miles con sus culturas y religiones enquistadas en nuestros pueblos y ciudades, de la desaparición de nuestras mejores empresas en aras de la globalización capitalista, de la desertización de nuestros campos, vendidos a la subvención, desmontado por la Europa comunitaria, sigo, o es que aún no es el momento.

Javier Compás es Licenciado en Historia
12/01/2005 13:01 Enlace permanente. Opinión

PLAN A TORTAS (Rafael Ibáñez Hernández)

nibarretxe240403.jpgAunque a algunos les parezca que se ha hecho esperar, ya está aquí, ya llegó ese gesto que otros esperábamos no ver jamás. Llevábamos veinticinco años deseando no tener razón, pero Ibarreche y los suyos se han empeñado en dárnosla, aunque el señor Rodríguez el Talantoso continúe sin enterarse. La dichosa aprobación del Plan Ibarreche supone la prueba evidente de la debilidad de todo un sistema político y jurídico nacido de un consenso que en su virtud original incubaba la ponzoñosa serpiente que hoy nos amenaza. En su momento lo dijimos, aunque la euforia de la Transición —impulsada por la maquinaria partitocrática— llevase a la masa a aprobar en tromba devastadora una Constitución cuyos defectos y debilidades son cada vez más evidentes. Y, para mayor ironía y escarnio, cuanto ahora sucede es propio del sistema que “el pueblo español se ha dado a sí mismo”, una responsabilidad difusa que sobre los hombros del pueblo en lugar de hacerlo en la cerviz de sus dirigentes.
Con la candidez del irresponsable —si no es con la responsabilidad del cómplice—, al señor Rodríguez el Talantoso le resulta imposible plantar cara al reto lanzado por los nacionalistas vascos, igual que sólo le muestra la flor que al final de su espalda porta ante la lujuriosa mirada de los nacionalistas catalanes. Incapaz de cortar el problema de raíz, denunciando la irregularidad jurídica que vicia los acuerdos parlamentarios de Guernica —donde HB mantiene su grupo parlamentario pese a las órdenes emanadas de quien puede dictarlas—, los socialistas han retirado las cortapisas penales a un hipotético referéndum sobre la soberanía de la Vasconia occidental, de modo que un acuerdo al respecto —un delito contra la ciudadanía española— podrá ser perseguido sólo por vía civil y administrativa, un sistema de defensa a todas luces insuficiente.
Tras lustros de conveniente adoctrinamiento, va a resultar muy difícil volver a poner las cosas en su sitio. Después de no haber atendido las reiteradas amenazas del criminal contra nuestra madre, ¿de qué nos va a servir su detención cuando ya la haya asesinado? En el mejor de los casos, penará su culpa, pero nuestra madre habrá muerto y nada nos la devolverá. ¿Son capaces de entenderlo quienes tienen en sus manos la posibilidad —cada vez más menguada— de impedir la inexorable secesión vasca y catalana? Ellos no lo sé, pero yo he comprendido perfectamente la explícita amenaza de Ibarreche cuando aludió a las tortas como procedimiento para solucionar el supuesto conflicto vasco. Ciertamente, la dialéctica de los puños precisa de su uso por ambas partes, y no creo que el señor Rodríguez el Talantoso esté dispuesto a marcarle la jeta al lendakari. Ya sabemos todos cuáles son las “tortas” a las que tan aficionados son los nacionalistas vascos: puramente metafóricas, porque lo suyo son las pistolas, cuya dialéctica exigiría aún un mayor compromiso a los defensores de la unidad de la nación española.
Por otro lado, no sé si la aplicación del artículo 155 de la Constitución no sería contraproducente, aunque me temo que a estas alturas de la película difícilmente supondrá una solución efectiva.
Rafael Ibáñez Hernández es historiador
12/01/2005 12:58 Enlace permanente. Opinión

AÑO NUEVO, PLANES NUEVOS (Juan Pareja)

otegui.jpgComo cada año, todo el mundo hace nuevos propositos y prepara nuevos planes de cara a ese nuevo año que empieza. Este plan que esta diseñado hace muchos años y que lleva ejecutándose desde otro tantos, aunque no es nuevo, sí se puede decir que este es SU año.

En unos días comenzarán las rondas de entrevistas con los distintos partidos políticos, en casi dos meses se debatirá en el congreso y posteriormente.... bueno esto ya es un tema más resbaladizo en el que no quiero entrar, y no porque tenga miedo sino porque es mas una cuestión de política ficción que de asuntos mundanos. Por todo ello no es mi intención tratar ahora sobre el fondo ni las formas del plan Ibarreche, más bien quisiera haceros llegar algunas inquietudes que me acechan en estos días. Precisamente en muchos foros de debate se ha tratado, y desde miles de puntos de vista, este asunto, pero por eso he conseguido despejar mis dudas y aclarar mis ideas. Pero me quiero quedar con la idea de un articulista que argumentaba en Libertad Digital, que este plan era inviable y que todo el mundo estaba de acuerdo en que era imposible, que dicho plan saliera delante, y que por eso deberíamos estar tranquilos, pero entonces ¿Por qué sigo teniendo esta sensación que me corroe por dentro?. Este mismo pensamiento es el que comparto plenamente y es el que me lleva a imaginar el peor de los escenarios políticos posibles, aunque todo el mundo asevere que NUNCA se llevará a cabo.

El día en que se aprobó el plan en el Parlamento regional de Vitoria miles de pensamiento y sensaciones se entremezclaban confusos, ese día estuve paseando por las calles de Bilbao y lo peor de todo era la sensación de indiferencia que se palpaba en el ambiente, no se desbordaba la euforia por las calles, ni tampoco se percibía un sentimiento de reprobación. Era esa indiferencia la que me hacía sentir miedo, la que me mareaba la cabeza. ¿No han conseguido lo que ya querían, por lo que tantos años llevan luchando?, entonces ¿no sería lógico y razonable que lo celebraran?, ¿por qué ahora esta desidia?.

No quiero ser una aguafiestas pero nos queda un año muy dificil, tan dificil que es posible que se cumpla la rima de este año 2005 que empieza. Un año que viene cargado de incertidumbre, un año en el que mucho estamos denunciado el peligro que se nos cierne, y no sólo a los que habitamos estas preciosas tierras del norte de España, sino al resto de los españoles. El problema del plan Ibarreche no sólo afecta a los vascos, sino que directamente a los catalanes y andaluces que van detrás de ellos, e indirectamente al resto de "naciones" que irian unas detrás de otra como ya ocurrió con las autonomías. ¿Y entonces que? entonces ya será demasiado tarde.

Miren ustedes, dejando a una lado las tendencias políticas, y siendo meramente objetivos se puede afirmar sin caer en la temeridad que nuestro gobierno es un gigante con pies de barro, casi hubiera preferido una victoria del PSOE por mayoría absoluta que este resultado. Esta debilidad del gobierno y no solo en la cuestión de recibir apoyos en los presupuestos, es el que hace inviable el delicado equilibrio de la gobernabilidad. La otra cara de esa misma moneda es el tripartito que impera en el gobierno vasco, esa misma debilidad pero que bien administrada se ha convertido en un arma poderosa, tan poderosa que sólo necesitaba el apoyo de tres votos proetarras para inclinar hacia un lado o hacia el otro la balanza. Haciendo un pequeño inciso me gustaría refrescarles la memoria sobre ciertas tomas de decisiones que me resultan bastante increibles: Con la entrada del gobierno del nuevo talante desaparece del código penal un artículo que penalizaba los referendums ilegales; 6 eran 6 los miembros batasuneros, y desparece el puesto de Josu Ternera justo días antes del debate sobre el plan, aunque ya se encargó Arnaldo Otegui de refrescarnos la memoria leyendo una carta de su jefe en el debate, y justo en el climax de la votación, Batasuna cambia su voto en lo que se puede calificar como el mayor esperpento y espéctaculo político que jamás se haya podido presenciar; el Fiscal General del Estado opta por no recurrir la sentencia del caso Atutxa, pese al desacuerdo del Supremo con la sentencia dictadada por el Tribunal Superior de Justicia; casualmente unos meses antes era nombrada Jueza del Supremo una reconocida "amiga" del movimiento abertzale; cambian el sistema de elección de los miembros del CGPJ, por el cual una minoría de jueces liberales pueden bloquear decisiones de la mayoría. Les aseguro que yo preparo este explosivo cocktail en mi casa y me quedó sin ella.

Resumiendo. Este plan es imposible que se lleve a cabo, pero se da el caso que tenemos al gobierno más débil, en cuanto a apoyos se refiere, de la reciente historia de la democracia española, y que dicho gobierno ha allanado el camino, consciente o inconscientemente, para que dicho plan pueda llegar tan lejos como su tenacidad les permita. Personalmente creo que el plan no se aprobará en las Cortes Generales, pero el daño ya está hecho y es irreparable. Aunque lo rechace la Cámara Alta el presidente vasco ha afirmado que lo someterá a referendum, ¿y como piensa impedirlo nuestro Presidente del Gobierno?. Lo repito se avecinan tiempos dificiles y sólo deseo para este nuevo año que empiezan Fortaleza y Valor para todos.
Juan Pareja es experto en asuntos vascos
12/01/2005 12:50 Enlace permanente. Opinión

RESPONSABILIDADES (Manuel Parra Celaya)

reybg06p.jpgLos titulares de los periódicos del último día del año 2004 nos traen la noticia de la aprobación del Plan Ibarreche por el Parlamento Vasco. Dicha aprobación fue efectiva, como era previsible, gracias a los votos de tres diputados de Batasuna, llámese como se quiera. EL parlamento catalán se ha apresurado a manifestar su “respeto” por la decisión y ERC ha felicitado por el evento. EL lendakari ya ha anunciado un referéndum para la primavera y ha pedido entrevistarse con el sonriente ZP para iniciar las negociaciones.

Hasta aquí la noticia. En cuanto a sus repercusiones inmediatas, nada nuevo: lamento de pretendiente despechado del PSOE, protesta del PP porque la mayoría parlamentaria en la votación se consiguió con los votos batasunos, “a pesar de las promesas del lendakari”, con lo que éste ha quedado mal, pero que muy mal... En definitiva, “fuese y no hubo nada” que dijo don Miguel.

Empieza a notarse la urgencia de pedir responsabilidades. El asunto va mucho más allá del honor del Sr. Ibarreche en cuanto a su palabra –que a mí se me da un ardite- mucho más allá de una trampa legal, como las muchas a que nos tiene acostumbrados este “Estado de Derecho”; mucho más allá de juegos de partidos y de pactos en la sombra, de intereses económicos o de fanatismos racistas… El asunto se centra, nada más y nada menos, que en “la unidad indisoluble de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”, como reconoce el artículo 2º de la Constitución vigente, si es que, efectivamente, aún sigue vigente y no nos hemos enterado.

Los gobiernos y los regímenes políticos tienen la obligación de tomar las riendas de un Estado en un momento determinado de la historia; no importa, si me apuran, cómo las tomen, si por las urnas, por la violencia o por aclamación, porque ejemplos sobrados tienen todos los pueblos de las tres modalidades y, si nos ponemos a hilar fino, no existe “ legalidad de origen” en ningún rincón; lo que importa es la “legitimidad de ejercicio”, en decir, si ese régimen o ese gobierno ha servido fielmente a ese Estado, instrumento a su vez de una colectividad histórica llamada Patria. Así, regímenes y gobiernos deben plasmar y administrar la actualización del proyecto nacional, institucionalizado con carácter de fundación.

De modo que regímenes y gobiernos pueden acertar, equivocarse, enmendar, corregir o reincidir; lo que no pueden hacer es arrogarse la capacidad de decidir un suicidio; trocear la herencia recibida y entregar las partes a las generaciones siguientes –y a regímenes y gobiernos siguientes-, del modo que los reyes medievales dividían los territorios entre sus hijos y deudos. Dicho más rotundamente, una Nación no es titularidad de régimen, gobierno, dinastía o constitución alguna, no les “pertenece”.

El régimen de Monarquía Parlamentaria que en estos momentos rige España no parece entenderlo así. Ni el Partido Socialista que nos gobierna. Por ello, la exigencia de responsabilidades va mucho más allá de tres diputados separatistas del brazo político de ETA, mucho más allá del PNV, de ERC y de los parlamentarios separatistas vascos, catalanes o de cualquier región autonómica…

La responsabilidad alcanza a los políticos y “expertos” que introdujeron la palabra “nacionalidades”, en la Constitución del 78, sabiendo que era una bomba de efectos retardados; y, si no lo sabían, también, porque se puede ser malvado pero no idiota…

La responsabilidad alcanza a todos los partidos, de izquierda, de derecha o de centro, que han transigido con las maniobras del separatismo por estúpidas razones de número de votos o por otros motivos menos confesables…

La responsabilidad alcanza a un gobierno del PP de mayoría absoluta, que dio una de cal y una de arena, que adoptó actitudes vergonzantes o irresponsables, como el desmantelamiento de un Ejército…

La responsabilidad alcanza a otras posibles fuerzas políticas, que nunca se han conformado como alternativa por estúpidas rencillas, personalismos y gigantesca falta de visión histórica…

La responsabilidad alcanza a la Corona, como representación del Estado español y como “motor del cambio”, que se dijo hace años, y que ha llevado la expresión de que “no está sujeta a responsabilidad” de un sentido puramente legal a un sentido práctico…

La responsabilidad alcanza a una amplia mayoría de los españoles, frívolos y ausentes del interés por la cosa pública, patriotas de pandereta y de Selección de Fútbol exclusivamente, que habrán comido las doce uvas de fin de año sin advertir que España se les está desmoronando de entre las manos…

A ellos y, lo que es peor, a sus hijos.

A lo mejor ha llegado el momento de volver a gritar el “Delenda est” orteguiano, si no queremos que lo que resulte destruido sea España.
Manuel Parra Celaya es Profesor de Enseñanza Secundaria
12/01/2005 12:46 Enlace permanente. Opinión

GUERRA CIVIL RELIGIOSA (José María García de Tuñón)

unamuno.jpgEl título no es mío, es de Miguel de Unamuno cuando en julio de 1933 escribió un magnífico artículo donde se hacía eco de lo que ocurría entre el Gobierno y la Iglesia, con estas palabras: «la guerra civil que está enconando y entenebreciendo a nuestra pobre España. Porque es evidente que hay una guerra civil religiosa». Algo más de setenta años después, parece que la historia quiere repetirse porque no es normal que una vicepresidenta del Gobierno, sin ningún respeto, insulte a los curas llamándolos «unos señores tenebrosos» y que «siempre son los mismos los que ponen pegas a los avances». Añadía asimismo que con la nueva Constitución Europea «ganan los valores de la política, la laicidad, el peso del parlamento y las acciones de la mayoría».

Es evidente que desde hace mucho tiempo España es laica, pero el ambiente que se palpa en nuestra patria sigue siendo católico hoy y siempre. Por eso Unamuno su artículo también nos lo ilustraba con esta anécdota: «Y esto nos recuerda lo de aquel liberal, acatólico y hasta agnóstico a quien como le dijeran: “¡pero usted es un católico”, replicó: “no, yo soy un anti-anti-católico, que no es lo mismo”». De alguna manera, esta anécdota viene a parecerse a lo que hace bien poco leía en un periódico y que declaraba un hombre de la calle: «Soy católico porque nací en una sociedad católica y estoy educado en esa cultura, aunque no crea en Dios».

Todo esto que ahora parecen tímidas escaramuzas dialécticas no sabemos hasta dónde nos puede llevar. Hoy no se queman iglesias, pero se quiere suprimir la clase de religión cuando los frailes –vuelvo otra vez a Unamuno– «eran los pedagogos mejores y más baratos» y además «la Religión no es una medicina que haga daño», nos dice el cardenal Francisco Álvarez Martínez. Después vendrá el matrimonio homosexual, después el aborto libre en las primeras semanas de embarazo –muy recientemente en Asturias el fallo de un juez ha permitido que una deficiente embarazada de seis meses aborte, mientras la presidenta del Colegio de Médicos de Asturias dice que los médicos «no estamos preparados para matar niños ni mayores» y el vicepresidente «pide una reflexión sobre el hecho de matar un feto de seis meses»–, y después una serie de medidas contrarias a la moral católica entre las que no se descarta llegar hasta la legalización de la eutanasia porque llamar muerte digna a la eliminación de un ser humano es un perversión ética del lenguaje. Esto es, al parecer, lo que persiguen los socialistas que nos desgobiernan.


José María García de Tuñón es historiador
12/01/2005 12:44 Enlace permanente. Opinión

POR UN PUÑADO DE PETRODOLARES (Juan Pedro de Tena)

cartelpolisario.jpg¿Cuánto vale la dignidad de una persona?, ¿y la de un pueblo?, ¿y la de toda una nación?.

Reflexiona, valora, cuantifica, sopesa.

Pues siempre he creido que la Dignidad y Libertad de una persona son innegociables, su valor es infinito y no se le puede poner precio a la esencia del ser humano puesto que no es mercancía que se pueda comprar y vender, aunque el pensamiento único del mundo capitalista en el que vivimos así lo asegure, cargándose otro valor inalienable como es la Justicia, e impregne de su dogmática falaz a todos los partidos con representación parlamentaria, desde la consabida derecha a la izquierda más ridícula e incoherente.

Bien amigos, pues según se vislumbra, y a la vista de los indicios que saltan entre líneas a los medios controlados por ese pensamiento único del capital (rojito o azulado), que son prácticamente todos, otra vez traicionándose a sí mismos y lo que es más importante a todo un pueblo que confió en ellos para ayudarles a deshacer una injusticia, parece confirmarse que el P$OE sí ha cuantificado en barriles de petróleo lo que vale todo un pueblo que se arrastra por el desierto pidiendo a gritos ¡JUSTICIA!, me refiero, como ya habrás adivinado tú que eres de pensamiento libre y despierto, al pueblo saharaui, ese pueblo hermano que por una tropelía coronada se vió de la noche a la mañana de ser ciudadanos de pleno derecho bajo la casa común que es España a verse envuelto en una guerra de supervivencia, a abandonar sus casas para malvivir en tiendas de campaña en el inclemente desierto, a ver como sus viviendas y ciudades eran ocupadas por gentes extrañas y sus aguerridos defensores eran encarcelados y torturados sin que ningún organismo internacional sepa nada de ellos ni de sus condiciones de vida, ni si están vivos o muertos.

Eso parece haber negociado nuestro dialogante ZP con el dictador rey de Marruecos, al que por cierto ya le hizo una visita antes de alcanzar la presidencia y en la que demostró que la Dignidad, Independencia, Libertad y Justicia del pueblo se la trae al fresco mientras consiga sus intere$$es, y si no que se lo digan a los canarios que ven a las patrulleras marroquíes pasearse entre sus islas sin que nadie les diga que están fuera de sus aguas jurisdiccionales y, para colmo de bajada de pantalones, posa sonrisa en ristre con S.M. el dictador de Marruecos ante un mapa en el que se dibujaban unas Islas Canarias marroquíes. Ya entonces anunciaban la traición al pueblo saharaui al aceptar el plan Baker II (el tío Sam protege los intereses de sus amigos marroquíes) que proponía una autonomía dentro del reino de Marruecos, aunque seguía dejando abierta para un futuro la puerta de la autodeterminación, jugando al juego de Hasan de vencer por agotamiento y suspender el referendum de independencia sine die hasta que no se celebre o si alguna vez se organiza una farsa auspiciada por la ONU (USA) ya estén muertos todos los votantes reconocidos en el último censo español realizado en el Sahara, y que es el único legalmente aceptable, o que, en su defecto, voten todos los que ocuparon las casas que tuvieron que dejar los saharauis en su huída y que Hasan II lanzó en la marcha verde aprovechando el momento de inestabilidad en España, es el modus operandi de nuestro “amigo” del sur. Pues tal parece, porque “la vuelta a Europa” ha supuesto apoyar las tesis de Francia, que al respecto es incondicionalmente partidaria de la anexión sin más por parte de Marruecos del Sáhara, según han denunciado Argelia y el Frente Polisario, aunque Moratinos intente convencer a su homólogo argelino, Abdelaziz Beljadem, de lo contrario. Dicho Ministro de Exteriores argelino volvió a reiterar que España apoyó la treta de Francia y Marruecos para liquidar el problema en una reunión a cuatro, con Argelia, al margen de la ONU y vulnerando toda legalidad de la forma más indigna e injusta. No olvidemos que a ojos de la ONU y de la legalidad internacional España sigue siendo la potencia administradora del territorio. ¿Qué lectura se puede hacer de la decisión de nuestro gobierno de restringir el tráfico aéreo frente a las costas saharauis por un período de cuatro meses por maniobras militares de Marruecos?, ¿acaso han encontrado ya la solución final?. Recordemos que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) atribuye el control aéreo del Sahara Occidental únicamente a España. Otros datos preocupantes son que España ha reanudado la venta de armas a Marruecos y que el 18 de octubre abanderó la abstención de la Unión Europea en el Comité de Descolonización de la ONU cuando se votaba una resolución de apoyo al plan Baker II. Debemos recordar que la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) está ya reconocida por muchos países y el último ha sido Suráfrica, cuyo Presidente Thabo Mbeki manifestó que “la gran vergüenza es que la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental, siga sin resolverse, una vergüenza tan grande como lo fue en su tiempo la existencia del apartheid”, después de la protesta manifestada por Marruecos que ha llamado a consultas a su embajador en Pretoria. La guinda nos la ha puesto hace pocos días nuestro simpático presidente del gobierno cuando el Presidente de la nación saharaui no ha sido recibido con honores de Jefe de Estado, como sería de Justicia al igual que se hizo con el malogrado Presidente de Palestina Arafat, sino que se le llevó casi escondiéndolo con vergüenza a la sede del P$OE para que su excelencia el Presidente del Gobierno “democrático” de España se dignara recibirlo. Os recuerdo que el pueblo español siempre ha ayudado a los saharauis por justicia, ergo en Democracia ...

En mala hora se descubrió petroleo en el Sáhara y sur de Marruecos, ya las petroleras de Francia, Estados Unidos y España están optando a las respectivas concesiones de explotación, para más enriquecimiento del opulento dictador de Marruecos que mantiene en la miseria a su pueblo, haciendo que los respectivos Gobiernos de los países de esas compañías vendan a su madre por un puñado de petrodólares. Dios o Alá cojan confesados al muy noble pueblo saharaui y a los respectivos gobernantes la Justicia se lo reclame.
Juan Pedro de Tena es Arquitecto Técnico
17/12/2004 12:41 Enlace permanente. Opinión

LA VICTORIA ALMOGÁVAR EN EL MONTE TAURO (Guillermo Rocafort)

rocafENVIO.jpgLa Expedición Almogávar a Oriente, al comienzo del siglo XIV, en ayuda del Imperio Bizantino contra el Invasor Turco, es de los hechos militares más asombrosos de las Armas Españolas en toda su Historia, pero a la vez es uno de los más desconocidos.
Nos encontramos ahora conmemorando el 700 Aniversario de aquella gesta y es una buena ocasión para recuperar, refrescar y extender una Memoria histórica gloriosa que nos pertenece a todos los españoles.
De entre todas las batallas victoriosas de la Compañía Almogávar contra fuerzas mucho más numerosas destaca la Batalla del Monte Tauro, sucedida el día 15 de Agosto de 1304, en la que siete mil almogávares españoles, bajo el mando del General Roger de Flor y el Senescal Berenguer de Rocafort, destrozan un ejército de más de cuarenta mil turcos, considerados entonces invencibles por los bizantinos.
Esta Victoria increíble también marcó el comienzo del desgraciado destino de la Compañía Almogávar en Oriente. Eliminado el enemigo turco, que ya nunca más se atrevió a plantar batalla, las puertas de la Cristiana Armenia estaban abiertas de par en par, y ningún obstáculo serio existía en el Camino hacia Tierra Santa o hacia el Tigris y el Eúfrates.
El empuje arrollador de la Hueste Almogávar estaba en su plenitud, y la decisión a tomar después de la Victoria del Monte Tauro era si se continuaba por la Senda de las Victorias o se volvía a las bases griegas de partida.
Roger de Flor, General de la Hueste, tomó la decisión de volver a rendir cuentas de la Victoria del Monte Tauro al Emperador de Bizancio, Andrónico Paleólogo, y esta decisión le costó la vida a él y a miles de almogávares, pues fueron víctimas de la traición y perfidia bizantinas que les esperaban. De esta forma tan vil pagaban los bizantinos a los almogávares los excelentes servicios prestados por liberar sus tierras del peligro turco.
La traición bizantina provocó la Venganza Catalana a la que los almogávares se dedicaron con gran furia y brutalidad, y que todavía es recordada hoy con horror y espanto en aquellas tierras.
Roger de Flor se equivocó en su decisión de dar vuelta atrás después de la Victoria del Monte Tauro. Quizá sus temores personales y sus compromisos con la Familia Imperial Bizantina le influyeron decisivamente para tomar esa decisión de retirarse.
A los amantes de la Historia Española nos queda soñar qué habría sucedido si Roger de Flor hubiera decidido continuar luchando por la Senda de las Victorias. ¡Quizá nos encontraríamos hoy ante un segundo Alejandro Magno!
Hoy, setecientos años después de aquella Victoria no aprovechada, es hora de recuperar una historia que nos pertenece, pero hagámoslo con ojos críticos.
Leamos con atención las Crónicas de Ramón Muntaner, los Relatos de Francisco de Moncada, y las pocas fuentes y libros que hay de aquella gesta, pero, insisto, hagámoslo con ojos críticos, pues si hay algo que me queda claro de todos mis estudios sobre Los Almogávares es que fueron abandonados o traicionados por todos, y en especial por la Historia, que cubrió sobre ellos el manto del olvido, el desconocimiento y la ingratitud.

Guillermo Rocafort es abogado
17/12/2004 19:21 Enlace permanente. Opinión

BLANCANIEVES Y LOS SIETE ENANITOS AUTONÓMICOS (José Antonio Santos)

blancanieves1.gifNo sé si es un cuento de Navidad, pero en su espíritu lo es.
Después de muchas vicisitudes, nos encontramos a Blancanieves en una casita perdida en medio del bosque, y gobernada por los siete enanitos autonómicos (SEA).
La situación es muy forzada pero puede llegar a ser simpática.
Todos sabemos que se trata de una etapa provisional.
Provisional porque las amenazas de la Bruja (competencia globalizada y feroz) son reales, y porque los SEA tienen tantas limitaciones (entrañables pero limitaciones) que no ofrecen soluciones con futuro.
En el cuento, Blancanieves llega a una situación límite y queda en una especie de coma permanente; pero llega un Príncipe que despierta de tan mal sueño y se casa con ella, lo que se supone que es un final feliz.
Nuestra Blancanieves parece abocada al coma y se merece también un final feliz, es decir, una vida con futuro libre, justo y apacible.
Por supuesto, el futuro incluye a los SEA, cuya contribución se inserta en un Todo que no acaba de aparecer.
Mi deseo para 2005 es que Blancanieves encuentre su Todo, principio y fin de su final feliz.

José Antonio Santos es economista y profesor universitario
17/12/2004 19:19 Enlace permanente. Opinión

FALANGE ESPAÑOLA AUTENTICA SE DISUELVE COMO PARTIDO (José María García de Tuñón)

25_feaut.jpgEs muy posible que el título de este artículo sorprenda a más de uno pensando que puede ser verdad, tratarse de alguna broma o que, próxima la fiesta de los Santos Inocente, trato de gastar una especie de inocentada a nuestros lectores. Pues ninguna de esas cosas, simplemente es el título de una noticia que en este mismo mes, pero hace ahora nada menos que veinticinco años, publicaban algunos periódicos españoles y cuya noticia seguía diciendo:

«Falange Española Auténtica, sector de Pedro Conde Soladana, ha decidido disolverse tras la celebración del quinto congreso, celebrado en Zaragoza la primera semana de diciembre.

»Pedro Conde ha declarado en rueda de prensa, mantenida en Valladolid, que “no nos importa reconocer que hemos perdido. Hemos intentado recuperar la Falange de verdad, la de José Antonio, con todos su símbolos; sin embargo, hemos caído en la cuenta de que las formas y los símbolos, después del uso que se ha hecho de ellos, son irrecuperables. Por eso el partido se disuelve, pero abandonando las formas, no el fondo.

»Pedro Conde añadió que “no tenemos a José Antonio como un buda intocable porque está sujeto a revisión y a crítica, que él mismo habría hecho a sus ideas, de haber estado aquí”.

»El congreso de Falange Española Auténtica ha constituido una coordinadora para encauzar la actual etapa de reflexión. Desean mantener contacto con el partido sindicalista, continuados de Angel Pestaña, y con un grupo de sudamericanos y republicanos para crear un grupo de ideología joseantoniana».

Veinticinco años después, nada se ha arreglado ni parece que se vaya a arreglar mientras los que forman parte de las distintas Falanges, incluida la Auténtica, y como acertadamente decía el editorial publicado en este revista digital el pasado día veintinueve, quieran, algunos, imitar a la fenecida Fuerza Nueva; otros caminar por la senda de la izquierda y al laicismo, para compensar los pasos que otros dieron hacia la derecha, y, por último, los que caminan por senderos ya caducos sin que tengan en cuenta que el tiempo no se detiene y siempre hay que mirar hacia delante y nunca hacia atrás.
José María García de Tuñón es historiador
17/12/2004 19:16 Enlace permanente. Opinión

NO ME BASTA (Manuel Parra Celaya)

pradabasta.jpgMi admirado Juan Manuel de Prada, escritor como la copa de un pino y sin pelos en la lengua ante lo políticamente correcto, se quejaba hace pocos días en un artículo de la ausencia del latín en los planes de estudio, aspecto con el que estoy totalmente de acuerdo. Aprovechaba para lanzar un dardo al mundillo de los políticos, añadiendo que, quizás por eso, desconocían el sentido de “patria”. En este caso, añado a mi aplauso un matiz: no basta, sea dicho con todos los respetos a la etimología de la palabra y con escaso hacia los susodichos políticos.

Si “patria” significa etimológicamente “la tierra de los padres”, yo le añado el valor, todavía mayor, de “herencia para los hijos”. Y aquí estoy más cerca del gran don Miguel de Unamuno, cuando decía que España, más que nuestra madre, debía ser entendida como nuestra hija.

Y ello en dos sentidos: hija en el sentido de que debemos hacerla día a día, sin conformarnos con lo que nos ha sido dado o establecido; hija, también, en el sentido de patrimonio que no se puede moralmente dilapidar porque una determinada generación –como la actual, dicho sea sin señalar- sienta ganas de echarlo todo por la borda o le importe una higa cualquier asunto que no sea su puñetero bienestar.

Una patria es como una fundación en la Historia; fue constituida en un momento dado y existe la obligación de transmitirla acrecentada, no disminuida; sus fundadores –patronos- formalizaron esa fundación de cara al futuro, mediante un proyecto. Cada generación debe actualizar el proyecto, esto es, hacerlo acto, no mera potencia, en términos aristotélicos, y no dormirse sobre los laureles, viviendo de las rentas del pasado, ni rompiendo, en un momento de locura, el acuerdo fundacional. Sí que puede –y debe- incluir su proyecto en otro proyecto más amplio (universalización), pero no trocear la herencia recibida como si se tratara de un roscón de fiestas.

La exigencia, por tanto es doble: de cara al pasado, no tergiversar la fundación, arte en que son duchos los nacionalismos de cepa más o menos racial o lingüística; de cara al futuro, procurar que los hijos, las generaciones venideras, la reciban en su integridad (unidad) o acrecentada espiritual y materialmente por su incorporación a una tarea más ambiciosa (proyección).

¿Y de cara al presente? Hacer frente, con plena conciencia, a quienes se permiten el lujo frívolo de dilapidar la herencia patrimonial. Siempre he dicho al respecto que tan responsables son quienes actúan como separatistas o separadores como quienes se encogen de brazos y les trae al fresco la maniobra política de fragmentar una bella construcción histórica.

Hoy es más necesario que nunca institucionalizar y popularizar una patriotismo, es decir, una identificación con el proyecto llamado España; y no hablo de “populismo” o de “patrioterismos”, que no son más que sucedáneos. Un patriotismo anclado en la sociedad, no en la política. Un patriotismo auténticamente social, exigente y transformador de lo caduco.

Cambiarán las Constituciones, los regímenes y los gobiernos. Permanecerá la Patria, quizás integrada, junto a otras Patrias, en una Patria mayor. Pero nunca disminuida, amputada, sólo por exigencias de un neocaciquismo ambicioso o por cobardía de una sociedad política vacua.

Dicho y rubricado en esta Cataluña del asombro y de la dispersión.

Manuel Parra Celaya es Profesor de Enseñanza Secundaria
17/12/2004 19:13 Enlace permanente. Opinión

PAZ, PIEDAD Y PERDÓN (José María García de Tuñón)

yyyy.jpgTodo el que haya leído a Manuel Azaña recordará que estas palabras que titulan este artículo las pronunció en Barcelona, el 18 de julio de 1938, el que fue presidente de la II República: «...que piensen en los muertos y que escuchen su lección: la de esos hombres, que han caído embravecidos en la batalla luchando magnánimamente por un ideal grandioso y que ahora, abrigados en la tierra materna, ya no tienen odio, ya no tienen rencor, y nos envían, con los destellos de su luz, tranquila y remota como la de una estrella, el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: Paz, Piedad y Perdón». Estas palabras, la izquierda de este país nos las ha venido recordando con mucha frecuencia como una especie de llamada de conciencia a los que habían ganado la guerra, y, también, como muestra de reconciliación que anidaba en Manuel Azaña Sin embargo la izquierda y la derecha se olvidan de las palabras que, mucho antes de éstas que pronunció el ex presidente de la República, había pronunciado un militar español y camisa vieja. Me refiero al general Juan Yagüe. Fue en Burgos, el 19 de abril de 1938 fecha en que se cumplía el primer aniversario de la unificación de falangistas y requetés.

FET había organizado un acto que presidía el general Jordana, vicepresidente del gobierno de Franco y ministro de Asuntos Exteriores. Había mucha expectación cuando los burgaleses se enteraron que hablaría Yagüe. Este dijo que estaba allí como consejero nacional de FET y de las JONS y como tal dirigiría unas palabras: «Vengo a pedir perdón para los que sufren, a tratar de sembrar amor y a restañar heridas». Grandes aplausos impidieron que pudiera pronunciar más palabras. Cuando cesaron los aplausos Yagüe siguió diciendo: «Justicia social, humanidad y caridad cristiana con los enemigos, exaltación del trabajo, ofensiva contra los zánganos y los convidados». De nuevo es interrumpido con aclamaciones que no le dejan seguir hablando. Cuando poco a poco se van silenciando esas aclamaciones, Yagüe volvió a tomar la palabra para decir : «Para darle a la unificación calor humano, para que ésta sea sentida y bendecida en todos los hogares, hay que perdonar. Perdonar es todo...». Este discurso que fue bastante más largo apenas un puñado de periódicos se hizo eco del mismo. Solamente una excepción, que sepamos, lo publicó íntegro. Fue «La Voz de Galicia» que por aquel entonces dirigía Francisco Bravo ex jefe de Falange en Salamanca y autor de los libros: «José Antonio ante la justicia roja», «Historia de Falange Española de las J.O.N.S» y «José Antonio, el hombre, el jefe, el camarada».

Así pues, que se enteren todos, en especial esta izquierda rencorosa y vengativa que tenemos ahora llegada de la mano ZP que sólo nos habla de recuperar la memoria histórica. Que traten de recuperar también las palabras de un hombre que debajo de su guerrera de militar vestía la camisa azul falangista y que por pronunciarlas fue separado del servicio durante varios meses. El discurso estaba en la línea de otro anterior de Manuel Hedilla, sucesor de José Antonio, que fue víctima de la persecución de Franco, quien lo encarceló, sometió a consejo de guerra y le condenó a dos penas de muerte. El día en que Hedilla fue detenido, el general Yagüe le puso este mensaje: «Hoy más que nunca, a tus órdenes».

José María García de Tuñón es historiador
29/11/2004 11:52 Enlace permanente. Opinión

DE BAUTIZOS Y COMUNIOS LAICAS (Manuel Parra Celaya)

bautizos.jpgLeo la “perla” en las páginas del antaño serio diario barcelonés “La Vanguardia”, que dedica todo una página al tema: “Llegan los bautizos civiles”, afirma el redactor en su titular.

Empiezo, académicamente, por la definición: “Son ceremonias que se celebran en los ayuntamientos para dar la bienvenida al recién nacido y, de forma simbólica, adherirlo a los valores fundamentales de la sociedad democrática. Suponen, asimismo, el compromiso de los padrinos de acompañar el desarrollo del niño y suplir a los padres cuando estén ausentes”. Un prurito de precisión me lleva a una serie de reflexiones previas: a) ¿El bautismo civil confiere “carisma” (en este caso “democrático”) como el religioso? b) ¿Existe la previa condición de que los padrinos hagan profesión de “fe democrática”? c) ¿Qué ocurre si el niño, cuando es talludito, se aleja de la “democracia” y se hace racista, xenófobo, homófono, nazi-fascista, franquista, falangista, del Partido Comunista del Niño Jesús de Praga o del Instituto Nacional de Previsión, pongamos por caso? Y una pregunta más ingenua: ¿cómo se acompaña el “desarrollo” de un niño?

Al parecer, la idea procede de una “acogida civil” que inventó el Ayuntamiento de Igualada y de la experiencia del de Alella, sólo que ahí la llamaban “ceremonia civil de imposición del nombre”. Ahora se lleva a cabo en San Boi de LLobregat, pero el periodista nos informa que “la concejalía de Derechos Civiles del Ayuntamiento de Barcelona consideró la idea en octubre de 2000, pero el alcalde Joan Clos decidió abortarla… temeroso de la reacción que pudiera tener la Iglesia católica” (me imagino que enviando familiares de la Inquisición a la Plaza de Sant Jaume…).

En Sant Boi votaron a favor de la medida PSC, ICV, ERC y, claro está, PP, que está empeñado en demostrar, de la mano del Sr. Piqué, que es más “progre” que nadie; sólo se opuso Convergencia i Unió, que tiene poco que perder…

El redactor de “La Vanguardia” ha estudiado históricamente los antecedentes que avalan la medida; por supuesto, están en la Revolución Francesa de 1789, la misma que entronizó la Diosa Razón y la Religión del Estado. Pero uno tiene más información y encuentra antecedentes en la propia historia española del siglo XX, cuando el Frente Popular prohibió la Navidad y los Reyes Magos; creó entonces la “Semana del Niño”, summun de la cursilería; por lo visto, los actuales mandamases han heredado esta cualidad, tan querida de la progresía, Partido Popular incluido.

Uno se imagina que los nombres que se imponen en los “bautizos civiles” estarán, como en aquellos tiempos, en consonancia con la idea: las bebitas ostentarán los de “Libertad”, “Autonomía”, “Constitución”, “Anarquía”… y los bebitos los de “Progreso”, “Estatuto”. “Lenin”, “Potenkim”,… Algún nombre mitológico dará su nota culta (“Júpiter”, “Ator”, “Juno”…), pero entonces habrá que explicar el origen para que todos lo entiendan.

En el fondo, todo es una cuestión de esnobismo.
¿Cómo resistir el ceremonial religiosa y pasar de modelitos, invitaciones y otras tentaciones consumistas? ¡Hasta ahí podríamos llegar! ¡Que se jiben los carcas!

Bien decía García Serrano que el problema de estas gentecillas no es nada relacionada con Satanás; ni siquiera con sectas masónicas o fanatismos laicistas. Lo dicho: es que son rematadamente cursis.

Manuel Parra Celaya es Profesor de Enseñanza Secundaria
29/11/2004 11:44 Enlace permanente. Opinión

EL PRECIO DEL TALANTE (Juan Pareja)

talanteib.jpgDurante la visita de Sus Majestades los Reyes a la Comunidad Autonoma
Vasca, el presidente Ibarreche en su discurso de "bienvenida" expresó su deseo de tener a su lado a Batasuna y manifestó la intención decidida de convocar un referendum para que los vascos decidieran sobre su futuro ¿Pero a quien está defendiendo realmente?, ¿que se esconde realmente tras los intereses del nacionalismo vasco?
Ultimamente y con demasiada frecuencia se ataca y se menosprecia a la figura del rey a proposito de no reaccionar frente a dichos ataques. Quizás y acertadamente la Casa Real mantiene la politica de no injerencia en temas politicos, valga la redundancia, y de momento estoy de acuerdo con ese modus operandis, pero la situacion esta cambiando y ya casi se puede palpar ciertas ideas politicas dirigidas a cambiar el actual sistema de gobierno, y es aqui donde creo que la Casa Real debería empezar a actuar, ya no solo por el bien de sus intereses sino por el bien de los subditos sobre los que reina.
El presidente Zapatero no cesa de repetir que tiene un talante conciliador y negociador, pero se acercan tiempos dificiles en los que sería mas necesario invocar el espíritu de los Reyes Católicos, el espíritu de Ermua, y a fin y al cabo, el espíritu de nuestra nación que ha sido abandonado en el fondo del baul de los recuerdos, que tanto cantaba Karina.
Quizás los españoles deberíamos de aprender una cosa que no están enseñando los nacionalistas a golpe de bastos, el amor por la patria, pero no solo por España sino tambien por esas regiones que se quieren independizar. Mientras mas nos obcecamos en defender la unidad de España mas odio proyectamos sobre las regiones que nos quieren disgregar, Un día el difunto Ernest Lluch dijo: "España sin Cataluña no es España. Pero Cataluña sin España tampoco es Cataluña"

Juan Pareja es experto en asuntos vascos
29/11/2004 11:42 Enlace permanente. Opinión

EL ESPÍRITU DE LA BENEMÉRITA (Rafael Ibáñez Hernández)

sombrero.gifA la vista de lo que en las últimas semanas va saliendo a la luz, los atentados del 11-M parece arrastrar más consecuencias de las que entonces fueron evidentes y hoy se están revelando. El descubrimiento de una cinta con un testimonio hurtado a la Justicia al parecer por responsables de la Guardia Civil está siendo utilizado para reclamar, nuevamente, la desmilitarización del Instituto Armado. Se argumenta para ello que la rigidez de la estructura jerárquica y la disciplina castrense merman la capacidad de reacción necesaria para actuar contra los elementos podridos del Cuerpo, cuyo espíritu aísla a la Benemérita del resto de la sociedad.
Es posible que parte de razón tengan quienes sostienen tal argumento, porque ciertamente el corporativismo —y no me refiero, claro está, a doctrina político-económica alguna— ha sido empleado a lo largo de toda la historia por los malvados para escurrirse entre las sombras. Pero es que el espíritu de cuerpo es otra cosa, garantiza una cohesión extraordinaria por encima de jerarquías, algo imprescindible cuado incluso la vida depende en gran medida de tus compañeros. Por eso mismo, el espíritu de cuerpo —que no el corporativismo— es la mejor garantía, porque mueve a la eliminación de aquellos elementos que no garantizan el cumplimiento de las normas a las que están sujetos todos y cada uno de sus miembros.
Eso mismo es lo que ha ocurrido. Si el agente que halló la cinta con la grabación de la conversación con el confidente hubiese limitado su actuación al cumplimiento estricto del reglamento, hoy seguiríamos sin saber nada de aquélla. Pero su celo en la defensa del espíritu del Cuerpo ha llevado a un humilde número a denunciar el mezquino comportamiento de sus superiores. Lejos de denunciar las penosas condiciones en que los guardias de a pie realizan su tarea —con un apoyo popular menguante, acaso porque cada vez son más los indeseables que logran enfundarse tan digno uniforme—, ha recurrido a la sociedad para avisar sobre el riesgo de que la verdad en torno a aquella matanza jamás se llegase a descubrir.
Mientras tanto, en la Policía —un organismo sin estructura militar y carente de ese espíritu de cuerpo— no se alza una sola voz, y no será porque no esté quedando en evidencia. Un detalle éste que deberían tener presente aquellos que se empeñan en acabar con la Guardia Civil.
Aún queda mucho que destapar para descubrir toda la verdad sobre los atentados del 11-M. Pero quizá algún día podamos descartar sin género de dudas que las cloacas del Estado no tuvieron nada que ver. Hoy por hoy, no está nada claro.
Rafael Ibáñez Hernández es historiador
29/11/2004 11:41 Enlace permanente. Opinión

POETA DE LA GENERACIÓN DEL 27 ASESINADO EN LA GUERRA CIVIL (Javier Compás)

hinojosabuena.jpgPues no, no me refiero a García Lorca, sino a otro poeta andaluz, asesinado en Málaga por milicianos republicanos en 1936, precisamente diez días después del granadino.

Se cumple este año el centenario del nacimiento de José María Hinojosa, poeta y hombre de campo, que vio la luz en el malagueño pueblo de Campillo en 1904. Curiosamente comparte nombre y apellido con El Tempranillo, famoso bandolero del siglo XIX que galopó por las sierras andaluzas.

De familia acomodada, defendió sus convicciones políticas durante la IIª República española, llegando a ser Secretario de la Federación Provincial de Sindicatos Agrícolas de Málaga, desde donde abogó por la libertad de trabajo para los agricultores malagueños en contra de un decreto promulgado por el socialista Largo Caballero que abocaba a los trabajadores de los pueblos de tierras más pobres a no poder trabajar en otras localidades más fértiles.

Su dedicación política acabó por hacerle abandonar su faceta poética tras haber sido uno de los escritores más vanguardistas de su época.

Hinojosa conoció y trató a Lorca, a Dalí, a Rafael Alberti, entre otros. Como poeta, fue el autor de la primera obra surrealista que se escribió en España, La Flor de Californía, de 1928. Fue en los primeros años veinte, mientras estudiaba en la universidad de Granada, cuando consolida su amistad con Lorca. Colaboró en la edición de la revista “Litoral” con Emilio Prados y Manuel Altolaguirre y, junto con el mismo Altolaguirre y José María Souviron, dirigió la revista de breve existencia “Ambos”.

Salvador Dalí ilustró su primera obra, Poemas del Campo, donde dibujó un retrato del autor. Primera obra de apariencia sencilla y popular, desde donde evolucionó a escritos como Orilla de la luz, La sangre en libertad, pasando por la mencionada La Flor de Californía.

Su amor al campo de su tierra malagueña se refleja en los siguientes poemas:

Encina
hija
de la tierra virgen.
De brazos,
desmesurados
y sublimes.
Gesto,
serio
y triste.
Tronco
añoso
y firme.
El peso
de los años muertos
te redime.
La Flor de Californía es obra de vanguardia, muy diferente al realismo rural que hemos leído en el texto anterior; se aparta de esa estética juanrramoniana para entrar de lleno en los ensueños surrealistas:

“... La mujer morena salió de la capilla de zinc y fue saltando con velocidad vertiginosa de una lámpara a otra, de un altar a otro, de una nave a otra.
Y no cesaba de oír por todas partes con euritmia de péndulo exhausto de cuerda:
- José María, José María,
Coge la flor de Californía. ...”.

Intimó con Alberti, ambos frecuentaban la Residencia de Estudiantes de Madrid; vivió la bohemia parisina junto a pintores españoles. Junto a José Bergamín y su esposa viajó a la URSS en 1928 para conocer los logros de la revolución soviética, de donde volvió tremendamente decepcionado.

A partir de 1931 colaboró afanosamente para crear un proyecto político en Málaga que se opusiera a las fuerzas de izquierda, acercándose en un principio al Partido Nacionalista Español de Albiñana y después a la Comunión Tradicionalista, por fin, fundó la sección malagueña del Partido Agrario Español.

El 22 de Agosto de 1936, dentro del terror desatado por los republicanos en Málaga durante los primeros meses de la guerra civil, José María Hinojosa, con tan solo treinta y dos años, fue fusilado junto a su padre y su hermano y su casa incendiada por milicianos rojos, fueron tres más de las 2.607 víctimas de la represión brutal que se desencadenó en la capital malagueña tras el 18 de Julio de 1936.

La Flor de Californía ha sido reeditada por la Fundación José Manuel Lara en edición de Alfonso Sánchez Rodríguez, poeta, profesor y especialista en la Generación del 27.

Javier Compás es Licenciado en Historia
29/11/2004 12:03 Enlace permanente. Opinión

CÉSAR VIDAL MIENTE (José Mª García de Tuñón)

tunonnn.jpgCualquier persona que haya leído algo sobre José Antonio Primo de Rivera se habrá encontrado con el episodio que sus biógrafos e historiadores relatan de cuando fue detenido y encarcelado bajo la acusación de haber apoyado el golpe del 10 de agosto de 1932 capitaneado por el general Sanjurjo. La totalidad de esos biógrafos e historiadores no pasan de ahí ya que José Antonio fue puesto en libertad por falta de pruebas y cuentan los hechos como simple anécdota. Pero ha habido una excepción que se llama César Vidal, a quien ahora parece admirar toda la derecha, que apostilla: «Muy posiblemente José Antonio no había intervenido en el golpe, pero distaba mucho de condenarlo o despreciarlo».

Ahora acaba de publicar un libro Ignacio Merino titulado Serrano Suñer, conciencia y poder en el que reproduce una carta que José Antonio escribe a Serrano desde la Cárcel Modelo y en la que le decía: «Querido Ramón: Mil gracias por tu afectuosa carta, que me ha hecho todo el afecto que podrás imaginar. Aciertas al suponer que no he tomado la más mínima parte en los sucesos determinantes de mi encarcelamiento. Estaba en San Sebastián [...]. Comprenderás que de haber tomado parte en el complot hubiera ocupado mi puesto de peligro. Pero no tomé parte alguna [...] porque estimo a España atrasadísima para la implantación de un sistema autoritario, y desde luego no consideraba capaces para dirigirlo a los organizadores de este movimiento». Por otro lado, tampoco César Vidal leyó el libro de Felipe Bertrán Preparación y desarrollo del Alzamiento Nacional, escrito en 1938, donde el autor dice que los hijos del general Primo de Rivera desconocían por completo el plan del general Sanjurjo, pues así se lo había reconocido el propio Miguel Primo de Rivera.

En otro momento César Vidal pone en boca de José Antonio Primo de Rivera la siguiente frase: «Contemplamos el fascismo italiano como el acontecimiento histórico más destacado de nuestros tiempos del cual pretendemos extraer los principios y la política que se adapten a nuestro país, por otra parte muy similar a Italia». Esta frase la publicó César Vidal en su libro La estrategia de la conspiración y dice que fue pronunciada por José Antonio el 25 de mayo de 1935. Pues bien, en esta fecha habla en León y para nada la pronuncia. En sus Obras Completas no existe. Así pues se trata, una vez más, de achacar frases a José Antonio que jamás pronunció. En la cárcel José Antonio escribía en abril de 1936: «Falange no se ha llamado jamás fascismo en el más olvidado párrafo del menos importante documento oficial ni en la más humilde hoja de propaganda».

En 1996 César Vidal publicó un libro titulado José Antonio la biografía no autorizada que es lo más ruin e infame que se puede escribir sobre una persona. Hace poco, en una charla de café, me decía el periodistas Enrique de Aguinaga que César Vidal le había anunciado que pensaba rectificar muchas de las cosas escritas en él. Si es verdad bienvenida sea esa rectificación de lo contrario sigo pensando que César Vidal no solamente es un manipulador sino que además miente.

José María García de Tuñón es historiador
10/11/2004 06:30 Enlace permanente. Opinión

A LA VERA DEL GAL (Rafael Ibáñez Hernández)

rafavera.jpgAl señor Rodríguez, el Talantoso, se ha salido un compañero un poco bocazas, el señor Rodríguez el Filólogo. Ciertamente, ya estamos un tanto acostumbrados a las salidas de tono de este personaje, no pocas de las cuales le han hecho en ocasiones congraciarse con quienes tememos a los nacionalistas más que a un “nublao”. Pero es que su última intervención pública merece pasar a los anales de la historia política española, porque se trata de toda una confesión de parte. En su ardorosa argumentación en demanda del indulto para Rafael Vera —aquel socialista de los “100 años de honradez” que optó por “llevárselo calentito”, según quedó probado ante los tribunales—, Rodríguez el Filólogo ha plantado cara a la viuda de la última víctima de los GAL amenazando con “tirar de la manta”, dejando entrever que también hubo magistrados que se lucraron con los fondos reservados del Ministerio del Interior. Conviene tener presente que el acceso a los fondos reservados no es de por sí un delito, pero sí puede ser delictivo el uso que se de a esos fondos, cuyo destino está legalmente regulado. De modo que no debe sorprendernos que determinados magistrados cobraran partidas con cargo a dichos fondos reservados. Mas si en ello estimara delito, es obligación del señor Rodríguez, el Filólogo, dar cuenta inmediata ante las instancias judiciales pertinentes y aún ante la opinión pública, en lugar de jugar con esas medias verdades que sólo enturbian aún más un asunto ya de por sí demasiado oscuro.
Pero es que, además, el señor Rodríguez, el Filólogo, ha hecho públicas las felicitaciones que los socialistas recibían de algunos dirigentes del PP tras cada actuación del GAL, asumiendo en sus manifestaciones la relación del PSOE con aquellos crímenes. Y es que al señor Rodríguez, el Filólogo, se le calienta la boca con excesiva frecuencia, acaso porque esas cuidadas barbas —cuyo aire comparte Rajoy— no le permiten ventilar debidamente el hálito. Sea como fuere, más graves aún me parecen sus declaraciones sobre el estado de ánimo de Vera y la que será su última decisión en caso de ingresar definitivamente en prisión. “Yo no estoy dispuesto a tirar de la cuerda para que alguien pierda su vida como consecuencia de una injusticia”, manifestó con una rotundidad sólo superada por la respuesta que devolvió al periodista cuando éste le inquirió sobre el posible suicidio de su compañero de partido: “Sin duda, sin duda, tengo la completa seguridad”.
Compadecernos de Vera puede ser la primera reacción impulsiva ante el anuncio de su posible suicidio. El chantaje emocional se hace evidente a poco que nos serenemos, pues da la impresión de que con sus palabras el señor Rodríguez, el Filólogo, quiere hacer partícipe del posible trágico final de Vera al señor Rodríguez, el Talantoso, caso de que no se proceda a concederle el indulto. Con ser eso grave —pues significaría el retorcimiento de la ley y el sentido común mediante un indulto obtenido a través del chantaje en lugar de la vía del arrepentimiento y la reposición de los daños—, cabe temerse algo aún peor: la amenaza. Después del comportamiento de los dirigentes socialistas en aquellos años del GAL —y también los sucesivos—, tan propio de la mafia, nada tiene de extraño que esta mención al suicidio de Vera pueda interpretarse como un aviso al navegante. Quizá le convenga a Vera arbitrar un procedimiento para que, en el improbable caso de que la depresión le lleve a aparecer una mañana colgado en su celda, cuanto haya callado en vida salte a la luz pública de forma inmediata. Tal vez alivie de esta forma su pesar y tan “grave decisión” jamás se materialice.
Y si el suicidio resultara inevitable, si finalmente Vera perdiera la vida, el señor Rodríguez, el Filólogo, se ahorraría el mal trago de contar eso que dice que sabe, aunque no manifiesta por qué lo sabe. ¡Ah! Se me olvidaba que los populares les felicitaban y ellos no rechazaban la congratulación. Algo deberían saber, supongo.

Rafael Ibáñez Hernández es historiador
10/11/2004 06:21 Enlace permanente. Opinión

EL AMIGO CATALÁN (Javier Compás)

compasz.jpgSiempre he pensado que el nacionalismo catalán es más listo que el vasco, su aparente colaboración con el gobierno central, su “talante” más civilizado, europeo, cosmopolita, no violento, envidiados por el resto de españoles que dicen “los catalanes si que son listos y hacen prosperar su tierra”.

ETA hace el trabajo sucio, el PNV recoge los frutos, pero también CiU aprovecha la cosecha del árbol. Incluso ahora, ladinamente en un segundo plano, dejan que Ezquerra avance en el camino separatista, con la inestimable colaboración del PSOE y de IU, partidos a los que su poso marxista les hace ser indiferentes a la unidad de España (a pesar de los exabruptos de Bono o Rodríguez Ibarra).

Los terroristas vascos han confirmado sus conversaciones con Ezquerra; a ambos les conviene la debilidad del gobierno de Madrid, la fragmentación del Estado, toda debilidad les sirve para abrir brecha en sus aspiraciones secesionistas, y de debilidad y concesiones a terroristas sabe bastante el presidente Rodríguez.

¿Y el PP?, sigue buscando como se dejó robar la cartera el 11 M, sigue entrando al trapo de maquillar sus complejos haciendo política de programa del corazón, en ese afán de trasvestirse de lo que han llamado centro reformista, el centro está que ya no cabe ni un alfiler, pero bien que se aplican en amordazar a los medios afines para silenciar a cualquiera que alce la voz a su derecha.

Ante este panorama los vascos siguen a lo suyo, y llegará el día que veamos el referéndum a la medida del PNV, y el amigo catalán a verlas venir e ir barriendo para casa.

Luego resulta que hablas con la gente y se indignan, pero no hacen nada por evitar la caída libre de España hacia un pozo lleno de inmoralidad, desvergüenza, corrupción y desaparición de nuestros valores, de nuestra identidad histórica, de nuestra patria en suma, pero igual es que todo les importa un carajo.

Decía una canción de Nuestro Pequeño Mundo que tiene que llover a cántaros (por cierto una canción muy progre pero con música country al más puro estilo tejano), vaya si ha llovido, y está apretando, la suave lluvia de la transición no es nada con la tromba que se está llevando al arroyo los cimientos de esta casa que tantos cientos de años costó construir.

Tal vez todos sean paranoias mías, a quién se le ocurre poner en duda el futuro de España cuando en toda la prensa se hace balance del magnífico letiaño, la Corona, esta vez con una imagen más moderna y progresista aún, salvará una vez más a España, ¿o no?.

Javier Compás es Licenciado en Historia
10/11/2004 06:19 Enlace permanente. Opinión

IDENTIDAD Y MESTIZAJE (Joaquín Fernández)

fernandez.gifVuelve el ritornelo de la identidad. Resulta exasperante la insistencia en la búsqueda de las identidades colectivas. No me parece mal que algunos quieran considerarse idénticos; allá ellos, pero yo solo me siento idéntico a mí mismo; a nadie más. Tampoco mejor; ni peor, naturalmente. Resultaría aburridísimo vivir en un mundo de idénticos, privado de la extraordinaria riqueza de la diversidad humana. Sí siento, eso sí, más proximidad a unos que a otros. Aunque soy catalán me siento más próximo a Juan Velarde que a Heribert Barrera. Aunque soy español, me siento más próximo a Vaclav Havel que a Alfonso Guerra. Aunque soy cristiano, me siento más próximo al Dalai Lama que al obispo de Girona. Finalmente, aunque soy falangista, me siento más próximo a Ortega y Gasset que a Serrano Súñer. Para mí, no solo las identidades; también las proximidades son independientes de factores como la tierra o la raza. Algo tiene que ver la ideología, pero tampoco creo en las identidades ideológicas, porque en el seno de toda ideología no puede dejar de existir un ámbito de diversidad personal.

La cultura de Cataluña se funda en un milenario mestizaje que históricamente (la prehistoria es más desconocida) se produce con los fenicios, griegos, romanos, cartagineses, visigodos, francos y árabes, sin contar a los gallegos, castellanos y andaluces. ¿Qué sería de Cataluña sin ese permanente fluir de culturas? Es claro que Cataluña no tiene la exclusiva del mestizaje. Qué decir de Andalucía, Galicia, Francia, Alemania y cualquier otro colectivo social culto y desarrollado. Pocos son los colectivos sociales, llamémosles pueblos, regiones, provincias o naciones si se quiere, que no han sido objeto de inmigración, cuando no de invasiones y colonización a lo largo de la historia y todos estos fenómenos han enriquecido la cultura pre-existente y han configurado lo que en cada momento algunos quieren llamar identidad. Pero también todos debieron tener y, en ocasiones, siguen teniendo sus guardianes de la identidad. Cuando estos guardianes han tenido éxito, la sociedad se ha privado de la riqueza que proporciona el mestizaje. En el río Maici, en la Amazonia brasileña, hay una tribu, los indios piraha, cuyos guardianes de la identidad, a lo largo de milenios, han conseguido convertir a la tribu en uno de los escasos ejemplos de identidad existentes en el mundo. Pero su cultura es tan escasa que ni siquiera lo saben y, si lo supieran, no tendrían palabras para expresar su orgullo. Solo quedan unos 200 piraha, son estrictamente monolingües y su vocabulario no tiene más de 200 palabras. Sus únicos vocablos numéricos son "hói" (uno), "hoí" (dos) y "aibai" (muchos).

El discurso identitario llega en Cataluña al paroxismo con Heribert Barrera, que no solo pretende que se bailen “las sevillanas en Sevilla”, sino que magrebíes y subsaharianos sean arrojados a patadas a sus países de origen. Pero erraríamos si creyéramos que se limita a él. Ni siquiera a Jordi Pujol, que ha proporcionado el último discurso por la identidad y el mestizaje. Hasta el Partido Socialista, históricamente internacionalista, se ha convertido en defensor de las esencias nacionalistas. Se trata de un virus mental que penetra en el subconsciente incluso de aquellos que no lo saben.

Solo hay que consultar una guía telefónica catalana para constatar la abundancia relativa de Pérez, Martínez y demás apellidos de origen no catalán, resultado lógico si se tiene en cuenta que el 60% de la población catalana procede de la inmigración a lo largo del siglo XX y no se ha estudiado la anterior. Sin embargo, el Presidente de la Generalitat, el del Parlamento de Cataluña, el Síndic de Greuges y 13 de los 16 consejeros, ostentan los dos apellidos típicamente catalanes y los tres consejeros restantes, uno. Todos ellos, con la típica “i” intercalada. Sin algún factor desequilibrante, las probabilidades de que hubiera ocurrido por azar tal coincidencia es una entre muchos millones. Este factor no puede atribuirse a una manipulación, que afortunadamente no creo que forme parte de las costumbres electorales españolas. Tampoco, aunque algo influya, a la mayor importancia relativa del voto rural. El factor es, a mi juicio, el virus identitario, que actúa como síndrome de Estocolmo. Es tanto el énfasis que los guardianes de la identidad ponen en su labor, especialmente desde las propias instituciones autonómicas, y tan escaso el que dedican a la gestión del bienestar de la ciudadanía, que gran parte del electorado no se siente concernido y se abstiene de la política autonómica y sus elecciones, que consideran cosa de “los catalanes” como si no lo fueran ellos después de dejar en Cataluña su vida, su sudor y su descendencia. Dejemos que los guardianes de la identidad voceen su mensaje por los mentideros, pero no les permitamos que nos confundan: Cataluña, como España y Europa, son construcciones permanentes de todos, catalanes, españoles y europeos, sin exclusión alguna.

Joaquín Fernández es Catedrático de Economía Aplicada
10/11/2004 06:17 Enlace permanente. Opinión

MIENTRAS DUERMES TE ESTÁN ROBANDO LA CASA (Juan P. de Tena)

tena.jpgAhora tú que me lees estás sentado tranquilamente en tu sillón o recostado plácidamente en tu cama viendo los problemas como el que ve llover, tras el cristal, en el calor del hogar, con las inclemencias lejos de tu comodidad.
Sin embargo, ese calorcito que te adormece se va tornando sudor frío cuando te percatas, entre el sopor, que te faltan cosas en la casa y el escalofrío te recorre la espalda cuando observas que lo que te falta son esas cosas que más sufrimiento te costó conseguir y que más apreciabas y necesitabas.

No obstante, esa es la estrategia del liberalismo: sacrificar todos los derechos sociales y servicios comunitarios en el altar del mercado sin que nos movamos de nuestro cómodo sillón mientras vemos la tele o leemos la prensa del “pensamiento único”, creyéndonos la ficticia rivalidad entre derechas e izquierdas, entre PP y PSOE (con sus puntales IU, ERC, ...) que sólo rivalizan en abanderar las reformas liberales.
Es, como diría otra vez Alfonso Guerra, hacer que “a España no la conozca ni la madre que la parió”, es devolverla a la sociedad cacique-liberal del s.XIX donde quien tiene dinero, tiene derechos y servicios y los demás deberán financiárselos con seguros privados o préstamos.
Serge Halimi nos lo aclara, como al operado de cataratas que le quitan la venda, en su extenso y documentado artículo de junio de 2004, publicado en el prestigioso Le Monde diplomatique y titulado “El camino sin retorno hacia el liberalismo.La Hoja de Ruta de los liberales”. En él, Halimi nos da las claves estratégicas y tácticas de esta cínica “Hoja de Ruta”.
La receta para viajar en el tiempo, hacia atrás, y obviar la sangre, sudor y lágrimas de millones de personas que soñaron un mundo más justo, pues no olvidemos que este es un plan global en el que estorban las fronteras y las trabas, se basa en una estrategia bien simple y contundente: controlados los medios de comunicación, por los lobbys financieros y las multinacionales e internacionales liberal y “socialista”, sólo resta lanzar “conclusiones irrefutables” desde el Gobierno y sus técnicos, explicando las falacias posteriormente desde todos los medios de comunicación que bombardearán a la población con el consabido “no hay otra alternativa” para “salvar” el Estado del Bienestar.
Como ejemplos tenemos:
-El Sr. Solves, Ministro de Economía y Hacienda en el Gobierno González, avisó de la futura “quiebra” de la Seguridad Social si no había “cambio de sistema” (naturalmente todo dicho con eufemismos para suavizar el trago).
-El inefable Barea, el técnico de Aznar, también hizo un similar pronóstico, pero ningún medio de comunicación, salvo la revista La Clave, divulgó que el gobierno del PP (como ahora el del PSOE con Solves de nuevo) conseguía su “necesario” y sacrosanto déficit cero metiendo la mano en la Caja de la Seguridad Social para cuadrar sus cuentas.
-Standard & Poors: Antes del 2050 todos los sistemas públicos se vendrán abajo a la vez pues vg. el endeudamiento será mayor al 200% del PNB en Alemania, Francia, Portugal, Grecia, Polonia y la República Checa (el Pacto de Estabilidad fija un tope del 60%).
Con esta sentencia “irrefutable” y “objetiva” se justifica toda la táctica de reformas encadenadas que mutuamente se justifican: el déficit viene porque existe un Estado muy grande e ineficaz, excesivamente burocrático que fomenta la no productividad y el asistencialismo, luego hay que privatizar, para privatizar hay que ser competitivos, para serlo hay que abrirse al mercado exterior y se debe reconvertir el sector público fraccionándolo y recortando el personal, luego en las empresas públicas se deja de convocar plazas de funcionario y se hacen contratos laborales, así divididos en empresas y contratos distintos se reduce la afiliación sindical y la resistencia a las reformas, luego ya sin resistencia se elimina el estatuto de la función pública y se hacen “contratos públicos de duración indefinida”, luego se delega en la “sociedad civil” (ONG`s, organizaciones religiosas, ...) para asistir a los pobres, a los enfermos terminales, a los disminuidos psicofísicos, a los sin techo, a los toxicómanos, para reforestar, para acoger a los refugiados, para socorrer al tercer mundo, ...
Así el triunfo liberal será total, obviando sus perversiones (vg. los especuladores que hacen subir el precio del petróleo, imponen el precio del café o desestabilizan la libra esterlina) y haciendo tragar, sin referéndums democráticos, una reforma tras otra que privaticen la sanidad, la educación, los ferrocarriles, la seguridad, la defensa, ... no mencionando jamás el interés público, el servicio social o que las empresas públicas sí funcionan (Correos, RENFE, Sanidad, ...) cuando se quiere.

Ahora, si puedes, sigue viendo llover desde tu cama, aún estas sano y eres joven. “...todo va bien Sra. Marquesa, todo va bien, el marqués ha muerto, la casa se incendió, todo está en ruinas pero todo va bien Sra. Marquesa, todo va bien”.

Juan P. de Tena es arquitecto técnico
10/11/2004 06:15 Enlace permanente. Opinión

REFORMA DEL SENADO: UNA PROPUESTA (José Manuel Cansino)

cansinoxxx.jpgLa discriminación por razón de sexo en el orden sucesorio de la Corona, la reforma del Senado, la inclusión nominal de las Comunidades Autónomas en el texto constitucional y las consecuencias de una posible ratificación del Tratado de la Constitución Europea, conforman los cuatro aspectos que determinan la agenda de reforma de la Constitución de 1978.
Indudablemente se trata de una agenda en la que no todos sus puntos demandan atención con la misma urgencia pero, habida cuenta de la incertidumbre institucional propia de cualquier proceso de esta índole, es imaginable y puede que deseable, un único acto de reforma.
Permítanme centrarme en el proceso parejo con la reforma del Senado, aunque no pocas dudas existen de que tal aislamiento sea del todo posible. De momento habrá de conjugarse con las anunciadas reformas estatutarias.
Entre los argumentos de los partidarios de la reforma se cuenta el de adecuar su composición y funcionamiento a la actual configuración administrativa del Estado. De hecho, argumentan los reformadores, los senadores aún son elegidos mayoritariamente por una circunscripción provincial.
Dos objeciones admite el argumento anterior. En primer lugar no es correcto identificar la estructura del Estado Español con el "Estado de las Autonomías", no en balde, las administraciones locales también son parte incuestionable de la estructura administrativa del estado nacional bien que con competencias más modestas y sometidos a una tutela autonómica inexplicable. La segunda objeción va contra la limitación de la reforma al Senado pues, de hecho, el Congreso de los Diputados está compuesto por representantes elegidos también por circunscripciones provinciales, de manera que si el argumento de los reformadores fuese inapelable ¿habría que reformar también el Congreso de los Diputados?; y ya puestos ¿por qué mantener parlamentos regionales sostenidos en sufragios emitidos igualmente en circunscripciones provinciales?
Pero, puestos a dotar de contenido una Cámara de representantes -el Senado- con una capacidad legislativa ciertamente adjetiva, hagámoslo depositando en ella el mandato constitucional de velar por el logro efectivo de la cohesión nacional, una de cuyas manifestaciones -y no la menos importante- es la vertebración de la solidaridad interterritorial.
En coherencia con lo anterior, órganos como el Consejo de Política Fiscal y Financiera pasaría a ser, tras la reforma, una de las comisiones del Senado en cuyo seno se conocería de problemas más concretos como actualmente ocurre con la financiación de la sanidad pública. El Senado debe ser, en definitiva, la institución nacional garante de las políticas de solidaridad.
La reforma que apuntamos cerraría eficazmente, además, el proceso de erosión de las instituciones del Estado consecuencia del desarrollo desafortunado del Título VIII de la Constitución. Efectivamente, la cesión de competencias prevista en este Título constitucional ha degenerado en un proceso nefasto de inestabilidad institucional; un proceso permanentemente abierto que reacciona espasmódicamente a las descargas del nacionalitarismo disgregador. La inflexión de ese proceso disolutivo puede venir de la mano de un Senado convertido en la Institución garante del entendimiento entre comunidades autónomas presidido por la cohesión nacional.

José Manuel Cansino es profesor universitario
10/11/2004 06:11 Enlace permanente. Opinión

CATÓLICOS EN BUSCA DE ESPACIO (José Luis Orella)

orellaz.jpgLos católicos españoles empiezan a moverse en el panorama español. Las nuevas medidas del actual gobierno no han iniciado un aumento del sentido crítico del mundo social católico, sino que ha derramado un vaso que se había ido llenando durante los gobiernos anteriores.
Los católicos españoles actuales no son como los de hace veinte años, ciudadanos pasivos, de Misa dominical, que miran su bolsillo como máxima autoridad de sus destinos. El católico de ahora, sabe que es una minoría activa en una sociedad secularizada. Son ahora más de medio millón de católicos, los que pertenecen a la Prelatura del Opus Dei, al Camino Neocatecumenal o a los distintos institutos seculares y sensibilidades surgidas del Concilio Vaticano II. Estos católicos son activos y se muestran apostólicos en una sociedad que les ve con hostilidad. La primera generación de aquellos jóvenes adolescentes que en 1982 escucharon al Papa en el estadio Bernabeu, fueron fluyendo a los seminarios, y convertidos en sacerdotes, dirigieron un millón de jóvenes a su reunión con el Papa en Madrid el año pasado.
El actual fundamentalismo laicista, que impregna la política europea y la española, encuentra un enemigo difícil de batir. Los católicos han empezado a tener un mínimo de medios de comunicación. A nivel de prensa escrita, después de semanarios punteros, como Alfa y Omega (Arzobispado de Madrid) o Paraula (Arzobispado de Valencia), esta la sección de Fe y Razón, del periódico La Razón, o el recién llegado semanario Alba, del grupo Intereconomía. En las ondas herzianas, COPE mantiene su hegemonía con un plausible cambio de dirección, motivado por la llegada de periodistas coherentes con su fe. Del mismo modo, con Popular. TV, única televisión que puede ser vista por la familia entera sin restricciones. En el campo vanguardista de internet, nuevas iniciativas han surgido, como el diario electrónico Forumlibertas.com, vinculado al grupo católico catalán E-cristians o la revista de pensamiento Arbil.org, órgano de la asociación cultural del mismo nombre, que practica el gramcsismo católico y realiza diversas actividades por toda España y en Chile.
En definitiva existe una nueva generación de católicos que están dispuestos a dejar su testimonio, de manera pública. Este sector social va creciendo y tejiendo sus grupos sociales, según los temas van demandando su postura; como CONCAPA, en defensa de la clase de religión; la Plataforma por la Familia, integrada en el Foro de la Familia, en defensa de la familia; o la Asociación Próvida, y Unidos por la vida, que defienden el derecho a subsistir de los más débiles.
Los católicos comprometidos van madurando y demandando una participación pública que los defienda de la legislación antinatura. En ese sentido la presencia en el plano político e incluso su revitalización en el ámbito sindical es cuestión de tiempo. El catolicismo social está creciendo, es maduro, defiende sus derechos y tiene su propia opinión sobre la sociedad. Por eso aunque, coincido con el profesor José Manuel Cansino, de la Universidad de Sevilla, en la apertura de un sector identitario social, no obstante, sigo manteniendo que es un punto que en España tener como protagonista a una derecha moral, que se asiente sobre una comunidad social en crecimiento, formada por el catolicismo comprometido, y que demanda una sociedad de entidades intermedias y no una ciudadanía individualizada y atomizada, como propugnan los nuevo gurús del laicismo liberal socialdemocrático.
José Luis Orella es profesor universitario
22/10/2004 05:50 Enlace permanente. Opinión

EUROPA Y EL AMIGO AMERICANO (Gustavo Morales)

moralesxx.gifEuropa y el amigo americano

Gustavo Morales

“Devolver la fe colectiva a los españoles en los destinos de la Patria, ya que ésta, necesariamente, ha de marchar a la cabeza de la nueva Europa” .
José Antonio

La Cristiandad

El liderazgo de Europa en el planeta se esfumó después de dos guerras mundiales en el siglo XX. Hicieron su aparición dos nuevos actores imperiales, de los cuales uno, el soviético, no sobrevivió al cambio de época. Estados Unidos es la única superpotencia, en cuya construcción intervino de modo muy especial el luteranismo, base de la alianza de Washington con Jerusalén. Max Weber lo explica en La ética protestante y el espíritu del capitalismo.
Europa es la unidad de la Cristiandad, cuna del imperio universal y por tanto católico. A la Roma que latinizó Europa la sucede la Roma que la cristianiza. Hoy, la Unión Europea es consecuencia de la colaboración entre demócratas cristianos alemanes y franceses, socialistas italianos y social cristianos de Benelux durante la reconstrucción de un continente arrasado por la madre de todas las guerras. La influencia cristiana en la fertilización de la Europa actual ondea en la bandera azul con un círculo de estrellas doradas reconocible para cualquier marianista.
En cualquier caso, Occidente no es ya la tierra donde habitan la mayoría de los cristianos. De los dos mil millones de cristianos que hay en el mundo, 1.246 millones se encuentran en África, Asia, Oceanía e Iberoamérica y 821 millones en Europa y América del Norte.

Europa 25

La fuerza de Europa la constituye un foro político común que sigue a la libertad de circulación de capitales, personas y mercancías, hasta que los agricultores franceses quieran. De la unión económica a la política. Un mercado de 400 millones en una sociedad desarrollada, compartiendo la misma moneda, con poblaciones instruidas al modo occidental, productora de tecnología y otros bienes y servicios que compiten directamente con los norteamericanos. En este aspecto económico, el principal desde la óptica liberal, la Unión Europea y los EE UU son rivales irreconciliables al rivalizar porque sus industrias y servicios no son complementarios sino idénticos. Tanto que empresas como Dainler Benz trasladan plantas de fabricación a Estados Unidos donde el trabajador cobra menos que el alemán y los sindicatos son menos quisquillosos.
Si la primera Europa, la del carbón y del acero, era rica, la actual asume financiar en el ala oriental el alivio de las penurias y caricaturas económicas que legó el marxismo, doctrina europea que sólo sobrevive en Asia. Los países que han ingresado hasta completar los 25 miembros de la Unión Europea actual unos son restos del imperio austrohúngaro, como Hungría, la República Checa y Eslovaquia, en la órbita de Alemania; otros son pedazos del poderío soviético, como los países bálticos; a lo que sumamos la peculiaridad de las islas Chipre y Malta muy vinculadas al enfrentamiento histórico entre el Islam y Occidente en el Mediterráneo. Los restos de los imperios suelen dar problemas. El siglo XX se estrenó y clausuró en nuestro continente con un conflicto en los Balcanes, uno destruyó el imperio austrohúngaro y el otro Yugoslavia y la política exterior independiente de la UE. El fracaso en prevenir y detener la guerra fue palmario. La OTAN resolvió el conflicto siguiendo el interés del socio mayoritario.
La República Checa, Eslovaquia y Polonia tienen la renta pér capita más baja de los 25, los dos últimos países también ostentan la mayor tasa de paro. Hungría y Eslovenia sufren la inflación más alta. En el lado esperanzador, dos países bálticos, Letonia y Lituania, presentan el mayor incremento del PIB. Para lubricar las plumas de cuantos escapan a la tradicional órbita rusa, la prima de enganche a la Unión Europea incluyó antes de la firma 408 millones de euros: 108 para Polonia; 100 para Malta, República Checa y Eslovenia, y 200 para el resto. La UE garantiza ahora esas fronteras y “colonizará” esos países frente a su antiguo preceptor, Moscú. A cambio abrirá las barreras a un buen número de trabajadores, con cuadros medios muy cualificados.
El resultado de la caja está en números rojos para Bruselas que debe hacer una nueva distribución de las ayudas, en detrimento de la Península Ibérica, y regatear con Alemania que redirige sus fondos de desarrollo a la zona oriental de la nación unida. Londres quiere reducir su aportación. El gobierno británico asegura que desde 1994, descontada la devolución que recibe, Reino Unido ha aportado 58.000 millones de euros, mientras que Francia ha puesto 29.000 millones e Italia 17.000 millones. Londres tuvo una contribución neta al presupuesto en 2003 de 3.800 millones de euros, frente a los 1.700 millones de París o los 1.100 millones de Roma. España y Portugal, hasta ahora, eran beneficiarios si no consideramos reconversiones o las cuantiosas multas y detalles como la necesidad de reducir la cuota láctea, por debajo del autoconsumo, para que otros socios más antiguos siguieran exportando.
Alemania

El presidente germano reconoce que es imposible equiparar a los ciudadanos del Este y el Oeste de la misma nación. La constitución se convierte en papel mojado. En tiempos de crisis florece el fascismo. Las elecciones alemanas lo han reflejado. Más cuando el presidente polaco, Alexander Kwasniewski, se ve amenazado por las reclamaciones de tierras de los germanos expulsados en 1945, con el corrimiento de fronteras. Varsovia busca un trozo más del pastel y exige a Berlín reparaciones de guerra. El canciller Schröder rechaza ambas pretensiones que alimentan los nacionalismos polaco y germano. Alemania, que refuerza su posición con el giro de Europa al Este, tiene reivindicaciones irredentas que calla en recuerdo de Munich. Los astilleros polacos están en la antigua ciudad de Danzig, hoy en manos de Solidaridad de Walesa. La ciudad de Kant, Koenisberg, es hoy la rusa Kaliningrado. Y en Berlín estrenan El hundimiento, película alemana donde Hitler en sus últimos días no se comía ya a los niños crudos por los pasillos del bunker entre los murciélagos y las cámaras de tortura.
La llegada de la democracia liberal a los antiguos satélites soviéticos ha generado un efecto desesperanzador a medio plazo. Al vacío tras la caída de las estructuras autoritarias marxistas le han seguido las mafias, el paro y la desindustrialización. El subempleo de la economía comunista lo añoran los sin trabajo en la economía capitalista. Sus cuadros medios, muy cualificados técnicamente, han emigrado a los países donde la poesía bolchevique señalaba al Ejército Rojo “montañas de carne y lagos de mantequilla”.
La Unión Europea fracasa en la resolución del problema de los Balcanes. Washington asume el mando, los bombarderos norteamericanos arrasan Serbia y de las cenizas una república islámica nace en el continente: Bosnia. La apoyan el romanticismo de la opinión pública norteamericana (USMC) y los pasdarán iraníes. Con bastante menos glamour que las ministras Vogue. El status quo alrededor de las fronteras emanadas de la II Guerra Mundial se viene abajo también en Europa.
Plus ultra

La Unión Europea es una amenaza comercial y tecnológica para los Estados Unidos pero no es rival militar, político, ni financiero. El músculo militar norteamericano se ejercita varias veces por década. Más con la desaparición de la paridad inherente a la Guerra Fría.
Para lubricar el conveniente apoyo de la ONU, el equipo del presidente Clinton se ocupó del cambio en la secretaría general de Naciones Unidas, deshaciéndose del secretario árabe, Boutros Ghali, y situando en su lugar al keniata Kofi Annan. Dick Clark, asesor con Bus padre, Clinton y Bus hijo, lo coordinó. Clinton ordenó el lanzamiento de misiles de crucero contra objetivos en Sudán y Afganistán. De nuevo firmó una orden autorizando de nuevo a la CIA a matar personas, en este caso era Ben Laden, a quien ya buscaban antes del 11 de septiembre. El uso de la fuerza no es exclusivo de los republicanos. Aunque John Kerry fuera presidente no habría variaciones significativas en la política exterior de Washington. El apoyo formal para evitar la apariencia de unilateralidad lo da la alianza especial con el Reino Unido, Portugal y las naciones orientales de Europa que necesitan la aquiescencia de Washington para acceder a financiación y desarrollo. Varios de los países que ingresan en los 25 mantienen una política exterior totalmente norteamericana que materializan con tropas en Irak. Durante las negociaciones de ingreso en la UE Francia advirtió seriamente a Polonia por sus declaraciones respecto a la intervención de Estados Unidos en Irak.
Con la fuerza militar máxima del plantea como última razón y el apoyo o la pasividad del foro internacional onusino, Estados Unidos no tiene suficiente.
El control que ejerce Washington sobre los organismos que regulan el comercio y las finanzas del mundo es férreo. Uno de los más duros políticos norteamericanos, lo explica así: “También debe incluirse como parte del sistema estadounidense la red global de comunicaciones especializadas, particularmente las instituciones financieras . El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial se consideran representantes de los intereses y de circunscripción global. En realidad, empero, son instituciones financieras fuertemente dominadas por los Estados Unidos” . Ese país es el mayor receptor de créditos del planeta dirige la economía global con la hegemonía anglosajona en los aparatos mundiales que controlan los préstamos, dirigen las inversiones y el comercio planetario. La globalización de la economía responde a la necesidad de estandarizar que tiene el modo de producción capitalista, unificando los hábitos de consumo de distintas culturas. La regla de oro del abogado Fisac.
La ventaja de Washington sobre Bruselas no se circunscribe al poder y al dinero. Parecen haber sido los mejores discípulos de Gramsci, huésped de Mussolini, en la batalla cultural que precede a la política. El consejero para la Seguridad Nacional del presidente Carter escribe: “La cultura de masas estadounidense ejerce un atractivo magnetismo especialmente sobre la juventud del planeta (...) Los programas de televisión y las películas estadounidenses representan alrededor de las tres cuartas partes del mercado global” . El presunto magnetismo responde también a lo reducido y esperpéntico de otra oferta en los medios.
Junto con la cultura de masas, con la homogeneización de los comportamientos y gustos viene la producción y distribución de bienes de consumo a escala global. La gran masa, en los medios audiovisuales, recibe la información opinada y el comportamiento aceptable a través de la televisión y el cine que reflejan de forma aplastante y constante el american way of life. Por si no ha dado resultado, el FBI anuncia que tiene acceso a los datos de los pasaportes extranjeros, con foto y huellas dactilares. La Comisión Europea destaca como prueba de la mejora de las relaciones bilaterales el que haya sido informada.
En el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de la Universidad Johns Hopkins de Washington, predica un profesor: “La principal meta estratégica de los Estados Unidos en Europa se puede resumir en pocas palabras: consiste en consolidar (...) la cabeza de puente estadounidense en el continente euroasiático” . Europa está perdiendo también la batalla de la cultura global y los “halcones” de Washington la perciben como una “cabeza de puente” desde donde actuar sobre Asia, donde habita gran parte de la humanidad. En el imaginario del Pentágono, Europa es Normandía.
Estados Unidos piensa que salvó en dos guerras mundiales a Europa, ¿a qué Europa? es otra pregunta. Desde esa óptica, los dirigentes norteamericanos están “contra los europeos por aprovechados, desagradecidos, egoístas dedicados a su bienestar e incapaces de dar cara a los problemas de nuestro tiempo” .
Alfaquíes

Hemos visto cómo nace un estado musulmán, con su población más moderada que sus dirigentes, en Bosnia Herzegovina. El dinero saudí, tan ubicuo, también fluye hacía allí.
Tras constituir la Europa de los 25, se presenta al modo de Toynbee un nuevo reto: el ingreso de Turquía, abriendo las fronteras de Europa a setenta millones de musulmanes con un gobierno islámico y la espada de Damocles en que Mustafá Kamal el Ataturk convirtió al Ejército turco. El ingreso de Turquía supone incluso sobrepasar las fronteras del continente, sólo el tres por ciento del territorio otomano está en Europa y su abundante población le daría una gran representación en el parlamento europeo, mientras su bajo nivel de vida le haría objetivo de todas las ayudas. Perro eso no es lo más peligroso. Las permeables fronteras turcas limitan, entre otros, con Irak, Irán, Siria, Armenia y Georgia. A los inmigrantes de África y América se sumarían los de Asia central. Que pregunten a los iraníes de Mashad su convivencia con los emigrantes afganos.
La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que participa habitualmente en la supervisión de procesos electorales, ha renunciado a enviar observadores a las presidenciales celebradas en Afganistán el 9 de octubre. El ministro Bono reconoció el pasado 6 de octubre en Telemadrid que hay reuniones europeas de ministros de Economía o de Agricultura pero no de Defensa sin estar bajo la mirada reprobatoria de los de Exteriores.
Europa no se siente segura con fracciones radicales crecientes del Islam que han dejado su sello en dos 11, S y M a ambos lados del Atlántico. La única actitud que defiende su república es francesa, aunque para quitar el velo despojen también los crucifijos de las escuelas.
Ante el fanatismo doctrinal de muchos almuédanos el viejo continente carece de un modelo válido y creíble. La constitución europea ha abandonado algunas señas de identidad básicas. Menos válido y creíble aún cuando se trata de combatir muyahidines, combatientes en la causa de Dios. Ellos creen en Dios mientras en Occidente reina un cinismo cansado. A los millones de jóvenes de América del Sur, África y Asia se les da a elegir entre una vieja prudente y sabia y una joven fogosa y alocada.
En Nueva York no olvidan que la Estatua de la Libertad es un regalo galo que el humor francés modeló basándose en una prostituta. Y esa orgullosa silueta, sky line dicen, junto al mito de la invulnerabilidad del territorio estadounidense se vinieron abajo con las torres gemelas y miles de “infieles”, kafar. La nueva Babel, los mercaderes de Occidente, el triunfo de la ingeniería sobre la gravedad se desploman en el pensamiento suicida de los kamikazes musulmanes y árabes que pilotaban los aviones. Ofrendan su vida matando infieles. Viento del este, de Levante.
En algunos medios árabes y no, algunos escribían, pasado el dolor y la foto de Arafat donando sangre, que los norteamericanos habían sabido un día lo que había sido Beirut o Mogadisco. Un mudo “el que siembra vientos...” recorría algunos artículos, algunos comentarios. Cuando el terror golpeó Madrid se lanzó abiertamente esa misma acusación contra Aznar, por su compromiso con Washington en Irak. El poder pasó al PSOE, las tropas españolas se retiraron a la orden del Gobierno y el ministro Moratinos farfulla el paso de la órbita de Washington a la estela de Francia. Efectos del 11 M. Lo contó muy bien el catedrático Juan José Calaza de la Universidad de París.
El Eje

La Unión Europea gestiona el bienestar, producto perecedero ante la competencia asiática a la que siempre se la puede crear una crisis financiera si se tienen amigos en las instituciones oportunas que citaba Brzezinski. Pero el modelo de vida que se extiende es el estadounidense. Los norteamericanos desprecian las viejas conspiraciones y debilidades crueles de Europa. Si miran hacia aquí ven que al gobierno socialista de OTAN de entrada no pero sí, bases fuera pero no todas, le continua, interregno Aznar, el gobierno socialista de Guerra no en Irak pero sí en Afganistán o Haití. Los presupuestos de defensa de los países europeos han sido artificialmente bajos gracias a la asunción de la tutela armada durante la Guerra Fría por parte de Estados Unidos. España tiene el menor gasto en Defensa de la Unión Europea.
Para reforzar el lado europeo de la conexión atlántica se forma el eje franco-alemán, impensable durante dos siglos de guerras. Este eje constituye una brigada de intervención franco-alemana y busca, por el prurito de la identidad, una política exterior diferente en el matiz a la de Washington. Francia continúa la política exterior gaullista y Alemania abre horizontes en el Este. Es más visible en torno a la cuestión palestina, donde el Gobierno israelí desprecia y desaira a los enviados de la Unión Europea mientras cuente con el apoyo de Washington. El Eje divide en la UE en europeístas y atlantistas. Nada serio. Es un sencillo reparto de la hegemonía dentro del continente por parte de las dos mayores potencias, Alemania y Francia, cuyo peso y población le dan mayoría en los órganos de decisión de Bruselas y Estrasburgo. Ambas sólo serían anegadas por el ingreso de Rusia y desestabilizadas por el de Turquía.
En cualquier caso y a pesar de los discursos en la ONU, la orgullosa Francia, potencia nuclear, rindió honores a los Estados Unidos en la reciente celebración de Normandia. No es para menos.
Y Zapatero en la ONU nos cuenta El abencerraje y la hermosa Fátima o cómo unir a Oriente con Occidente en la misma línea del discurso de l persa Jatami, presidente de la República Islámica de Iran, y su propuesta, más limitada, de diálogo de civilizaciones.

Gustavo Morales es periodista.
22/10/2004 10:08 Enlace permanente. Opinión

GLOBALIZACIÓN EN LA ESTUPIDEZ (Antonio Brea)

globalizacion.gifUno de los reclamos publicitarios más llamativos que podemos observar al pasear estos días por cualquier ciudad de España es un anuncio de una conocida marca de bebidas alcohólicas que es un auténtico culto al esperpento. Bajo un rótulo que en inglés dice “Sé tú mismo”, en un juego de palabras bastante poco imaginativo y relacionado con el nombre de la marca, podemos observar a una pareja que camina de perfil por un irreal y colorado escenario, Él, perfecto prototipo del metrosexual de moda, dirige una mirada bovina hacia el infinito, mientras que ella, con su apariencia de golfa de discoteca, gira su cabeza con descaro hacia el observador.
Un anuncio, en resumen, que podríamos ver en cualquier lugar de este caduco mundo occidental, cobrando siempre el mismo significado. Culto al cuerpo, a la imagen sin contenido, a la vida fácil y a la inversión de roles sexuales. Así nos lo presentan sus protagonistas, modelos de lo que se supone deben ser el hombre y la mujer modernos. Hombres afeminados, independientemente de sus gustos eróticos, y mujeres agresivas y sexualmente hiperactivas. En definitiva, arquetipos humanos incapaces de construir una sociedad sana. Eso sí, perfectamente homologables en Madrid, Berlín, Londres o Estocolmo. La globalización de las conciencias funciona a todo gas. La publicidad y los medios de comunicación son los sofisticados instrumentos de un plan que nos quiere reducir a máquinas consumistas, desprovistas de toda proyección espiritual.
En los años inmediatamente anteriores a la Segunda Guerra Mundial, las cabezas más lúcidas de Europa avisaron del horror materialista al que podía abocarnos el triunfo del comunismo en cuanto nueva invasión de los bárbaros. Setenta años más tarde ese horror ha triunfado. No han hecho falta quemas de iglesias, revueltas sangrientas ni el avance implacable de los tanques soviéticos. El capitalismo liberal, con métodos mucho más sutiles ha conseguido el objetivo. El europeo medio de hoy ha perdido su alma, convertido en una mera herramienta económica. ¿Serán capaces unas herramientas de defenderse del asalto de los desheredados de la tierra, inflamados por un fanatismo religioso oriental? He ahí la inquietante pregunta que se plantea cara al futuro inmediato.
Antonio Brea es Profesor de Enseñanza Secundaria
22/10/2004 10:06 Enlace permanente. Opinión

PARADOJAS LITERARIAS (Javier Compás)

compasxx.jpgLa noche del 15 de Octubre asistí en la 2 de TVE a la retransmisión en directo de la proclamación del premio Planeta de novela, no se si era mayor mi indignación o la vergüenza ajena de ver a la progre Lucía Echevarría hacer el paripé de la sorprendida cuando le dieron el premio; esa misma noche, regresando a mi casa, el programa de Cesar Vidal en la COPE ya dijo que el premio era para esta chica, citando la página que El Periódico de Cataluña ya tenía preparada comunicando tal noticia. Era patético ver y oír a la escritora al recoger el premio insistiendo en el manido discurso antibelicista que sus colegas del cine ya tienen más que gastado, luego cuando el locutor de la 2 la entrevistó me despertó cierta ternura comprobar la normalidad (vulgaridad) de la que hasta entonces había creído una transgresora medio pirada, resulta que la criatura, con el importe del premio, tras el tópico de quejarse de Hacienda (muy socialista ella), dijo que iba a pagar la hipoteca de su casa y comprarse un coche que “le hace mucha ilusión”, vamos como si fuese una concursante cualquiera del Un, Dos, Tres.

Lo lamentable de toda esta pantomima no es comprobar que el Planeta es un montaje comercial, al fin y al cabo olé por los Lara que han sabido montárselo, lo peor es comprobar como los seudointelectualoides del Régimen siguen premiándose entre ellos y promocionando a escritores mediocres que son “políticamente correctos”.

El día anterior, el 14, en Sevilla, en el salón de actos de La Casa del Libro, se presentó la última novela de Aquilino Duque, novela que, como el mismo autor relató, ha visto la luz de la imprenta tras más de diez años de dimes y diretes, de dar bandazos por editoriales y de sufrir desaires y vejaciones. Una novela amena, divertida, culta, de impecables fondo y forma, pero...

Aquilino Duque no es progre, ni socialista, ni homosexual, ni mujer, ni llevaba pegatina de no a la guerra, ni es un “colectivo alternativo”, aunque, eso sí, es una minoría marginada. Una escritor culto, inteligente, ameno y de fina ironía, marginado por ser consecuente y fiel a unos ideales personales, por ser fiel a una idea de la sociedad y de su país, por no plegarse a lo más conveniente.

Afortunadamente el acto de presentación de su novela estuvo hasta la bandera de gente, más de la mitad jóvenes, Duque nos deleitó de nuevo con su verbo ameno y entrañable, emocionándonos con su fortaleza ante la adversidad, ante la injusticia, ante la alevosa marginación que comparte con tantos y tantos que no comulgan con las ruedas de molino del pensamiento único reinante.

Gracias a personas que, como Aquilino, nos hacen pensar a muchos que no somos unos pobres locos aislados, que cada vez somos más los que pensamos que no todo está perdido, que es posible que se salve la familia, la sociedad, la patria.

Que la señorita Echevarría pague su hipoteca, que se compre su coche y que salga muy guapa en la foto del Planeta junto a la fashion ministra Carmen Calvo, yo, por mi parte disfrutaré leyendo las novelas del gran escritor Aquilino Duque.

Javier Compás es escritor y empresario.
22/10/2004 10:03 Enlace permanente. Opinión

PERO, ¿QUÉ ES LA IZQUIERDA? (Manuel Parra Celaya)

parrax.jpgEn fechas anteriores a los idus de marzo, compartí con los lectores de “la noticia digital” mi preocupación por el hecho de que en España no existiera una izquierda seria, que pudiera tomar el relevo de forma natural a la gestión de la derecha. Venía a decir que el recambio de un gobierno es necesario y saludable para la república (minúscula, por favor) y que echaba a faltar en el señor Rodríguez Zapatero (más tarde, ZP) las cualidades de estadista, y, en su partido, las virtudes que suelen adornar a los aspirantes a hacerlo mejor que los que están en el machito.

Pues bien, contra todo pronóstico y por efecto calculado de la salvajada del 11-M (que yo sigo sin atribuir a AL Quaeda), la izquierda subió al poder, y debo decir que ha defraudado cualquier asomo de esperanza en ella que pudiera quedarme.

Porque, ¿qué es la izquierda? Para mí, una aspiración a la justicia en las relaciones humanas, y, en concreto, en las de producción; una tendencia a que se conjuguen las libertades individuales –bandera del liberalismo- con las necesidades sociales, rehuyendo, con experiencia histórica, los estatalismos absurdos; una búsqueda de la participación ciudadana real, entorpeciendo cualquier forma de caciquismo; una atención al trasteado Planeta, conjugando proceso y respeto (el vocablo “sostenibilidad” me parece horroroso…).

Por el contrario, la izquierda triunfante ha preferido llevar a cabo un ataque frontal a los valores morales de la sociedad (los pocos que acaso nos quedaban), haciendo gala de sus tics antirreligiosos, antinorteamericanos y antitodo; apoya entusiásticamente esas formas de neocaciquismo que son los nacionalismos regionales, establece una nada sutil distinción entre adeptos y no adeptos, exacerba los ánimos con un revanchismo infantiloide… y, eso sí, busca desesperadamente los “nuevos votos” que le aseguren la poltrona.

Da la impresión de que está compuesta por esnobs de la política, frustrados del 68, herederos de la “gauche divine”, neorrománticos con el “mal du siècle” a cuestas, niños terribles-comecuras, adolescentes escandalizadores, ante los cuales pueden respirar tranquilos quienes componen la Gran Clase Dirigente Financiera.

Con esta izquierda, la derecha no tiene más que sentarse a esperar y, eso sí, a no trazar más incómodas alianzas y alejarse de los lugares donde suenen tiros, para no amedrentar a una sociedad democrática adocenada, pusilánime, vulgar, floja y entontecida.

Manuel Parra Celaya es Doctor en Pedagogía y Profesor de Enseñanza Secundaria
22/10/2004 10:00 Enlace permanente. Opinión

RESERVA MILITAR VOLUNTARIA. PRIMEROS PASOS (Francisco de Otazú)

otazu.jpgHa comenzado este año el programa de la Reserva Militar Voluntaria, un tímido ensayo de lo que ha de llegar a ser como fuente de recursos humanos cualificados, disponibles si se necesitan y no gravosos en otro caso para el exiguo presupuesto de Defensa. Se trata de ponerse a la altura de otras naciones de Occidente, en las que hay un segundo escalón de fuerza, complementario al profesional y permanente, que puede llegar en tiempo de paz a un cifra del 50% de los efectivos de las FAS tradicionales. En el 2004 han entrado dos pequeñas tandas que suman 3000 “hombres” (término tradicional que también hay mujeres), y la idea es que se vayan duplicando cada año hasta un ideal de 60.000 efectivos. Para ello ha de tener éxito la idea, tener la publicidad de la que ha carecido, la colaboración de los empresarios y las administraciones civiles para sufrir el “hurto” periódico de sus empleados, y cambiar la mentalidad acomplejada ante lo militar de amplias capas de la sociedad española. La ausencia de la Bandera y de todo lo castrense, incluida la clandestinidad de los uniformes, son una singularidad de la España actual. La Reserva tiene en otras naciones también una función de vinculación social nada despreciable.
Dado que se planteó a partir de las especialidades profesionales, no respondían a la tradicional pirámide jerárquica castrense, si no que, grosso modo, 1/5 serían oficiales, 1/5 suboficiales, y 3/5 tropa. Se respetará el grado de quienes lo haya ostentado en servicio anterior. No es un cuerpo, al estilo de la Guardia Nacional yanqui, si no un sistema de refuerzo y apoyo a todos los cuerpos de los tres ejércitos. Ahora mismo, a la espera de las presiones de las asociaciones de “ex”, sólo no se admiten reservistas en legión, boinas verdes y “paracas”. Se trata de unos compromisos por tres años, que salvo excepción y misiones en el extranjero se concretarán en una corta fase de instrucción y un mes al año de servicio, en los que los reservistas nos obligaremos a ser militares durante ese periodo de activación, y seguiremos siendo civiles el resto del año. Las pruebas médicas no son severas, psicotécnico y revisión como a los soldados normales, y las físicas no existen se puede entrar con 50 años!. Se han valorado los estudios, la experiencia militar y el CV profesional. Para tropa se pide el graduado escolar. Para suboficial el mínimo es bachiller o FP equivalente. Para alférez, al menos diplomatura universitaria. La Ley del 18 de mayo 17/1999 establece el reglamento, al que hay que añadir la convocatoria en cada caso, que puede cambiar el perfil buscado. Cualquier duda sobre todo esto puede dirigirse, además de a la delegación de defensa, (antes gobierno militar) de cada provincia, a las webs:

http://www.unamu.org/ (asocia oficiales y sargentos de complemento)
www.boinasverdes.org (los exguerrilleros ofrecen la ley y reenvían a todo tipo de webs especializadas por cuerpos)
http://foroplus.net/forosm/reservistas/form.cgi (el medio más especializado, pueden hacerse todo tipo de consultas)

Y a la dirección del firmante

otazu@latinmail.com
Francisco Otazú es profesor.
22/10/2004 09:57 Enlace permanente. Opinión

LA REVOLUCIÓN DE ASTURIAS (José Mª García de Tuñón)

cartelcnt.jpgSe ha cumplido este mes el 70 aniversario de lo que conocemos como Revolución de Octubre del 34 o, simplemente, Revolución de Asturias porque fue en esta región donde la insurrección llegó a triunfar en sus primeros momentos dejando centenares de muertos en su suelo y una ciudad, Oviedo, totalmente devastada.

Dice la propaganda socialista (aún siguen con la misma mentira)que esta revolución fue debido a la entrada en el Gobierno, que dirigía Alejandro Lerroux, de tres miembros del partido de la CEDA que lideraba el dirigente derechista José Mª Gil Robles. Sin embargo esta patraña no se la cree cualquier persona con dos dedos de frente. Un revolución como aquella no se proyecta de la noche al día, se necesitan muchos meses de preparación: comprar armas, pertrechar a la gente, etc. Un sindicalista, miembro de la dirección nacional de UGT, Amaro del Rosal, dice que aunque invocaron aquella disculpa les hubiera valido lo mismo otra excusa o justificación porque la decisión de desencadenar la revolución ya estaba tomada desde mucho antes: «En el trabajo organizativo se llevaba más de ocho mes cuando estalló el movimiento. En los cuadros de organización estaban involucrados cientos de elementos pertenecientes a la UGT, al PSOE, a las Juventudes socialistas...».

Dice también esa misma propaganda que la revolución era en defensa de los trabajadores y en contra de la burguesía: «El día cinco del mes en curso comenzó la insurrección gloriosa del proletario contra la burguesía...», pero resulta que a lo único que se dedicaron fue a asesinar a religiosos y seminaristas hasta alcanzar el número, en Asturias, de 33 más uno desaparecido. Por otro lado, a pesar de lo que nos dice el catedrático David Ruiz de que fueron víctimas de los revolucionarios «directivos de empresa», el caso es que no hubo ni uno, salvo que considere como tal a un ingeniero-director, que no por eso deja de ser un empleado más de la empresa. Sí asesinaron a un modesto trabajador llamado César Gómez, vecino del pueblo minero de Turón, que para sacar a su extensa prole adelante tenía que vender periódicos por la calle fuera de las horas de su trabajo como modesto empleado.

Tampoco se sabe nada de esas grandes fábricas o comercios que había que incendiar al ser propiedad de esos capitalistas a los que había que exterminar. Pero sí se sabe de un modesto autónomo propietario de una no menos modesta peluquería que puso el siguiente anuncio en un periódico de Oviedo: «José Escotet, peluquero, pone en conocimiento de su distinguida clientela y amigos que por causa de los sucesos revolucionarios ha sido incendiado su establecimiento». También sabemos del incendio que sufrió la Universidad de Oviedo que trajo consigo la pérdida irreparable de su biblioteca de unos 55.000 libros, «cifra que hacía de la Universidad ovetense uno de los establecimientos mejor dotados bibliográficamente del país». Y de otras bibliotecas como la del Seminario y la de los PP. Dominicos de Oviedo.

Ya dejamos para el final la voladura de la Cámara Santa de la catedral de Oviedo, construida en el siglo IX por Alfonso llamado el Casto para guardar en ella el arca de madera de cedro, cubierta con placas de plata sobredorada que contenía las reliquias que los cristianos habían traído de Jerusalén. Asimismo se guardaba la Cruz de los Angeles, extraordinaria obra de orfebrería, símbolo de la ciudad de Oviedo.

Pus bien, a pesar de toda esta barbarie, setenta años después los herederos de aquellos que en Asturias arrasaron con casi todo, siguen recordando la nefasta fecha con actos programados por «organizaciones políticas y culturales». Bien, esto de «culturales», después de lo que hemos visto, me parece un sarcasmo y una tomadura de pelo a la inteligencia. Allá ellos. Siguen siendo los grandes manipuladores de siempre.


José Mª García de Tuñón es historiador
08/10/2004 12:04 Enlace permanente. Opinión

CUIDADO, NOS ATACAN POR ESTRIBOR (Javier Compás)

compas.jpgResulta que el Sr. Rajoy sigue empujando hacia el centro y, de camino le dice a ZP que es un radical, vaya, un rojo furibundo y anticlerical que dentro de poco se dedicará a instalar checas en la calle Fuencarral (¿veremos a Llamazares arengando a sus cuatro afiliados para quemar iglesias?). Lo paradójico del Sr. Rajoy y su partido naranja, es que, mientras quieren enseñorearse de ese atestado centro político, no quieren a nadie a su “derecha”. Curioso, un partido que no se opone al aborto, un partido que apoya a las parejas homosexuales y la adopción de hijos por éstas, un partido que no dice ni mú en Andalucía ante el ataque de Chaves a los colegios religiosos concertados, un partido que se acompleja de defender la unidad de España, que quiere borrar de sus estatutos la referencia al humanismo cristiano, etc., etc., y aún pretenden que nadie ocupe un espacio por su derecha. Claro lo que ellos querrían es lo que en el fondo desean todos los partidos políticos, que no hubiese ningún otro partido ni a su derecha, ni a su izquierda, ni encima, ni abajo, ni delante, ni detrás (bueno detrás quizás si, y muy pegadito).

Desde Génova (Madrid, no Italia), se están moviendo los hilos para que los medios afines (si, si, el PP aún tiene medios muy afines, aunque parezca mentira), digo, que están moviendo a sus peones mediaticos para que adviertan a su audiencia (que también la tienen, no crean) de la aparición de un partido, con medios y programa solido, a la derecha del PP, y están un poco mosqueados. Claro que, como buenos políticos, son incapaces de reconocer sus errores, de admitir que parte de su electorado se siente defraudado y no representado por su trayectoria, así que ¿a quién culpar?, al PSOE por supuesto, los talones del Sr. Polanco vuelan ya para financiar el proyecto, ¡qué pobreza de espíritu!.

Ante la situación que se avecina, la desintegración de España, con el auge de los minoritarios separatistas, pero amparados por el PSOE y la pusilanimidad del PP; la perdida de nuestras raíces culturales, los ataques a la familia y a la vida. ¿Alguien se extraña de que por fin se aglutinen en un movimiento político personas asqueadas de este estado de cosas?.

Jiménez Losantos ha comenzado su cruzada particular contra los patriotas, al igual que Jesús Cacho en elconfidencialdigital.com (28/09/04), hablan de perdidas de un millón de votos para el PP, hablan de nueva imagen, de presentación innovadora, pero es curioso no hablan de ultraderecha, sencillamente porque saben que hablan de un proyecto serio y estructurado que huye de los extremismos y las nostalgias, nada de rapados, nada de violencia, nada de pensar solo en nostalgias de otros tiempos.

Una alternativa real para el siglo XXI de quienes creen que no está todo perdido en esta España que va al caos. Mientras la mayoría se dedica a hacer gracietas del talante, del Vogue y de jilipolleces similares, hay quien se toma en serio el ataque frontal que la izquierda está haciendo a nuestros más auténticos valores, y eso no es ninguna broma, pero claro, a lo mejor es que el PP y el PSOE cada vez se parecen más, hacen el paripé de pelearse pero ojo, que la pelota es nuestra y en este patio solo juegan nuestros amiguitos (Llamazares, Carod y hasta Otegui), y los que no queramos ni entran, ni salen en una foto, y menos esos fascistas que dicen que el Estado español y sus diversas nacionalidades se llaman España.
08/10/2004 13:10 Enlace permanente. Opinión

DISPARIDAD DE PRESTIGIO (Ricardo Adrados)

fja.jpgEl último fin de semana de septiembre tuvo lugar en una localidad de la provincia de Segovia la tradicional celebración de la Universidad de Verano de la Fundación José Antonio. Convocados bajo el nombre del Fundador de Falange Española, una veintena de destacadas personalidades de los ámbitos editorial, periodístico y de la enseñanza se reunieron para discutir sobre las perspectivas que abre el nuevo siglo para Europa y España.
Uno de los aspectos más llamativos de esta convocatoria, y sobre el que merece la pena hacer una reflexión, es que, de haber sido realizada por alguna de las formaciones políticas que hoy se autodenominan como falangistas, algunos de los participantes, y entre ellos los más prestigiosos, no habrían acudido.
Ello se explica, a nuestro entender, a la disparidad de prestigio existente entre la figura histórica de José Antonio Primo de Rivera y sus herederos políticos. Mientras aquella mantiene aún, a pesar del silencio y la calumnia, una cierta aureola de honorabilidad personal y prestigio intelectual en ámbitos ajenos a la posición política que adoptó en vida, estos se hallan sumidos en el más absoluto de los descréditos.
¿A qué se debe dicho descrédito de los seguidores de una figura por muchos aún respetada? A múltiples factores sin duda, que podrían dar lugar a toda una serie de artículos. En el presente, vamos a aludir simplemente al grandísimo fracaso histórico que supuso su incapacidad para adaptarse al nuevo marco político surgido tras la muerte de Franco.
La incapacidad a la que hemos aludido se plasmó en dos cuestiones fundamentales: en primer lugar, la ausencia de una fuerza política hegemónica que aglutinara a la mayor parte de los falangistas en dicho momento histórico, lo que propició una extraordinaria y sumamente perjudicial atomización de un espacio político que en 1975 tenía posibilidades potenciales de convertirse al menos, en una potente fuerza extraparlamentaria. En segundo lugar, y lo que es más grave, en la asunción de un discurso político y una imagen pública absolutamente anacrónicas y repudiables por las nuevas generaciones de españoles. Mientras, en el mismo tiempo, socialistas y comunistas se ponían la piel de cordero y renunciaban a toda violencia, paramilitarismo e invocaciones a la guerra civil, los falangistas apostaron, en la mayoría de los casos por ofrecer una imagen digna de una 1936 que los españoles, deseosos de paz, querían enterrar para siempre.
No extrañe pues a nadie, la situación actual. Que a José Antonio Primo de Rivera sólo se le pueda invocar con dignidad desde entidades culturales como la Fundación José Antonio, y que, muy al contrario, su invocación desde cualquiera de las falanges actuales, resulte incluso, y muy a pesar de la indiscutible honradez de la casi totalidad de sus integrantes, contraproducente.
Ricardo Adrados es militar retirado
08/10/2004 13:07 Enlace permanente. Opinión

EL INTESTINO EN EL SEMÁFORO (Jon de Cravatti)

kookaburra_logo.jpgMi colega el profesor Baigorri acaba de publicar un interesante estudio sobre el fenómeno del botellón. La cosa francamente pinta mal.
Algunos ayuntamientos están pensando en desplazar un retén de bomberos a los botellódromos. El riesgo de incendio es tal que un cerillo sobre el vómito de alguna cría, prende con más facilidad que si se lanza sobre un depósito de la refinería de Algeciras.
Se bebe compitiendo y se "juvenaliza" tanto el consumo de alcohol que la Guardia Civil acabará haciendo controles de alcoholemia a la salida de las fiestas de cumpleaños de los parques infantiles.
De seguir así, el diagnóstico más frecuente a la edad de la primera comunión será el de cirrosis.
El ejemplo en el hogar es desalentador. En mi casa, cuando veíamos polvo blanco esparcido, pensábamos que a mamá se le había derramado el tarro de polvos de talco. Ahora los niños piensan que papá se desplomó anoche antes de esnifar la última raya de coca.
Parece que hay un herrero fino, de esos reconvertidos a taladrador de "piercings" que olvidó desimantar la última partida de tornillos. No sé dónde coincidió el olvido con una mala pasada de la corriente alterna que acabó imantando los semáforos de una zona de copas. Te juro que aquella chica tenía más de metro y medio de intestino pegado a la luz verde.
El alcalde, en lugar de exigir responsabilidad a Endesa, cesó al concejal de urbanismo por no tener prevista una ordenanza protectora del "piercing". El partido lo acaba de suspender de militancia. Sin duda, la política está plagada de desaprensivos.
Jon de Cravatti es escritor
08/10/2004 13:06 Enlace permanente. Opinión

LA ATALAYA DEL NORTE (Juan Pareja)

parejass.jpgDesde la época las invasiones bárbaras se construyeron atalayas para avisar de cuando llegaban las hordas del norte de europa para invadir la peninsula ibérica, con el paso del tiempo, fueron los musulmanes quienes las construyeron para avisar sobre la llegada de los cristianos. Ahora en pleno siglo XXI son sólo monumentos en ruinas que nos recuerdan épocas pasadas, pero todos sabemos que "el pueblo que olvida su historia, está condenada a repetirla". Ahora en pleno siglo XXI esas atalayas se han transformado y se llaman foros de debate. Pues bien, en las atalayas del norte se empiezan a encender las voces de alarma, aunque el ruido ensordecedor de la caido de esa corte de asesinos que es ETA parece que nos dificulta el oir esas alarmas, aunque la euforia por celebrar su derrota por anticipado nos impida ver las señales que nos están enviando. Aunque parezca contradictorio el verdadero peligro no es ETA, prestad un poco de atención a las señales, yo os daré una serie de pistas y haced vosotros mismos vuestras propias cábalas:
- Desde el principio de la legislatura se ha cambiado a una parte importante del CGPJ y se estudia su reestructuración. Los cambios en el tribunal supremo tambien están por llegar.
- Deprisa y corriendo se crea una ley para cambiar el código civil y permitir el matrimonio entre homosexuales.
- La intensa huelga en Astilleros centra toda nuestra atención, en defensa de los trabajadores.
- Ibarretxe se propone aprobar y someter a referendum su tan cacareado plan de pacificación.
- Se quiere aprobar una ley que permita a los presos de ETA volver a estudiar en la UPV, de confirmarse este hecho, os aseguro que va a ver un gran movimiento de profesores en la Universidad, por lo pronto ya hay algunos que están pensando e incluso pidiendo el traslado fuera de las provincias vascas.
- Se está preparando una profunda reforma del senado.
- Se acaba de eliminar del código penal el artículo en el que se castigan a los que organicen un referendum ilegal.
- En el último Aberri Eguna (día del PNV) Ibarretxe y Josu Jon Imaz, arengaron a sus huestes para que no aceptaran una constitución en la que no se reconociese la identidad del pueblo vasco.
- Se acerca el referendum para aceptar la constitución europea.

Y podría seguir dandoos muchas más señales, pero quiero hacer como en las libretas de juegos que nos regalabande niños, en las que se nos daban unos puntos que había que unir para formar un dibujo, sin embargo en esta ocasión quiero que seais vosotros los que decidais que dibujo va a ser el resultante de todo esto. Muchas veces me gustaría poder transmitiros el clima asfixiante que se respira en Euskadi, pero me es imposible transmitir esa sensación, que sólo se puede apreciar cuando se vive de cerca. El horno en que se está cociendo la sociedad vasca, está subiendo de temperatura y aunque no podais sentirlo fijaos en que la gente ya empieza a despojarse de algunas ropas.

Aunque suene a paranoia, me gustaria proponeros un juego. Coged toda la información sobre España desde el 11M hasta día de hoy buscad algún tipo de similitud con épocas anteriores vividas en España, o limitaos simplemente a encontrar puntos de concordancia entre las mismas, el resultado puede sorprenderos y ser escalofriante al mismo tiempo.

Desde la Atalaya del Norte os prevengo y aviso que se avecinan tiempos dificiles, tanto para España como para los españoles, permaneced alerta.

Juan Pareja es experto en asuntos vascos
08/10/2004 13:02 Enlace permanente. Opinión

EN TORNO AL 34. COMO SE FABRICA UN MITO (I): COMPANYS (Pío Moa)

companys.gifLa preparación de la guerra civil a lo largo de 1934 por el PSOE y por la Esquerra nacionalista catalana puede considerarse hoy un hecho histórico firmemente establecido. En cuanto a la Esquerra, su dirigente Companys se esforzó en crear en Cataluña un clima insurreccional y en preparar los medios para la rebelión contra un gobierno legítimo, valiéndose, con dolo, de los instrumentos que la legalidad ponía a su disposición, y que eran muchos.
Y cuando, el 5 de octubre, aprovechando un cambio de gobierno totalmente legal, el PSOE se lanzó a la guerra en toda España, Companys esperó todavía a ver cómo se desarrollaban los acontecimientos, mientras cortaba las comunicaciones terrestres con Madrid, trataba de imponer la huelga general en Barcelona, y ocupaba esta ciudad con sus milicias armadas, conocidas como “escamots”. Entre tanto hacía creer al gobierno que sus medidas se dirigían a impedir una subversión anarquista totalmente imaginaria. Al día siguiente, las noticias de estallidos revolucionarios en numerosas provincias y en Madrid le decidieron a saltar al ruedo a su vez, y al atardecer de ese día proclamó la rebelión contra un “golpe fascista” en Madrid. Puede decirse que había engañado al gobierno con la supuesta insurrección anarquista y ahora engañaba a los catalanes con el no menos falso golpe fascista.
Es sabido cómo terminó la aventura. A pesar de que disponía de miles de milicianos y del control sobre la Guardia de Asalto y, en menor medida, sobre la Guardia Civil, y de fuertes infiltraciones en el ejército, contra una guarnición de sólo unos centenares de soldados, Companys se rindió en la madrugada, tras pasarse la noche él y su consejero de orden público, Dencás, llamando a los catalanes a la lucha para derribar al gobierno democrático e imponer prácticamente la secesión.
La inmensa mayoría de los catalanes se mantuvo al lado de la legalidad, y la intentona de la Esquerra cayó en medio del mayor ridículo. Y sin embargo antes de medio año Companys se había convertido en algo así como un héroe legendario para muchos catalanes y no catalanes en toda España. El mecanismo de esta extraordinaria transformación merece un pequeño estudio.
Como consecuencia del asalto a la legalidad constitucional, hubo fuertes presiones para abolir la autonomía catalana, dándola por fracasada, así como para proscribir a los partidos guerracivilistas, incluyendo a la Esquerra. Sin embargo el gobierno prefirió una actitud moderada. Los partidos no fueron prohibidos, la autonomía fue solamente suspendida hasta que se normalizase la situación, y sólo los periódicos oficiales de la Esquerra fueron pasajeramente clausurados, medida sin apenas efecto porque reaparecieron de inmediato con otro nombre.
Y estos periódicos, convertidos en plataforma de una campaña extremadamente emocional y patriotera, lograron cambiar el completo descrédito inicial de Companys, en una imagen de gloria y martirio al servicio de Cataluña y de la democracia.
Hazaña propagandística todavía más notable cuanto que el comportamiento de los líderes esquerristas en el proceso subsiguiente careció de toda altura moral o política: se limitaron a negar la evidencia. Ellos no se habían rebelado. Había sido el pueblo el que se había rebelado espontáneamente (¡!), y el gobierno de Companys se había limitado a dar un “cauce” a aquel movimiento para evitar que se descontrolase y cayese en la anarquía. Los interrogatorios, como he expuesto en el libro recién aparecido 1934.Comienza la guerra civil, cayeron en lo surrealista cuando los acusados afirmaron creer que los pocos soldados provistos de dos pequeños cañones que asediaron la sede de la Generalidad eran o podían ser anarquistas. No les faltaba aplomo.
El defensor, Ossorio y Gallardo, sostuvo la misma historia. Según él, Companys y los suyos habían cumplido con su deber para evitar el caos, y en todo caso sólo podían ser acusados por un artículo de la ley que tipificaba el intento de derrocar al gobierno constitucional. Un miembro del tribunal llamado Sbert y próximo a la Esquerra, lo mejoró: los procesados no habían intentado cambiar el gobierno, sino el estado. Pero como ningún artículo legal penaba de modo explícito tal cosa, la rebelión de Companys debía considerarse un acto “político y legítimo”. La prensa de la Esquerra encontró “consistente y moderna” esta versión, digna de los hermanos Marx. En adelante, tratar de derribar el estado republicano debía considerarse una especie de deporte. Toda la historia del proceso, de no estar envuelta en la tragedia (el golpe de Companys provocó más de cien muertes en Cataluña) podría dar lugar a un espléndido relato humorístico.
Este comportamiento absolutamente falto de responsabilidad política e histórica no mermó la renaciente popularidad de Companys. Sus partidarios proclamaban a voz en cuello: “Companys, el presidente de la Generalitat es el primer luchador de Cataluña” “En el banquillo de los acusados, siete hombres de Cataluña. Y en torno al estrado y al banquillo, y fuera, el pueblo”; “Companys y Cataluña. Gómez Hidalgo ha establecido la magnífica ecuación. Companys y Cataluña se encontraron juntos el 6 de octubre. Y no se separarán más” “Companys es Cataluña. Cataluña es Companys” Y así incansablemente en titulares de prensa, folletos de propaganda, octavillas. La prensa de izquierdas en toda España presentaba a los héroes del 6 de octubre como personajes simpáticos, afectuosos, excelentes personas víctimas de unas desdichadas circunstancias en cuyo detalles, lógicamente, no entraban.
Por su parte, Companys sabía animar la función: “El veredicto que nos importa es el que pronuncie en su conciencia íntima el pueblo. Ya que nuestros defensores han hablado del juicio de la Historia, declaramos que esperamos tranquilos su veredicto definitivo, con orgullo en el corazón y conciencia limpia”. El pueblo había pronunciado su fallo al desoír los llamamientos de Companys aquel 6 de octubre, pero él y la Esquerra no lo tuvieron por inapelable. Creían que una buena campaña de propaganda puede cegar las evidencias más crudas, y los hechos parecen haberles dado la razón.
¿Puede, realmente, tener ese efecto una campaña así? Sí, desde luego, pero con una condición: que no sea contrarrestada mediante una tenaz e insistente contracampaña. Rebatir falsedades tan groseras no es empeño agradable, obliga a entrar a veces en el terreno del disparate y a emplear tiempo en explicar lo que debiera ser obvio. Sin embargo no queda otro remedio, porque los falsos mitos tienen un efecto desastroso. Todavía hoy políticos e historiadores nacionalistas cultivan insistentemente la falsificación de la historia y fomentan el culto al golpismo y a personajes poco recomendables. No es sano que en Cataluña se tenga por héroe a Companys y no a Pla, o que en las Vascongadas ocurra lo mismo con Arana y no con Unamuno. Tales cosas indican cierto grado de insania colectiva, y conviene rebajarlo en lo posible.
Pío Moa es historiador
08/10/2004 13:00 Enlace permanente. Opinión

NUEVO MESTIZAJE (Manuel Parra Celaya)

parra.jpgPor si no lo sabes, querido lector, el que suscribe es profesor de Lengua y Literatura española en Barcelona, lo que ya es mucho. Como todos mis colegas, estos primeros días de curso he de aguantar el típico comentario de amigos y conocidos que no son de la profesión:

“¿Qué tal ese comienzo? ¿Muy duro? ¿Qué tal los alumnos este año? ¡Claro, con tantas vacaciones…!”

Por corrección, suelo contestar rutinariamente, especialmente a la última parte del tópico. Pero este año casi respondo con entusiasmo. El motivo es que me ha encantado un curso de 2º de la ESO. que me ha tocado en suerte: como cada año, voy haciendo leer a todos, y he detectado diferentes acentos que me maravillaron. Resulta que, entre mis alumnos, hay dos chiquitas colombianas, una hondureña, un chico argentino, una alumna brasileña, otra mejicana… y un alumno moldavo, que, por cierto, habla estupendamente el español.

Pensé que d. Jordi Pujol estaría muy enojado, y no sólo él –que tuvo un momento de incontinencia verbal- sino otros muchos que se controlan, y en cuyos subconscientes gravitan las teorías racistas-lingüísticas de Valentí Almirall, Bartolomé Robert, Mosén Griera y otros tantos adelantados del separatismo catalán: se augura un nuevo mestizaje.

En el desarrollo de la clase, tuve que explicar una expresión del texto de García Márquez propuesto: “iglesia de estilo colonial”, y confieso que me explayé a gusto poniendo en común la tarea de nuestros antepasados y, por supuesto, los de mis alumnos (excepto el moldavo, claro está, aspirante también a hispano el día de mañana); no llegué a hablar de la Malinche y de Hernán porque sonó el timbre…

Necesitamos sangres nuevas y mentes nuevas, abiertas; necesitamos jóvenes que nos den maravillosos nietos mestizos, con esos valores que nuestros ancestros llevaron allá en sus macutos y que nosotros, sus descendientes, hemos olvidado por cretinos y comodones, en medio de una sociedad decadente, materialista y de pensamiento único y débil. Y esos jóvenes, ahora niños de momento, los tengo ante mí, en los pupitres de la ESO, sometidos a varias influencias pero con capacidad de pensar, ésa que no tenemos los pobres occidentales.

No se trata, no, de una versión apasionada e hispánica del “mito del buen salvaje”. Es una reafirmación actualizada del sentido histórico de España, que solamente se escribe con valor de universalidad. Que sigan los demás con sus disputas de genes y de “culturas”: la nuestra, la española, fue y será mestiza, y ahí esta nuestro mayor tiempo de gloria. Un día lejano comunicamos a unos indios que, ante Dios, era iguales a nosotros, y, ante doña Isabel, eran súbditos y no siervos; ahora, nuestros descendientes comunes vienen a recordarnos el mensaje, y tengo la suerte de tenerlos sentados en mi aula.


Manuel Parra Celaya es Doctor en Pedagogía y Profesor de Enseñanza Secundaria
08/10/2004 12:58 Enlace permanente. Opinión

USTED SABRÁ, SR. RODRÍGUEZ (Rafael Ibáñez Hernández)

loshechos.jpgPoco tiempo después de que el señor Alonso manifestase que nunca se podrá saber toda la verdad sobre el 11-M, el presidente del gobierno se ha descolocado manifestando con rotunda suficiencia: “yo no tengo dudas, ninguna”. La primera tentación que me asaltó al tener noticia de esta nueva manifestación de talante fue congratularme por que España contase con un Gobierno presidido por alguien con tal capacidad de conocimiento, que rebasa al del común de los mortales. ¡Cielos, lo sabe todo! Mi satisfacción creció al caer en la cuenta del talante del que tan abundantemente hace gala. Al fin, los demás podríamos saber qué ocurrió el 11 de marzo, durante los días anteriores y en las horas posteriores. Las democráticas manifestaciones del día de reflexión habrán cumplido su objetivo final, que no era proporcionar el poder a los socialistas sino conocer la verdad de lo cedido…
Pero una lectura más detenida de las propias declaraciones del talantoso señor Rodríguez ha roto el espejismo, aumentado la preocupación que me ronda. El subconsciente -o los nervios- le ha hecho decir que “los hechos y la tragedia del 11 de marzo están muy claros, a la luz de todo lo que hasta ahora se ha sabido”. ¡Ah, bueno! Esto es otra cosa o, mejor dicho, más de lo mismo. Cuando los socialistas ven acercarse el momento en que Aznar declare ante la comisión parlamentaria, el Gobierno lanza el mensaje de que nuevas intervenciones resultan innecesarias, que lo hasta ahora discernido es suficiente para alcanzar conclusiones políticas destinadas a impedir -como si eso fuera realmente posible- nuevas matanzas como aquélla. ¿Para qué se va a retransmitir por televisión, entonces, la intervención de quien era el presidente del Gobierno aquél fatídico día? ¿Para qué se va a llamar a declarar a los “confidentes policiales” que pueden arrojar luz sobre la trama del atentado?
Desde luego, yo no tengo entre mis escasas virtudes la del melifluo talante del señor Rodríguez, cuyos efectos compensa con la agresividad de otros compañeros y compañeras -faltaría más- de gabinete. Ni, por supuesto, los conocimientos de los que alardea con tan supuesta despreocupación. Es más, soy de la opinión de que quien únicamente está en condiciones de saber toda la verdad sobre un crimen es el criminal, regla que por otra parte cuanta con demasiadas excepciones. De modo que no me queda más remedio que preguntarle al señor Rodríguez qué sabe realmente del 11-M. ¿Es más que una casualidad que partiesen para Madrid el mismo día dos furgonetas cargadas de explosivos, una consignada a un enésimo intento etarra y otra controlada por los terroristas islamistas, o forma parte de una maniobra de distracción destinada a lograr introducir en Madrid una de las cargas? ¿Dónde está el límite de la confidencialidad entre los agentes policiales y los criminales, si esos permiten que estos trafiquen con tamañas cantidades de explosivos? ¿Qué sabía o quería saber el juez Garzón, que se personó en Atocha en cuanto tuvo noticia de lo sucedido, mientras dos exministros socialistas de Interior solicitaban visitar en el penal Ocaña-II al exgeneral Rodríguez Galindo, ahora en un régimen atenuado próximo al indulto? ¿Cuál es el papel que juega en todo esto la unidad de elite de la Guardia Civil? ¿Por qué la Policía rechazó en su momento la colaboración de las unidades de desactivación de explosivos de la Benemérita, mientras el CNI se hacía con el control de la operación policial? ¿Se oculta a la opinión pública la trascripción de la casete hallada en la primera furgoneta porque su contenido encaja malamente con la supuesta mentalidad de unos fanáticos islámicos? ¿Cuál es la verdadera historia de la mochila aparecida en la comisaría de Vallecas, cuando las bolsas con Goma2 localizadas en los lugares de los atentados fueron inmediatamente destruidas por los agentes técnicos en explosivos? ¿Dónde están los suicidas que supuestamente se inmolaron en Atocha? ¿Cómo no se logra impedir la explosión en Leganés, que eliminó muchas de las pruebas necesarias para esclarecer lo sucedido? ¿Qué es lo que realmente vincula a hampones de medio pelo, viejos conocidos de las cloacas policiales, con el terrorismo radical islámico? ¿Por qué festejan juntos la masacre islamistas y etarras en la cárcel?
Si el señor Rodríguez tiene respuesta para estas y otras muchas preguntas que asaltan a los ciudadanos, tiene la obligación de ofrecerlas voluntariamente a la nación. Su silencio sólo puede interpretarse como el gesto interesado de quien tiene algo que ocultar. Si en realidad carece de tales respuestas, cállese. Cállese y no estorbe, deje trabajar a quienes quieren esclarecer la verdad, que a buen seguro no será nada grata. Pero será la verdad, esa verdad que reclamaban miles de manifestantes el 13 de marzo.

Rafael Ibáñez Hernández es historiador
22/09/2004 12:56 Enlace permanente. Opinión

AMICUS PLATO... (Alberto Buela)

buela.gifAmicus Plato, sed magis amica veritas
(A propósito del atentado a la Amia)
Alberto Buela
A José María Petrosino, patriota honesto y objetivo,
de quien, todos somos deudores en este tema.

Acaba de terminar uno de los juicios más largos de la Justicia argentina, el que versa sobre el atentado a la mutual israelita AMIA que hace diez años provocó 85 muertos la mayoría de los cuales argentinos de origen judío.

El tribunal encontró inocentes a todos los inculpados por el atentado y así fueron dejados en libertad todos los detenidos. Todos, salvo uno, policías de la provincia de Buenos Aires.

Claro está, que los detenidos fueron hechos presos sin pruebas en su contra sino simplemente a partir de una hipótesis de investigación: la llamada conexión local de los terroristas iraníes.

Producido el atentado contra la Amia, el gobierno argentino de entonces (Menem presidente y su principal ministro, el de gobierno, Corach(judeo-argentino)) aceptan la tesis que el servicio de inteligencia israelí (Mossad) y el norteamericano(Cia) presentan en forman taxativa: Fue un comando iraní con una conexión local a través de un coche bomba. Lo que le quedaba al gobierno y a la justicia argentina como tarea era probar esta tesis como plausible. Por supuesto que ésta fue aceptada de buen grado por las autoridades de la Amia y por la colectividad en general.

Menem indemnizó, en la persona de Beraja(hoy preso) inmediatamente a la mutual israelita con doce millones de dólares, como para calmar los ánimos, y su ministro Corach declaró que era muy difícil saber, a ciencia cierta, quienes fueron.

El servicio de inteligencia argentino (Side) entregó cuatrocientos mil dólares al juez Galeano, que llevaba la causa, para que soborne a un revendedor de autos para que se inculpe e implique a los policías detenidos.

Todo iba viento en popa hasta que se pidió a Inglaterra la extradición del diplomático iraní para ser juzgado en Buenos Aires. La justicia inglesa respondió que no había ni siquiera indicios verosímiles que lo inculparan y denegó la extradición. Acercó además una información off the record del servicio de inteligencia inglés(M16) en donde se sostenía que la explosión habría ocurrido dentro del edificio de la Amia.

Todo comenzó a caerse como un castillo de naipes. La comunidad judía se dividió en dos: aquellos que sostenían el relato oficial y Memoria Activa, que buscaba la verdad de los sucedido más allá de hipótesis conspirativas.
El juez Galeano fue apartado de la causa, también los fiscales históricos de la misma. Y así se llegó a final de este juicio, que dejó en libertad a los presuntos delincuentes.

Argentina, como consecuencia de todo ello rompió relaciones diplomáticas con Irán su mayor comprador de medio Oriente con compras anuales de más de 450 millones de dólares. De hecho, todos los argentinos ya estamos pagando sobre nuestro cuero las confabulaciones e intríngulis políticos que Estados extranjeros buscaron resolver en nuestro territorio. Claro está, a eso coadyuva la no existencia del Estado-nación argentino como tal, pues este no logra hacer respetar el principio de soberanía, conditio sine qua non, para la existencia de un Estado-nación.

Consideraciones políticas

Es sabido y nadie lo pone en duda, que la comunidad judía argentina es, lejos, la más poderosa del país. Eso se ve en los múltiples lobbies que ha construido en los ámbitos más significativos del país, sea la banca ¡cuándo no!, la política, la universidad, la televisión, los espectáculos públicos, los diarios y radios, el agro(Elsztain, Midlin, Soros y Bronfman son los mayores terratenientes).

Es decir, que con todo ese poder, semejante al de un dios materialista, no logran esclarecer un crimen que enluta a toda la comunidad y cuestiona su propio poder.

¿Por qué?. Porque son falsas de toda falsedad las hipótesis que han adoptado como verdaderas. No fueron los iraníes, no hubo conexión local y no existió el coche bomba o trafic.

Y así como la Academia Argentina de Ingenieros declaró oficialmente que no hubo coche bomba en el atentado a la Embajada de Israel sino que hubo una explosión interna, de la misma manera expertos en estructuras de la Universidad Nacional de Tucumán determinaron que el epicentro de la explosión fue en la zona de la puerta pero dos metros adentro de la línea de edificación en el edificio de la Amia. Por si fuera poco está el testimonio de más de 100 testigos presenciales que en forma unánime y concordante niegan la existencia del coche bomba.

No habría más que decir, al menos siguiendo esta línea de investigación, sin embargo el tribunal oral federal N°3, luego de su sentencia, salió rápido a afirmar que se va a seguir investigando en la línea del coche bomba o trafic y que a propuesta de las actuales autoridades de la mutual israelita se ha de crear la denominada “fiscalía Amia” a cuyo frente la justicia nombraría a Alberto Nisman (obviamente judeo-argentino) para que investigue en forma “independiente” lo sucedido hasta ahora. Siendo que fue este fiscal el que acusó en el juicio a los policías liberados. Como esto no está firme todavía , creemos, salvo mejor opinión, que Nisman tiene la misma responsabilidad que el juez Galeano, y los fiscales Mullen y Barbaccia, y debería correr la misma suerte que estos.

El gobierno a través del procurador general de la nación busca una vez más conformar a la comunidad judía haciendo lo que, una parte de ella, le solicita en detrimento de la verdad.

Consideración filosófica

El título de este artículo amigo de Platón, pero más amigo de la verdad, es el viejo adagio que guió a gran parte de los filósofos que en el mundo han sido.

Y esto es lo que debe hacerse en toda investigación que de tal se precie. Buscar la verdad ante todo, buscarla sin más, por ella misma. No es tan difícil la propuesta. Pero para ello hay que deshacerse de los prejuicios y preconceptos que anidan en, en este caso, la conciencia judía desde tiempos remotos.

De todos los Estados-nación ninguno alienta la doble ciudadanía, salvo el Estado de Israel y su ideología. El sionismo. No la alientan porque los Estados modernos buscan que sus ciudadanos permanezcan fieles a ellos. Y es sabido que no existe fidelidad a dos amores del mismo tenor.

Las autoridades de la comunidad judía tendrían que comprender de una vez por todas que los muertos fueron argentinos de origen judío, y que si hay una primacía de ambos términos es el de argentino sobre el de judío. Y así lo analiza el Estado argentino, no el Estado de Israel, que incluso intervino en la Amia, siendo una mutual argentina al servicio de los argentinos de origen judío.

Es decir, acá chocamos con un concepto de difícil desarraigo: Hacer prevalecer en las autoridades de la comunidad judía que primero son argentinos y luego judíos. Hay, y conocemos, muchos miembros de la comunidad que así lo afirman, pero eso no alcanza, hasta tanto las autoridades lo reafirmen pública y reiteradamente.
Y si se hiciera carne en ellos que existe una primacía de “lo argentino” sobre “lo judío” podrían incluso colaborar en la historia de las economías divinas, según la cual la Parusía o segunda venida de Cristo, tendrá lugar luego de la conversión del pueblo de Israel. Tan profunda es esta convicción que existen aún hoy día, órdenes religiosas que rezan diariamente por la conversión de los judíos. Pero esto, ya es teología escatológica.

Hubo casos, sí en el orden político cultural emblemáticos en Francia, como los de Raymond Aron o Alexander Kojeve que al ser detenidos por la Gestapo afirmaron sin temor: somos franceses de origen judío, pero primordialmente franceses, que si hubieran dicho lo opuesto no hubieran sido detenidos.

Cuando las autoridades de la comunidad hebrea comprendan que en términos de conveniencia, les conviene mucho más ser prioritariamente argentinos que judíos, podrán mostrar al resto de las comunidades internacionales su poderío y autonomía. ¿No han pensado nunca que sus muertos son “bolitas” para el resto?. ¿Compararon sus muertos con los de las torres gemelas?.

Los muertos son argentinos. Argentinos de pura cepa que fueron asesinados a instancias de un Estado extranjero. Un Estado extranjero que traslada sus internas políticas al orden internacional. Y para el cual los argentinos de origen judío, como los 85 muertos, son material descartable.

¿De que sirve el mesianismo terrenal?. ¿De qué le valen todos los lobbies hebreos que la comunidad judía viene construyendo con tanto trabajo desde hace cien años en el país, cuando le matan impunemente a sus miembros?. De nada.

El poder está para ejercerlo y en función de la verdad, y ésta es la realidad de la cosa, de ahí el consejo de Galileo Galilei: hipotesis non fingo.



Alberto Buela es filósofo
22/09/2004 12:43 Enlace permanente. Opinión

EN EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE EUGENIO D'ORS (José Mª García de Tuñón)

imagen6.jpgEn un artículo anterior mostrábamos nuestro desencanto y malestar, aunque a decir verdad tampoco nos cogía de sorpresa, por la enorme diferencia informativa que los medios que hoy manejan tanto la derecha como la izquierda, habían tenido a la hora de recordar el aniversario del nacimiento de Pablo Neruda y el aniversario de la muerte de Jacinto Benavente, hechos que habían tenido lugar en el mismo mes. El balance obviamente se inclinaba con enorme diferencia a favor de Pablo Neruda.
Ahora cuando escribo estas líneas está próximo a cumplirse el 50 aniversario de la muerte del insigne pensador Eugenio d’Ors que nació en Barcelona el 28 de septiembre de 1882 y falleció repentinamente a consecuencia de una afección cardiaca en Villanueva y Geltrú el 25 de septiembre de 1954. Le faltaban pues, solamente tres días para cumplir los 72 años. Aunque aún es pronto para saber el tratamiento mediático que tendrá este aniversario mucho me temo que pasará de lo más desapercibido. Nos lo adelantaba el profesor Manuel Parra Celaya cuando hacía la siguiente pregunta: «¿Qué tiene en común su figura con la de José Antonio Primo de Rivera. En primer lugar, que ambos son hoy en día objeto de la “ley del silencio”, cuando no del desprecio y de la tergiversación». Sin embargo habrá que estar pendientes a ver si los medios dejan mal al profesor y también a mí, aunque creo que no nos dejaran mal.
Eugenio d’Ors perteneció a la Real Academia Española, al Instituto de Estudios Catalanes y a la de Bellas Artes de San Fernando. Sus Glosari, Glosario y Nuevo Glosario son una fuente de claridad mental. Fue siempre muy riguroso en la interpretación y vigilancia de José Antonio Primo de Rivera de quien decía que no se parecía en nada a esos barateros del pragmatismo, que se encasillan en las posiciones tenidas por útiles al bien común, en el mejor de los casos, y al personal las más de las veces. Vistió la camisa azul falangista con premeditada notoriedad, y es un hecho irrevocable que queda (dijo el periodista Xavier de Echarri), con toda su significación y para siempre, dentro de la Historia. Posiblemente el echo de haber vestido la camisa azul le traiga malas consecuencia a la hora de recordarle en el 50 aniversario de su muerte. Si hubiera vestido la camisa roja el tratamiento mediático hubiera sido distinto como lo fue este año el aniversario del nacimiento de Pablo Neruda y el pasado el de Max Aub. Son cosas de los que dicen defender la cultura, pero es mentira. Solamente les interesa defender sus ideas políticas.



José María García de Tuñón es historiador
22/09/2004 11:27 Enlace permanente. Opinión

EL GIBRALTAR DEL NORTE (Juan Pareja)

pareja.jpgEL GIBRALTAR DEL NORTE

Es curioso como ciertas situaciones tan dispares, al final se terminan asemejando. Desde siempre el MLNV (Movimiento de Liberación Nacional Vasca) ha tratado de convencer tanto a la sociedad española, como a la vasca, que en el fondo el "problema vasco" era como el movimiento independentista irlandés, y que su solución política pasaba por asimilar las conclusiones y las decisiones adoptadas en el proceso de pacificación del Ulster. Estas teorías quedaron muy pronto desechadas, cuando el mismo movimiento independentista irlandés, se desmarcó de dichas afirmaciones y recalcó las digerencias que les separaban. Asi mismo todas esas fábulas urdidas por el MLNV fueron muy fácilmente rebatidas por el resto de partidos políticos, quedando aparcada dicha cuestión en el cajón de sastre.

Pero puestos a tomar un modelo y una referencia, yo asimilaría más esta cuestión con la intrusión en nuestra soberanía de GIBRALTAR. Si bien es cierto que a las citadas situaciones se han llegado por caminos distintos, ambas comparten elementos muy similares y caracteristicos de los movimientos "independentistas". Y ustedes se preguntarán ¿por que he puesto en esta ocasión la palabra independentista entre comillas?. Respuesta: En ambos casos ninguno de nuestros dos territorios aspiran a una independencia total, sino en una libre asociación que les permita a unos seguir asociados a los beneficios de la Corona Británica y en el otro a los beneficios del Reino de España.

Entre las citadas características cabe destacar las mentiras históricas y la manipulación de la misma, para poder acomodarla a sus argumentos y a sus justificaciones soberanistas. Tan sólo hay que ver como se les llena la boca con el término "histórico", y la cantidad de veces que lo utilizan. Como dijo un importante político vasco: "Hay que utilizar la historia cuando esté a nuestro favor, manipularla o incluso hacerla desaparecer cuando esté en nuestra contra". A modo de anécdota citaré el reciente monumento y posterior homenaje, en Fuenterrabía, que el lehendakari y el Gobierno Vasco han rendido al Rey Sancho III, como primer Rey Vasco, obviando el hecho histórico que no tenía ningún familiar vasco (y por tanto no tenía sangre vasca) y de ser considerado por la historia como el primer Rey de España (antes de los Reyes Católicos). Este es el verdadero espíritu nacionalista, este es uno de los muchos modos en que se manifiesta.

Otro instrumento utilizado por los nacionalismos es la apelación a nuestro sentimentalismo, al tratarse de un pueblo oprimido y marginado por un estado opresor que sólo pretende su aniquilación. En el caso sureño este hecho se vería reflejado en el cierre de la verja, el aislamiento a que fue sometida su población, y al constante intento de España por recuperar su territorio y por bloquear incesantemente su derecho a decidir "libremente" sobre su soberanía . En el caso norteño es mucho más evidente: el trato dispensado por el régimen franquista a la lengua vasca, la persecución y encarcelamiento de sus políticos, y sobre todo el ansia del estado español por ahogar todos sus intentos y su derecho a decidir "libremente" sobre su autonomía.

En ambos casos se está produciendo una situación de estancamiento permamente, tan sólo superado por los vascos con ese contínuo desafío a las normas e instituciones, que les permite seguir avanzando en su trayectoria prevista. Aquí se produce el primer hecho diferenciador: el tiempo corre a favor de Gibraltar y en contra de la CAV(Comunidad Autónoma Vasca).

Pero lo mas importante a mi juicio, es el hecho de no abrazar plenamente el concepto puro de SOBERANÍA, sino de utilizar la fórmula de Estado Libre Asociado. Es decir, crear una ente independiente de todo, excepto de la matriz que le aloja. Ser independientes pero pagando las facturas el Estado que les acoge. Vamos como independizarse de los padres, pero continuando en el hogar y sin la responsabilidad de hacerse cargo de ningún tipo de pago. Esto es precisamente lo que principalmente me hace dudar de la solidez de ambos proyectos.

Ya es hora de que dejemos de ver el rostro "amable" y el talante "democrático" de los nacionalistas. Durante mas de 25 años de democracia nos han intentado convencer de sus bondades, cubriendose con ese manto de colaboración y participación en todas las instituciones democráticas, pero aunque el lobo se vista con piel de cordero al final seguirá siendo un lobo. Con sus acciones y declaraciones vemos como esa piel se va cayendo, y al final el nacionalismo nos smostrará su verdadero rostro, pero como en el cuento de Pedro y el Lobo, quizás entonces sea demasiado tarde.

Por último quiero incidir en un hecho común que me resulta especialmente doloroso: La indeferencia y dejadez mostradas por la sociedad española. Tan sólo se recuerda el problema que nos consume, cuando acontece algún hecho controvertido o luctuoso, llámese visita de un Ministro inglés o de un atentado contra algún político (ya que según muchos, a los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado les pagan para eso). No podemos consentir que al final acabemos con una nueva Gibraltar, pero esta vez en el Norte

Juan Pareja es especialista en temas relacionados con Vascongadas
22/09/2004 12:31 Enlace permanente. Opinión

¿HA TERMINADO LA GUERRA CIVIL? (Javier Compás)

compas.jpg¿HA TERMINADO LA GUERRA CIVIL?

Hace poco ví la película norteamericana Cold Mountain, basada en una novela del mismo nombre, y, tras verla, pensaba en como la literatura y el cine norteamericano no solo tratan por igual a los estadounidenses que habian luchado en un lado o en otro de su guerra civil, sino que incluso muchos de sus heroes de ficción han sido y son confederados, y no hablo de hoy día, cuando podriamos pensar que el largo tiempo transcurrido ha cicatrizado las heridas y convertido en un hecho de un pasado lejano el acontecimiento, es algo que sucedia en la misma postguerra, donde se encunbraban personajes como Jesse James en los folletines que sobre él y otros aventureros de la época se publicaban en el Este y desde los primeros tiempos del cine, muy dado a encumbrar a los caballeros del Sur y el romántico mundo de las grandes plantaciones.

Quizás la idiosincracia hispana sea más dada al rencor, a la venganza, que se yo, a todos esos sambenitos que arrastramos los pueblos latinos desde las tragedias griegas a las películas de la mafia italiana.

En mi penúltimo artículo para lanoticiadigital, y perdón por la autocita, hablaba precisamente, de como el rencor y la visceralidad estúpida y mutiladora de nuestra riqueza cultural, han ido sepultando en el olvido en los últimos años, bajo el paraguas de lo politicamente correcto que también le sale a nuestra izquierda con el consentimiento acomplejado de la derecha, a una serie de autores brillantes, fundamentales en la historia reciente de nuestra literatura; novelistas, articulistas, autores teatrales, ensayistas, en fin, una parte fundamental, imprescindible, del patrimonio cultural de España.

Entre estas víctimas del olvido interesado se encuentra Rafael García Serrano, novelista, escritor de periódicos (como diría Umbral), guionista de cine y algunas cosas más. Precisamente en sus novelas, García Serrano nos muestra como nadie la vida cotidiana de una ciudad de provincias, en su caso Pamplona, en una época trascendental para la historia reciente de España.

García Serrano nos muestra una juventud apasionada, vitalista, alegre, pero también comprometida con unos ideales, con unos principios sólidos y con una idea de España arraigada en sus corazones como la mejor para el desarrollo de España y de los españoles. Jovenes que regaron con su sangre los campos de España por defender esos ideales y esa patria en la que creian, igual que otros muchos que estaban en las trincheras de enfrente.

Pero eso no le vale a la izquierda, a los “demócratas” de toda la vida, a los politicamente correctos, a los que probablemente condenarán a los Tercios de Flandes por oprimir a los holandeses, a los conquistadores de América por masacrar a los indios, a los misioneros hispanos repartidos por todo el orbe por llevar la Palabra de Dios a otros pueblos.

Para ellos solo hay una verdad en nuestra guerra civil, un pueblo alegre y democrático que vio el glorioso presente de la gran república española cercenado por un grupo de militares aliados con los caciques y la Iglesia para seguir sometiendolos, fascistas asesinos aliados con nazis para exterminar el progreso y la libertad.

Así se escribe la historia, curiosamente en este caso no precisamente por los vencedores, sino por los derrotados. Vencidos que no han dado por cerrada la guerra, que siguen queriendo machacar la memoria de todo aquel que no compartia tan idílicas ideas.

Lamentablemente una y otra vez, se bombardea a una juventud que ya ni sabe quien era Franco, con el rencor y el odio a tantos y tantos compatriotas que no pensaban como ellos, claro que a estos eso de compatriotas les trae al fresco. Caminan a la desintegración de una patria en la que no creen con la complicidad de los que, gracias a su cobardía, complejos y mediocridad, no hacen nada por evitarlo, claro que a lo mejor, esta seudoderecha acomplejada en lo único que cree es en el neocapitalismo liberal globalizador donde sobra la palabra España (y el humanismo cristiano, por cierto).

Javier Compás es colaborador en diversas publicaciones
22/09/2004 12:29 Enlace permanente. Opinión

FUNCIONARIOS DE LA HISTORIOGRAFÍA (Pío Moa)

moa.jpgFUNCIONARIOS DE LA HISTORIOGRAFÍA
El profesor Moradiellos acaba de decir en una entrevista a El País que “hay que contar la guerra civil de forma desapasionada”. Para quienes conocemos los trucos de la manipulación la expresión resulta reveladora, pues se pueden contar los más desvergonzados embustes con un estilo frío y en apariencia sereno, técnica en la que descuella, precisamente El País. Un verdadero historiador sólo podría decir: “hay que contar la historia con veracidad”, pero ya he comprobado en otras ocasiones que Moradiellos dista mucho de sentir pasión por la verdad.
De hecho, el buen profesor no es un historiador propiamente dicho, sino más bien un miembro del no muy ilustre gremio de funcionarios de la historiografía, mucho más relacionado con el erario que con la investigación independiente. No es que entre los profesores no haya historiadores independientes, por supuesto. A lo que me refiero es al mandamaseo de un nutrido grupo de funcionarios que desde hace veinte años intentan acaparar tanto el dinero público (subvenciones, congresos, etc.) como la presencia en los medios; funcionarios empeñados en una oficialización de la historia perfectamente indiferente a la espinosa cuestión de la verdad.
Este feo estilo lo manifiesta Moradiellos a cada paso, y con menos desapasionamiento del que presume. Su libro, al que tanta publicidad están dando, copia sin rebozo el título del mío Los mitos de la guerra civil y viene adornado, además, con una faja en que, no con estilo desapasionado, sino panfletario e insultante, nada académico, me trata de mentiroso. En una entrevista a ABC ha dicho que la faja fue asunto de la editorial, como si él no tuviera nada que ver. Él sí miente, claro, y de forma demasiado obvia para sus pretensiones de historiador: ni la faja ni el título pueden haberse puesto sin su consentimiento. Mentira y fraude al lector, porque si éste, atraído por el título y la faja, compra el libro, se llevará la sorpresa de que Moradiellos no desmiente uno solo de mis supuestos embustes, y ni siquiera me cita, salvo una vez y de pasada. A esto en términos coloquiales se le llama golfería.
La escasa pasión de Moradiellos por la verdad vuelve a manifestarse cuando, en la entrevista, afirma con la mayor caradura que yo sólo he repetido “lo que ya habían defendido autores como Arrarás”. Nuevamente utiliza Moradiellos un truco deleznable y fraudulento. Una de las hazañas de los funcionarios de la historiografía en estos años ha sido desacreditar completamente a Arrarás, como han intentado hacerlo con De la Cierva o conmigo mismo. Por supuesto Arrarás era un sectario, al igual, por lo demás, que los integrantes del gremio. Pero algunos libros de Arrarás, en particular su Historia de la Segunda República, son simplemente imprescindibles por el enorme caudal de datos que proporcionan, fehacientes casi todos ellos, y de ahí que le saqueen tanto y tantos, explotando sus datos sin citarle. Por ello, si hay que elegir entre sectarios, Arrarás resulta mucho más aprovechable para una historiografía no sólo desapasionada, sino veraz, que quienes han logrado sumirlo en el descrédito.
Pero, como sabe sobradamente Moradiellos, yo me he apoyado muy poco en Arrarás, y mucho en los documentos de la izquierda, en particular del PSOE, así como en los testimonios de Azaña, tan tergiversado por sus seguidores y otros muchos parecidos. Vuelve a mentir, por lo tanto, y a conciencia, y dos veces en una sola frase, porque Arrarás, como franquista, tenía la democracia (salvo la “orgánica”) por un mal, mientras que mis estudios examinan la república precisamente desde el punto de vista de la democracia liberal. Un punto de vista que no comparte Moradiellos, como no lo compartía Arrarás, según he puesto de relieve en Los crímenes de la guerra civil. Ni repito a Arrarás ni sigo su enfoque.
No voy a entrar aquí en sus interpretaciones concretas de la guerra --las causas de la victoria franquista, el cuento de “las tres Españas” y similares--, porque se las he rebatido abundantemente en el citado libro, sin que él pudiera mantener sus tesis con un mínimo de solidez. Además, estoy a punto de publicar un nuevo libro sobre el comienzo de la guerra en este 70 aniversario del mismo, divulgación en cierto modo de Los orígenes de la guerra civil.
Sí señalaré que su entrevista en El País repite casi textualmente otra que le hicieron en ABC el día anterior, también con descalificaciones hacia mi trabajo. He enviado un artículo de respuesta a ABC, que saldrá este fin de semana. Ni siquiera se me ocurre hacer lo mismo con El País, porque este periódico, desapasionadamente fascistoide, me ha negado de forma reiterada el derecho de expresión y de réplica. Moradiellos, en cambio, no puede quejarse de quienes son llamados “fachas” por tales fascistoides
Pío Moa es historiador
22/09/2004 12:23 Enlace permanente. Opinión

MINISTRAS-FLORERO (Rafael Ibáñez Hernández)

ministras.jpgMINISTRAS-FLORERO
En los últimos días, los medios de comunicación —unos y otros, que en esto no hay color— parecen empeñados en seguirle el juego a nuestros gobernantes y sus adláteres, que fomentan con escandalosos anuncios y sus continuas contradicciones el permanente debate en torno a cuestiones alejadas de las verdaderas necesidades sociales. Como el programa de pan y toros resulta ya demasiado evidente, amén de conflictivo —dado el manifiesto antitaurinismo de los muchachos de Carod Rovira—, ocupan las columnas de los periódicos con cuestiones tales como el reconocimiento del catalán como lengua oficial de la Unión Europea —asunto que debe preocupar a los otros veinticuatro miembros del club hasta extremos inusitados—, el carácter independiente del valenciano o el tan estúpido como turbio asunto del Archivo de la Guerra Civil.
Más graves me parecen otros asuntos, como la apuntada liberalización del aborto, un claro atentado contra la vida en nombre de egoísmos vergonzantes, mientras descubrimos avergonzados a una mujer que, al abandonar a su recién nacido, reclama que no se la denuncie apelando a aquellas otras que simplemente matan a sus hijos nonatos. O, a la vez que se anuncia la pronta consideración oficial de la cohabitación homosexual como matrimonio con todos los efectos legales, se habla de agilizar los procesos de divorcio y de establecer como norma general la custodia compartida de los hijos, como si se tratasen de simples bienes muebles. Esto, después de que se haya establecido una cobarde discriminación en el tratamiento legal de la llamada violencia de género.
Ante este panorama, inevitablemente se me vienen a la cabeza los compases de aquel coro de verduleras que, en las márgenes del Ebro, prometían un mundo mejor “si las mujeres mandasen”. ¿Es esto cuanto puede hacer un Gobierno con talante feminista, que alardea de contar con un reparto equitativo de las responsabilidades ministeriales en función del sexo de sus integrantes?
Suponiendo que el señor Rodríguez fue de veras capaz de encontrar entre quienes le rodeaban ocho mujeres aptas para desempeñar las responsabilidades propias de ministro con la misma dosis de estulticia que entre los varones que le eran cercanos, experiencias como el posado para la elitista Voge parecen demostrar más bien lo contrario. Fuera cual fuese su verdadero propósito para prestarse a ese reportaje, la sensación que nos han ofrecido —posiblemente tampoco ajustada a la realidad— es la de ministras que tristemente han caído en la tentación de ser barbies por un día. Quizá Rodríguez buscaba un nuevo look para el gabinete y su talante. Pero, ¿qué quieren?... Una imagen de Fernández de la Vega vestida como Isabel Tocino no me parece lo más apropiado para concienciarnos de la situación que padece la mujer española. ¿O sí?
Claro, que no cabe esperar gran cosa de un Gobierno que alardea de su equilibrio de género —ocho ministros, ocho ministras, como si lo importante fuese el número y no su capacidad— mientras que apenas están desempeñados por mujeres 69 de los 332 altos cargos de la Administración. Todo se reduce a mera propaganda, por otro lado desafortunadamente vulgar. Al menos de momento, las ocho ministras apenas han demostrado que no superan el nivel de aprendices de bruja. Empeñadas en baldear la España de principios de este siglo, corremos el riesgo de que lo aneguen todo.

Rafael Ibáñez es historiador
22/09/2004 12:21 Enlace permanente. Opinión

OBJETORAS DE SEXO (Jon de Cravatti)

cravatti.jpgOBJETORAS DE SEXO

Hace unos días anduve por Turín. El industrialismo del Norte de Italia será rentable pero las ciudades son más feas que pegarle a un padre.
Los balcones de Turín están generosamente nutridos de la bandera del "lobby gay". La presión de esta gente es tan grande que el sindicato de matronas anda debatiendo si deben dejar en blanco el sexo del bebé al nacer.
La iniciativa no creo que prospere aunque seguro que un colectivo amplio se declarará objetor de sexo vindicando su derecho a no prejuzgar la opción sexual del recién nacido sólo por razón de útero o churrita.
Aunque sólo sea por evitarse demandas, quizá no les falte razón. Dentro de poco se llenarán los programas de testimonio de invitados que acusan a las matronas de ser las primeras en originarles un trastorno siquiátrico por atribuirles un sexo equivocado. Luego lloverán las demandas, así que hacen bien en precaverse estos miembros de la comunidad sanitaria. Lo de miembros entiéndase, por favor, en el sentido de pertenencia corporativa.
Para añadir más argumentos al debate, parece que la revista (Z)ero está interesada en llevar a su portada las fotos de las líderes matroniles indecisas, aunque sólo sea para publicar el album de su primera comunión.
Efectivamente, seguimos deseosos de libertad. El "nazimachismo" rezuma en "este país" por doquier. Por eso, es bueno que el periódico invertido ayude en esta conquista diaria. Una conquista que, sin duda, será anotada como nueva muesca en el revólver del "lobby gay" cuando las matronas dejen en blanco el sexo del bebé.
Jon de Cravatti es escritor
07/09/2004 12:19 Enlace permanente. Opinión

MÁS PLATÓN Y MENOS YASKY O VAN GELDEREN (Alberto Buela)

platon01.jpgMás Platón y menos Yasky o van Gelderen


Con este título remedamos el, en estos días famoso, de Más Platón y menos Prozac del filósofo Lou Marinoff, quien propone volver a la filosofía y dejar de lado los antidepresivos a que nos tienen acostumbrados la psicología y la psiquiatría. La filosofía es recuperada como una terapia para los cuerdos.

En nuestro caso, Platón es la fuente de inspiración y Hugo Yasky secretario general del gremio docente de la provincia de Buenos Aires(Suteba) viene a representar, emblemáticamente, todo aquello que respecto de la educación no debe hacerse en un sistema democrático: nivelar por lo bajo tanto a alumnos, docentes como programas. El otro representante simbólico es van Gelderen, publicitado educador miembro de la academia de educación y de cuanto congreso sobre el tema se hace en Argentina, y factotum desde hace 40 años de cuanta reforma educativa se lleve a cabo.

En el libro octavo de la República Platón(429-348 a.C.) se ocupa del estudio de los diferentes sistemas de gobierno: la monarquía donde gobierna un rey y cuyo objeto es el bien común, la aristocracia cuyo objetivo es la virtud, la timocracia donde se busca el triunfo y el honor, la oligarquía, gobierno de pocos que tiene por objeto las riquezas, la democracia, gobierno del pueblo que tiene por meta la libertad y la tiranía el poder despótico de uno solo.

Y así hablando de una ciudad(polis) gobernada democráticamente pero que sedienta de libertad tiene a su cabeza malos escanciadores que beben más de lo debido(no hace alusión al ministro de Vido) se emborracha, llega a castigar a sus propios gobernantes sino llevan la complacencia al punto de concederle la más absoluta libertad acusándolos de malvados y oligárquicos.

Los piqueteros y grupos como Quebracho acusan hoy al gobierno en estos mismo términos en que hablaba Platón hace 2500 años. Cualquier analogía con lo que le suceda al gobierno argentino, corre por cuenta de quienes la realicen, como la hecha por el ex presidente Alfonsín y su prevención ante un posible golpe de Estado o puch.

Siempre hemos definido como clásicos a aquellos autores antiguos en donde podemos encontrar respuestas para asuntos o problemas modernos. El autor clásico siempre tiene vigencia, nunca pierde actualidad. Este es su mérito y su secreto.

Y continúa Platón a renglón seguido: “ bajo semejante gobierno el maestro teme y adula a sus discípulos, y éstos menosprecian a sus maestros y preceptores; en general, los jóvenes quieren igualarse a los viejos y medirse con ellos en palabras y obras, y los viejos, a su vez, llenos de condescendencia con las bromas de los jóvenes, afectan un tono festivo y tratan de imitarlos para no parecer fastidiosos y despóticos”(503 a3-b2).

Luego del desafortunado y desquiciante plan Polimodal, remedo del plan español, que modificó las materias, sus contenidos y los años de estudio de las escuelas secundarias argentinas para peor, provocando gravísimos daños a dos puntas: a) La deserción escolar se multiplicó y los alumnos no terminan la escuela secundaria y b) Los que terminan no están capacitados para ingresar a la universidad. Los grandes diarios y la televisión suelen comentar con grandes titulares pruebas de ingreso en donde nadie aprueba.

La cita de Platón tiene que ver con todo esto. Se la podrá tomar alguna vez en serio. Nuestros hombres vinculados a la educación ¿podrán beber alguna vez en las fuentes genuinas de nuestra cultura?. ¿Podrán dejar de imitar mal y crear un mínimo plan de estudios que tenga que ver con nuestras necesidades e idiosincrasia?.

Tan difícil les resulta pensar en términos de realismo filosófico a nuestros sedicentes educadores y así instalar un primario de 5 años y un secundario de similar duración con títulos intermedios en el segundo o tercer años para que el que no pueda terminar(la pobreza castiga hoy a todos y más a los pobres), obtenga lo mismo algún título habilitante. Más que habilitante estos títulos intermedios lo que hacen es institucionalizar a una persona, y eso sólo ya es una protección en una sociedad desquiciada como la nuestra.

Como a ningún político le interesa la educación porque ésta no trae votos. Y al ser un servicio lo único que le provoca al Estado es gastos, tampoco le interesa mucho a los administradores públicos o agentes del gobierno de turno. La educación o mejor aún, la falta de educación y sus consecuencias nefastas para una nación no inquietan a los poderes públicos. El principio es siempre el mismo, la fórmula del gatopardismo, cambiar algo para que nada cambie.

Para romper este corset, no se necesita ser un cráneo, ni un filósofo para pensar, ni un gerente para llevarlas a cabo. Sólo se necesita sentido común para preparar planes adecuados a la edad y la circunstancias del educando y voluntad política de poner las cosas de la educación en su lugar.


Alberto Buela es filósofo.
07/09/2004 10:05 Enlace permanente. Opinión

A PROPÓSITO DE FUTURISMO Y FASCISMO (Javier Compás)

marinetti.jpgA PROPOSITO DE FUTURISMO Y FASCISMO

En 1907 Pablo Picasso pinta Las Señoritas de Aviñón, considerada punto de partida del cubismo. Su descomposición de la realidad, reduciéndola a sus formas geometrizadas, ofrece una nueva visión de la pintura, se rompe el objetivismo tradicional y se intenta representar la tridimensionalidad sin acudir a la perspectiva, aquello que quitaba el sueño a los pintores del Renacimiento italiano y que culminó genialmente el español Velázquez en sus Meninas, proporcionándonos la sensación del “aire interpuesto”, queda superado, precisamente por no poder superarse.
Lógicamente, el punto al que llega Picasso, es un proceso que viene de atrás; la “descomposición” de la pintura academicista del siglo XIX, con todos los antecedentes históricos que queramos citar: desde el propio Velázquez hasta Goya, se culmina con los impresionistas, los post – impresionistas, principalmente Van Gogh y Cezanne y estalla en las diversas vanguardias, los “ismos”, que llenarán la primera mitad del siglo XX de propuestas innovadoras en las artes plásticas e, incluso, en literatura, música y el naciente cinematógrafo (expresionismo alemán, surrealismo).
Así los años posteriores al Cubismo, son fecundos en grupos y tendencias, entre ellas nace en Italia el Futurismo, cuyo “padre espiritual” es el poeta Filippo Tommaso Marinetti, que en 1909 publica un manifiesto violento y rompedor, incendiario, amante de la velocidad y del dinamismo del mundo moderno.
Los creadores plásticos futuristas intentarán mostrar simultáneamente diversos momentos del movimiento, “cada objeto se revela por las líneas, dice Marinetti, como se resolvería siguiendo la tendencia de sus fuerzas”, son esas “líneas – fuerzas” las que el artista debe descubrir y mostrar en sus obras.
Giacomo Balla, Humberto Boccioni, Carlo Carrá, Gino Severino, serán algunos de sus representantes más significativos e influirán en otros países y artistas, como en Marcel Duchamp que elaboró su famoso Desnudo bajando una escalera bajo la influencia del cubismo (descomposición geométrica de la figura) y la “simultaneidad” del Futurismo, como él mismo declaró: “representar las diversas posiciones estáticas de un cuerpo en movimiento”, Duchamp, junto con Picabia, creó posteriormente el movimiento Dadaísta.
La pasión por lo moderno, la velocidad, el mundo urbano, los coches, trenes, aviones, un estilo de vida audaz, violento incluso, consideraban la guerra la mejor “higiene para el mundo” (Boccioni moriría en la 1ª Guerra Mundial, al igual que el arquitecto futurista Antonio Sant’Elia). Fue más un estilo de vida que un mero movimiento artístico o literario.
El movimiento tuvo su eco en España (ver el artículo del profesor Francisco D. de Otazú en el nº 73 de la revista Arbil). Marinetti publicó el Manifiesto Futurista en Le Figaro el 20 de febrero de 1909, Ramón Gómez de la Serna publica su traducción en la revista Prometeo en abril del mismo año.
Pero probablemente su mayor representante en España sea Ernesto Giménez Caballero.
El mismo Marinetti viajó por España con su mujer, ejerciendo como embajador cultural del Fascismo italiano, pronunció una conferencia sobre el Futurismo en la Residencia de Estudiantes de Madrid.
Junto a Giménez Caballero, también Ramiro Ledesma, uno de los fundadores del nacional – sindicalismo español, adoptará influencias futuristas, sobre todo para introducir las vanguardias en España y, como en Italia, intentar destruir los cimientos de un decadente estado capitalista – liberal.
La influencia futurista también será patente en Rusia, especialmente a través de Mikhail Larionov y Natalia Gontcharova.
Paradójicamente, las vanguardias que se adhirieron a movimientos políticos revolucionarios, tanto desde el lado marxista como desde el fascista, fueron después marginadas por los estados donde estos movimientos llegaron al poder, principalmente en la Unión Soviética y en la Alemania nazi, los nuevos gobiernos totalitarios se decantaron por un arte figurativo realista y proscribieron a las vanguardias artísticas como “arte degenerado”.
El estado nacido del 18 de Julio en España se decantó igualmente por formas artísticas tradicionales, arrinconando, igual que hizo políticamente, el empuje revolucionario y rompedor de las vanguardias que se adhirieron a una transformación radical de la sociedad basada en un nacional – sindicalismo trasgresor del liberalismo burgués que consideraban injusto, caduco y corrompido. El jonsismo de Ledesma Ramos e incluso el falangismo más radical, no se reflejaron en la España del general Franco, que se decantó hacia los valores de la derecha tradicional.

Javier Compás es Licenciado en Historia.
07/09/2004 10:02 Enlace permanente. Opinión

EDUARDO IGLESIAS DEL PORTAL (José Mª García de Tuñón)

cascosnovia4_small.jpgEDUARDO IGLESIAS DEL PORTAL

Este es el nombre del magistrado que presidió el Tribunal Popular que condenó a muerte a José Antonio Primo de Rivera. Ahora hace casi un año, el 7 de octubre de 2003, el periodista Enrique de Aguinaga publicaba un artículo el diario La Razón, titulado El abrazo, en el que recuerda que José Antonio al terminar el juicio que lo condenaba a muerte abrazó al magistrado diciéndole al mismo tiempo que sentía el mal rato que, por su causa, estaba pasando... Todo esto según testimonio de las propias hijas de Eduardo Iglesias del Portal que escribían a Miguel Primo de Rivera para que intercediera a favor de la repatriación de su padre exiliado en Méjico y que casi de inmediato consiguió el hermano de José Antonio.

Estas mismas palabras y el resto de la carta ya habían sido recogidas en la revista Teresa de noviembre de 1968 y pronunciadas por José Luis Saénz de Heredia en Televisión Española el 20 de noviembre de 1981 en el programa La Clave que dirigía el periodista José Luis Balbín. Posteriormente, junto con la esquela del magistrado que falleció en España el 19 de enero de 1969 en la localidad de Aguilar de la Frontera (Córdoba), las publiqué en mi libro José Antonio y la República (2ª edición) editado en el año 1996.

Sabíamos pues, donde había fallecido el magistrado, pero no el lugar de su nacimiento y aunque no es un hecho relevante sí lo es desde un punto de vista histórico para conocer más y mejor a las personas que tuvieron algo que ver con el fundador de Falange y también por si pudiera tener algún interés para sus biógrafos y también historiadores. Unos contactos que Enrique de Aguinaga tuvo con alguno de los familiares del magistrado le apuntaron que éste era asturiano y concretamente de la villa marinera de Luarca. Así me lo comunicó el periodista lo que hizo que realizara las oportunas gestiones en aquella localidad hasta dar con la fecha de su nacimiento y dando como resultado de que efectivamente Eduardo Iglesias del Portal había nacido en Luarca el día 25 de julio de 1884. Posteriormente en la parroquia de Santa Eulalia de esa misma localidad se pude averiguar que fue bautizado a los dos días de nacer, recibiendo los nombres de Eduardo Cristino.

Como anécdota y gracias a la partida de bautismo de Eduardo Cristino, hemos podido saber que su abuela materna llevaba el apellido Cascos, lo mismo que su madrina, lo que quiere decir, con toda seguridad, que ambas eran de la misma familia de quien fue ministro y vicepresidente del gobierno con José Mª Aznar, José Mª Alvarez-Cascos, hijo de un viejo consejero local del Movimiento.



José Mª García de Tuñón es historiador.
07/09/2004 10:00 Enlace permanente. Opinión

EL GLAMOUR ROJO (Jon de Cravatti)

carmencalvo_not.jpgEL GLAMOUR ROJO

Negar el glamour por razones ideológicas es una actitud ridícula en un país en el que la moda es un sector puntero. Todas las corrientes, incluidas las minoritarias, tienen su parte alícuota de glamour.
Casi agotados los 80, en FE-JONS el glamour lo ponía Viruca de la Fuente a la que por entonces dedicó algún libro Eduardo López Pascual. Antes de que la echaran por mangante, Pilar Rahola ponía su toque de esnobismo en el nacionalismo catalán aldeano. En parecidos términos, nadie negará que este papel lo ocupa Agatha Ruíz de la Prada en Los Verdes.
Huida desde hace tiempo Ana Belén, a calculada distancia Aitana Sánchez-Gijón e imposible Pilar Bardem, la pizca a lo Donna Kara se lo pone Ángeles Maestro a Izquierda Unida.
Por supuesto, la burguesía pene-uvista se arrima a Versace con la distraída naturalidad de quien siempre lo encontró en el fondo de armario de mamá. Acaso, institucionalmente Idoia López suelte algún destellazo de estilo a lo Armani desde el seno del gobierno secesionista vasco.
En el Castillo de Perelada, las clases dirigentes del PP catalán y de Convergencia i Unió rivalizan con sus galas sentadas segregadamente a diestra y siniestra del exclusivo lugar y se escrutan sin misericordia pasando olímpicamente del espectáculo de turno.
Hasta entre los asesinos cercanos hay clases y si no, recuerden la rotundidad de “la tigresa” bajándose esposada del avión camino de la Audiencia Nacional y compárenla con el último cabrón que mató mujer e hijos en un inconsciente alegato a favor de la pena de muerte sumarísima. El tipo llevaba calcetines blancos.
Así pues, las fotos publicadas por Vogue y Marie Claire con las ministras socialistas encantadas de haberse conocido, debería pasar sin pena ni gloria. Con halo de indiferencia. Claro está que después de décadas llamando pijo al conservantismo femenino uniformado de rubio platino, sol marbellí y gotitas de Dior, bueno está que prueben alguna dosis de la inquina que destila el movimiento antiglamour que ellas mismas amamantaron con el “agit prop”.
Jon de Cravatti es escritor.
07/09/2004 09:58 Enlace permanente. Opinión

SOBRE LA EVOLUCIÓN (Emilio Álvarez Frías)

darwin2.gifSOBRE LA EVOLUCIÓN

Aseguraba Darwin en su teoría que en el Universo (apliquémoslo de forma más concretamente al planeta Tierra y más íntimamente a España) las especies han ido evolucionando continuamente desde el mismo momento del big bang, con ritmo distinto en unas u otras ocasiones, adaptándose al medio si éste variaba, o permaneciendo casi inmutables en el caso de que el ecosistema permaneciera estable.
Después de muchos dimes y diretes, la teoría, que al principio fue rechazada de plano, poco a poco fue siendo admitida por todos o casi todos los sectores de la sociedad. Y ya se puede asegurar que no hay dudas al respecto, aunque no falten matizaciones, lo que es lógico en toda hipótesis pues las investigaciones, al tiempo que confirman las presunciones, van encontrando variantes a tener en consideración.
Este hecho, que parece irrefutable en los tiempos actuales, en ocasiones se desdice a sí mismo al darse el caso de que el hombre, en vez de evolucionar siempre hacia la perfección, en no pocas ocasiones paraliza su mejoramiento cuando no retrocede ostensiblemente.
Por ejemplo, en España, el hombre político no consigue evolucionar hacia metas más altas: se queda paralizado como si hubiera sufrido un ictus de los más graves; o retrocede décadas y hasta cifras centenarias incluso; o va dando bandazos como si se encontrara en los primeros años de su andadura; o se comporta como si fuera incapaz de aprender algo más en un tiempo en que continuamente hay que ponerse al día. Es tremendo, no parece comprensible esta imposibilidad de desarrollo.
Y en ese confuso movimiento evolutivo, su mente, sus ocurrencias, sus planteamientos, sus iniciativas y hasta las leyes que promueve, son similares o calcos a las de años atrás, utilizando las mismas plantillas que ya usaron, haciendo esquemas semejantes a los de otros tiempos, asegurando que van a generar leyes modernas, progresistas y laicas, que es lo mismo que han venido canturreando a lo largo del paso de muchos intentos de primaveras que devienen en inviernos fríos y oscuros.
¿Será que el homo sapiens ha llegado a una evolución de la que no puede pasar y al tropezar con la posibilidad de crecimiento interior rebota volviendo a posiciones muy anteriores? Quizá. Probablemente es que no se plantea la aptitud necesaria para utilizar un mayor porcentaje de su poco usado cerebro, o espera que la evolución se produzca automáticamente, por generación espontánea, sin intervención de sí mismo y sin la colaboración del soplo de Dios. Por ende, es incapaz de saltar la valla: le falta entrenamiento, no sabe que hay que ejercitarse y sufrir para llegar al podio, o no quiere dedicar desvelo a tal fin porque considera que le ha de venir sin esfuerzo alguno por su parte.
Emilio Álvarez Frías dirige la revista de pensamiento ALTAR MAYOR
07/09/2004 09:50 Enlace permanente. Opinión

LOS LÍMITES DEL DERECHO DE HUELGA (Adolfo Moncada)

gruas.jpgLOS LÍMITES DEL DERECHO DE HUELGA

De vergüenza nacional cabe calificar el deprimente espectáculo veraniego de centenares de coches siniestrados, abandonados en las carreteras de distintas regiones españolas, como consecuencia de la huelga de los autónomos y pequeños empresarios de los servicios de asistencia en carretera, y derivada de su conflicto de intereses con las principales aseguradoras del sector automovilístico.
Como en otros casos similares, en los que el interés público se ve afectado gravemente por los conflictos entre distintos agentes sociales, la lentitud de los poderes públicos en actuar en defensa de los intereses comunitarios ha sido deplorable.
La totalidad de los sindicalistas consideramos el derecho de huelga como una herramienta fundamental en la defensa de los intereses laborales de los trabajadores frente a las patronales, pero igualmente, muchos de nosotros, como ciudadanos, nos sentimos depositarios del derecho a exigir unos límites legales a su ejercicio, de modo que lo que en principio es una medida de presión absolutamente legítima no se convierta en atropello de los derechos más elementales.
Desde esta doble creencia, es hora de reclamar una participación más activa del Estado en la concertación social frente al neoliberalismo imperante. Ello se corresponde con nuestra firme creencia en la necesaria supremacía de la Política sobre la Economía como principio vertebrador de la Sociedad a la que aspiramos.
Desde nuestros modestos medios, algunos vamos a luchar por ello mientras los sicarios del dinero nos lo permitan.
Adolfo Moncada es sindicalista y escritor.
07/09/2004 12:49 Enlace permanente. Opinión

¿UN "THINK TANK" AZUL? (José Manuel Cansino)

josa7.jpg¿UN "THINK TANK" AZUL?

Con frecuencia, el debate político viene marcado por las propuestas que llegan a los partidos de sus gabinetes de expertos. La FAES en el PP, la Fundación Pablo Iglesias -entre otras- en el PSOE o la Fundación de Estudios Marxistas en el PCE -IU- reproducen el conocido modelo británico de los "think tank".
Naturalmente el modelo no sólo es válido en el ámbito político. Influyentes sectores económicos y profesionales amadrinan y financian un amplísimo elenco de fundaciones que acogen el pensamiento de quienes ponen sus conocimientos en la propaganda a favor de las fusiones bancarias, la liberalización de tal o cual sector económico, la necesidad de regular esta o aquella actividad, etc.
Ni que decir tiene que, en ocasiones es el mecenas el que pone los objetivos y los cerebros a sueldo construyen el discurso. En un mundo de grises no es difícil encontrar argumentos al servicio de cualquier causa.
En otras ocasiones son los espíritus inquietos, conmilitantes de las mismas preocupaciones y devociones, los que deciden coordinar sus esfuerzos en pro de lo que les une.
La antigua Ley de Fundaciones española facilitaba tanto su creación que parecían reproducirse por esporas. Recuerdo haberle preguntado a Stanley Payne en la Universidad Internacional de Andalucía por la Fundación a la que voy a referirme y haber recibido de él la fría, pero no menos inexacta respuesta de "En España hoy todo el mundo tiene una fundación". La nueva Ley de Mecenazgo es mucho más rigurosa y cabe esperar que la población de fundaciones se claree bastante.
En mitad de este tiempo ha supervivido la Fundación José Antonio Primo de Rivera cuya génesis debe mucho al periodista Gustavo Morales. Durante los últimos ocho años, la Fundación José Antonio ha venido desarrollando unos interesantes cursos de verano pero su actividad apenas se extendió más; acaso con la salvedad de la publicación de un par de libros.
Ahora, presidida por José Gárate, la Fundación aspira a participar en la vida pública nacional desde el legado del fundador de Falange Española. Habrá que estar pendiente de sus obras y juzgar su interés en función de su calidad y opotunidad.

José Manuel Cansino es Profesor de Universidad
09/08/2004 09:44 Enlace permanente. Opinión

SOBRE FINANCIACIÓN TERRITORIAL (Juan Manuel Muñoz)

cansinox.jpgEl buen gobierno exige que las reformas de la administración que ejecuta sus políticas estén orientadas a mejorar el servicio público. Los ciudadanos somos ocasionalmente votantes, periódicamente contribuyentes, pero casi diariamente clientes (no meros usuarios) de los servicios que presta la administración.
Clientes, además, cada vez más y mejor informados de unos derechos que nos asisten frente a esa administración.
De vivir bajo el paternalismo estatal hemos pasado a exigir unas estructuras administrativas ágiles, transparentes y eficaces. Por tanto, si las administraciones regionales deben dotarse de una agencia tributaria o de una policía propias, es cuestión a resolver desde su contribución efectiva a la mejora del servicio público.
En España se ha impuesto un argumento falaz en el ámbito de la gestión pública. Se atribuye a las CCAA un carácter infalible en el cumplimiento de sus funciones. El profesor González Páramo escribía en estas mismas páginas y en la revista «Altar Mayor» de esa pretendida infalibilidad. Como consecuencia de este apriorismo, cualquier competencia cedida desde la Administración Central a la
Regional se desempeñaría siempre más eficazmente. Hablando en términos rigurosos, la gestión pública, como disciplina científica no respalda esa bondad intrínseca.
Por otra parte, se argumenta también la necesidad de las agencias tributarias regionales como prolongación lógica de una mayor autonomía fiscal de la que las CCAA disfrutan desde enero de 2002. Actualmente y como media, dos tercios de la financiación de las regiones de régimen común (todas menos las tres provincias vascas y Navarra) proceden de los distintos tributos cedidos, mientras que el tercio restante procede de las transferencias.
Tampoco aquí el razonamiento conduce necesariamente a la reforma de la Administración Tributaria, pues una única Agencia Tributaria puede gestionar la totalidad de los impuestos tanto propios como cedidos a las administraciones regionales, incluyendo la gestión de aquellos tributos cedidos sobre los que aquéllas gozan de capacidad normativa. Todo ello sin que la autonomía fiscal regional se vea resentida.
Por esta segunda razón, si lo que las CCAA buscan es hacer un ejercicio efectivo de su autonomía fiscal para dotarse de recursos adicionales con los que mejorar la calidad de los servicios en los que son competentes, o ampliar la cobertura de los mismos, han de utilizar su muy notable capacidad normativa en impuestos de máxima relevancia con una tendencia diferente de la que hasta ahora han mostrado. Tendencia, en último término, conducente a la rebaja de la presión fiscal mediante el establecimiento de beneficios fiscales (deducciones principalmente) a los ciudadanos con residencia fiscal en su territorio.
Por ejemplo, para 2004, los ingresos de la Junta de Andalucía procedentes de los tributos que ella misma gestiona han crecido menos que los procedentes de los tributos gestionados por el Estado. La explicación de tal comportamiento radica en el uso de la autonomía fiscal del gobierno regional para reducir la imposición. Paralelamente, el recurso al establecimiento de tributos propios es muy limitado. También para 2004, los ingresos procedentes de tributos propios apenas representan el 1,6 por ciento del total, teniendo en cuenta que para este año se incorporaban los ingresos procedentes de la recién implantada fiscalidad ecológica (cuatro nuevos impuestos más una tasa). En el resto de CC.AA. la situación es muy similar, bien es cierto que la Administración Central ha venido recurriendo ante el Tribunal Constitucional los tributos establecidos por las regiones. Los ciudadanos no necesariamente están interesados en las reformas administrativas que, finalmente, se llevan a cabo. En ocasiones, la clase política induce una demanda social previamente inexistente para justificar su papel institucional. Creemos que éste es un ejemplo claro de demanda inducida.
La Administración Regional dispone de instrumentos financieros suficientes para mejorar la calidad de los servicios que presta a los ciudadanos que residen en su territorio. Además, el uso de su autonomía sólo para introducir beneficios fiscales supone un planteamiento de escaso recorrido ante un eventual recorte en los ingresos procedentes de los fondos estructurales. Téngase en cuenta que la cuantía de estos fondos sólo está garantizada hasta 2006.
Más preocupante resulta saber que la estrategia de los beneficios fiscales es incompatible con una nueva reforma de la financiación autonómica, complaciente con las demandas del influyente nacionalismo periférico (esencialmente insolidario) que amenaza directamente al funcionamiento del Fondo de Suficiencia y al Fondo de Compensación Interterritorial. Ambos fondos garantizan actualmente, las transferencias niveladoras entre las regiones de diferente renta per cápita.
Las CCAA no pueden fijar su agenda de reformas, por ejemplo en materia tributaria, exigiendo organismos cuya contribución al mejor servicio público es un interrogante y que, paradójicamente, nacen a rebufo de la imitación nacionalista, en mitad de una sociedad que no los demanda y de espaldas a la verdadera amenaza que viene impuesta por el egoísmo nacionalista.




Juan Manuel Muñoz es economista
09/08/2004 20:02 Enlace permanente. Opinión

EL OFICIO DE POLÍTICO (Emilio Álvarez Frías)

emilioimagen.jpgHace unos días, en un programa televisivo del corazón, escuchaba cómo definía «su profesión» un «político» más conocido por sus andanzas personales que por la labor realizada durante el tiempo que ejerció «su oficio». Porque así definía su ocupación pública: «mi oficio político».
Quizá tenga razón, porque la palabra oficio es de un amplio espectro. Dice la Real Academia, con una imprecisión colosal, que oficio es «ocupación habitual», lo que nos lleva al María Moliner, donde queda mucho más claro: «Cada una de las clases de trabajo con denominación propia en que se emplea principalmente esfuerzo físico o habilidad manual y no requieren estudios teóricos especiales». Esto ya es otra cuestión. Máxime si admitimos que la política es el «arte de gobernar y dar leyes conducentes a asegurar la buena marcha del Estado y la tranquilidad y el bienestar de los ciudadano».
Yendo un poco más lejos habría que preguntarse si el político ha de ejercer esa ocupación con carácter habitual, profesionalmente, o esa dedicación debe ser temporal, en casos solamente accidental, nunca como profesión inamovible ya que este supuesto puede conducir a la acomodación, a eludir responsabilidades, a evitar planteamientos novedosos que lleven al verdadero progreso, incluso al abuso y la corrupción.
Podríamos introducirnos en los clásicos para hallar matizaciones, aclaraciones, definiciones o interpretaciones, o aproximarnos a cuantos a lo largo de la historia han mostrado sus puntos de vista al respecto, o a los politólogos actuales que barajan con gran soltura las cuestiones del gobierno de los pueblos, e incluso acercarnos al sabio Sancho que con los simples razonamientos de hombre sin estudios es capaz de reflexionar sobre el buen gobierno, algo que no está cerca, al parecer, de los de oficio políticos.
Estos circunloquios nos deberían llevar a preguntarnos qué es un político. Mas no queremos entrar en demasiadas precisiones y disquisiciones, ni buscar respuestas de variado aspecto que justifiquen posturas de unos y otros, pues haberlas las hay. Sólo queremos ver el aspecto desde la sencillez con que lo observaría Sancho, haciendo las matizaciones que probablemente se le ocurrirían a él.
De entrada parece lógico asegurar que un político no surge por generación espontánea, que no es fácil que cualquiera pueda ejercer el arte del gobierno de la noche a la mañana, como viene sucediendo con harta frecuencia. Si pensáramos un momento cuando nos presentan las candidaturas de cualquier elección, seguramente empezaríamos a tachar a desconocidos e incompetentes y con la suma de los restantes de todas ellas probablemente no se conseguiría el número necesario para cubrir los escaños disponibles.
Por ello en vez de discursos grandilocuentes, mítines explosivos, promesas sin fundamento, palabras vacías, habría que pensar primero en presentar a los candidatos, saber quién es cada quién. Por este camino, sin darnos cuenta, nos vamos al planteamiento de que es preciso ir a circunscripciones más pequeñas donde los candidatos sean bien conocidos, den la cara ante el electorado y justifiquen en su momento su hacer en la cámara para la que han sido elegidos. Y por esta pista vamos directamente a la necesaria modificación de las normas que rigen los procesos electorales.
Mas dejemos las cámaras de representación y vayamos a los grupos que las controlan, que dominan la voluntad electoral, que someten a su antojo a los poderes del Estado, que imponen, en definitiva, por dónde hay que ir.
Aunque sean necesarios unos grupos que marque pautas, que congreguen intereses, que representen sectores de la sociedad en sus diferentes manifestaciones, no por ello se ha de caer en unos pocos entes que controlen la vida nacional, normalmente dos con algunos pequeños apéndices, que la manejen sectariamente según sus postulados, donde la «tranquilidad y el bienestar del ciudadano» no son las metas fundamentales sino que el fin sustancial es la consecución y conservación del poder para, desde él, imponer, férreamente, las ideologías más radicales en algunos casos o los intereses de grupo en otros. Y de hecho, sin permitir que otros grupos lleguen a conseguir un lugar desde el que exponer diferentes puntos de vista, planteamientos, razones o creencias. Unido esto, además, a que esos grupos mayoritarios llegan a controlar las fuentes de financiación y nadie más tiene acceso a ellas en la medida necesaria para poder realizar su campaña. Lo que nos lleva de nuevo al encuentro con la necesidad de plantear la necesidad de demarcaciones más pequeñas donde el candidato, la persona, prima sobre la campaña manipuladora.
Y no viene mal ahora abrir un inciso para pedir se proceda a la cancelación de todas las deudas, créditos o cualquier otra figura económica que exista al respecto y que los partidos políticos tienen con las entidades financieras, pues es inmoral se regularicen préstamos de esta especie o se mantengan indefinidamente, mientras otros no pueden tener acceso ni a una pequeña ayuda; y también conviene aprovechar el momento para pedir que la financiación de las campañas electorales, de los partidos políticos en general, y también de los sindicatos, sean controlados rigurosamente por los organismos que corresponda.
Demos un salto más y enfrentémonos con otra situación en la que han de darnos pánico los de «oficio políticos», en gran número de ocasiones espontáneos, en no pocos indocumentados, que no garantizan el arte del buen gobierno por incompetencia o sectarismo. Así, es frecuente asistir asombrados al espectáculo insólito de la improvisación, a la ruptura de compromisos de Estado, a la vulneración de las leyes, al rompimiento de pactos, a no tener en cuenta lo necesario y conveniente para la buena marcha de la cosa pública, a impedir el derecho de los hombres a la libertad verdadera en aras de unos señuelos engañosos, a quebrar la armonía natural del comportamiento humano, a ensalzar lo sucio y lo degradante sobre lo correcto y lo moral, a rebajar la condición noble del individuo por bajo de las leyes que rigen incluso al reino animal, a provocar enfrentamientos innecesarios e injustificados. Espanta ver lo que dice cualquier monterilla de uno u otro sexo, asistir a la toma de decisiones sorprendentes, escuchar con asombro el talante con que se pronuncian, incluso contemplar sus caras bobaliconas o llenas de rencor, odio, desprecio y amargura aparentemente de siglos.
Tras estos razonamientos hechos con la misma simpleza que los hubiera balbucido Sancho, llegamos al corolario de que no estamos contentos, que el mundo precisa una transformación, empezando por lo más próximo, España, que cuanto más tiempo pase será más grave la enfermedad... salvo que se cumplan los pronósticos de algunos oráculos: que se está llegando a lo más hondo y por ende en no poco tiempo se ha de producir el revulsivo.
Ahí nos encontraremos.
Emilio Álvarez Frías dirige la revista de pensamiento ALTAR MAYOR
09/08/2004 19:57 Enlace permanente. Opinión

LOS OTROS (Javier Compás)

compaslosotros.jpgLOS OTROS

Como en la película de Alejandro Amenábar, hay quien vive su realidad creyendo que los extraños, los diferentes, los fantasmas, son los otros. Ellos, creyéndose amos de la casa deambulan por las estancias, creyéndose dueños de un mundo que solo existe para ellos. Atrapados en su palacio no pueden traspasar las barreras de lo que no entienden.

Muchos políticos, intelectuales, historiadores, periodistas, escritores, artistas, viven en un mundo que no solo creen que es el verdadero, sino que al quieren arrastrar a los demás, a su paraíso soñado de “democracia y libertad”.

Desde su pose de marxismo progre, viven vidas de cokteles, villas lujosas, viajes exóticos, festivales solidarios, dándose premios entre ellos y exigiendo subvenciones a cargo de los contribuyentes para mantener sus tinglados.

No se avergüenzan de los crímenes comunistas, los pasados y los presentes, pero no dudan en calificar de sanguinario fascista a cualquiera que disienta de sus ideales “progresistas”.

Hace poco veíamos las cenizas del proletario camarada Antonio Gades esparcidas por los guardianes cubanos de la revolución en esa cuna de la libertad que es Sierra Maestra.

Asistimos en estos primeros años del nuevo siglo a la conmemoración de diversos centenarios, recordando a grandes artistas y escritores, contemporáneos todos que protagonizaron una brillante etapa de la cultura española a la vez que una época convulsa en lo social y en lo político. Luis Cernuda, Alberti, el chileno Neruda, han sido y son, merecidamente, celebrados en sus centenarios como grandes figuras literarias del siglo XX.

García Lorca, Miguel Hernandez, Luis Buñuel, otros, mayores, Picasso, Antonio Machado, o incluso aún vivos, como Miguel Delibes, son citados y festejados continuamente.

¿Y los otros?, el otro Machado, Manuel, Pedro Laín Entralgo, Alvaro Cunqueiro, Gerardo Diego, Torrente Ballester, Eugenio D’Ors, Agustín de Foxá, Eduardo Marquina, José Mª Pemán, Rafael Sánchez Mazas, Dionisio Ridruejo, Luis Rosales, Rafael García Serrano, Concha Espina, Edgar Neville, Joaquín Calvo Sotelo, Cesar González Ruano, Víctor de la Serna, José María de Areilza, Julio Camba, Wenceslao Fernández Flores, Enrique Jardiel Poncela, Gómez de la Serna, Alfredo Marquerie, Leopoldo Panero, Emilio Romero, Vizcaino Casas, Azorín, José Mª Gironella, Jacinto Benavente, Alfonso Paso, Pedro Muñoz Seca, etc., etc., etc....

No solo ellos, estos otros, sacados de la lujosa casa de lo culto, intelectual, progre y moderno, vagan en pena por los jardines del olvido. Hay quien aún en vida corre a llamar a la puerta de lo políticamente correcto para no quedarse fuera de tan lujosa mansión.

En su rencorosa demencia los pater de lo verdadero, en el año Dalí, también quieren “fusilar” al genio catalán por fascista, a ese pobre gran genio que, si algo hay que achacarle es haber sido más listo que la mayoría de ellos amasando dólares.

Paz otra vez.
sobre su sien herida
verdecerá otra vez la primavera
vistiendo, al sol, sus olvidadas galas.

Y entrará toda España en nueva vida
para poder de nuevo su ribera
cuidar las rosas, olvidar las balas.

Antonio Aparicio; Recuerdo de España (fragmento).

Que así sea.

Javier Compás es escritor y empresario
09/08/2004 19:55 Enlace permanente. Opinión

PABLO NERUDA Y JACINTO BENAVENTE (José Mª García de Tuñón)

nerudaimagen.jpgPABLO NERUDA Y JACINTO BENAVENTE

No hace mucho asistíamos al homenaje -del todo merecido- que la inmensa mayoría de los medios de comunicación españoles dedicaban al centenario del nacimiento de quien sin duda fue un gran poeta. Nos estamos refiriendo a Pablo Neruda uno de los fundadores de la nueva poesía iberoamericana y del que dicen que era un poeta contemplativo, también un perezoso que guardaba en sí mismo una mala conciencia que quizás le inculcaron en la infancia y de la que no llegó a liberarse nunca.

En 1971 se le concedió el Premio Nobel de Literatura, y mucho antes, en 1953, le había sido concedido el Premio Stalin de la Paz. Este Premio, además de la Paz, y que paradójicamente lleva el nombre de uno de los hombres que menos ha hecho por la paz del mundo y que más muertos ha llevado sobre su conciencia, no ha sido recordado, hasta donde hemos podido leer, en ninguno los artículos que sobre el poeta se han escrito con motivo del centenario de su nacimiento y, muy posiblemente, porque no quisieron recordarnos uno de los Premios con mayor contrasentido que se podía conceder a un ser humano. Ahora sí, todos los rojelios, que diría Jaime Campmany, encabezados por Víctor Manuel y Ana Belén, le dedicaron lo mejor de sus canciones.

Algo que no han hecho con Jacinto Benavente que por estas fechas algunos hemos recordado el cincuenta aniversario de su muerte. Este aniversario ha pasado totalmente desapercibido para la mayoría de los medios de comunicación españoles lo que no deja de ser sorprendente que se hayan olvidado del dramaturgo Jacinto Benavente que falleció manifestando que era católico, apostólico y romano y que deseaba ser amortajado con el hábito franciscano. Muy posiblemente la catolicidad de Benavente ha sido lo que ha llevado a la mayoría de los medios impresos y a las cadenas de radio y televisión españoles, en manos de los que dicen defender la cultura cuando es mentira, a silenciar el aniversario de la muerte del autor de Los intereses creados que llegó a ser merecedor en 1922 del Premio Nobel de Literatura y hoy tan injustamente olvidado.

Indudablemente uno es libre de pensar que por encima de todo el valor informativo de ambos aniversarios ha estado en que Pablo Neruda era comunista y Jacinto Benavente no.


José Mª García de Tuñón es historiador
09/08/2004 19:53 Enlace permanente. Opinión

LA MALA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA... VASCA (Juan Pareja)

parejax.jpgEn esta pasada semana tuve el honor y el privilegio de asistir a una conferencia de Gotzone Mora, profesora de la Universidad Pública Vasca (UPV) y concejal socialista del ayuntamiento de Guecho (Vizcaya). Dicha persona vino acompañada, como lo hace TODOS los días del año, de dos personas armadas y que se dedican a escoltarla y proteger su vida. ¿Que cual es su delito? Como ya dije en mi artículo anterior, esta persona tuvo la osadía de denunciar ante la universidad y la fiscalía, las irregularidades que se cometían en los exámenes y en el proceso de estudios por parte de PRESOS de la banda terrorista ETA.

En su disertación expuso los peligros cotidianos a los que se tiene que enfrentar en su trabajo como profesora: desde asistir a clase hasta recibir en su despacho a los alumnos en horario de tutoría. Nos mostró fotos de pancartas y panfletos en el que el ilegalizado grupo juvenil "Segi", llamaba a la manifestación y a la protesta por el encarcelamiento de presos de ETA, muchos de ellos alumnos de la universidad, y en otro casos proferían amenazas contra varios profesores. Nos comento los enfrentamientos diarios con sus propios alumnos y como estos la amenazaban e insultaban. Y manifestó su indefensión ante tales hechos, por parte del rectorado, que en reiteradas ocasiones ha amenazado con retirar la cámras de seguridad que controlan el recinto, por considerar "la ilegalidad y la falta al derecho a la intimidad" que pueden suponer.

Ahondando más en su denuncia, expuso casos como el de una terrorista, actualmente encarcelada, que recibía una subvención de la UPV cuando se encontraba en la situación de busca y captura por parte de la justicia española, y que cuando fue detenida siguió recibiendo dicha ayuda para completar sus estudios. Es curioso comprobar que muchos de los presos terroristas que se encuentran en nuestras cárceles han conseguido obtener hasta dos carreras universitarias mientras permanecen en prisión. En cierta ocasión la UPV realizó un estudio sobre esta situación, incluyendo a los presos comunes, la conclusión fue que los presos comunes eran menos inteligentes que los de la banda terrorista, pues el examen de acceso a la universidad fue aprobado por el 100% de estos últimos y suspendidos en su totalidad por los presos comunes.

Otro caso que resulta llamativo son las citadas ayudas concedidas a presos y a personas en paradero desconocido. Las matrículas, los folios y el material de escritura son gratis, dos libros por cada curso que realizan tambien son gratis y el resto cuenta de libros cuenta con una subvención por la tercera parte de su coste. Los exámenes consisten en realizar ciertos trabajos de "extrema dificultad", como el de resumir los libros indicado por los profesor, y en el caso de que fuera necesario realizar un examen, no es obstaculo, pues se envía a un determinado profesor, se le pagan unas fabulosas dietas y problema resuelto: un alumno más examinado y aprobado. Pero lo más inaúdito resulta recibir una carta de ciertos alumnos encarcelados (como por ejemplo Idoya Lopez Riaño "La Tigresa"), en las que se permiten el lujo de escribir a sus profesores para indicarles las directrices sobre las materias a tratar en el curso o como van a realizar sus exámenes. Muchos creeréis que todo esto son exageraciones mías o de la delirante mente de la profesora, pero os reto a que lo comprobéis vosotros mismos, a que os personéis en la universidad y lo veáis con vuestros propios ojos, a que intentéis exponer algún tipo de conferencia en la UPV sobre valores democráticos, sobre el espíritu nacional o la unión de España, contra el fin de ETA o contra la violencia en las vascongadas. Éste sería un buen ejercicio de sanidad mental y que os ayudaría a comprender un poco mejor la situación de las vascongadas y el clima asfixiante que se respira aquí. Por que a pesar de lo que la gente cree lo peor de las vascongadas no son los atentados ni la Kale Borroka, es el día a día, es el no poder exponer libremente tus ideas en un bar con tu cuadrilla, el tener que esconder tu profesión a tus vecinos, o incluso tener que desconfiar de ellos, el tener que esperar a tus escoltas para poder salir de casa.

Lo que más preocupa de todo este asunto es la indolencia que muestran tanto los alumnos de la propia UPV como el resto de la comunidad universitaria vasca y española. Parece que sólo se acuerdan de las víctimas en el momento del atentado, en esos mágicos y trágicos instantes en los que uno se impregna de la justa y colectiva indignación y rabia. En esas horas en las que uno deja de convertirse en un individuo y forma parte de esa gran masa de la sociedad que ha sido ultrajada y que está dolida por la pérdida de una vida humana. Pero todo eso desaparece al día siguiente, o a la semana siguiente, o como mucho al mes siguiente. Un buen día se levantan y todas esas emociones han desaparecido, se dedican a sus vidas cotidianas y todas esas emociones se almacenan en el baúl de los recuerdos, en algún lugar de la memoria, en ese lugar al que acuden cuando necesitan saber y reafirmarse en que un día ellos fueron solidarios.

Mientras todo esto sucede, un puñado de mujeres y hombre valientes se dedican a sobrevivir en sus días "normales", muchos de ellos con la ayuda de escoltas, pero cayendo casi a diario en la irresponsabilidad e irracionalidad de seguir denunciando que en la universidad vasca hay alumnos de primera y alumnos de segunda clase, en que muchos profesores sucumben ante la presión del chantaje o son directamente complices del mismo, en que dichos profesores cometen irregularidades por la extremada afinidad y connivencia con los presos y con los estudiantes radicales, con los que cohabitan a diario por los pasillos de la universidad. Hace no muchos meses fue uno de los titulares más destacados en prensa, que un preso etarra fue conducido desde la cárcel en la que se encontraba cumpliendo condena hasta la UPV, para poder examinarse en la oposición para obtener un plaza de profesor titular en la misma universidad. Esta persona al igual que el resto de los presos que se están sacandonse no una, sino hasta dos carreras, ¿Que creeis que haran cuando salgan de la cárcel?, ¿donde creeis que trabajarán?, y ¿a quienes creeis que enseñaran?. De este modo se vuelve a completar el circulo de la enseñanza y vuelve a enquistarse el problema de la educación. Recientemente el PSE-EE (partido socialista de euskadi) presentó una propuesta aprobada por el resto de partido (excepto el PP) en el que se instaba al gobierno a que permitiera el estudio de carreras universitarias, a presos etarras, en la UPV, que no se encontran dentro del catalogo de estudios de la UNED. ¿En que situación quedan ahora los vascos que quieran estudiar una carrera universitaria y por motivos laborales (por ejemplo) se vean obligados a tener que realizarlo a través de la UNED?, ¿podrán ellos acceder en igualdad de condiciones que los presos etarras a las carreras de la UPV?

Personas más sabias que yo han analizado el tema de la transferencias de ciertas competencias a las diferentes comunidades autónomas, y han llegado a la misma conclusión: "La transferencia de determinadas competencias debilita al Estado, pues las autonomías no tiene la capacidad de sacar el máximo provecho a las mismas". El ejemplo es muy claro, la transferencia de la Educación a las diferentes automías ha provocado que cada una de ellas adapte y supedite su modelo de educación, al interés colectivo de su región y de su futura politica autonómica. Utilizando como herramientas la exclusión selectiva de ciertas materias y la alteración de ciertos contenidos, esto provoca un detrimento en el nivel colectivo de la educación no sólo a nivel autonómico sino a nivel estatal.

Las Universidades siempre fueron un foro de librepensadores en el que todas las ideas tenían cabida, y en el que siempre ha destacado el progresismo que ha servido de impulso para el avance de las sociedades modernas. Con las actuales políticas de educación parece que la comunidad universitaria ha perdido esa fuerza y adolece de una falta de liderazgo intelectual preocupante, al encontrarse aislados los nucleos universitarios unos de otros, y convertirse en impermeables centros de pensamiento regional y/o provincial. El día en que se abran la exclusas entre dichos núcleos y cedan los tabiques del regionalismo serán los mismos estudiantes y profesores los que pongan orden es sus centros, mientras en "Euskadi" tendremos que soportar aislados y sin ayuda los excesos de la mala educaión universitaria.... vasca.

Juan Pareja es especialista sobre la cuestión vasca
09/08/2004 19:50 Enlace permanente. Opinión

Y AL SUR LA VERGÜENZA DE GIBRALTAR (Carlos León Roch)

gibraltarx.jpgMuchos niños de mi generación aprendimos los límites geográficos de España con ese lamento final. Medio siglo después los límites son los mismos, la vergüenza mayor. Porque ahora se cumplen trescientos años desde que la bandera de la "pérfida Albión" -como certeramente la llamó D.Matías Prats, padre- preside La Roca, como los británicos llaman a esa "piedra en el zapato de los españoles".
Tres siglos en que monarquías de varias dinastías, repúblicas de diferentes signos, dictaduras militares o del proletariado, organizaciones nacionales o internacionales, acuerdos de la ONU, gentes de derechas y de izquierdas, paisanos y militares, por las buenas o por las malas, con bombardeos, con cercos…, con todo España no ha podido recuperar lo que le fue arrebatado con traición, y que a lo largo de estos siglos ha ido ampliando con engaños y abuso de su poderío.
Pero si la Historia –inamovible-es esa, y nadie puede asegurar el éxito o la victoria en cualquier clase de enfrentamiento, lo que en esta hora del siglo XXI resulta desolador es el silencio, la sumisión y el conformismo con los que nuestra sociedad, nuestros gobiernos y nuestro Estado asumen una de las más humillantes y anacrónicas situaciones de la convivencia internacional.
La sumisión y la vergüenza de Gibraltar, en el velado silencio que ahora le rodea, es señalado brillantemente por Luis Delgado en su emotivo libro "Operación 2001,Gibraltar Español" cuando cita a Francois Mitterand, el presidente francés, que en 1.992 reconocía "…que es un tema que, por simple pudor, se evita en cualquier reunión de la Comunidad Europea".
Ese pudor, esa mirada desviada, ese silencio cómplice, no solo afecta ya a las naciones vecinas y amigas de Europa y del Reino Unido, a los Comités de Descolonización de la ONU, a los conmilitones de la OTAN sino que ha contagiado a muchos de nuestros políticos. El tono "bajito" de protesta ante la prepotente y reiterada presencia de buques de guerra de peligrosa dotación nuclear, las visitas de la poco ejemplarizante familia real inglesa o de los ministros del gobierno de su graciosa majestad, solo pretende cumplir un mero acto de protocolo diplomático, sin molestar demasiado. Las propias migajas que el contrabando, el blanqueo de dinero y la empresas de dudosa actividad dejan en algunos colectivos de españolitos en el ámbito colonial (porteadores, pacotilleros…) permiten a políticos locales o autonómicos reclamar al gobierno de la nación "más tacto y suavidad" en el trato con los llanitos…
La humillación y la vergüenza avanzan.
Los que de niños soñábamos con nuestros valientes soldados asaltando las escarpadas laderas mientras poderosos buques de la Flota bloqueaban y bombardeaban sin cesar el puerto, y nuestras escuadrillas atacaban el usurpado aeropuerto, sabemos que una acción militar es inimaginable, por múltiples motivos…salvo precisamente –en estúpida paradoja- para defender la inicua bandera de la Jack Union ante un hipotético ataque de un tercer país, obligados por nuestra humillada adhesión a la OTAN , con un socio que te coloniza.
Pero frente a nuevas "trampas saduceas" como la de la inadmisible soberanía compartida, la integración europea permite una salida airosa, imaginativa, brillante, con perspectivas de un futuro prometedor que satisfaga a británicos, españoles llanitos…y a europeos en general.
Se propone que el Reino Unido renuncie a la soberanía en Gibraltar, que España renuncie asimismo a recuperar la usurpada colonia, y que los gibraltareños renuncien tanto a su condición de súbditos británicos como a la aspiración de autogobierno o independencia. Todos renunciarían en favor de la Unión Europea, que dispondría así de un territorio de titularidad propiamente europea, de soberanía total. Un territorio propio, infante de una naciente e ilusionada unidad política europea, con unos 30.000 habitantes (los "llanitos") de nacionalidad estrictamente europea. Y su posible capital.
Una propuesta sugerente para resolver tres siglos de desidia y humillación.
Y en lo alto del Peñón una bandera de todos.
Azul.

Carlos León Roch es médico.
09/08/2004 19:47 Enlace permanente. Opinión

RAFAEL IBÁÑEZ HERNÁNDEZ (José Manuel Cansino)

librosgs.jpgCon un soberbio estudio introductorio sobre el autor y su obra, la editorial Actas acaba de publicar una nueva edición de "La fiel infantería" de Rafael García Serrano, egregio representante del prosismo español y de los literatos "azules".
Tan relegado ahora como Lorca durante el franquismo, leer a García Serrano sin frecuentar las librerías de viejos, no es fácil. La censura en este tiempo mediático poco tiene que ver con los Camilo J. Cela de antes y mucho con el reparto de subvenciones oficiales a una industria, la editorial, que intenta supervivir en estos años en los que se lee poco, lo que no quita para que la censura sea también eficaz.
La primera vez que cayó un libro de Rafael García Serrano en mis manos fue gracias a la Fundación Cultural San Fernando (de la que poco más que su nombre conozco) en la Asamblea Constituyente de la Plataforma 2003. Esta Fundación había editado en 1995 (sin parquedad de erratas) "Eugenio o la proclamación de la primavera" junto con el "San Jorge o la política del dragón" del también falangista, Angel María Pascual. Después vino la edición de la misma obra de ENR con prólogo de su hijo Eduardo; excelente periodista o comunicador. El acto de presentación de esta obra en Sevilla acogido por la Asociación ADEMÁN es difícil de olvidar.
Volví a encontrarme con Rafael García Serrano con la selección de los mejores títulos del siglo XX realizada por el periódico El Mundo. En esta ocasión fue "Plaza del Castillo" el título elegido; el mismo que repitió luego y de la misma forma el diario El Correo de Andalucía propiedad del grupo Prisa (sic).
La literatura bélica, las tres obras citadas lo son, es difícil entenderla sin su contexto y más aún en la sociedad de convencional pacifismo que nos circunda. Por eso, el estudio introductorio de "La fiel infantería" es el preparatorio perfecto para saborear tras él, la novela. Rafael Ibáñez Hernández es su responsable y también lo es de la colección "post nubila" de la editorial Actas; una empresa sólida que dirige Luís Valiente.
Rafael Ibáñez, historiador ejerciente que lo hace a quemarropa sin el placet de Javier Tussel, inicia esta aventura editorial con el aval robusto de obras anteriores como "Europa en el pensamiento joseantoniano" (Ed. Editor 3, 1986), "Estudio y acción: La Falange fundacional a la luz del diario de Alejandro Salazar" (Ed. Barbarroja, 1993) y "Escritores en las trincheras" (Ed. Barbarroja, 1989), escrita al alimón con Carlos Caballero. Ambos autores han visitado la Universidad de Sevilla en los dos últimos años, dictando sendas conferencias memorables al calor de la filmografía azul y el regreso de los prisioneros de la División Azul ante un público mayoritariamente desconocedor de la materia, que abarrotaba el Aula Magna de la Facultad de Geografía e Historia invitado por José Bernárdez, organizador de las jornadas.
He tenido oportunidad de trabajar junto a Rafael Ibáñez en "José Antonio y la Economía" (Juan Velarde. Coord. Grafite Ediciones, 2004). Su minuciosidad es tan extrema como su rigor.
A Rafael Ibáñez le quedan algunos retos inmediatos cuya culminación esperamos impacientes. Uno es la publicación de su tesis doctoral sobre la prensa en el movimiento nacionasindicalista de la preguerra. El segundo es la esperada edición de las obras completas de José Antonio Primo de Rivera. Otros proyectos como el estudio del movimiento nacionalsindicalista en la Transición o la biografía novelada del coronel Antonio Lucena -último falangista superviviente de la Galería de presos políticos de la Cárcel Modelo de Madrid en 1936- tendrán que esperar un poco más.
Este alto madrileño, que investiga con la humildad del sabio y escribe con la claridad del maestro, está llamado a entrar en la casa del gran público por derecho propio.

José Manuel Cansino es profesor universitario
22/07/2004 19:48 Enlace permanente. Opinión

LOS PAPELES DE SALAMANCA (Pío Moa)

salamanca.jpgLOS PAPELES DE SALAMANCA

Ha surgido en torno al archivo de Salamanca la enésima polémica con la consiguiente dificultad de entenderse, porque se hablan idiomas diferentes. Pedro Schwartz ha argüido que el archivo debe conservarse tal cual, argumentando la necesidad de superar de una vez la guerra civil. Argumento bien intencionado, pero poco efectivo, porque el nacionalismo catalán, como la izquierda, ha decidido hace mucho no superar la guerra, sino vencer en ella a cualquier precio, derrotar finalmente a Franco. La pretensión es absurda, pero les empuja a mantener la llaga indefinidamente abierta.
Una demostración la tenemos en la réplica del intelectual nacionalista Borja de Riquer a Schwartz: para él la superación de la guerra consiste, en todo caso, en la disgregación del archivo mediante la vuelta a Barcelona de una parte de él. En su opinión se trata de una cuestión de “ética”, de “justicia democrática”, y no de nacionalismos. A su juicio, los papeles del archivo proceden de un “expolio”, por lo cual, se pregunta retóricamente: “¿Perpetuar unas expoliación política, darla por buena, es un signo de reconciliación? (…) Mal servicio se hace a la democracia si con el pretexto de una supuesta “superación” de la Guerra Civil mantenemos y damos por buenos los actos violentos y las disposiciones represivas de la dictadura franquista”.
¿Fue un expolio la requisa de los archivos de la Generalidad por los vencidos? Puede decirse que sí, claro, viene a ser algo parecido a un botín de guerra. Pero ¿es que sólo los franquistas cometieron expolios y requisas, actos violentos y disposiciones represivas? Ni mucho menos. Si en algo destacó la Generalidad presidida por Companys fue, desde 1934, en actos violentos, disposiciones represivas y expolios. En eso se pareció al franquismo, con el agravante de que éste no tiene en su haber el cúmulo de destrucciones del patrimonio cultural que hubo en Cataluña bajo el poder de la izquierda. Una gran parte de los expolios de la Generalidad, incluyendo archivos y bienes muy diversos fue reparada, otra no, desapareció para siempre, como ocurrió en el resto de España; y buena parte de lo destruido fue reconstruido por el franquismo, pero tampoco todo pudo serlo.
¿Qué le parece al señor Borja de Riquer? ¿Hacemos un mal servicio a la democracia si damos por buenos esos actos violentos y disposiciones represivas de la Generalidad? Pues de lo que se trata es de esto, de darlos por buenos porque, supuestamente, se cometieron en defensa de la democracia. Una democracia bajo la protección de Stalin y protagonizada, nos quieren hacer creer, por los autores del intento de guerra civil del 34, por los marxistas y anarquistas, y por los republicanos que en 1933 replicaron con intentos de golpe de estado a la victoria electoral de la derecha. Una larguísima e intensísima propaganda ha hecho comulgar a demasiada gente con tales ruedas de molino, pero ya va siendo hora, también de “superarlas”. Dar por buenos estos hechos, o los del bando contrario, no es hacer un servicio a la democracia, desde luego, pero pasarse la vida exigiendo reparaciones por ellos, renovando los odios y desvirtuando de paso la historia, sí que es hacerle un pésimo servicio. Es, literalmente, sabotear la convivencia democrática que se asentó, no en el olvido, como a veces se pretende, sino en algo así como el perdón mutuo, perdón que una de las partes, y a mi juicio la más culpable, no acaba de conceder. ¿Es un signo de reconciliación cesar en estas rencorosas reclamaciones? Pues yo creo que sí, y que sólo debe volverse sobre ellas si la fraseología victimista persiste en recordar, y obligar institucionalmente a que se recuerden, sólo los desmanes de una de las partes.
El archivo de Salamanca, fuera cual fuera su origen (hay en el mundo muchos archivos y bibliotecas de procedencia irregular) es hoy un archivo muy valioso, en expansión, y de enorme interés para los estudiosos de la guerra civil. Atacarlo como hacen los nacionalistas sólo puede calificarse como ruindad y, desde luego, en nada contribuye a la reconciliación ni a la democracia.
La base de todo ello ya la expuso Tusell con la torpeza que le caracteriza, y aparece de nuevo en Riquer de manera más disimulada. Según los nacionalistas, la guerra fue de España, o de una parte de España, contra Cataluña, y por ello piden “reparaciones”. La realidad es que la guerra civil lo fue en Cataluña exactamente igual que en el resto del país.

Pío Moa es historiador y ensayista.
22/07/2004 14:37 Enlace permanente. Opinión

GIBRALTAR Y LA JUNTA DE ANDALUCÍA (Miguel Ángel Loma)

gibraltar.jpgGibraltar y la Junta de Andalucía
Hace ahora justo un año, Alfonso Perales, entonces Consejero de Gobernación de la Junta de Andalucía, publicaba en las páginas de ABC de Sevilla un artículo titulado «Gibraltar y Andalucía», en el que ponía a parir al Gobierno del PP por la supuesta dureza de la política seguida hasta ese momento respecto a Gibraltar. Recriminaba Perales a los populares y desde una clarividencia «brujalolística» auguraba mejores tiempos para nuestras relaciones con los hijos de la Roca, si el gobierno de España tomaba como modelo otro tipo de política: «una política de proximidad y buena vecindad similar a la realizada por la Junta de Andalucía en los últimos años». Y concluía diciendo que «Los gibraltareños necesitan guiños que posibiliten un acercamiento real..., que animen a los habitantes de la Roca a sentirse cada vez más cerca de quienes estamos al otro lado de la verja».
Al hilo de aquel artículo escribí un pequeño comentario (publicado también en ABC como Carta al Director) donde preguntaba cuáles eran los frutos que Andalucía había obtenido de esa política de guiños y buena vecindad que invocaba el Sr. Perales, porque me parecía que tal actitud sólo había servido para el exclusivo beneficio de los oscuros negocios gibraltareños que, además de encastillarse en sus privilegiadas posiciones, habían aprovechado para aparcarnos un submarino atómico averiado en nuestras aguas. También preguntaba si formaría parte de esa política de guiños los anuncios que emitía Canal Sur TV fomentando el turismo a Gibraltar.
Hace ahora justo un año de aquello, pero hay que ver cómo han cambiado las cosas, y qué visión de futuro tenía don Alfonso Perales. En efecto, ya percibimos los frutos de la política de buen rollito sembrada por la Junta de Andalucía en Gibraltar; ya no nos traen como antaño el infatigable submarino averiado invocando urgentes reparaciones, sino que simplemente nos lo acercan como gesto de buena vecindad para que observemos las maravillas de su técnica, mientras los miembros de su tripulación se solazan alborozados por la Costa del Sol. Es lo que tiene la política de guiños: que después de tanto guiño y tanto guiño, uno acaba cogiéndole gustito a la cosa y al final hasta se agradece sentir el dulce aliento de Peter Caruana en nuestras nucas (por no referirme a otro contacto, algo más tropical, al que me conduce directamente la consonancia de su apellido).

Miguel Ángel Loma es abogado.
22/07/2004 13:47 Enlace permanente. Opinión

LA MALA EDUCACIÓN... VASCA (Juan Pareja)

pareja.gifLA MALA EDUCACION... VASCA

Desde siempre y en todos los sistemas políticos autoritarios o democráticos, una de las piezas claves para que dichos sistema puedan perdurar a lo largo del tiempo ha sido el control del sistema educativo de la sociedad. Este control permite filtrar la cantidad y la calidad de la información que se quiere hacer llegar a las futuras generaciones... de votantes. Sin embargo durante estos primero 25 años de nuestra democracia, se ha descuidado enormemente este aspecto, tanto que uno de las primeras consecuencias ha sido el desapego hacia los sentimientos y objetos patrios (bandera, himno, concepto de ser español, etc...). Esta primera consecuencia tambien se puede achacar a la forma de aplicar el sistema educativo durante tiempos anteriores, con lo que se crea una serie de aversiones y odios reprimidos que perduran hoy en día.

Tras estas premisas quiero enfocar el problema de la educación pero en la comunidad autónoma vasca. En esta singular comunidad autónoma se ha evidenciado y exponenciado lo que supone dejar un tema tan serio en manos de unos irresponsables como los nacionalistas. Desde que tomaron el control de las instituciones se ha venido produciendo un cambio similar al ocurrido en Cataluña, con la salvedad que aquí el caracter vasco impide que dichos cambios se hagan de manera sibilina y paulatinamente, es decir, a la catalana. En el norte todo tiene que ser a las bravas, se hace aunque la gente no esté de acuerdo, pero siempre y cuando los afectados no sean nacionalistas. Al igual que en el gobierno de España, en la comunidad funciona un tripartito dispuesto a pactar con quien sea necesario y a costa de vender el alma al diablo si fuese necesario. El parlamento vasco a pesar de incumplir reiteradamente las sentencias de cualquier tribunal español, mantiene en sus escaños a los encubridores de lo asesinos (HB, Batasuna, HZ o como quiera que se llamen ahora) y seguirán allí hasta que las urnas les echen. Este es el ejemplo más claro de la mala educación vasca: Utilizando el anterior ejemplo, si una sentencia afecta negativamente contra la identidad vasca o su independencia, se rechaza, se recurre y no se tiene en cuenta, en cambio si dicha sentencia es favorable para sus intereses.

Como llevo repitiendo desde el principio, casi todos los problemas que se dan en el norte, son debidos en un gran porcentaje al tipo de educación recibido. Que las ikastolas son un nido y criaderos de futuros abertzales, es de sobra conocido por todos, pero lo que es desconocido por el público el nivel de peligro que corren los chavales que son llevados allí por sus padres, a sabiendas. Para empezar podríamos afirmar que un 80% o más de los profesores que allí enseñan el euskera, tiene trato con familiares de presos etarras o visitan a los mismos en sus respectivas cárceles. Sabiendo como son los profesores imaginad como pueden ser las clases, o como son los ejemplos que utilizan en sus clases (frases tipo: En la manifestación del sábado me encontré con muchos amigos de la cuadrilla). Otra de las prácticas usuales consiste en que cada uno hable de su trabajo diario y de la gente con la que se relaciona, aunque mi técnica de aprendizaje favorita es el juego en el que le das tu cartera o tu DNI a un compañero de clase y éste traduce tus datos, o donde vives, o quienes son tus padres, etc, etc, etc...Algunos creeran que esto es una invención mía, pero esto que digo está extraido de una de las clases que allí se dieron y que le costó a un guardia civil el tener que dejar de asistir a la ikastola, pese a que quería aprender euskera porque su mujer es vasca.

Pero estos ejemplos son demasiados evidentes y claros, buceemos un poco por los grisaceos terrenos del, mal llamado, nacionalismo moderado. En estos terrenos es muy fácil perderse en el sentimiento de "estos no apoyan a los terroristas" o de "estos por lo menos son demócratas". Que me podeis de decir de unos padres de origen burgalés o cántabro (por poner los más cercanos a los vascos), que por motivos de trabajo se tengan que venir a vivir a Bilbao (y no quiero referirme exclusivamente a funcionarios del estado) y que por el simple hecho de no poder pagarse un colegio privado o concertado, obliguen a su hijo a estudiar euskera. Pues sí señores míos, esto sucede en España, los niños son obligados a estudiar euskera, pese a no ser su lengua materna, en los modelos B y D. Imaginaos lo que tiene que ser para un padre, que está intentado acomodar a su familia en una comunidad totalmente distinta a la suya, en cuanto a tradiciones, costumbres, habitos, etc, el tener la urgencia de inscribir a su hijo en el modelo A (todas las asignaturas se dan en castellano) y que te digan que no puede ser, con la excusa de que hay muy pocos alumnos que solicitan ese modelo, y que por lo tanto tendrán que acomodarlo a uno de los otros modelos.

Y esto sólo en cuanta a la educación obligatoria, porque si hablamos de la educación universitaria, entonces no se si echarme a reír, llorar o morirme de miedo. Recientemente ha saltado a los medios de comunicación el caso de Gotzone Mora, socialista de siempre y profesora de la UPV amenazada por ETA. Gotzone criticó duramente a su propio partido por permitir que a los presos etarras se les concediera la posibilidad de poder estudiar, en la misma universidad en la que ella imparte sus clases. Ante las protestas de la profesora ante el Decano de la UPV, la respuesta consistió en que si ella seguía dando clases, se verían obligados a desconectar las cámaras de seguridad. También son anécdotas los alumnos que en clases de historia se encaraban con sus profesores porque no les gustaba la versión que éstos contaban, o los que simplemente acudían para reventar las clases por el simple hecho de que el profesor perteneciera a un determinado partido político.

Todos estos ejemplos son parte del mismo problema, el control de la educación, que es el motor de las nuevas generaciones, y quien controla ese motor es el que decide como será el futuro. Aún con toda esta problemática hay un aspecto más a tener en cuenta y es la educación por parte de los padres. En este nuevo siglo nos hemos acostumbrado a que a los niños los eduque el colegio, y nos olvidamos que es una de nuestras obligaciones. Es una gran responsabilidad la que tenemos los padres de educar a nuestros hijos y pese a que durante una parte del día desconozcamos en manos de quienes se encuentran, cuando llegan a casa es nuestro deber llevarles por la senda correcta y continuar su formación. Aún cuando terminasemos con el terrorismo, todavía nos quedaría por resolver durante varias generaciones la mala educación vasca.

Juan Pareja es especialista en asuntos relacionados con la Benemérita y la cuestión vasca.
22/07/2004 13:56 Enlace permanente. Opinión

EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS (Javier Compás)

poetasmuertos.gifEL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS

Recientemente se han reunido en Sevilla cuatro personajes políticos de cierto relieve para reivindicar la importancia de Andalucía como comunidad histórica ¿? y que no se quede atrás en afanes nacionalistas con respecto a Cataluña, Vascongadas y Galicia. Concretamente uno de ellos, el militante del PSOE Rafael Escuredo, ha llegado a decir que “Andalucía está por encima de los partidos políticos”, ¿se imaginan que hubiese dicho que España está por encima de los partidos políticos?, la lluvia de acusaciones de fascista, franquista, y mil cosas más que le hubiesen caído encima al Sr. Escuredo hubiese sido de aúpa.
Compañeros de este mosquetero de la política han sido Manuel Clavero, Alejandro Rojas Marcos y Manuel Pimentel, un cuarteto de vencedores como pueden comprobar.
La foto que ilustra la noticia en el diario ABC es muy ilustrativa, se ve al Sr. Pimentel como con un gesto contenido de no saber exactamente donde está pero con el animo de salir en alguna foto medianamente grande. En cambio al Sr. Roja Marcos se le ve ese aire de aquí estoy yo, en un fregado más, a ver que pesco y procurando no caerse del candelero a pesar de lo que sea. Clavero tiene una digna imagen de “bueno aquí estoy otra vez porque me han llamado estos señores tan simpáticos a ver si le doy un poco de nivel a la reunión”. Y el Sr. Escuredo en su relajado papel de ex-presidente, “yo ya lo he sido todo pero aquí estoy por la causa”. Lastima que sea una causa que no le interesa a casi nadie.
Estos descartes políticos quizás, al calor del rovirismo, hayan visto un flanco por donde colarse de nuevo en la primera fila de la política andaluza, pero, aparte de la poca cuenta que la ciudadanía les va a prestar, ya se encargaran sus “compañeros” del PP y del PSOE, en boicotear su iniciativa, con el coro acompañante de IU y el mermado PA.
Nada más se supo del fracasado Foro de Pimentel, que se apunta a un nuevo carro de perdedores.
Clavero y Escuredo tal vez hayan tirado de su andalucismo para salir de nuevo a la palestra, o tal vez sientan nostalgia de otros tiempos en los que eran algo en la política nacional.
Lo de Rojas Marcos ya es de risa, o lo sería de no ser por los millones que nos cuesta a los contribuyentes cada vez que se le ocurre una parida y le hacen caso. Lo de este hombre es digno de admiración, su habilidad de supervivencia y sentido del lucro es para ser estudiado en la historia de la política local.
En fin, esto no es más que otro episodio de la sinrazón en la que se ha convertido la partitocracia que padecemos, que sería risible si no nos estuviéramos jugando la integridad de la verdadera y única patria, nación, que existe y que se llama España. Lastima que sean tan pocos y con tan poca voz los que de verdad defienden España, lastima que estas voluntades no se encaucen en la defensa de la unidad y el progreso de nuestra pobre patria.
Todos estos personajes que pugnan por poner una región por encima de otra, que luchan por privilegios locales, que aspiran a ser cabeza de ratón porque no tienen talla ni moral ni para estar en el culo del león, serian dignos de ser llamados en cualquier otro momento de nuestra historia donde la dignidad, el honor, la lealtad y el patriotismo aún significaran algo, simplemente traidores.

Javier Compás es escritor y empresario.
22/07/2004 13:35 Enlace permanente. Opinión

SOBRE EL PATRIOTISMO SOCIAL (José Manuel Cansino)

patriotismosocial.jpgSOBRE EL PATRIOTISMO SOCIAL.

El profesor Antonio Brea se ha unido, en una serie de artículos publicados en lanoticiadigital.com, a los analistas políticos convencidos de que no hay espacio electoral relevante a la derecha del Partido Popular.
Los resultados de los últimos comicios europeos parecen sostener su razonamiento. Sin duda, se trata de un análisis que sólo puede objetarse por el minoritario conocimiento que los electores tienen de las opciones que, implícita o explícitamente, reivindican ese espacio ideológico. Pero, incluso imaginando una situación tan forzada como la del conocimiento perfecto por los electores del menú político completo, aun estaría por resolver el crédito político de estos partidos. En definitiva, habría que determinar la confianza que inspiran a los votantes o la influencia política que pueden desplegar a partir de los sufragios obtenidos.
El voto a estas opciones es arriesgado; no cabe duda. Si, además, el electorado diana es de extracción política conservadora, la consecuencia es un previsible mal resultado que, para mayor referencia, viene avalado por cada refrendo. La sentencia de Joan María Thomas "tu aplauso para Blas Piñar, tu voto para Alianza Popular", retrata bien a las claras el comportamiento en las urnas del electorado conservador según este profesor de la Universidad Rovira i Virgil.
La aversión al riesgo electoral de los votantes conservadores encuentra, adicionalmente, legitimidad moral en la preferencia de la Iglesia Católica por la opción política que representa al "mal menor". Así, para la Conferencia Episcopal Española, es preferible votar a candidaturas inocuas al statu quo abortista, que hacerlo a candidaturas pro-vida sin apenas respaldo electoral. Francisco Díaz hizo, en su día, un excelente análisis de la cuestión publicado en la edición digital del periódico FE que dirigía Miguel Angel Loma. Naturalmente, lo escrito sobre el aborto es válido para la actual legislación pro-homosexual.
Es importante señalar, sin embargo, que el vínculo entre el conservantismo español y el magisterio eclesiástico católico habrá de revisarse profundamente en unos pocos años. La influencia actual de los ministros de la Iglesia en poco se parece a aquella que temían en los años 30 del siglo XX, Margarita Nelken y Victoria Kent (hoy referentes del feminismo de "este país"), tan contrarias al voto femenino por razón de esa influencia.
A medida que avanza el totalitarismo laico, va quedando espacio para un conservantismo político de raíz fundamentalmente económica, sin apenas referencia moral. Esto y no otra cosa, explica buena parte de la proyección electoral de nuevas formaciones políticas europeas que, en clave política española, estarían a la derecha del PP, si bien más en su discurso que en la extracción de sus votantes.
El análisis del profesor Brea se distancia, a nuestro parecer, del de otro cualificado observador político, el profesor José Luís Orella. Este último explicaba parcialmente el minutodigital.com el nacimiento de una derecha alternativa, sobre la base de una sociedad postindustrial en busca de un referente moral.
En nuestra opinión, la emergencia de estos "outsiders" políticos (inaceptables para los tolerantes profesionales), tiene una raíz eminentemente hedonista que va más allá de la reivindicación de la identidad colectiva como idea fuerza preminente. No obstante, el éxito se debe a la vinculación programática de ambos vectores políticos. Un vínculo exitoso del que el componente moral sólo es un barniz conveniente y cada vez más tenue.
Naturalmente, repensada la oferta electoral y redefinido el público diana aun quedaría la necesidad de una maquinaria electoral hoy inimaginable, sobre un líder mediático inédito para, finalmente, romper la barrera D´Hônt anti-minorías.
Es tiempo, a nuestro juicio, para la definición de la oferta electoral y el estudio de la mejor estrategia de comunicación hacia el electorado diana. Para la primera tarea, el profesor Brea apunta un concepto que yo, particularmente suscribo: el patriotismo social.

José Manuel Cansino es Profesor de Universidad.
22/07/2004 13:33 Enlace permanente. Opinión

RESERVA MILITAR VOLUNTARIA. PRIMEROS PASOS (Francisco de Otazú)

otazu.gifRESERVA MILITAR VOLUNTARIA. PRIMEROS PASOS.

Ha comenzado este año el programa de la Reserva Militar Voluntaria, un tímido ensayo de lo que ha de llegar a ser como fuente de recursos humanos cualificados, disponibles si se necesitan y no gravosos en otro caso para el exiguo presupuesto de Defensa. Se trata de ponerse a la altura de otras naciones de Occidente, en las que hay un segundo escalón de fuerza, complementario al profesional y permanente, que puede llegar en tiempo de paz a un cifra del 50% de los efectivos de las FAS tradicionales. En el 2004 han entrado dos pequeñas tandas que suman 3000 “hombres” (término tradicional que también hay mujeres), y la idea es que se vayan duplicando cada año hasta un ideal de 60.000 efectivos. Para ello ha de tener éxito la idea, tener la publicidad de la que ha carecido, la colaboración de los empresarios y las administraciones civiles para sufrir el “hurto” periódico de sus empleados, y cambiar la mentalidad acomplejada ante lo militar de amplias capas de la sociedad española. La ausencia de la Bandera y de todo lo castrense, incluida la clandestinidad de los uniformes, son una singularidad de la España actual. La Reserva tiene en otras naciones también una función de vinculación social nada despreciable.
Dado que se planteó a partir de las especialidades profesionales, no respondían a la tradicional pirámide jerárquica castrense, si no que, grosso modo, 1/5 serían oficiales, 1/5 suboficiales, y 3/5 tropa. Se respetará el grado de quienes lo haya ostentado en servicio anterior. No es un cuerpo, al estilo de la Guardia Nacional yanqui, si no un sistema de refuerzo y apoyo a todos los cuerpos de los tres ejércitos. Ahora mismo, a la espera de las presiones de las asociaciones de “ex”, sólo no se admiten reservistas en legión, boinas verdes y “paracas”. Se trata de unos compromisos por tres años, que salvo excepción y misiones en el extranjero se concretarán en una corta fase de instrucción y un mes al año de servicio, en los que los reservistas nos obligaremos a ser militares durante ese periodo de activación, y seguiremos siendo civiles el resto del año. Las pruebas médicas no son severas, psicotécnico y revisión como a los soldados normales, y las físicas no existen se puede entrar con 50 años!. Se han valorado los estudios, la experiencia militar y el CV profesional. Para tropa se pide el graduado escolar. Para suboficial el mínimo es bachiller o FP equivalente. Para alférez, al menos diplomatura universitaria. La Ley del 18 de mayo 17/1999 establece el reglamento, al que hay que añadir la convocatoria en cada caso, que puede cambiar el perfil buscado. Cualquier duda sobre todo esto puede dirigirse, además de a la delegación de defensa, (antes gobierno militar) de cada provincia, a las webs:

http://www.unamu.org/ (asocia oficiales y sargentos de complemento)
www.boinasverdes.org (los exguerrilleros ofrecen la ley y reenvían a todo tipo de webs especializadas por cuerpos)
http://foroplus.net/forosm/reservistas/form.cgi (el medio más especializado, pueden hacerse todo tipo de consultas)

Y a la dirección del firmante

otazu@latinmail.com

Francisco de Otazú es educador y sindicalista.
22/07/2004 13:30 Enlace permanente. Opinión

LEALTAD (Adolfo Moncada)

lealtadimagen.jpgLEALTAD

Buena parte de los colaboradores de esta publicación, pertenecemos a una generación de adolescentes y jóvenes soñadores de los años 70 y 80, que ante los primeros y evidentes signos de la descomposición que sufre no sólo España, sino el mundo occidental, miramos hacia atrás buscando fuentes de inspiración en otra generación de adolescentes y jóvenes como nosotros, que medio siglo atrás, lo habían entregado todo, incluso la propia vida, en defensa de una idea de España cargada de nobleza, retorno a la auténtica Tradición y proyección revolucionaria hacia el Futuro.
De nuestra generación, mucho más numerosa de lo que hoy se recuerda, poco ha quedado. La mayor parte de nuestros compañeros de aquel tiempo e ideales se han acomodado a la realidad circundante, y han llegado en muchos casos a inventar nuevos discursos justificativos de su falta de lealtad.
No importa, para aquellos que la Lealtad es un fundamento de vida, la defección, en todos los órdenes de la vida, de aquellos en los que más confiábamos, nos duele, pero al mismo tiempo nos fortalece en el día a día de nuestro camino cotidiano.
Por eso, dos veces al mes, te ofrecemos estas líneas a través de los nuevos cauces que la técnica nos ofrece, con la misma ilusión, que un día, que parece lejano, sembrábamos con ilusión adolescente las calles de nuestras ciudades de carteles y panfletos, con los símbolos de la España mejor.
Adolfo Moncada es sindicalista y colaborador en diversas publicaciones culturales.
02/07/2004 13:27 Enlace permanente. Opinión

LA NOTICIA DIGITAL DISCRIMINA A CIUDADANOS Y CIUDADANAS (Javier Compás)

compas.jpglanoticiadigital discrimina a ciudadanos y ciudadanas

Observo con estupor como entre los asiduos colaboradores de lanoticiadigital no aparece ninguna mujer, tampoco, al menos entre sus habituales columnistas ninguno lo ha aclarado aún, parece que haya nadie perteneciente al colectivo de gays.

Quiero recomendar modestamente a la dirección de lanoticiadigital que fomente la paridad de géneros en su redacción.

Yo propondría lo siguiente:
20% de colaboradores masculinos heterosexuales.
20% de colaboradoras femeninas heterosexuales.
20% de colaboradores masculinos homosexuales.
20% de colaboradoras femeninas homosexuales.
5% y 5% a repartir entre compañeros y compañeras de tendencia bisexual.
El restante 10% se repartiría entre tendencias más minoritarias, pero perfectamente naturales entre personas con el talante progresista y liberal propio de nuestra avanzada democracia, como los amantes profundos de los animales (zoofilia), los que optan por posiciones menos sociales (onanistas), etc.

Animo a cualquiera de mis actuales compañeros en estas páginas a que asuman con dignidad su identidad sexual y salgan alegremente del armario, donde huele a naftalina represora.

Asímismo, lanzo públicamente una llamada a todos los lectores (y las lectoras) interesados en completar la cuota que propongo de la redacción de lanoticiadigital, se pongan en contacto con dicha redacción para aportar artículos que enriquezcan el mosaico intelectual de tan respetable publicación.

Por otra parte, aunque esto podría abordarse en una segunda fase de actualización de esta publicación, la citada composición del elenco de colaboradores, podría enriquecerse con columnistas que, procedentes de las distintas nacionalidades del Estado, diesen una visión desde la periferia y la equidistancia, de los arduos problemas que configuran el día a día de este país.

Por supuesto cada ciudadano y ciudadana tendría libertad absoluta para expresarse en el idioma propio de su comunidad histórica, proporcionando lanoticiadigital un enlace en cada artículo para que los ciudadanos y ciudadanas que no dominen la lengua del autor o autora puedan seguir el artículo en la otra lengua oficial del Estado.

Para terminar esta modesta contribución a la mejora de este medio de comunicación me atrevería a hacer una ultima sugerencia. Observo que en la cabecera de lanoticiadigital aparece una bandera bicolor que puede herir la sensibilidad de muchos ciudadanos y ciudadanas de este país o sentirse ofendidos al ver en ella la recuperación de una dolorosa memoria histórica que evoca tiempos de represión y falta de libertades. Quizás por falta de espacio sería imposible reflejar las banderas de las diversas comunidades autonómicas que conforman el país, por ello una bonita y alegre bandera arcoiris nos haría evocar imágenes de paz y convivencia en un ambiente de progreso y sana libertad.

Javier Compás es escritor y empresario
02/07/2004 12:50 Enlace permanente. Opinión

¿EXISTE UN ESPACIO POLÍTICO A LA DERECHA DEL PP? (Antonio Brea)

derechapp.jpg¿EXISTE UN ESPACIO POLÍTICO A LA DERECHA DEL PP?

A nadie se le escapa en España, de que, al igual que en cualquier sociedad desarrollada, hay un segmento de ciudadanía que se posiciona en la llamada extrema derecha. Más aún, si tenemos en cuenta que hasta 1975, España pasó por cuatro décadas de un régimen político autoritario de inequívoca orientación derechista. Y que, aún viven muchos servidores de aquel régimen extinto por la muerte de su creador. Además, en los años inmediatamente posteriores a esta muerte, existió una corriente política de extrema derecha, de escaso peso electoral, pero con una importante capacidad de desestabilización y movilización de masas.
Sin embargo, todo esto parece haberse desvanecido, si tenemos en cuenta los irrisorios resultados cosechados en las recientes Elecciones Europeas por las tres formaciones que podríamos situar en ese espectro político. Nos referimos, al Partido Familia y Vida, al Partido Demócrata Español (PADE) y a Democracia Nacional, que desde perspectivas políticas e ideológicas diferentes, tratan de hacerse un hueco sociológico a la derecha del Partido Popular. A estas tres fuerzas, habría que unir la de Alternativa Española, el partido que se está fraguando sobre las cenizas del piñarismo, y que ha tenido la prudencia de no concurrir a estos comicios.
Si reflexionamos sobre los mensajes de estas pequeñas fuerzas políticas, hemos de concluir sin embargo, que buena parte de sus ideas son compartidas por un número de españoles mucho más amplio que el representado por sus escasos votantes. La oposición al aborto, la protección a la Familia, la defensa de la unidad nacional, la desconfianza hacia la inmigración masiva, son inquietudes que asaltan como mínimo a varios cientos de miles de españoles.
¿Dónde va entonces el voto de estas gentes? Indudablemente al Partido Popular, que ha sabido aglutinar a la práctica totalidad del electorado no socialista, desde posiciones de centro progresista hasta la extrema derecha más reaccionaria. A ello han ayudado desde luego, no sólo la capacidad de los dirigentes del Partido Popular, sino – y desde luego mucho más decisivamente- los poderosos soportes económicos y mediáticos que lo sustentan.
Un tercer factor, además de los dos citados, contribuye a esta absorción del voto “ultra” por el Partido Popular, la tradicional cobardía política de la derecha española, tanto extrema como moderada, que siempre procura huir de los riesgos y hacer propias las teorías políticas del mal menor, propias del catolicismo político, sustento ideológico tradicional de las distintas corrientes derechistas de nuestro país.
Por todo ello, muchos de los que creemos en la necesidad de plasmar políticamente un patriotismo alternativo al tibio patriotismo constitucional del Partido Popular, desconfiamos de las posibilidades de conquistar un espacio a la derecha del mismo, cuestión que nos reafirma en la necesidad de construir un patriotismo social ajeno a los esquemas de izquierda y derecha e inspirado directamente en los precedentes históricos de una formulación política similar en España.
Antonio Brea es Licenciado en Geografía e Historia y Profesor de Enseñanza Secundaria
02/07/2004 12:49 Enlace permanente. Opinión

FASCISMO EN ESPAÑA... (Gustavo Morales)

ramiro.jpgFascismo en España
Claves del desarrollo nacional sindicalista en la primera mitad del siglo XX

Gustavo Morales

Es difícil imaginarlo hoy, pero en los años treinta el fascismo está de moda, acaso lo totalitario. Rafael Alberti, poeta del gusto de José Antonio Primo de Rivera, se hizo comunista y Dalí, fascista. Torcuato Luca de Tena cuenta de la actividad de Alberti al frente de la cheka de Bellas Artes en Madrid .
Los estados parlamentarios se tambaleaban ante el empuje violento del comunismo y el fascismo. El primero está representado en bloque en la III Internacional bajo la disciplina de Stalin con la escisión troskista que el piolet de Ramón Mercader descabeza . El segundo bajo la etiqueta fascista, que la izquierda extiende con generosidad y sin rigor, arremolina populistas, conservadores, tradicionalistas, católicos y fascistas novatos. El liberalismo está de capa caída, Alejandro Lerroux, posterior padre del centro republicano, anda por el Paralelo de Barcelona aconsejando a sus partidarios que “levanten el velo a las novicias y las eleven a la categoría de madres”.
Desde el periódico Avanti, el periodista Mussolini nacionaliza el socialismo, de cuyas filas procedía. Proclama la juventud de Italia, una nación proletaria que acaba con la malaria en la península, cruza el Mediterráneo para levantar colonias en Libia, Etiopía y Abisinia y civilizar África. El nacionalismo de una patria joven en torno a los signos de Roma. Mussolini había dicho: “Civilización y humanidad para todas las poblaciones de Etiopía (...) Los ingleses usan armas y látigos, nosotros empuñaremos palas y picos” . Las ejecuciones políticas en la Italia fascista se limitan a 26 personas desde 1922 hasta 1942, ya en la Segunda Guerra Mundial.

El antifascismo
La competencia revolucionaria del fascismo, que también se dirigía a la movilización de las masas, asustó al creciente movimiento comunista. Las consignas antifascistas se generalizaron.
La debilidad del fascismo español no privó de crecer al movimiento comunista invocando de forma machacona el antifascismo . La III Internacional lanza la consigna de los frentes populares . Stalin quiere una alianza con la burguesía europea para romper el aislamiento de la Unión Soviética cuando las sublevaciones comunistas en Europa Central han fracasado. Las peregrinas acusaciones de fascismo se extienden a la derecha católica en España, mientras en Francia sectores cristianos ingresan en el Frente Popular de Leon Blum. . El fascismo, en la propaganda de la izquierda, se convierte en el “hombre del saco”, el mal absoluto.
El avance de Hitler en Alemania es el horizonte al que señalan las fuerzas de izquierda para invocar la bestia parda. El ubicuo discurso antifascista no diferencia entre el corporativismo laico de Mussolini, el socialismo pagano del NSDAP o el rexismo católico. A pesar de los distingos de Primo de Rivera, Falange es arrojada en ese todo revuelto. . Cuando regrese de Alemania, Primo de Rivera criticará la exaltación materialista de la raza que tiene lugar en el III Reich. Poco después de ese viaje, Falange se deshace de los elementos más derechistas que abandonan el partido por el laicismo del punto 25 de la nueva norma programática. José Antonio experimenta . En la del antifascismo no hay coherencia alguna pero el Partido Comunista sale del anonimato y ocupa paulatinamente el centro del escenario a lomos de los frentes populares europeos.
José Antonio, Ramiro y Onésimo

Los pensamientos de Primo de Rivera y de Onésimo Redondo son los más influidos por un cierto tradicionalismo español que no hay que confundir con el Carlismo. En ambos hay una concepción tomista de la justicia, una resuelta fe en España y la admiración por su obra evangelizadora. Ambos creen en minorías resueltas iluminadas por la fe y detestan la superstición sufragista que iguala voto y verdad. En julio de 1930 escribe Primo de Rivera en La Nación: > . La exigencia del bien público no resta un ápice de rigor a la justicia. El erasmista Luis Vives, cinco siglos antes, lo afirmó tajantemente: “Lo que da Dios a cada uno no se lo da para él solo (...) Nuestra avaricia y nuestra malicia introducen carestía y hambre en la abundancia de la Naturaleza y ponen pobreza en las riquezas de Dios”. Al sentido tradicional de patria con resabios de imperio se une una genuina preocupación social, por incorporar a las masas a la Historia. La revolución es un alto deber moral.
“Ellos, los políticamente correctos, cambian la palabra, la embellecen, como bien denuncia José Antonio, pero no alivian la pobreza ni dan el trabajo que dignifica”. Los nacional sindicalistas se irritaban cuando algunos sectores de la derecha, netos beneficiarios del sistema capitalista, se pretendían fascistas. En España, Primo de Rivera denuncia: . Los adjetivos de esa empresa, religión y milicia, son las dos vocaciones que consagra José Antonio, quien se hizo abogado y ejerció un fascismo literario con aires de Camelot en busca de la matemática de la lira para definir la patria y del amor para la justicia. La irreversibilidad del compromiso en Primo de Rivera se genera con los primeros caídos de Falange. Giménez Caballero cuenta que eran esos muertos los que impedían a José Antonio, en algún momento bajo, . Sin embargo, en Primo de Rivera no sólo late el amor por lo justo sino por lo alegre. En septiembre de 1930, dice en Orense: >. José Antonio más tarde lo definirá como “la España alegre y faldicorta”, no una nación austera y seca, donde la Policía vigila el largo de las faldas y las mangas. Si el joven aspirante a diputado monárquico del último parlamento de Alfonso XIII, recordaba a sus conmilitones que los obreros no sólo requieren del pan y el techo sino también “de las alegrías de la música”, el abogado de 33 años que se enfrenta a un paredón en 1936 hablará de las simpatías por el viejo sindicalismo revolucionario español .
El grito elegido no es viva, sino arriba. De sus orígenes hablaremos en el programa del fascismo. España no debe limitarse a vivir una vida lánguida, debe superarse: arriba. Es la antítesis del romanticismo: “Amamos a España porque no nos gusta”. Primo de Rivera no se resigna a convivir con la España chata y alicorta. “Si España fuese un conjunto de cosas melancólicas, faltas de justicia y de aliento histórico, pediría que me extendieran la carta de ciudadano abisinio; yo no tendría nada que ver con esta España” . Las falangistas creen en un paraíso con ángeles verticales que llevan espadas. Rudyard Kipling escribió If, José Antonio lo tradujo con José María de Areilza y lo puso en su despacho:
>
La justicia y el sentido de la historia, la misión en palabras de Julio Ruiz de Alda, héroe del Plus Ultra, forman parte indisoluble con la idea de patria en José Antonio, una idea dinámica: destino, proyecto, unidad en los hechos, sin determinismos territoriales ni fatalismos raciales. José Antonio centrará la representación política y laboral en sindicatos y municipios, abolirá la lucha de clases mediante la cesión de los medios de producción a los sindicatos y levantará una idea de nación como proyecto para disolver el romanticismo desmayado del nacionalismo de terruño.
Para José Antonio, la persona no es un transeúnte del sistema ni un mero ladrillo de un edificio superior. José Antonio y Onésimo niegan a Hegel y su concepto panteísta de Estado porque ambos comparten una visión cristiana del hombre. Ledesma compartía esa idea de Estado unitario. > .
Ante el panestatismo, el Estado, para José Antonio, es, sencillamente, dos cosas: El ejecutor de una misión, del destino que asume el pueblo español, en conjunción con su historia y con su idiosincrasia. En segundo lugar, El administrador del bien común, cuyo fin principal es organizar la convivencia. Rechaza Primo de Rivera el individualismo nihilista y el estado absorbente. En su formación de jurista está la distinción entre individuo y persona, la persona lo es en su relación con el entorno. Todos nacemos dentro de una comunidad familiar, municipal y social. La mentira del pacto social es evidente. Cuando la gente no tiene lazos nacionales se siente poco inclinada a realizar sacrificios o aceptar la responsabilidad de sus acciones.
Ramiro Ledesma define el fascismo como “el propósito de incorporar a la categoría de soporte o sustentación histórica del Estado Nacional a las capas populares más amplias” . A Eugenio Montes esta definición ramirista del fascismo le suena a la Revolución francesa, hecho que desagradaba más a Primo de Rivera que a Ledesma, un jacobino napoleónico.
Ledesma era el pensamiento más sólido, facetado en la filosofía alemana, la pluma más rigurosa presente en los medios de mayor rigor intelectual. Ledesma es también el más claro engarce con el fascismo original, la tercera lectura revisionista del marxismo. > . Era un intelectual denso y un activista aguerrido, escribía en los medios más avanzados y serios de su tiempo. En el mismo periodo de José Antonio Primo de Rivera, Ledesma, un año más joven, escribe varias obras que superan al menos en volumen los artículos, intervenciones parlamentarias y mítines de Primo de Rivera.
Aunque se ha repetido hasta la saciedad que le venía mejor a Ledesma la camisa roja de Garibaldi que la negra de Mussolini el hecho es que Ramiro Ledesma se presentó en el Ateneo de Madrid con camisa negra. Otra temporada, cartel vivo de su propio pensamiento, lució Ramiro un provocador flequillo muy popular en Berlín entonces. Ramiro Ledesma no teme a los espejos ni a las palabras: “Una España grande será imperialista porque su influencia cultural, económica y militar, se dejaría sentir en todo el mundo” . Y para llegar allí, según Ledesma, “el nacional-sindicalismo jonsista es el auténtico guía de las masas desorientadas (...) la redención de todo el pueblo está ligado a la conquista plena de una patria fuerte, libre y enérgica” . Este concepto de redención del pueblo de Ledesma está más cerca de la emancipación anarcosindicalista: “la redención de los trabajadores ha de ser obra de ellos mismos o no será” , que del concepto católico más caro a Primo de Rivera. De hecho, La Conquista del Estado nace apoyando la huelga anarcosindicalista en Telefónica. Su objetivo es claro, nacionalizar el sindicalismo español, aquí de carácter anarquista. Sin embargo, será José Antonio quien acuda a la reunión con los líderes del anarcosindicalismo escindido. El 3 de mayo de 1935 Primo de Rivera mantiene una reunión con Ángel Pestaña a la que asiste Diego Abad de Santillán . La reunión la facilita la amistad entre el líder sindical y el falangista Luys Santa Marina . Pestaña se había separado del anarquismo con el Manifiesto de los Treinta, defendía la participación política que era tabú para la CNT, y criticó frontalmente a Moscú, donde estuvo como delegado en una reunión de la III Internacional: > , escribe tras conocer a Lenin y los bolcheviques. El falangista Fontana cuenta de Pestaña: “Nos recibió muy bien, manifestó estar dispuesto a todo pero nos pidió dinero” .
Primo de Rivera busca un movimiento español que impulse al pueblo a buscar su destino. En la tradición española, encuentra en el sindicalismo, en aquellos tiempos cenetista, sus mejores muestras. El tema básico que separaba al brillante abogado y al revolucionario autodidacta era lo espiritual, Pestaña era ateo militante y la religiosidad de José Antonio no se ceñía a la esfera privada. Tras el encuentro secreto, el líder azul dirá en público: > .
Onésimo Redondo también resalta esa necesidad de contar con el apoyo del pueblo para algo más que hacer una legislatura: “Alumbrar de nuevo las fuentes de la legitimidad popular, para proseguir la historia de una España independiente” . Redondo admira el levantamiento popular del 2 de mayo de 1808 y ve en el Empecinado a un héroe popular y nacional que no acepta haber perdido “la libertad de ser españoles”. El pensamiento de Onésimo llega a un punto común con José Antonio y Ramiro Ledesma pero enraíza y bebe de otras fuentes. Acusa al gobierno republicano de “desahogos fernandinos y musseliniscos arrebatos” No muestra gran simpatía por el líder italiano y usa su nombre de forma peyorativa junto con el degenerado de Fernando VII. Las influencias de Redondo son más germánicas y proceden de su estancia como lector en la Universidad alemana donde le animó el activismo militante de los católicos agrarios. Con todo, el caudillo de Castilla renegaba de cuanto pudiera parecer una dirección internacional.
.
Otros consideran que el peso de Onésimo Redondo fue mayor aunque la posteridad no lo reconozca. “Para Jesús Vasallo, de la primera hora, que llegaría a ser director de Libertad, Onésimo dió supremas lecciones de periodismo, ya que era un periodista nato, integro, un torrente desbordado, con fuego huracanado en los ojos y un vigor intenso en la pluma. Poseía la capacidad de síntesis que debe ser esencial al periodista. Repentizaba sobre cualquier acontecimiento de su época con una ilusión, con una ironía, con una claridad impresionantes. Su clarividencia intelectual, su rigor ante los problemas que formaban el entramado de una España escindida, injusta, sin libertad alguna, aunque de ella se hablase mucho, le hacían ser tajante, firme y rotundo en sus editoriales, en sus vibrantes polémicas.” A pesar de que Ledesma acusara a Redondo de clerical y jesuítico cuando éste no marchó con él al escindirse de Falange, hay constancia de la ruptura ideológica del abogado de Valladolid con Herrera Oria, eje central del activismo católico que fomentaba la Asociación Católica de Propagandistas y estaba en política con Acción Nacional. Consciente de la importancia de la Prensa, el cardenal Herrera fundó la Escuela de Periodismo y El Debate. Redondo también uso el periodismo, Libertad e Igualdad, pero su mensaje es otro, aún bebiendo de las fuentes del Catolicismo, no apostaba por la confesionalidad.
Si el pensamiento de Ledesma es la roca del nuevo estado sindical, Redondo aporta sus señas de identidad y la base municipal y agraria. Primo de Rivera es el pensamiento que más evoluciona, de forma clara, de las posiciones de 1930 a las de 1936 y lo hace de forma más brillante en su expresión.
La ruptura que alejó a Ledesma de FE de las JONS fue un preludio del secesionismo cainita que acogota a las organizaciones tituladas falangistas hoy. Como recuerda Marx en El 18 Brumario de Luis Bonaparte, la Historia trágica al repetirse de nuevo lo hace como comedia.
El fascismo literario

“Los intelectuales no son, como se dice a menudo, las personas que piensan, son los que tienen por oficio pensar”. Sorel

El fascismo es moderno. Exalta la velocidad, el progreso. Mussolini se hace retratar como conductor y piloto y Hitler llega a los mítines en avión. Los trovadores Marinetti y Tomás Borrás cantan a las máquinas. En Italia el mito fascista nace de la nacionalización del socialismo por el periodista Mussolini y se eleva sobre el arte futurista. En Alemania el nazismo se germina en la oratoria de un humilde hijo del pueblo austriaco ante los alemanes humillados y ofendidos con el Tratado de Versalles.
En España, el fascismo se viste de negro sobre blanco y llega de manos de intelectuales y no de agitadores sindicalistas o del lumpenproletariado uniformado en la Primera Guerra Mundial. Son hombres de su tiempo con una neta preocupación por responder a la pregunta de Ortega sobre el ser de España, única nación como ha escrito Gustavo Bueno que se hace esa pregunta de forma reiterada.
José Antonio afirma sobre los intelectuales durante el homenaje de la Dictadura a los hermanos Machado, Manuel y Antonio, en noviembre de 1929: >. Es el principio de una crítica al intelectual sin compromiso que continuará hasta llegar a su “Elogio y reproche a Don José Ortega y Gasset”. Es el ataque contra los eruditos lejanos: >. Al final concluye: > En el número 1 de Haz, Primo de Rivera explica por qué “a veces siento pirandelliana angustia por la suerte de tantos auténticas vidas que sus protagonistas no vivieron".
En abril de 1931 se proclama la República en España. Un mes antes, sale a la calle La Conquista del Estado y en junio de ese año, Onésimo Redondo funda en Valladolid el semanario Libertad. Las publicaciones en Falange se suceden: FE, Arriba, Haz, Patria Sindicalista, Sí, No importa... Los estudiantes se juegan la vida vendiendo la prensa azul. Muchos de cuantos conforman el núcleo literario que rodea a Primo de Rivera se ganan la vida como periodistas. Los nacional sindicalistas españoles usan la palabra impresa, tienen una misión como generación. “Tener el valor de desmontar el capitalismo, desmontarlo por aquellos mismos a quienes favorece, si es que de veras quieren evitar que la revolución comunista se lleve por delante los valores religiosos, espirituales y nacionales de la tradición. Si lo quieren, que nos ayuden a desmontar el capitalismo, a implantar el orden nuevo. Esto no es sólo una tarea económica: esto es una alta tarea moral” .
Riguroso con sus propios estudios, Primo de Rivera se rodea de una amplia corte literaria. Es la mesa redonda en torno a la cual la joven aristocracia falangista promete proteger al débil y renunciar a sus privilegios de casta. La organización falangista tendrá el tono militante de la época. Rafael A los que podemos añadir Pedro Eguilor, Fernando de la Quadra Salcedo, José María de Areilza, José Félix de Lequerica, Juan Tellería, Ramón de Basterra, Tomás Borrás y Joaquín de Zuazagoitia.
Los Carbajosa hablan de una historia de dos ciudades, señalando como centros del fascismo literario Bilbao y Madrid por la procedencia, o la infancia como Sánchez Mazas, en la ciudad vasca o en la capital del reino. Olvida Valladolid, donde la actividad política era intensa y tenía una fuerte base periodística. > .
Sobre la temática que tocan esos escritores que viven del periodismo, la catedrática Albert señala: El concepto de misión tiene aires medievales. Fue el aviador Ruiz de Alda quien definió España como misión, dándole un carácter de milicia que se reafirma cuando convence a José Antonio que no llame a su organización Movimiento Español Sindicalista sino que adopte el término Falange. Ruiz de Alda era uno de los héroes del vuelo traslatlántico Plus Ultra, un piloto militar abierto a las innovaciones. Primo de Rivera aporta el concepto de destino, más trascendente por su sentido religioso, que supone, por influencia de Ortega y Gasset, .
Ese proyecto por serlo es nuevo, superador, post-revolución francesa acaso sin saberlo excepto Ledesma. Toma de ella el aire jacobino, el culto por el Estado , pero rechaza el partidismo y la división tradicional de izquierda y derecha porque se pretende superador, síntesis de esa dialéctica entre en palabras de Unamuno. La negación de la adscripción a ambos lados políticos supone el reconocimiento de valores en ambos, pervertidos por su visión lateral del mundo y por la lucha inherente a la contienda electoral entre partidos.
. En esa ideología, con todo el peso que la idea de Roma aporta , se forja el falangismo en las vanguardias artísticas que buscan la clave del futuro y acabarán retornando a lo clásico. La necesidad de una revolución que anima Redondo en el campo o activa Ledesma en la capital es posterior a la toma del poder. Se niega el origen soreliano cuando los cuadros falangistas asumen la toma de poder como requisito previo al cambio. Pero en origen su arte es protesta, . Aunque puede alegarse que muchos de ellos fueron escritores en las trincheras. Unos fueron corresponsales en la I y II Guerras Mundiales, otros combatieron en Marruecos, casi todos en la Guerra Civil y los postreros, last but no least, en Rusia. Escribieron y sus vidas peligrosas dan para muchos libros, d forma más intensa la de los caídos, todos los héroes son jóvenes y bellos. Son los muertos quienes marcan la lo rrevocable del compromiso.
Síntesis entre unidad y diversidad

José Antonio ofrece un diagnóstico, no un veredicto. La unidad es el remedio contra la división, en su tiempo señala las causas de ésta última: separatismos locales, lucha de clases y partidos enfrentados electoralmente. Esa unidad como remedio se realiza en torno a una misión concreta que distingue a esa nación entre las demás. El jardín puede estar compuesto por distintas flores y otras plantas pero es un jardín. Primo de Rivera hace ahí una llamada a la ley de amor: Dios es uno, la Creación es una, el pensamiento católico de Primo de Rivera añora el imperio romano universal que dio lugar a Europa: la filosofía que nace en Grecia, el derecho que generaliza Roma, el concepto cristiano del mundo y los valores políticos y económicos emanados de la Revolución Francesa. Contra la desvertebración liberal inicia Primo de Rivera su primera intervención pública fuera de las filas monárquicas, en octubre de 1933, en el Teatro de la Comedia.
El resentimiento, el odio inherente a la lucha de partes, de partidos, dice José Antonio contiene una buena dosis de autoengaño, en él se agrupan sentimientos de venganza, de odio, de envidia, de maldad: > . Las tácticas del parlamentarismo disipaban la estrategia y la propia esencia de la nación. El Estado se ve sacudido por las tensiones de la lucha política que recurre, en aquel entonces, desde el asesinato a la difamación.
En Onésimo Redondo también hay superación del esquema político del siglo XVIII: “España no necesita política de izquierdas ni política de derechas, sino política nacional, impulsada por un ideal superior a las tendencias” . Comparte con Ledesma y Primo de Rivera la angustia por la destrucción del ser de España en las batallas coyunturales de los partidos. La lectura de España en Redondo es doble, como Historia y como misión, destino. La incorporación del pueblo a las tareas del Estado, la democracia orgánica y el sindicalismo diferencian netamente al nacional sindicalismo de los reaccionarios.
Para el falangismo histórico la unidad es lo deseable y la división el mayor de los males. Su crítica frente al capitalismo y al socialismo se concreta en la desunión que ambos conllevan para los pueblos y las personas. José Antonio critica al individualismo porque desgaja a la persona de su entorno y la reduce a individuo. La persona, con un componente sagrado, , lo es en relación con sus distintos entornos. > .
En su única intervención filmada Primo de Rivera reduce a uno los problemas de España: la triple división separatista, clasista y partidista. El Estado pretendido es unitario, Ledesma lo califica de republicano, sindicalista y de democracia orgánica, término que ya anduvo por las plumas krausistas. El fascismo, razona Primo de Rivera, no es una táctica: la violencia, sino un principio: la unidad.
El proyecto sugestivo de vida en común que enuncia José Ortega y Gasset, en José Antonio se convierte en unidad de destino en lo universal. Esa realización requiere la construcción de un mito, el mito nacional, que en la Europa de entreguerras del siglo XX se enfrentaba resueltamente contra el mito comunista y refutaba el parlamentarismo por ineficaz. El origen neto y proletario de los activistas fascistas impregnaba a los nuevos nacionalismos de una vocación social con el recurso constante del líder a las masas. La nación se convierte, al decir de Miguel de Unamuno, en el espacio de la solidaridad. La distintas clases comparten un nexo, la identidad nacional que va más allá de la cultura, del idioma, la tierra y de la Historia pero se encarna en ellos. La idea de nación como destino colectivo, con una misión universal. Primo de Rivera cita directamente, a San Agustín y Santo Tomás, quien afirmaba que todo está supeditado al bien común. La justicia tomista se realiza por respeto a los valores insuflados por Dios en el hombre, al hacerle a su imagen y semejanza. “La patria constituía, a su modo de ver [de José Antonio], una síntesis trascendente, lo que no implicaba en modo alguno deslizamiento hacia el panteísmo estatal, habida cuenta de que su visión entroncaba con la tradición agustiniana de la Civitas Dei” .
Hay “gotas de sangre jacobina” en la patria de Ramiro Ledesma. En verdad, el concepto de patria se extiende a partir de la Revolución Francesa. Antes, el equivalente era la lealtad al señor natural que vinculaba de forma secundaria a la población y al territorio. Los señores feudales dividían sus tierras en herencias y regalos, porque la integridad nacional nos les quitaba el sueño. La patria es el sentido de todos y cada uno de pertenencia activa a una comunidad, con su tierra, su historia y su cultura, diferenciada de otras naciones. La patria es la herencia recibida que hemos de dejar mejorada a nuestros hijos, en palabras de Ortega. Esa patria se forja en torno a un quehacer. El Estado es el instrumento de ejecución de ese destino histórico, el proyecto sugestivo, la misión común, Estado que toma una forma republicana y sindicalista en la expresión de Ramiro Ledesma..
El programa del fascismo

Primo de Rivera insiste en que el falangismo es un estilo, un modo de ser y de estar. Más que una ideología una actitud ante la vida, talante que viene formado por un rechazo del modelo burgués y la aceptación de la rebelión socialista sin compartir su modelo de dictadura del proletariado. El lema de los nacionalsindicalistas portugueses lo explica muy bien: «Ni contra las izquierdas, ni contra las derechas. ¡Adelante! >> . José Antonio reconoce que > .
> Primo de Rivera creía resueltamente en las personas: > . Ledesma, en cambio, creía en el nuevo sistema, donde la ejecución del destino histórico corresponde al Estado que encarna a la sociedad, su historia y sus anhelos. En las páginas de La Conquista del Estado se vitorea a Lenin, Hitler y Mussolini por los Estados nuevos y fuertes que han creado. El semanario en torno al cual se formó el jonsismo es enérgicamente antiliberal. Ledesma, con una fuerte carga de filosofía alemana en la que era experto, filosofa a martillazos y predica, como la CNT, la acción directa. La prensa jonsista es más amiga de las frases cortas y rotundas, de la consigna breve que desprecia la literatura, más presente en las páginas de FE que en las publicaciones de Ledesma, aunque tampoco éste despreciaba la literatura porque había hecho muy joven incursiones en la novela..
Esa aversión de Primo de Rivera por los programas (¿se ha hecho algo serio con un programa?) le hizo demorar cuanto pudo la edición de los 27 puntos, tan importantes para muchos joseantonianos cuando al que menos le importaban era al propio José Antonio. Primo de Rivera advierte que la tarea nos incumbe a todos, no se puede dejar en manos de unos cuantos:
La dinámica de la propaganda electoral le obligará a la redacción de los 27 puntos. Se inician con la exaltación imperial de la nación y la búsqueda de la grandeza por las rutas del mar. La mayor parte de ellos enfocan el problema económico de España como un problema agrario dada la estructura nacional del momento. El último, de carácter táctico, será el banderín de los falangistas rebeldes: “Nos afanaremos por triunfar en la lucha con solo las fuerzas sujetas a nuestra disciplina. Pactaremos muy poco. Sólo en el empuje final por la conquista del Estado gestionará el mando las colaboraciones necesarias, siempre que esté asegurado nuestro predominio”.
Los 27 puntos reflejan una fuerte influencia del programa original de las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica que Onésimo Redondo organiza en Valladolid en torno al semanario Libertad. Las Juntas de Onésimo Redondo aportan los grandes lemas que asumirá Falange. Entre ellos, España, una, grande y libre. La primera vez que se usa la trilogía española completa fue en el número 58 de Libertad, el 18 de julio de 1932.
Uno de los más originales de los 27 puntos, referido a la repoblación forestal y la redistribución agrícola, procede directamente del punto 3 de las Juntas Castellanas. La plantación de bosques como idea está ya en los escritos de algunos regeneracionistas. También la creación del grito “arriba España” corresponde a un regeneracionista, Macías Picavea. Enrique Tierno Galván señaló > .
En el programa falangista, fundamentalmente a través de Valladolid, hay huellas de krausismo. Además de las aportaciones de Onésimo Redondo, muy influidas, existen otras más directas. Aunque en los 27 puntos no hay referencia explícita alguna a la democracia orgánica, tan popular posteriormente entre 1945 y 1975, los puntos 6 y 9 de la norma programática de Falange la anuncian al presentar el sistema falangistas de representación política. Fernández de la Mora recuerda la figura del krausista Araquistáin con su > Araquistáin afirmaba: “Frente al viejo sistema parlamentario, una nueva fuerza y un nuevo sistema le disputan la supremacía: Me refiero al sindicalismo, en sus múltiples formas, desde la más templada a la más violenta. El sindicalismo (...) forma como una serie de estados particulares frente al Estado general. Los grandes conflictos sociales y sus soluciones rara vez se dan en el parlamento nacional (...) Las grandes crisis habidas entre obreros y gobiernos durante la guerra se han resuelto extraparlamentariamente. Esta evolución del progreso social es tal vez una de las causas de la decadencia del parlamentarismo”. Añade por su parte De la Mora los precedentes de la representación sindical: > . Esa representación sindical, el “gigantesco sindicato de productores” está recogido en el punto 9 de la norma falangista. El punto 6 habla de la representación municipal y sindical.
Durante la Dictadura de Miguel Primo de Rivera (1923-1930) se habían creado las magistraturas del Trabajo donde el Estado dirimía los conflictos entre trabajadores e inversores, gracias a la colaboración del PSOE y la UGT controladas por Largo Caballero. El joven José Antonio las había conocido de cerca aunque las critica abiertamente en 1934 en el Círculo Mercantil.
El fascismo de encargo

Distintas, breves, cicateras e inconstantes fueron las fuentes financieras del fascismo español hasta 1936. Merece la pena reseñarse, según contaba el académico Demetrio Ramos, el intento que Alfonso XIII realizó a través del marqués de Desio, de organizar una fuerza fascista –Mussolini estaba de moda - para arrebatar la calle a los marxistas. Azaña rechazó la oferta, Ortega y Gasset también pero señaló a un colaborador suyo, Ramiro Ledesma, quien aceptó, cambiando la vida de intelectual por la de político. Las conversaciones tuvieron lugar el 23 de marzo de 1930 en Barcelona, donde había un encuentro de intelectuales. Ledesma renuncia a la vida de filósofo y ensayista porque > .
El hijo del Dictador recibe una fugaz atención económica de algunos relumbrones de la derecha financiera. Pero incluso en esos acuerdos puntuales Primo de Rivera insistía en hacer referencia clara a la justicia social. En el verano de 1934, José Antonio Primo de Rivera y Pedro Sainz Rodríguez establecieron un acuerdo por escrito sobre «El nuevo Estado español». En su punto 6 dice: “La representación popular se establecerá sobre la base de los municipios y de las corporaciones”. Y en el 8: “Todo español podrá exigir que se le asegure mediante su trabajo una vida humana y digna” . No era el joven Primo de Rivera el único pensador español interesado por los vientos de justicia que emanaban los líctores. Víctor Pradera fue influido por un discípulo del francés Valois. “El objetivo de Valois era recuperar las masas obreras de la izquierda, a través del sindicalismo para el nacionalismo” . El movimiento sindicalista nacional se extiende por los países europeos de la ribera del Mediterráneo. Pero Giménez Caballero advierte: > . Claro que GeCé advierte: >.
La caída de los dioses

Los orígenes del fascismo español están preñados de sueños y vacíos de realidades. El partido fascista no tenía ni por asomo el empuje y vigor que en Italia. Los gritos de antifascismo de la izquierda española no se reducían a increpar y tirotear a la pequeña organización falangista sino que se hacían extensivos a toda la derecha. La radicalización de la vida política española llevó al conflicto abierto, en donde las posiciones se hicieron aún más radicales.
Cuando se inicia la Guerra Civil, el partido azul es anegado por un aluvión de la derecha por la polarización previa al conflicto. Un partido que tenía entre cinco y ocho mil militantes, en declaraciones de FE a la prensa , con la mayor parte de ellos en las cárceles del Frente Popular donde son asesinados, en pocos meses, bajo el mando de Manuel Hedilla, tiene miles de hombres combatiendo en el frente, encuadrados en sus propias unidades, su propia academia de oficiales, Pedro Yen, y otros miles de militantes organizando la retaguardia, que crece con el avance, y los servicios de propaganda. En el invierno de 1936 a 1937, Falange controla un mínimo de cuarto de millón de españoles, demasiado poder para un solo partido al que algunos clérigos y militares de derechas miran con desconfianza por revolucionario.
Franco
En abril de 1937, Franco unifica las fuerzas políticas y militares bajo su mando. Cuando intente hacer lo propio el gobierno republicano será demasiado tarde. El general Franco elimina la reducida resistencia falangista y encarga la formación del nuevo partido a Ramón Serrano Súñer. Los falangistas se han dividido. > .
Las guerreras blancas tapan las camisas azules, los sinsombreristas de los treinta llevan gorra de plato o boina roja. Los jerarcas del Movimiento viajan a Roma y Berlín. El fin de la Guerra Civil supone la reconstrucción, el alzamiento de un nuevo Estado. En el reparto de poder que hace Franco, los falangistas asumen las juventudes, el trabajo y los sindicatos; la Iglesia recibe la enseñanza y el Ejército los gobiernos militares y la hegemonía. “José Antonio temía que después del triunfo de los militares sublevados, no se llevaran a cabo las ideas de la Falange, sino las de los militares y políticos conservadores” .
La prensa y el cine son censurados por sotanas y guerreras y, habitualmente, escrita y realizado por azules. Camisas azules se sientan junto a los uniformes en los consejos de ministros. José Antonio Girón, jonsista de Valladolid, y José Luis Arrese, falangista de la segunda ola, entre otros, generalizan la seguridad social y la vivienda, crean sindicatos y consagran un fuero del trabajo. Incluso los falangistas dentro del Movimiento supusieron el ala izquierda del régimen, aplicando una política laboral avanzada, tanto en magistratura del trabajo, encuadramiento sindical, viviendas sociales, retiro por enfermedades laborales, seguridad social generalizada, etc. Espectáculo estúpido el de los líderes sindicales firmando con la CEOE la liquidación de las leyes laborales, una parte positiva del régimen anterior .
Los falangistas literatos laboran en la prensa nacional. Son las mejores plumas dentro de España. . A la postre, el poder real estaba en manos de Franco. Los escritores azules .
José Antonio se convierte en el Ausente y con el se crean sueños rebeldes en las filas del Frente de Juventudes, uno de los recodos de la Historia donde la mirada de dos generaciones está en el cielo y los pies sobre España. La herencia del Ausente viajará más en las canciones que en los seminarios de formación.
Algunos miran a su alrededor y dicen: “No es esto”.

Publicado originalmente en EL CATOBLEPAS
02/07/2004 12:47 Enlace permanente. Opinión

LA REFORMICA (Norberto Picó)

norberto.jpgEl asesinato a cuchilladas de una mujer a manos de su marido, sucedido en Madrid en 1.953, desencadenó una serie de reacciones que finalizaron en 1.958 con la reforma del Código Civil español, vigente desde 1.889. Dicha reforma eliminaba la consideración del domicilio conyugal como domicilio del marido, lo que obligaba en la práctica a la mujer a abandonar el hogar familiar en caso de separación, independientemente de que se declarase su culpabilidad o inocencia.
El carácter limitado de la reforma, pues la legislación franquista siguió conservando distintos apartados discriminatorios e injustos para las mujeres, así como el apellido de su principal impulsora, Mercedes Fórmica, hicieron que dicha reforma fuese conocida como “la reformica”.
Abogada, novelista e historiadora, Mercedes Fórmica fue la primera mujer en cursar estudios de Derecho en la Universidad de Sevilla y una de las tres únicas mujeres inscritas en el Colegio de Abogados de Madrid en los años cincuenta. Al igual que Pilar Primo de Rivera, impulsora de la Ley sobre derechos políticos, profesionales y de trabajo de la mujer, de 1.961, que eliminaba la discriminación laboral por razón de sexo, Mercedes Fórmica era falangista.
Eliminada a día de hoy toda discriminación legal hacia las mujeres, las estadísticas en las que se refleja, por ejemplo, la percepción de salarios mas bajos a igual trabajo, nos señalan el camino que aún queda por recorrer en la equiparación real del hombre y la mujer.
Sin embargo, debemos contradecir el criterio feminista que apunta a la violencia ejercida sobre las mujeres como una manifestación mas de la discriminación social de la mujer, como efecto directo de las relaciones de dominación del varón sobre la hembra.
Mas bien habremos de considerar que el terrible goteo de sangre femenina en la sociedad occidental actual obedece a un general desprecio humano por la vida del prójimo, sea este hombre o mujer. Desprecio por la dignidad de las personas a instancias del cual el mas fuerte, en ausencia de criterio moral, hace valer su superioridad legal, económica o física, para imponerse sobre el débil. Un desprecio por la vida ajena que se pone de relieve, con la misma crueldad en esencia, aunque con distinta intensidad, con independencia de cual sea la combinación de cromosomas que les otorgue sus características sexuales, en el cuerpo magullado del cónyuge; en el alma herida del anciano abandonado; en el tormento del soldado humillado; en la zozobra del joven explotado laboralmente, o en la vida troceada del nasciturus.
Mientras no se altere esta concepción cainita del ser humano, -homo hominis lupus-, mientras no alcancemos a ver en el prójimo a un ser portador de valores eternos, acreedor de una dignidad que no se puede quebrantar, de una libertad que no puede ser violada, no hay nada que hacer. Ninguna reforma legal pasará de “reformica”, porque no acabará de raíz con el problema de la violencia del hombre contra el hombre. Ninguna medida legislativa ni campaña institucional –y bien está que se lleven a cabo- podrá garantizar la paz en el domicilio familiar, ni en la nación invadida, ni en la empresa de trabajo temporal, ni en el vientre de la madre. No habrá lugar seguro para el hombre acosado por el hombre.
Al margen de estas consideraciones previas ciertamente pesimistas sobre cualquier legislación contra la violencia doméstica, cabe realizar a la Ley integral contra la violencia ejercida contra las mujeres, objeto de este artículo, y a las circunstancias en las que se está llevando a cabo su tramitación, algunas valoraciones críticas.
Así, habremos de lamentarnos de la ausencia de consenso entre el Gobierno y la oposición a la hora de adoptar medidas en un asunto tan delicado como es este del maltrato a las mujeres. Una falta de consenso que llevará a la modificación de la legislación que se apruebe en cuanto cambie el color del Gobierno, práctica que imposibilita la realización de política alguna (social, territorial, educativa o de defensa) que se plantee mas allá de a cuatro años vista.
Del mismo modo, constatar con desagrado, por un lado, la politización del Consejo General del Poder Judicial, constituido en mera correa de transmisión de los grupos parlamentarios que lo han elegido, que ha emitido un dictamen crítico con el Proyecto de Ley respaldado por una exigua mayoría de sus miembros. Por otro lado, la cerrazón del Ejecutivo socialista, empeñado en sacar adelante un texto amenazado de inconstitucionalidad, con el informe negativo del CGPJ e incluso contra el criterio lingüístico de la Real Academia española, que preferencia el uso del término violencia doméstica sobre el de violencia de género.
Respecto del contenido de la Ley, al margen de reprochar el olvido que hace de otros colectivos que, aunque en menor medida, también son objeto frecuente de violencia doméstica (los ancianos, los niños y los hombres), cabe objetar sobre la polémica filosofía que lo impregna, la de la llamada discriminación positiva, que si en alguna medida pueden estar justificadas ciertas ventajas de un grupo social desfavorecido sobre el común de la población, (que se reserven plazas en la administración para minusválidos, por ejemplo), no parece aceptable que se aplique mayor rigor en la sanción a un colectivo determinado (el masculino en este caso), con respecto al resto de los ciudadanos. Hacerlo así, tal y como se configura en esta Ley, constituye una clara vulneración del espíritu constitucional, que consagra en su artículo 14 la igualdad de los españoles ante la ley, “sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.
En cualquier caso y al margen de la polémica, es difícil pensar que estas medidas produzcan en sus destinatarios el efecto coercitivo deseado. Cuando un hombre se ha degradado a si mismo tanto como para perder su condición humana y, aproximándose mas a la condición de bestia, está sediento de la sangre de la persona a la que algún día amó, no parece razonable pensar que la posibilidad cierta de ir a la cárcel le haga modificar su actitud.
Una vez mas, cualquier reforma legislativa que no vaya encaminada a modificar la forma de ser de quienes componen la sociedad -objetivo verdaderamente revolucionario- devendrá forzosamente en “reformica”.


Norberto Picó es el actual Secretario General de Falange Española de las JONS
02/07/2004 12:44 Enlace permanente. Opinión

LA SIMULACIÓN COMO MECANISMO DE DOMINIO (Alberto Buela)

poster17p.jpgLa simulación como mecanismo de dominio


La simulación en nuestra sociedad se aproxima cada vez más a la perfecta imitación y, lo grave, es que en muchos casos logra sustituir lo real y verdadero.

Ello se da no sólo en el plano de lo concreto con la simulación de los materiales, el oro, la plata, el mármol, la madera por materiales sintéticos, sino que se da también en el orden espiritual. Así se reemplazan los profundos mensajes religiosos por las cómodas recetas de los pastores electrónicos o esotéricos predicadores del futuro, la profundidad de la filosofía perenne por retazos de pensamiento ocurrente, la función arquitectónica de la política, por una política no soberana. Esto es, por una no-política.

Así, en estos tres campos principalísimos de la actividad humana como los son: la religión, la filosofía y la política asistimos al reinado del simulacro sobre la realidad, sobre lo que es.

Esta tensión entre lo que aparece y lo que es, que recorre todo el pensamiento tanto occidental como oriental desde que el hombre se puso a meditar sobre sí y el mundo que lo rodea, se inclina en nuestros días, abrumadoramente, sobre la apariencia en detrimento de la realidad.

Y decimos que esta tensión es permanente en todo hombre de toda latitud porque nadie quiere en su sano juicio engañarse o ser engañado, mentirse o que le mientan. Esto lo vio magistralmente Descartes cuando al comienzo nomás de su Discurso del método afirma: “ El buen sentido es la cosa mejor repartida del mundo, pues cada cual cree estar bien provisto de él, incluso los más difíciles de contentar en cualquier otra cosa, no suelen apetecer más del que ya tienen”.

Detengámonos un momento sobre el análisis de los términos apariencia y simulacro. El primero viene del latín apparentia: cosa que parece y no es. Y el segundo que viene de similis significa falsa semejanza. Como vemos los dos términos se complementan uno a otro. De ahí que en el obrar humano el simulacro se exprese en la frase: actúa como si y su vehículo sea la apariencia.

La religión, específicamente la cristiana, se ha transformado en un gran naranjal donde cada uno se sirve la naranja que más le place. Así bajo la mascarada de la libertad religiosa se desnaturalizó la antigua ascesis como camino a la virtud.

La sana libertad religiosa según la cual todo hombre puede practicar el culto que más desee, fue reemplazada por el simulacro de libertad entendida como: el hacer lo que se quiere. La libertad del loco diría Max Scheler, que cree que es libre porque hace lo que quiere y en realidad es sólo esclavo de sus propias pasiones.

En el plano filosófico hoy padecemos el simulacro de filosofía, los sedicentes filósofos sólo “ oscurecen las aguas para que parezcan más profundas”. Sus exposiciones son anecdóticas y sus propuestas inviables. Los más profundos terminan en un desencantado nihilismo, entreteniéndose en el debate pseudocultural o culturoso, dejando de lado el debate político.

En cuanto al domino político asistimos, entre otras cosas, al simulacro del régimen democrático. Así, la democracia participativa ha sido reemplazada, más y más, por una democracia procedimental o formal que ha malogrado los mejores esfuerzos políticos de los últimos años. Al respecto observa el politólogo Carlos Strasser: “la democracia parlamentaria se ha extendido por todo el orbe- Africa-Asia-América- pero ha perdido profundidad y es cada vez menos posible”(1)

El ser humano que hoy posee una información sobre sí mismo mucho mayor que en cualquier otra época se torna, paradójicamente al mismo tiempo, más y más desconocido para sí. Hace muchos años un filósofo mal conocido, Max Stirner(1806-1856) en su solo libro El único y su propiedad fue el primero que se percató de la singularidad del tema cuando afirmó: “La cuestión ¿qué es el hombre?, viene a ser entonces: ¿quién es el hombre?. Y a ti te toca responder comenzando por quién es. La respuesta está personalmente presente en el que interroga: la pregunta es su propia respuesta”(2)

Esto quiere decir que el hombre contando con un sinnúmero de instrumentos adecuados para investigarse a sí mismo, se desconoce más y más porque no puede preguntarse genuinamente por sí. Ha perdido la capacidad de la pregunta antropológica por antonomasia: ¿quién soy?. Y en esta pérdida mucho tienen que ver los simulacros de preguntas y lo que es peor aún, las paródicas respuestas.
No estamos acaso atosigados por afirmaciones tales como: el hombre es sujeto, tiene que dejar de ser objeto. Si toda la filosofía moderna desde Descartes para acá sostiene semejante sandez.

La brutal dicotomía entre sujeto-objeto reduce al hombre que es su propia pregunta, a quedar atrapado en su propia apariencia. Lo dice bien Jean Baudrillard cuando afirma: “el objeto es el espejo donde el sujeto acude a atraparse en su propia ilusión”(3). Se produce el comienzo de la alienación.

El hombre no es sujeto ni objeto, el hombre es hombre y todo lo que ello conlleva. La dicotomía sujeto-objeto nace del dualismo cartesiano entre res cogitans- res extensa. El hombre es sujeto y objeto a la vez. Es una unidad psicofísica. Una unidad de materia y forma; de cuerpo y alma decían los viejos filósofos.

La aparente pregunta del hombre como sujeto, es un(trompe d´oeil) pintado telón de fondo de los teatros. Este último, uno de los sentidos prístinos de la apparentia.

Ciertamente que el simulacro mayor de nuestros días es el que armaron y realizan aquellos que tienen realmente el poder. Ya decía el primer ministro inglés Disraeli “ignoran los pueblos quienes están detrás de los bastidores” . Hoy personajes como los de la Comisión Trilateral, los Bildelberger, los de la Reserva Federal de USA, o incluso, los de nuestros disminuidos Bancos Centrales son grandes desconocidos para la gran masa de ciudadanos. No tienen que rendir cuenta de sus decisiones que en algunos casos afectan negativamente a millones de hombres.

No sólo se nos escamotea la información sobre estos temas sino que lo que es peor, se nos entrega una información totalmente distorsionada: un simulacro de información. La simulación termina transformándose en el mecanismo de dominio de los pueblos.

Por qué no llamar a las cosas por su nombre, por qué no decir la verdad lisa y llana. Porque esto provocaría el alzamiento enardecido de los pueblos esquilmados, hambreados y empobrecidos. Pero ello no es querido ni permitido por los amos del mundo.

Por supuesto que esta opinión nuestra ha sido ya denostada por el pensamiento progresista bajo el nombre de “teoría conspirativa”.

Así por el solo hecho de insinuar que el mundo está manejado por personajes a quienes el bienestar general les es indiferente(4) uno se hace acreedor al sayo de troglodita o reaccionario.
El mero ocuparnos sobre el tema del simulacro, la simulación, la apariencia, el disimulo nos ubica dentro de la categoría de “filósofos de la sospecha”, denominación que nos torna políticamente incorrectos y nos pone fuera del circuito de la “producción de sentido” de la sociedad liberal democrática.

1.- Strasser, Carlos: reportaje en el diario La Nación, Bs.As. 17-1-
04.-
2.-Stirner, Max: El único y su propiedad, Madrid. Ed.Simbad, 1984,
p. 219.-
3.- Baudrillard, Jean: La transparencia del mal, Barcelona,
Anagrama, 1991, p. 183.-
4.- En Iberoamérica según datos de abril 2004 del PNUD el 44% es pobre y el 20% es indigente. Y en Argentina el 47% es pobre y el 21% es indigente. ¿Qué pretenden los dueños del poder?.

Alberto Buela preside la Fundación Cultura et Labor
02/07/2004 12:41 Enlace permanente. Opinión

EL ESPÍRITU DE LA CHECA (Pío Moa)

checa.jpgEL ESPÍRITU DE LA CHECA

Uno nunca pierde del todo la ingenuidad. Creía que la canallada de Guerra sobre la que hablé hace poco en el artículo “Un gran hombre”, era algo aislado y bastaba con el comentario para liquidarla, pero veo que no es así. Un amigo me ha alertado sobre otro libro, exculpatorio del GAL, publicado hace poco por el periodista afín al PSOE Diego Carcedo, sobre el general Sáenz de Santamaría. En él se repite la misma patraña, puesta ahora en boca del general: yo habría sido el infiltrado que había permitido la liberación de Oriol y Villaescusa en 1977. Ya había tenido noticias de la difusión oral del rumor. Por lo tanto, estamos ante una verdadera campaña.
Pero quizá me exprese mejor en forma de autoentrevista.
P.- ¿Por qué crees que salen con estos cuentos ahora?
R.- Porque mis libros, en especial Los mitos de la guerra civil y Los crímenes de la guerra civil, por lo mucho que se han vendido y se siguen vendiendo, han hecho mucho daño al PSOE (además de a los nacionalistas), e intentan destruirme de alguna manera por estos métodos mafiosos. Ya Stanley Payne, en su comentario sobre mis libros, señalaba que los ataques a mis trabajos se realizan “por medio de una suerte de censura de silencio y de diatribas denunciatorias más propias de la Italia fascista o de la Unión Soviética que de la España democrática”. Como vemos, refleja la realidad más de lo que uno hubiera pensado.
P.- ¿Por qué les hacen daño tus libros?
R.- No debieran hacérselo, porque son de historia, y una historia que empieza a ser vieja. Pero para el PSOE y los nacionalistas y comunistas la guerra civil no es un asunto histórico, sino una fuente inagotable de legitimación propia y de deslegitimación de la derecha. Han convertido la guerra en un negocio político fundamental, y de ahí que no vean mis libros como libros de historia, sino como un ataque a uno de los pilares de su política. Ahora mismo están volviendo a sembrar los viejos odios, los viejos rencores con sus campañas sobre la represión. No tratan esos temas como historia, pues hablan sólo de las víctimas de un bando, olvidando o menospreciando las del otro y las que se causaron las izquierdas entre sí. Y olvidan además que fue la izquierda quien empezó. Utilizan los muertos de una forma inicua y peligrosa, y esto me parece peor que la corrupción económica de su anterior etapa en el poder.
P.- ¿Hay algo de verdad en esas acusaciones de Guerra y Carcedo, y probablemente de muchos otros?
R.- Podemos plantearlo así: si fuera cierto, yo habría echado por tierra uno de los atentados terroristas más graves de la transición. Por lo tanto, deberían estarme agradecidos, por un lado, y por otro no deberían decirlo, porque ello equivale a poner mi vida en peligro. Pero, en primer lugar, no lo dicen como un elogio, sino todo lo contrario, lo sitúan en ese contexto sórdido, mafioso del que tanto entienden ellos. Y en segundo lugar, lo que dicen supone una auténtica colaboración con los terroristas, ofreciéndome a su venganza.
P.- Pero, ¿hay algo de cierto en lo que dicen?
R.- Es obvio que no hay nada, y no porque lo diga yo, que soy parte interesada. Cualquier puede ver que el Carcedo escribe como el clásico intoxicador chequista, poniendo en boca del general Sáenz de Santamaría unas palabras que tendrá que demostrar que las dijo el general, cosa que dudo. El contexto es de un jefe de la lucha contraterrorista que defiende el terrorismo de estado, y si dijo lo que le atribuye Carcedo sólo se puede concluir que era un perfecto botarate. Las palabras que pone en boca de Saenz están plagadas de inexactitudes y expuestas con el estilo insinuante, sospechoso y especulativo propio de un intoxicador, no de quien ha tenido las máximas responsabilidades en su terreno y tiene que saber, por tanto, de qué habla. Sáenz dirigió la policía, y el Guerra la política por encima de Sáenz durante largo tiempo, y por tanto saben perfectamente que lo que dicen es falso. Tendrían que afirmar o negar taxativamente, pero en lugar de ello hablan como periodistas que plantean hipótesis o posibilidades teóricas desde fuera, desde la ignorancia. Es claro que mienten.
Es como si alguien diera a entender, relacionando arbitrariamente tales o cuales hechos, que Guerra dirige redes de pederastia, para que luego él se tomara la molestia de “aclararlo”. Un periodista mínimamente honrado nunca daría pábulo a tales cosas, pero está claro que el Carcedo ignora los rudimentos de la ética profesional. Por cierto, estas conductas reproducen otros comportamientos de ciertos periodistas y políticos en relación con las investigaciones sobre el GAL, tratando de silenciar y destruir a quienes sacaban a la luz aquellos hechos. El PSOE organizó el terrorismo de estado, y quiere convencernos ahora de que estuvo muy bien. Los métodos que está usando contra mí, para desacreditarme como historiador y destruirme como persona, responden al mismo concepto mafioso o chequista, por cierto con una larga tradición en ese partido.
Quisiera recordar a este respecto que los socialistas practicaron con la ETA una doble y corrupta política: por un lado claudicaban ante los asesinos, negociaban con ellos, incluso pensaba cambiar las leyes a su favor; y por otra imitaban sus métodos.
Estudiando al PSOE uno se percata del enorme papel que han jugado en su historia las campañas de calumnias contra sus adversarios, lanzadas sin el más mínimo escrúpulo. Es algo estremecedor. Han sido verdaderos maestros de la calumnia y la provocación. Desgraciadamente siguen en las mismas, y los Besteiro no asoman por ningún lado.
P. Si no hay nada de verdad, el peligro para ti es menor.
R. No, el peligro es igual o mayor. En primer lugar, los terroristas no necesitan una verdad, sino un pretexto para actuar, el pretexto que les sirven en bandeja estos sujetos. En segundo lugar, no tienen por qué actuar ellos. Un posible atentado contra mí, después de todas estas cosas, les sería enseguida atribuido, aunque podría muy bien proceder de otro lado, máxime teniendo en cuenta experiencias como el GAL.
En todo caso algo es evidente: esta gente no ha respondido a mis investigaciones con el debate, sino, como decía Payne, con actitudes cargadas de odio y propias del stalinismo o del fascismo. En esas actitudes ha habido una escalada manifiesta con esta campaña no sólo escrita, sino también, y sobre todo, oral. Son reacciones típicas de la Checa, de quienes no entienden la libertad de expresión y de investigación, la democracia en definitiva. Utilizan la historia como un instrumento al servicio de oscuros intereses políticos actuales, que exigen tanto la resurrección de los odios como el silenciamiento de los discrepantes. Me siento seriamente amenazado.
P. Piensas recurrir a la justicia?
R. Sí
P. ¿Tienes confianza en la justicia?
R. La normal.
Pío Moa es historiador y ensayista.
02/07/2004 12:39 Enlace permanente. Opinión

RAÍCES Y FRUTOS (Manuel Parra Celaya)

cristo_crucificado3.jpgRAICES Y FRUTOS

La Constitución europea, como estaba previsto, ha obviado cualquier referencia al Cristianismo a la hora de definir este enésimo intento de configurar el Viejo Continente como algo más que un mosaico de naciones a la greña; nacerá así, una entidad política, con prurito de convertirse en “proyecto sugestivo de vida en común”, como algo falsificado en su reencuentro histórico e intrahistórico. La Gran Secta lo ha ordenado y los Hermanos obedecen como buenos, actuando como “rodillo” inmisericorde.

También la constitución española del 78 silenció cualquier referencia a las raíces cristianas –en nuestro caso y más concretamente, católicas- de España, y procuró que no apareciera el nombre de Dios por ninguna parte, quizás para no molestar precisamente a los Hermanos, que ya estaban convenientemente situados por aquellas calendas. Esa fue una de las serias razones que impulsaron a un servidor a votar “no” y a integrar honorablemente aquel –creo recordar- 2.6% de perdedores; la otra razón fue el dislate jurídico-político y lingüístico de la palabra “nacionalidades”, pero ése es otro tema que aquí no viene al caso…

La cuestión es que ni España ni Europa, en sus respectivas constituciones, asumen su historia, tradición, raíces y elemento básico constituyente. El gran filtro de la masónica Revolución Francesa actúa como deformador; la historia oficial queda, así, enfrentada a la real, pero con conciencia de que sea aquella la que predomine. De ahora en adelante, cualquier escolar europea reconocerá el mundo que le rodea sólo desde Voltaire y sus muchachos, con el añadido de que, anteriormente, sólo existió una especie de prehistoria nebulosa, fanática e indefinible. El único “valor” en el que se basará la “nueva” Europa es, precisamente, la volteriana “tolerancia”, que se me hace a todas luces incapaz de hacer frente –o de tratar, por lo menos, de tú a tú- a otras definiciones más claras, sólidas y consecuentes con la propia historia, que van entrando, a cuentagotas o a chorro, en esta Europa estúpida de los Giscar d’Estaing y demás Hermanos. ¿O es eso lo que se pretende?

Europa es la conjunción de Clasicismo, Romanidad, Cristianismo y Germanismo. A partir de este punto, se pueden admitir todas las influencias que se quieran, como aportaciones menores y aun anecdóticas, y una evolución histórica de la que el Racionalismo y la Guillotina forman simplemente una etapa, asumible, como todas, pero también superable.

Europa sólo podrá hacerse a partir de esa superación, porque los viejos clixés se han mostrado incapaces y nocivos para construir sólidamente comunidades; sólo han servido para aunar los intereses de los privilegios o para edificar utopías enemigas de la libertad, precisamente en nombre de la libertad, al igual que la gran paradoja de la trilogía masónica: nunca los seres humanos han sido más desiguales, nunca menos libres y nunca menos solidarios, ya que no fraternos. La Europa capitalista –neoliberal y socialdemócrata- no llegará nunca a consolidarse como Nación de naciones; y no se lo impedirá el enemigo exterior –hoy, como anteayer, concretado en el Islamismo emergente y quintacolumnista, sino que lo obstaculizarán las propias contradicciones internas del Sistema vigente, que se ha mostrado suficientemente incapaz de hacer “más felices y más prósperos” a los hombres y a los pueblos.


Manuel Parra Celaya es Doctor en Pedagogía y Profesor de Enseñanza Secundaria.
15/06/2004 12:37 Enlace permanente. Opinión

INQUISICIÓN (Manuel Parra Celaya)

inquisicion.jpgINQUISICIÓN

Hoy no tengo el cuerpo para escribir sobre temas serios y trascendentes, abrumado por la acumulación de noticias y, sobre todo, por su utilización frívola como tema electoral: queremos construir Europa como el que va al fútbol... Así que dejo de lado el matrimonio o concubinato (esto nunca se sabe) entre socialistas y separatistas y también en la política internacional de España, que, al parecer, no lleva de ser "auxiliares del Imperio" a jenízaros de la vecina, dulce y puta Francia... todo un panorama.

Tampoco quiero ironizar sobre la "ocasión histórica" del Fórum de las Culturas de mi ciudad barcelonesa, al que están llevando, por imperativo legal, a escolares (tan hartos del curso que expira como sus profesores) para hacer subir las estadísticas de participación. Fíjense en mi estado de ánimo cuando ni me meto con la medalla de José Bono.

Mi idea inicial era dejar de lado la Sociedad Política para tratar temas que interesan a mi Sociedad Civil; ya sabemos que ambas presentan perfiles separados... hasta que la tentación totalitaria seduce a los jerifialtes. Esto les suele pasar a todos, pero, cuando se dicen de izquierdas, peor.

Es curioso que de las dos acepciones de la palabra "totalitarismo" los llamados demócratas siempre se inclinan por aplicar la peyorativa. Me explicaré, con permiso del sufrido lector.

"Totalitario" puede ser la tentación a "totalizar", esto es, a que el Estado sea de todos los ciudadanos, no de una clase social o de un partido. También, la tentación de que el Estado intervenga en todo, incluidas vidas y conciencias. A esta segunda acepción llamaba Ortega y Gasset "impropia", porque para él, liberal auténtico, el objetivo era la participación global y completa en las tareas de la res pública.

Pues bien, los tripartitos que nos rigen se inclinan peligrosamente por la primera acepción: la Sociedad Política invade el territorio de la Sociedad Civil, inmiscuyéndose en usos, costumbres, lenguaje, modas y decires. Ahí van dos ejemplos tomados de la prensa diaria: varios trabajadores del Hospital Clínico de Zaragoza han sufrido la intervención de la Policía por fumar en la cafetería del Centro, denunciados por un aprendiz de inquisidor de una asociación antitabaco; al parecer, se basa en una Ley Aragonesa de Prevención, Asistencia y Reinserción Social en materia de drogodependencia. En el mismo camino, la Generalidad catalana prepara varias medidas coactivas contra los fumadores, entre amenazas similares a las empleadas para imponer el catalán como lengua exclusiva.

En otro orden de cosas, siempre dentro de la línea totalitaria e inquisitorial, la Junta de Andalucía obliga por decreto, a través de su Boletín Oficial, a emplear la maldita barra con masculinos y femeninos: ciudadanos/as, andaluces/zas, niños/as... imbéciles/as; no sabemos los alcances de quienes decretan tamaña estupidez, pero nos los imaginamos... Desconocen el valor genérico o generalizador del supuesto masculino y prefieren el lenguaje "políticamente correcto" impuesto desde el Poder. Más o menos es una norma del mismo jaez que la que obliga, por lo menos en Cataluña, a designar a las antiguas Asociaciones de Padres de Alumnos (A.P.A.) como Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos, con lo cual el resultante A.M.P.A., claro que sin "h", puede obligar a intervenir a algún grupo de "intocables" con Eliot Ness a la cabeza.

Francamente, las pulgas de la pelliza de Viriato empiezan a picarme por todo el cuerpo; estoy hasta el gorro de imposiciones cretinas en mi ámbito civil, ahora que me había acostumbra a imposiciones igualmente cretinas en el ámbito de lo político. Me empiezo a sentir chispero madrileño ante los Esquilaches nada ilustrados de nuestros días.

No es que amenace con echar mano de la faca (poco elegante y escasamente práctico), pero me propongo firmemente una desobediencia civil y pacífica, eso sí, plagada de ibéricos tacos, cada vez que una Autoridad o sus Agentes se propongan intervenir en mi vida civil, pacífica y sencilla.

De política hablaremos otro día.

Manuel Parra Celaya es Doctor en Pedagogía y Profesor de Enseñanza Secundaria.
15/06/2004 17:20 Enlace permanente. Opinión

¿LEGALIDAD VIGENTE? (Rafael Ibáñez Hernández)

colegio.jpg¿LEGALIDAD VIGENTE?

Esta Ciudad en la que vivo padeció durante el anterior período un Ayuntamiento gobernado por los socialistas en coalición con los amigos de Llamazares y —durante un tiempo— representantes del nuevo castellanismo rancio de siempre. Habíanse hecho los progresistas con el gobierno de la Ciudad de un modo totalmente sorprendente, hasta el punto de que el equipo de Gobierno debió constituirse con elementos inicialmente designados por los citados partidos con el propósito de ejercitar la oposición. Vamos, en circunstancias muy similares a las que ha tenido que afrontar Zapatero, cuyo equipo no soñaba ocupar La Moncloa ni con la imaginación artificialmente agitada.. La principal consecuencia fueron cuatro años de absoluta inoperancia que —eso sí— dejaron las arcas totalmente exánimes, so capa de no pocos gestos dedicados a la galería.
Durante ese tiempo, fueron varias las muestras que estos progresistas dieron de su personal soberbia, que les hacía creerse por encima incluso de las leyes. Al poco tiempo de acceder al poder municipal, un concejal de IU adquirió una autocaravana. Dado el volumen del vehículo, tuvo que hacer obra para alzar la cubierta del tejado del garaje de su vivienda, pero “olvidó” solicitar la preceptiva licencia, lo que motivó un pequeño escándalo de ámbito local. Llegado el verano, este mismo concejal optó por disfrutar del nuevo bien en la costa cantábrica. Pero no debía contar con la posibilidad —que se materializó— de que los ciudadanos nos enterásemos de que había sido multado por aparcar y pernoctar en zona prohibida de una conocida playa. En su soberbia, este concejal —responsable del área de Medio Ambiente en la Ciudad— se permitió el lujo de dar ejemplo a sus conciudadanos declarando a la prensa: “No voy a pagar esa multa”.
Ignoro a estas alturas cómo se resolvieron estos expedientes, y supongo que el lector podría aportar otros casos a este incipiente anecdotario. No obstante, parece que su gravedad se acrecienta cuanto mayor es la responsabilidad del político que comete los desafueros. Debería Zapatero recordar que en el ordenamiento político español no existe la figura del presidente electo y la designación del sucesor de Aznar exige un largo trámite, más o menos tortuoso. No era —por tanto— procedente hacer pública con antelación la composición del nuevo gabinete, aunque fuera un procedimiento para acallar las numerosas voces que en el PSOE se alzaban durante el reparto del botín. Que esto ocurriera antes de que el Rey iniciara la preceptiva ronda de consultas es muy significativo del nuevo papel que le reservan a la Corona —¡y se quejaban de Aznar!—, pero que sucediera cuando ni siquiera se había constituido el órgano con competencia en la elección del nuevo presidente fue una peligrosa muestra de prepotencia y desprecio a la soberanía nacional representada en las Cortes.
Pero corto le dejaron algunos gobiernos autonómicos —entre ellos el de Cataluña, presidido por un socialista—, que inmediatamente después del 14-M hicieron pública su intención de no cumplir la Ley Orgánica de la Calidad de la Enseñanza. Ciertamente, no sería éste el primer caso en que el poder político desafía la legalidad: Atucha defendiendo a Otegui y sus colegas en el parlamento vasco, Aznar haciendo oídos sordos a la sentencia que le obligaba a desconcentrar las emisoras de Antena 3 de la Cadena Ser... No ha habido lugar para comprobar si estos poderes regionales cumplirían su amenaza, pues ésta surtió el efecto deseado en un Gobierno hipotecado hasta las últimas. Pero el reciente Decreto de paralización parcial de la aplicación de la LOCE deja ahora aparentemente en manos de los gobiernos autonómicos controlados por el PP la oportunidad de desoír al Gobierno de Zapatero, por mucho que sea éste quien haya roto el principio de jerarquía legislativa. Esta violación del ordenamiento jurídico vigente dejará abierta la espita por la que finamente desaparezca el gas constitucional que mantiene el globo de España en el aire. Al cometer esta consciente fractura de la legalidad, el gobierno de Zapatero —además de atentar, como amenaza, contra las bases permanentes de nuestra sociedad— cede argumentos a quienes —por ejemplo— animan la autodeterminación del País Vasco o de Cataluña.
Ante esta manifiesta debilidad del sistema político acaso sea el momento de plantearse cuestiones como la objeción de conciencia (serán muy sensibles a su vertiente fiscal) o la resistencia civil para enfrentarse a la nueva Transición, una nueva versión de aquella política que consistía en hacer legal lo que decían era normal en la calle. Una revolución política sustentada por una vieja fórmula: hacer creer que la sociedad ha cambiado para justificar el dinamitado del artificio constitucional, cuya voladura se llevará finalmente por delante cualquier vestigio de una nación que creíamos perenne.

Rafael Ibáñez Hernández es historiador.
15/06/2004 21:14 Enlace permanente. Opinión

LLORA LA GUARDIA CIVIL (J. Pareja)

guardiacivil.jpgLLORA LA GUARDIA CIVIL

El haber sobrevivido durante 150 años de historia a decenas de gobiernos, una guerra civil y una dictadura, no ha sido suficiente para que, una vez más, la Guardia Civil haya tenido que sufrir en sus carnes las vejaciones del gobierno de turno.

Asistimos impotentes, una vez más, al bochornoso espectáculo de ver como se pisotean ilusiones, derechos y esperanzas. Y, una vez más, el Benemérito Cuerpo acatará las órdenes y decisiones del gobierno de la nación.

Cierto es que desde su creación, la Institución ha cambiado mucho y ha sufrido un lavado de cara importante, tan sólo hay que recordar la instauración del día libre semanal, la fijación de la jornada semanal de 37 horas y media (aunque pocas veces se cumpla), o la creación del tan cacareado Consejo Asesor de Personal, que ni aconsejaba, ni asesoraba, y muchos menos del personal.

Ahora con el retorno a la presidencia de un partido socialista, el tan polémico “sindicato” AUGC (Asociación Unificada de Guardias Civiles) se las prometían muy felices, por las múltiples promesas socialistas sobre el futuro de la Guardia Civil. Pero la alegría duró poco, y si el Súper Ministro de Defensa Sr.Bono, en su discurso de investidura, ya prometió que no habría sindicatos profesionales en el ejército ni en la Guardia Civil, semanas más tarde el copropietario de la Benemérita, Sr. Alonso, Ministro del Interior (gracias a Dios no han cambiado el nombre al ministerio) anunció que el nuevo Director de la Guardia Civil iba a ser el General del Ejercito del Aire Sr. Gómez Arruche. De un plumazo y a las primeras de cambio terminaban con otras dos promesas: Creación del mando único y desmilitarización del Cuerpo. Pero este nombramiento no sólo es el enésimo incumplimiento de las promesas electorales, a las que ya nos tiene acostumbrados el PSOE, sino que supone una grave y peligrosa afrenta a los Generales Jefes del Cuerpo, que han tenido que contemplar impávidos como un General de rango inferior era puesto al frente del Instituto, teniendo como subordinados a Generales de mayor rango, más antiguos y mejor preparados que él. Aparte del significativo gesto que supone el volver a poner a un militar (y que para mas INRI no es de “la casa”) al mando de la Guardia Civil, hecho que no sucedía desde hacía mas de una década. Es claramente una bofetada del gobierno, no sólo para los que van a ser sus nuevos compañeros de profesión, sino también para el resto de los componentes del Cuerpo.

Un hecho conocido por todo el mundo es que en la Academia General de Zaragoza se forman los oficiales de la Guardia Civil, lo que no es conocido por todos es que son siempre los primeros cadetes de cada promoción, los que optan por tomar la especialidad de Guardia Civil, quedando el resto de alumnos destinados a formar parte de los tres ejércitos. Es decir, si de los mejores cadetes de cada promoción se obtienen los futuros generales de la Benemérita, ¿por qué coger a un general con una más que menor capacidad que la del resto de sus compañeros de promoción?

Como dije antes, el nombramiento del General Gómez Arruche, supuso el estremecimiento de todos los estamentos del Cuerpo, fue como pegar una patada en un avispero, y si no fuera por el enorme nivel de disciplina y acatamiento, y por la gran memoria histórica de todos los componentes, perfectamente se hubiera podido volver a dar el caso de un teniente coronel dirigiéndose al parlamento, arma reglamentaria en mano. Y me consta que esos días hubo muchas llamadas entre los despachos de los más altos dirigentes del Cuerpo, aunque en esta ocasión los alegatos iban cargados con grandes dosis de sensatez y no se urdió ningún plan estúpido.

Mientras todo esto sucede, los escalones más bajos de esta gran escalera que es la Guardia Civil, es decir los guardias, lloran por lo que pudo ser y no fue, por ser víctimas, nuevamente, de las promesas socialistas. Y en definitiva, por sólo ser recordados cuando estos casi 75.000 votantes tienen la oportunidad de inclinar la balanza hacia un lado o hacia el otro.
Juan Pareja es especialista en asuntos sobre la Benemérita.
15/06/2004 21:15 Enlace permanente. Opinión

NI CON UNOS NI CON OTROS (Adolfo Moncada)

niconunos.jpgNI CON UNOS NI CON OTROS

Una de las muchas razones por la que un proyecto tan atractivo como el falangismo, que auna inquietudes de carácter patriótico y social compartidas por millones de españoles, no ha conseguido adaptarse al mapa político posterior a la muerte de Franco, es su indiscutible vinculación histórica con ciertos movimientos políticos de la Europa de Entreguerras que, derrotados en 1945, se convirtieron en las grandes herejías del imaginario colectivo de nuestra época.
Esta circunstancia, ha sido mal asimilada en el seno de las propias huestes azules, entre las que han abundado (y abundan) especialmente dos formas contrapuestas entre sí, y a la vez erróneas de enfrentarse con el propio pasado.
De un lado, se encuentran aquellos falangistas, mayoritarios entre las corrientes del falangismo más refractario a la valoración positiva de la figura de Franco (los autodenominados auténticos e independientes), que han volcado tradicionalmente todo su esfuerzo en negar la evidencia histórica. Que José Antonio Primo de Rivera y Ramiro Ledesma Ramos emprenden su trágica y breve carrera política, al objeto de importar a España el espíritu propio de los movimientos políticos que por aquellas fechas triunfaban en Italia y Alemania. Que, igualmente, existieron durante la etapa fundacional y, posteriormente, hasta la derrota de 1945, intensos contactos y cordiales relaciones entre la Falange y dichos movimientos, sellados con la sangre comúnmente derramada en los campos de España y Rusia, en la lucha contra el comunismo.
La ingenuidad de este planteamiento, bienintencionado en principio, porque trata de desmarcar al movimiento español de todo mimetismo extranjero, se pone de manifiesto siempre ante el peso indiscutible de la realidad de los acontecimientos del propio pasado.
Por el contrario, y con frecuencia en los ambientes francofalangistas, existen personajes (minoritarios en esos mismos ambientes, todo hay que decirlo) que van más allá de la constatación de la verdad histórica del propio pasado, y soslayan el hecho ideológico, tan indiscutible como el histórico, de que, si bien la Falange mantuvo una estrecha relación histórica con los movimientos italiano y alemán, en el plano ideológico apuntó en muchos temas unas ideas muy diferentes a las de aquellos, que le confieren una personalidad propia y absolutamente diferenciada de sus coetáneos extranjeros. Ese soslayo, en este caso, ni es bienintencionado ni ingenuo, y esconde el propósito poco leal de ciertas personas, de aprovechar el paraguas falangista para hacer proselitismo del ideario, legalmente proscrito, del movimiento político alemán, que es el que verdaderamente enciende los corazones y mentes de estos supuestos falangistas, que en una incomprensible actitud de soberbia, se atreven a acusar de traición a aquellos otros que no comparten sus planteamientos.
Ante unas posturas y otras, y muy especialmente contra la de los pardos teñidos de azul, los falangistas deben estar en guardia. Tanto desde la asunción sin complejos del propio pasado, como de la defensa inequívoca de la propia autonomía ideológica frente a ideologías ajenas.
Solo así, podrá superarse uno de los muchos obstáculos que impiden a la Falange cristalizar en un movimiento coherente y organizado.
Adolfo Moncada es sindicalista y colaborador en varias publicaciones culturales.
15/06/2004 20:05 Enlace permanente. Opinión

TALANTE (Emilio Álvarez Frías)

emilio.jpgTALANTE

No cabe duda que, de vez en vez, a los políticos les da por sacar algunos vocablos o expresiones del diccionario, bien sustantivados o bien adjetivados, y con suficiencia los ponen en circulación, los jalean con gran alborozo y los convierten durante un tiempo en el pan nuestro de cada día, o más bien en el hecho cultural más importante del momento. Unas veces es «puedo prometer y prometo», otras veces «sin acritú», otras «tolerancia», o «violencia de género», o «Estado» para evitar decir nación, patria o España, o «partidos constitucionalistas», sin olvidar echar mano continuamente del paradigma «democracia» por todos reverenciado y utilizado para afianzar cualquier sandez, sin dejar atrás los términos «transparencia», «diálogo», etcétera.
Lo de más vibrante y excitante actualidad en estos últimos tiempos es «talante». Hay que tener talante para lo que sea: para mentir, para manipular, para insultar, para tergiversar, para claudicar, para deshacer lo hecho, para todo es preciso tener talante. Si nos aproximamos al María Moliner, podemos apreciar que como talante define la «actitud o disposición de ánimo buena o mala en que una persona está para tratar con ella». Hemos de imaginar que cuando se da tanto pábulo a esta palabra es en la intención de bondad, no de mala disposición.
Sin embargo en estos días hay que tener talante hasta para entrar como elefante en cacharrería con la idea predeterminada de romper lo que se ha ido componiendo con paciencia y tesón, buscando el encaje de cada pieza, soldándola en el sitio justo y suplementando con escayola las esquirlas perdidas en anteriores roturas para que pueda llegar a tomar la forma original, pues, normalmente, y desde la antigüedad, las piezas, como los hechos, suelen responder a unos patrones depurados y las nuevas formas han de ser tomadas con discreción ya que no todo lo nuevo es bueno, ni es fácil que perdure hasta pasar al estante de lo clásico y modélico, ni puede tomarse de otra forma que como improvisación que se ha de decantar con el ajetreo de cada día, con la depuración a través de la experiencia, filtrando los residuos por tamices de diverso tamaño hasta conseguir una pureza digna de la excelencia.
Claro que no hay que confundir la excelencia con medidas exactas y criterios extremadamente puros; pues puede ser más excelente una cerámica del siglo II a.C. que una pieza perfecta salida de la mejor fábrica actual diseñada y elaborada por ordenador, o puede ser más relevante una orza de cualquier alfarero de Zamora que la obra de un acreditado, alabado y encumbrado escultor modernista. La excelencia está allá donde se produce lo importante, lo sublime, aunque no alcance el rango de lo perfecto. ¿Cuántos santos han tenido orígenes poco recomendables y han terminado en los altares a fuerza de depuración?
Pero volvamos al camino del talante que es el que hoy nos convoca. Porque, como hemos destacado anteriormente, si se emplea en sentido negativo, parece que la palabra no alcanza el significado que se pretende dar al ser usada: el de bondad.
No parece que sea de buen talante romper compromisos internacionales contraídos en función de hechos y circunstancias puntuales. El «no a la guerra» figura en nuestro frontispicio de católicos: reprobamos la violencia en cualquiera de sus formas. Pero, desgraciadamente, a veces hay que usar la violencia para combatir y erradicar la violencia, aunque parezca una paradoja, ya que, en caso contrario, ésta puede llegar a anular lo correcto, la convivencia, los derechos irrenunciables de los otros, la libertad de los hombres como principio básico y fundamental. Si la vuelta al orden puede ser conseguida por medios pacíficos, todos debemos cantar alabanzas. Pero si es preciso tomar decisiones firmes no deseadas, el sentido de la responsabilidad dicta que hay que hacerlo. Y España, en su momento, creemos que tuvo que adoptar una postura que seguro no era del agrado de quienes la tomaron. Por ello, valerse de un «no a la guerra» para esconder torcidas intenciones es deshonesto; prometer romper acuerdos internacionales que fueron necesarios, una falta de sensatez. Ese talante no es positivo aunque se presente como tal. Pueden serlo para los interesados vociferantes, para ganar unas elecciones engañando, pero no para el respeto de los otros países del orbe, para las relaciones de todo tipo con terceros. Nuestras tropas han salido de Irak ante la mofa de los soldados de otras naciones, con el peligro que suponía que la retirada no fuera cubierta por otras tropas, como era lógico, acusados de abandono por una población que quiere vivir en paz y no lo consigue, con la petición del obispo de Bagdad de que «no se siga el pésimo ejemplo de Madrid, porque si nos abandonan será una catástrofe» y la reflexión del cardenal Martino en el sentido de que estas actitudes podrían «desembocar en una guerra civil».
Si como dice el actual Ministro de Defensa, hay que «abandonar parte del material» para escapar corriendo del lugar, no es talante positivo, ni de honor para un ejército, ni siquiera para el último de sus soldados.
No se puede asegurar que forme parte de un talante dialogante positivo dejar en suspenso parte de una ley sobre educación que trata de que los jóvenes adquieran una mayor formación, una cultura que se les estaba negando, unos conocimientos de los que carecen decenas de promociones, una preparación humanística fundamental para que el hombre viva y conviva en la sociedad y en sus relaciones con los demás y con lo trascendente.
No es talante positivo escuchar el insulto y la difamación de titiriteros frente a lo que piensan otros que no se revuelcan en el rencor y la malevolencia.
No es talante positivo de diálogo plantearse cerrar las capillas existentes en las facultades universitarias porque la Universidad es laica, que dice el rector de la Complutense de Madrid, que se confiesa de izquierdas, confundiendo, suponemos que interesadamente y no por ignorancia, que la Universidad lo que no es es confesional; o dejando de pagar a profesores de la cátedra de Teología para que desaparezca por falta de claustro.
Tampoco se puede considerar como de talante dialogante que imbéciles comediantes manifiesten que la «guerra patrocinada por Bush, Blair y Aznar es nuestro terrorismo», cuando una forma de nuestro terrorismo sí puede ser la falta de solidaridad que encubre la cobardía vestida de pacifismo.
Es falta de talante positivo engañar al ciudadano con mentiras, medias verdades, ocultamientos, proclamaciones que no se piensan cumplir porque saben será imposible, o no se consumará porque sólo obedecen a planteamientos electorales.
No parece talante de signo objetivo actuar utilizando la palabra aviesamente contra quienes les han precedido, culpándoles de todo, incluso de aquello que han realizado magistralmente, como la orza del alfarero de Zamora, de hechos que se encuentran a la vista de la generalidad de las gentes pues están produciendo grandes beneficios, y negarlo o vituperarlo, además de ser una maldad, es una mendacidad y una falsedad.
¿Acaso puede entenderse como talante positivo el comportamiento de ciertos medios de comunicación que difunden soflamas, desacreditan a las personas, inducen al error, provocan movimientos prerrevolucionarios, y utilizan la calumnia y la patraña para llevar al ánimo de las buenas gentes hechos engañosos e irreales?
Sería bueno que el ciudadano llegara a poder apreciar dónde está el talante positivo y dónde el negativo; claro que para ello sería necesario que la juventud llegara a tener una formación adecuada, cosa que intencionadamente se les niega pues es preferible que el votante carezca de la capacidad de reflexión y pensamiento que le llevaría a darse cuenta dónde encontrar lo excelso libre de recubrimientos perversos.

Emilio Álvarez Frías dirige la revista de pensamiento ALTAR MAYOR.
15/06/2004 19:46 Enlace permanente. Opinión

INFLUENCIAS DEL FASCISMO EN ESPAÑA (Gustavo Morales)

onesimo.jpgINFLUENCIAS DEL FASCISMO EN ESPAÑA

No está de más mirar atrás y analizar brevemente los orígenes del nacionalsindicalismo y su llegada a España
Los avances de los grupos de extrema derecha y fascistas en buena parte de Europa contrasta con la nula presencia pública en España. Lo peculiar de esa nación es que en ella el fascismo no fue derrotado militarmente en 1945. Franco muere en la cama en 1975, tres décadas después. Ese dato cronológico puede explicar la fuerza de las organizaciones nacionales calificadas de fascistas{1} como Le Pen en Francia y Heider en Austria, con muestras significativas en la Holanda del asesinado Pim Fortuyn y en otras zonas de Europa. Incluso en Estados Unidos, a una distancia vertiginosa de los dos grandes, un partido totalitario es el tercero más votado. Sin embargo, en España, la extrema derecha es un residuo electoral. Hasta la muerte de Franco en 1975, las organizaciones fascistas apenas comienzan su tarea de forma independiente, treinta años después que en el resto del continente europeo. El resultado es que en 2004 apenas superan los cincuenta mil votos sumando las heterogéneas cuatro formaciones que se han presentado bajo el yugo y las flechas.
El MSI estuvo presente en las primeras elecciones italianas tras la II Guerra Mundial. El partido de Le Pen se ha presentado en la segunda vuelta de unas elecciones presidenciales francesas. Si en el resto de Europa la reconstrucción de organizaciones autoritarias tiene lugar a partir de la derrota del Eje en 1945, la comodidad de los aledaños del poder demora la construcción de organizaciones de extrema derecha no gubernamentales en España hasta los años setenta.
España post 1975
Son familias directamente implicadas en el régimen de Franco las que obtienen las siglas históricas FE de las JONS y recogen el suficiente electorado para, en coalición con Fuerza Nueva, tener el único diputado ultra de la democracia de la reinstauración de 1978 en la persona del notario Blas Piñar. Raimundo Fernández Cuesta, en la secretaría general del partido histórico, con el apoyo de José Antonio Girón, David Jato, Reyes y algunos veteranos más, instala el local falangista en la Cuesta de Santo Domingo de Madrid y a su partido en la marginalidad política que decretan las urnas a principios de los años ochenta. El principal problema es que el mensaje es confuso, basado en un retorno al pasado, no hay claridad en las propuestas y en alguna ocasión el partido de Fernández Cuesta se retira para recomendar el voto a la derecha de Manuel Fraga.
Por su lado, los hedillistas, herederos de la Falange Auténtica del coronel Tarduchy y de Patricio González de Canales, constituyen FE de las JONS (auténtica). Sus tesis y su praxis son las más interesantes del mundo azul entre 1975 y 1979. El aire jacobino y la necesidad de desandar hacia la izquierda tantos pasos como se habían dado a la derecha durante el franquismo, generaron una organización eficaz con un fuerte componente militante que consiguió eco en la prensa mediante acciones espectaculares; desarrolló una intensa actividad en enseñanza media y universidad, a través del Frente Sindicalista Unificado, con escarceos en el mundo laboral a través de la CONS.
Dada la disparidad de las familias que se arropan bajo el manto azul, no está de más mirar atrás y analizar brevemente los orígenes del nacionalsindicalismo y su llegada a España. Velarde Fuertes señala una frase de Adolfo Posada: «¿Habremos hecho fascismo sin saberlo los krausistas españoles?»{2}
El fascismo, una revisión del socialismo
El mundo procedente de la revolución industrial y del parlamentarismo se tambalea en los primeros años del siglo XX. Dos doctrinas movilizadoras, con un mismo tronco hegeliano, crecen en Europa: el comunismo y el fascismo. Al individualismo burgués le responden dos concepciones colectivas, una en torno a la nación como espacio de la solidaridad y la otra basada en la clase económica, pero ambas propugnando la conquista del Estado como instrumento esencial del cambio. La revolución desde arriba. Europa se debate entre estas dos doctrinas totales, la juventud del continente se alinea en dos extremos, extranjeros de sí mismos. La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto civil europeo con repercusiones en las colonias. Dio fin a la lucha histórica por conseguir la hegemonía continental que intentaron Roma, Toledo, París y Berlín. La victoria final no la obtuvo ninguno de ambos contendientes extremos, el fascismo cae derrotado militarmente en 1945 y el comunismo pierde el imperio en 1989. La victoria la obtiene el pensamiento débil liberal, el capitalismo financiero y económico cuyo fin había predicho Marx, el consumo que facilitó la revolución de John Ford, el parlamentarismo abominado por Michels. Se sujeta sobre el Estado del Bienestar que inicia Otto von Bismarck{3}.
En la primera mitad del siglo XX la decadencia del liberalismo produjo un vacío que se llenó de palmas y puños; en la segunda mitad de ese siglo el liberalismo había vencido militarmente al fascismo de las palmas y económicamente a la Unión Soviética de los puños.
La vía nacional al socialismo
La fusión del nacionalismo emergente de finales del siglo XIX, Europa gesta a Italia y Alemania, con las corrientes revolucionarias heréticas del marxismo, en especial la sindicalista, dará lugar a una nueva doctrina que, en las dos más conocidas de sus diferentes versiones, se alza de puntillas sobre sus mitos nacionales: Roma y el socialismo nórdico. Trataremos poco el segundo porque es en esencia un determinismo racial ario, como el marxismo es determinismo histórico económico. Pero dejamos constancia del uso del rojo en la bandera del Reich y la proclamación del socialismo nacional.
El fascismo primigenio nace de una ruptura del marxismo. La historia como motor abandona el carácter economicista y retoma las rutas imperiales del pasado. Ernesto Giménez Caballero habla de una «comprensión italiana de Lenin» en el primer número de La Conquista del Estado.
Movilización
En Sorel{4} el marxismo se convierte en un mito movilizador de carácter heroico. El trabajador toma el papel del guerrero y a través de los sindicatos genera una nueva sociedad que surge del choque contra el viejo mundo. «Somos actuales» proclamará Ramiro Ledesma desde La Conquista del Estado. Ese medio vitorea la Rusia soviética, la Italia fascista y la Alemania nazi. No se trata de su corrección científica como concepciones del mundo sino de la capacidad para generar una nación en pie, movilizada, igualitaria por lo nacional. Ledesma no busca la verdad del marxismo o del nacionalsocialismo sino su capacidad de movilizar como instrumento revolucionario. Sorel «esbozaba, pues, una teoría de la revolución en la que los sindicalistas adquirían el papel de héroes homéricos, el sindicalismo revolucionario se revelaba como la nueva virtud o religión que sostendría a la humanidad, y la huelga general, como el mito del proletariado y manifestación de la fuerza de las masas»{5}. La movilización de los trabajadores en los sindicatos, el alejamiento del parlamentarismo y del consenso.
Los sindicalistas sorelianos se alejan del mundo corrupto de los políticos y de los intelectuales burgueses, distinguiendo entre conspiración y revolución, la única que da vida a una nueva moral. Sólo los trabajadores más militantes –dice Sorel– son sindicalistas: El obrero de la gran industria sustituirá al guerrero de la ciudad heroica. Por tanto, los valores de ambos son comunes y el ascetismo y la eliminación del individualismo suponen características compartidas por el soldado-monje y por el obrero-combatiente. «Los planteamientos sorelianos aparecerían en las formulaciones anarcosindicalistas, lo que supuso un punto de contacto entre este movimiento y el movimiento nacionalsindicalista.»{6}
Mitos
Las enseñanzas de Bergson permiten amputar el racionalismo del marxismo y potenciar los mitos revolucionarios, dirigirse a los corazones y no a las mentes, el mito pasa del intelecto a la afectividad. Corneliu Zelea Codreanu aparecía en los pueblos rumanos montado a caballo y vestido con el traje nacional. Si tenía detenidos asaltaba las comisarías con los hombres de la Legión del Arcángel San Miguel. El gesto. La marcha sobre Roma, imperio mítico que movilizaba a Italia en África. Mussolini proclama: «Los ingleses llevaron látigos, nosotros llevamos palas y azadas.»
Bergson explica que en la conciencia profunda conviven religión y mitos. El método psicológico releva al enfoque mecanicista tradicional. Truecan los fundamentos racionalistas del marxismo por la visión de la naturaleza humana que predica Gustavo Le Bon, quien aconseja que «para vencer a las masas hay que tener previamente en cuenta los sentimientos que las animan, simular que se participa de ellos e intentar luego modificarlos provocando, mediante asociaciones rudimentarias, ciertas imágenes sugestivas; saber rectificar si es necesario y, sobre todo, adivinar en cada instante los sentimientos que se hacen brotar». Resume Le Bon que «la razón crea la ciencia, los sentimientos dirigen la historia». Es obvio que las simpatías históricas del nacionalismo vasco por el nacionalsocialismo y del catalán por el fascismo vienen por esta vía del sentimiento movilizador, la generación de símbolos que enardezcan el sentido nacional de la existencia. Con ellos llega el uso de los medios de comunicación como instrumentos de explicación de una realidad y difusión de consignas y de planteamientos asumidos: cine, radio, prensa.
El sindicalismo revolucionario, que convive con un proceso de nacionalización de Europa, niega la posibilidad de la explicación social en términos casi matemáticos, niega el racionalismo, al que acusa de corruptor. De Nietzsche aprende la coherencia del revolucionario, la negación de los valores imperantes y la afirmación de otros nuevos y rebeldes. En Reflexiones sobre la violencia,{7} Sorel afirma que los mitos no son descripciones de cosas, sino expresiones de voluntad... conjuntos de imágenes capaces de evocar en bloque y exclusivamente a través de la intuición, previamente a cualquier tipo de análisis reflexivo, la masa de los sentimientos que corresponden a las diversas manifestaciones de la guerra librada por el socialismo en contra de la sociedad moderna. Sorel identifica mito y convicciones, entendiendo éstas en términos de las ideas y creencias de Ortega. Sorel distingue entre la ética del guerrero, que apoya, y la del intelectual, que condena: «Ya no hubo soldados ni marinos, sólo hubo tenderos escépticos.» Antepone a Pascal y a Bergson frente a Descartes y a Sócrates.
Voceros para la nacionalización de la izquierda
A la corriente con Sorel se suma el sociólogo Robert Michels{8}, el economista Vilfredo Pareto y los literatos Giovanni Papini y Filipo Marinetti, entre otros. Michels formula la ley de hierro de la oligarquía, en ella defiende que el liderazgo por sí mismo genera intereses propios distintos de los intereses de los representados, al tener que ser delegada la soberanía de todos en unos pocos dirigentes, la democracia es imposible.
Marinetti en El manifiesto futurista señala el nuevo paradigma: «Queremos cantar el amor al peligro, el hábito de la energía y de la temeridad. El coraje, la audacia, la rebelión, serán elementos esenciales de nuestra poesía. (...) No existe belleza alguna si no es en la lucha. Ninguna obra que no tenga un carácter agresivo puede ser una obra maestra. La poesía debe ser concebida como un asalto violento contra las fuerzas desconocidas, para forzarlas a postrarse ante el hombre. (...) Queremos glorificar la guerra –única higiene del mundo– el militarismo, el patriotismo, el gesto destructor de los libertarios, las bellas ideas por las cuales se muere (...) Queremos destruir los museos, las bibliotecas, las academias de todo tipo, y combatir contra el moralismo, el feminismo y contra toda vileza oportunista y utilitaria.»
En el número dos de La Conquista del Estado, Ramiro Ledesma escribe: «Buscamos equipos militantes, sin hipocresías frente al fusil (...) que derrumben la armazón burguesa y anacrónica.» De las palabras a los hechos, las JONS asaltan la Asociación de Amigos de la Unión Soviética.
La teoría de los mitos se vuelve el motor de la revolución y la acción directa su instrumento: La violencia proletaria garantiza la revolución futura, el único medio de que disponen las naciones europeas, embrutecidas por el humanismo, para recobrar su antigua energía. La acción directa es la respuesta a la brutalidad inherente a la explotación del trabajador, camuflada bajo la cortina de humo del sufragio partitocrático. Marx había escrito que la violencia es la única partera de la nueva sociedad. José Antonio Primo de Rivera señala en su única intervención filmada que «el fascismo no es una táctica, la violencia, sino un principio: la unidad».
Sorel piensa que sólo los hombres que viven en estado de tensión permanente pueden alcanzar lo sublime. Reivindica el cristianismo primitivo y el sindicalismo de combate de su tiempo. También la crítica del sociólogo Pareto al parlamentarismo se suma a la de Sorel.
Finalmente, al sindicalismo como instrumento se une la nación, el espacio de la solidaridad. Con este punto de partida, Mussolini creará su teoría de naciones proletarias. «Que hacia esa confluencia nacional-sindicalista basculara por las mismas fechas alguien como Benito Mussolini, hasta entonces uno de los líderes de la izquierda socialista, no era sorprendente. Desde 1911-12, Mussolini, sobre quien Sorel tuvo reconocida influencia, se había situado, aún dentro del Partido Socialista Itaiano, en posiciones muy próximas a las del sindicalismo revolucionario, condenando el reformismo del PSI y de la Confederación laboral, instalados en las instituciones. Mussolini defiende el espontaneísmo revolucionario de las masas, la autonomía sindical y la huelga general revolucionaria.»{9}
Tercera vía
Con todo ello, los sorelianos abren la tercera vía entre las dos concepciones totales del hombre y la sociedad que son el liberalismo y el marxismo, ideologías presas del racionalismo donde se prescinde de la intuición y del sentimiento en favor de un imposible concepción matemática de las ciencias sociales. El discurso es radical, basado en el poder de los sindicatos pero repudiando el carácter meramente reivindicativo de éstos y su domesticación por el socialismo parlamentario. Los sindicalistas nacionales repudian los pactos y acuerdos con la burguesía, así como el sistema de dominio del liberalismo democratizado: el parlamentarismo. «Asistimos sonrientes a la inútil pugna electoral. Queremos cosas muy distintas a esas que se ventilan en las urnas: farsa de señoritos monárquicos y republicanos.»{10} En 1920, enmarcadas en las huelgas y ocupaciones de Italia septentrional, los nacionalsindicalistas exigen la autogestión de la industria. El primer ministro Giolitti reconoce el derecho de participación de los trabajadores en las empresas. El nacionalsindicalismo italiano obtiene así una victoria épica que describe de forma excelente El nacimiento de la ideología fascista.
Sorel recibió con alegría la revolución rusa, a pesar de haber criticado enérgicamente a los revolucionarios profesionales. Sorel ve en Lenin al genio creador del jefe contra la vulgaridad democrática. Ramiro Ledesma, en abril de 1931, pide al Gobierno español que reconozca al Gobierno soviético. Más adelante escribe que al marxismo hay que darle los honores de haber caído en la lucha revolucionaria.
Sorel asume la frase de Croce y afirma: el socialismo ha muerto, cuando descubre, con amargura, que los fines y comportamientos del trabajador no difieren de aquellas de los burgueses. El carácter pactista del parlamentarismo liberal ha seducido a los partidos socialistas europeos occidentales y los sindicatos, animados por la acción directa y el mito de la huelga revolucionaria, o se amoldan o se separan radicalmente del socialismo parlamentario. Sorel se desentiende de las construcciones teóricas que anteceden a la acción, él cree en el hecho revolucionario. Abandona el marxismo cuando la socialdemocracia se domestica en los parlamentos. Sorel da su posterior adhesión a los procesos de revolución nacional que sacuden Europa.
Fascismo en España
Bajo la etiqueta general de fascismo, sin llegar a esperpentos como llamar a ETA fascista, se agrupan distintas corrientes de pensamiento que se han generado de troncos diferentes pero cuyo fuerte componente nacional y anticomunista, la rivalidad revolucionaria para unos{11} y detener el advenimiento de los bárbaros para otros, llevaron a un punto crucial de la historia de España, 1934-39, y de Europa, 1939-45. La violencia de la época facilitaba la creación de milicias y la radicalización del discurso. «Esta atracción fue muy común entre los nacionalismos radicales que adoptaron la parafernalia exterior fascista (...) Su relación con el fascismo fue variada. En Noruega, Bélgica, Italia y Eslovaquia los nacionalistas y los fascistas llegaron a unirse en una misma organización, mientras en las dictaduras conservadoras de Hungría, Rumania, Austria y Portugal reprimieron los movimientos fascistas por sus reivindicaciones sociales.»{12} Esta es una de las características distintivas entre el fascismo y la extrema derecha. Mientras el primero busca un mundo nuevo, con un sistema económico con fuerte intervención pública, el segundo aspira a mantenerlo todo, el orden establecido y las clases beneficiarias del mismo.
Las corrientes de pensamiento tradicionalistas, con un sensible componente foral y religioso, asumen posturas autoritarias en mimetismo con los aires antiparlamentarios y estatalistas que sacuden Europa. Sus pensadores tienen una piedra de toque en España con Víctor Pradera. Alguien escribió que Pradera es el teórico que más influyó en Francisco Franco. El carlismo tradicional, que había llevado a cabo tres guerras, tenía arraigo y sirvió de punto de encuentro para todos los monárquicos durante la II República española. Las simpatías por el fascismo español fueron escasas en principio, «no en vano el marquesado de Estella que José Antonio Primo de Rivera ostentaba se había creado en recompensa de una acción contra los carlistas»{13}. Con el tiempo grupos de requetés recibirían entrenamiento en Italia aunque el eclecticismo fascista está muy lejos de las imbricadas bases de la tradición.{14}
Hay puntos coincidentes con el carlismo: la unidad de España, el sentido de liderazgo y la autonomía de los municipios pero el fascismo tiene un carácter más jacobino y no respeta el orden social tradicional ni el poder temporal de la Iglesia. La tradición tiene un sentido más regional del poder, el Estado fascista es centralista. A esto son una excepción José Antonio Primo de Rivera en España y Codreanu en Rumania por el fuerte componente cristiano de ambas personalidades que no reducían el ámbito de lo religioso a la esfera privada. Rafael Ibáñez señala una «profunda descentralización administrativa y económica articulada a partir de la comarcalización».{15} En el mismo texto recoge los cinco puntos económicos del ideario jonsista, resumidos en autonomía de los municipios, estructura sindical de la economía, expropiación de los terratenientes, propiedad municipal y sindical y justicia social. Estos puntos les alejaban irremisiblemente del carlismo.
En el caso de España, la atracción del fascismo italiano en el poder hizo que «el Partido Nacionalista Español del doctor Albiñana fue el primero que se proclamó fascista. Aunque no lo era, era un partido de extrema derecha»{16}. La fascistización de las formas, los uniformes, los saludos, las concentraciones de masas son comunes a muchos partidos de la derecha entonces pero no recogen las nuevas doctrinas económicas que airea el fascismo en Europa. José Antonio Primo de Rivera lo describe: «Otra experiencia falsa que temo es la de la implantación por vía violenta de un falso fascismo conservador, sin valentía revolucionaria ni sangre joven. Claro que esto no puede conquistar el Poder; pero, ¿y si se lo dan?»{17}
En todo caso, la primera organización fascista seria, aunque minúscula, son las JONS de Ramiro Ledesma, que se han reunido en torno a la publicación La Conquista del Estado. Ramiro Ledesma traduce filosofía alemana, también recibe influencias del nacional sindicalismo francés e italiano que preceden al español. «La deuda de La Conquista del Estado con el sindicalismo revolucionario puede verse en la publicación del artículo de Hubert Lagardelle», señala Jorge Lombardero{18}. La Conquista del Estado es una toma radical de postura por parte de Ledesma que busca nacionalizar el sindicalismo revolucionario de la CNT. Raúl Morodo define el semanario como «un fascismo de izquierdas»{19}.
El fascismo católico
Ni siquiera Payne termina de definir el fascismo, tal es la variedad de los movimientos y organizaciones que se adscribieron esa etiqueta que ha llegado a ser poco más que un insulto universal.
En algunos fascismos, España, Bélgica y Rumanía, la influencia católica es determinante lo que reduce la carga anticlerical de sus doctrinas primigenias. En el Círculo Mercantil, José Antonio califica al fascismo de «buñuelo de viento» superada su admiración por Mussolini{20}. Es la capa exterior, mística, milicia, saludo, lo que conlleva la etiqueta fascista. «El fascismo tiene una serie de accidentes externos intercambiables, que no queremos para nada asumir; la gente, poco propicia a hacer distinciones delicadas, nos echa encima todos los atributos del fascismo, sin ver que nosotros sólo hemos asumido del fascismo aquellas esencias de valor permanente que también habéis asumido vosotros (...) ese sentido de creer que el Estado tiene algo que hacer y algo que creer, es lo que tiene de contenido permanente el fascismo, y eso puede muy bien desligarse de todos los alifafes, de todos los accidentes y de todas las galanuras del fascismo, en el cual hay unos que me gustan y otros que no me gustan nada.»{21}
Ese fascismo católico tenía un liderazgo, en los países citados, que no procedía de los desheredados, como ocurría con Mussolini o Hitler, sino que se asemejaba al carácter revolucionario de nobleza obliga del príncipe Kropotkin, Bakunin o Lenin. En ese fascismo católico el Estado no es un todo ni un cimiento sino un instrumento para alcanzar el desarrollo de la persona, hay una concepción trascendente del individuo al que se le unen valores eternos en línea con lo expuesto por Santo Tomás. La influencia católica hace que el pensamiento de José Antonio carezca del panestatismo que caracteriza a otras concepciones más próximas al original, como es la lectura que hace el jonsismo. También es cierto que en las tres naciones de nuestro caso, el fascismo autóctono obtuvo escaso éxito. Codreanu, Ledesma y Primo de Rivera son asesinados por sus respectivos gobiernos. Leon Degrelle tendrá que continuar la lucha bajo otras banderas en el frente ruso, almas en llamas.
El catolicismo de los líderes impregna la política de un fuerte personalismo cristiano. El concepto católico de José Antonio y su procedencia social fueron básicos en el desencuentro que provocó la primera escisión de FE de las JONS, en febrero de 1935 y viene recogida en el primer número del diario Ya, publicación de la tarde de la escuela de Herrera Oria con quien Onésimo Redondo mantenía una relación.
José Antonio es un aristócrata que entiende como deber de la nobleza, «imperativo moral», renunciar a lo privilegios y generar una nueva sociedad sobre las ruinas del capitalismo, aunque Primo de Rivera usa el verbo «desmontar», impidiendo que el hormiguero marxista lo anegue todo, lo bueno y lo malo. Sobre sí mismo afirma en el parlamento: si una generación se debe entregar a la política no se puede entregar con el repertorio de media «docena de frases con que han caminado por la política otras muchas generaciones, y hasta muchos representantes de ésta. Yo le aseguro al señor Prieto que si, por ejemplo, fuera lo que suponen muchos correligionarios suyos de fuera del Parlamento, si fuera un defensor acérrimo, hasta por la violencia, de un orden social existente, me habría ahorrado la molestia de salir a la calle, porque me ha correspondido la suerte de estar inserto en uno de los mejores puestos de ese orden social; con que yo hubiese confiado en la defensa de ese orden social por numerosos partidos conservadores, los unos republicanos in partibus infidellum (Risas), y por otros partidos conservadores que hay en todas partes».{22}
Ramiro Ledesma extrae su praxis de esas energías revolucionarias socialistas. Opta por el sindicalismo, forma del socialismo a la que Lenin critica por espontánea, para levantar un mundo nuevo donde las masas sean las protagonistas del Estado total. Su influencia procede del sindicalismo italiano y francés. El fascismo es un fenómeno urbano, moderno, actual. Las JONS de Ledesma aportan el nombre de la doctrina: nacional sindicalismo, los símbolos de los Reyes Católicos, el haz de flechas unido tan simbólico como los fasces romanos y el lenguaje revolucionario sin florituras.
Para José Antonio existen las personas, para Ledesma, las naciones imperiales. Es Ramiro Ledesma un jacobino napoleónico. José Antonio cree que «el hombre es el sistema, y ésta es una de las profundas verdades humanas que ha vuelto a poner en valor el fascismo. Todo el siglo XIX se gastó en idear máquinas de buen gobierno. Tanto vale como proponerse dar con la máquina de pensar o de amar. Ninguna cosa auténtica, eterna y difícil, como es el gobernar, se ha podido hacer a máquina».{23}
José Antonio se une a Tugan-Baranowski y Sorel en la crítica del socialismo por su ausencia de «factores morales y sicológicos»{24}. Ramiro Ledesma proclamaba que las juventudes nacionales se han podrido a la sombra de las iglesias.
La corta existencia de los tres principales pensadores del fascismo español: José Antonio Primo de Rivera, Onésimo Redondo Ortega y Ramiro Ledesma Ramos, genera buena parte de la confusión doctrinal que cubre a los fascistas españoles de hoy. La urgencia de unos tiempos prebélicos dejó poco espacio a los debates entre la línea tomista y militar de José Antonio; el catolicismo militante y la actividad periodística de Onésimo y el jacobinismo español de Ledesma.
Notas
{1} Posteriormente entramos a definir con precisión qué es fascista y qué es derecha fascistizada como ocurre ahora en el caso francés y austríaco.
{2} Juan Velarde Fuertes & al., José Antonio y la economía, Grafite Ediciones, Baracaldo 2004, página 19.
{3} Velarde afirma que «Girón, en el periodo que va de 1942 a 1944 pone las bases de unos seguros sociales bismarckianos». Juan Velarde Fuertes & al., José Antonio y la economía, Grafite Ediciones, Baracaldo 2004, página 14.
{4} Para más información sobre el autor francés ver: Gustavo Morales, De la protesta a la propuesta, Fundación José Antonio Primo de Rivera, Madrid 1996.
{5} Época: Desafío al liberalismo Inicio 1870-1914 http://www.artehistoria.com/historia/contextos/2719.htm
{6} Juan Velarde Fuertes & al., José Antonio y la economía, Grafite Ediciones, Baracaldo 2004, página 185.
{7} Este es uno de los libros que figuraban entre los trabajados por José Antonio Primo de Rivera en sus estudios de doctorado.
{8} Robert Michels, hijo de Julius Michels y Anna Schnitzler, nació en Colonia el 9 de enero de 1876. Amigo de Max Weber, fue profesor universitario en Bruselas, París, Turín, Basilea, Perugia y Florencia. Por sus opiniones socialistas no pudo ejercer la docencia en Alemania. Era un crítico de izquierda de la Socialdemocracia, autodefinido en el campo del sindicalismo revolucionario italiano y francés, terminó apoyando al fascismo durante y después de su acceso al poder. Pareto, de posición más conservadora, también condenaba a la democracia burguesa por desconocer el rol de las elites, y saludó el advenimiento del fascismo como señal del derrumbe del régimen liberal corrompido.
{9} Época: Desafío al liberalismo, Inicio: Año 1870, Fin: Año 1914 http://www.artehistoria.com/historia/contextos/2719.htm
{10} Ramiro Ledesma, La Conquista del Estado, 11 de abril de 1931, página 1.
{11} En el «Manifiesto político» del número 1 de La Conquista del Estado, 14 de marzo de 1931, se podía leer: «Lucharemos contra la limitación del materialismo maxista, y hemos de superarlo; pero no sin reconocerle honores de precursor muerto y agotado en los primeros choques.»
{12} José Luis Orella, Víctor Pradera. Un católico en la vida pública de principios de siglo, BAC, Madrid 2000, página 211.
{13} Álvaro de Diego, José Luis Arrese o la Falange de Franco, Editorial Actas, Madrid 2001, página 35.
{14} El 19 de abril de 1937 Franco fusionaría los dos movimientos por decreto. Nace así FET y de las JONS, presente en distintos aspectos de la vida pública española durante décadas. Uno de sus secretarios generales, Adolfo Suárez, pilotaría la transición tras una intervención de Miguel Primo de Rivera que llevó al Consejo Nacional del Movimiento al harakiri político.
{15} Juan Velarde Fuertes & al., José Antonio y la economía, Grafite Ediciones, Baracaldo 2004, página 388.
{16} José Luis Orella, Víctor Pradera. Un católico en la vida pública de principios de siglo, BAC, Madrid 2000, página 210.
{17} http://www.rumbos.net/ocja/jaoc_ep6.html
{18} Juan Velarde Fuertes & al., José Antonio y la economía, Grafite Ediciones, Baracaldo 2004, página 308.
{19} Raúl Morodo, «El fascismo de izquierda de Ledesma Ramos», en El País, 4 de agosto de 1985.
{20} En principio José Antonio ofrece la jefatura de Falange a Indalecio Prieto por su historial obrero tan similar.
{21} Discurso pronunciado en el Parlamento el 3 de julio de 1934 http://www.rumbos.net/ocja/jaoc0059.html
{22} Discurso pronunciado en el Parlamento el 3 de julio de 1934 http://www.rumbos.net/ocja/jaoc0059.html
{23} Prólogo a El Fascismo, de Mussolini. Octubre de 1933
{24} Juan Velarde Fuertes & al., José Antonio y la economía, Grafite Ediciones, Baracaldo 2004, página 189.

Publicado originalmente en la revista digital EL CATOBLEPAS
28/05/2004 21:04 Enlace permanente. Opinión

GOLPE A GOLPE (Miguel Ángel Loma)

maltrato.gifGolpe a golpe
Demoledor con las tesis políticamente correctas sobre las causas de la mal denominada «violencia de género», resultaba un reportaje publicado recientemente en ABC bajo el título: «España, décimo país de la UE en asesinatos de mujeres en el hogar y quinto en maltrato», y con el subtítulo: «La violencia doméstica causa estragos en las naciones más avanzadas del Viejo Continente». Según los datos aportados allí resulta que, lo que desde el progresismo oficial nos han venido machaconamente explicando como un efecto del terrible machismo hispano producido por el nacionalcatolicismo, es en realidad un fenómeno criminal extendidísimo en la Unión Europea, y lo que nos está verdaderamente sucediendo es que nos vamos situando a niveles de países tan avanzados y poco sospechosos de influjo nacionalcatolicista como Finlandia, Dinamarca, Reino Unido, Alemania o Suecia, que nos «aventajan» en este tipo de violencia asesina. Analizando el anterior dato, ¿alguien cree que se rectificará el diagnóstico y el tratamiento del problema? No, no es previsible. Por definición del «antidogmatismo» que lo caracteriza, un diagnóstico progresista nunca se rectifica; y si después de mil estudios y mediciones de sesudos sociólogos progresistas subvencionados por el oprobioso Estado español a través de imaginativas oenegés, resulta que el traje a la medida acaba saliendo cortito de mangas, la solución progresista suele ser muy fácil: se amputa un poquito el brazo (recordemos el aborto). Lo que desgraciadamente sí es del todo previsible es que continúen multiplicándose los crímenes en número y sanguinolentas formas de ejecución, extendiéndose incluso, como ha sucedido recientemente, entre jóvenes cuasiadolescentes. Y esto será así por mucho que se apruebe la tan cacareada Ley integral contra la «violencia de género», y por mucho que se aumente el número de fiscales, jueces, psicólogos, psiquiatras, conferencias, mesas redondas, mesas cuadradas y mesas pluriformes. Dará igual que se cree un «observatorio de la violencia» o que se le facilite al personal especializado un periscopio para observar la intimidad de los hogares que se encuentren bajo sospecha. Dará igual que se les cuelgue un collarín avisador, una pulsera con sirena aulladora o un piercing reflectante de las orejas. Incluso dará igual que un intrépido gobierno progresista reformase la Ley de Propiedad Horizontal imponiendo la obligación de adjuntar a cada comunidad de vecinos un policía doméstico experto en «violencia de género». Dará igual todo, porque lo único que con los anteriores instrumentos se podrá atajar es la violencia de los maltratadores habituales (un problema relacionado muy directamente con el abuso del alcohol), pero en nada servirá contra quienes agreden por primera y definitiva vez, con resultado de asesinato y eventual suicidio del asesino, terrorífica práctica que comienza a constituir la «modalidad» más creciente de esta aberrante situación. Aunque es obvio que el problema no se puede despachar con un simple comentario, desde mi modesto criterio la solución está muy relacionada, precisamente, con dos factores que ahora se pretenden eliminar: la enseñanza de la religión en las escuelas y el carácter permanente del vínculo matrimonial. La recuperación de la formación cristiana de las conciencias en el respeto a la dignidad de la persona, de cualquier persona, y la defensa del matrimonio como institución de carácter indisoluble y permanente no sólo servirían para combatir la violencia, sino que serían fundamentales a la hora de superar las situaciones de crisis, tanto por el bien de la pareja como por el de los hijos, a los que cada vez se les ignora más incluso desde los criterios de la política legislativa. Pero no, el mensaje oficial del progresismo insiste e insistirá justo en lo contrario de lo que debiera hacerse, y seguirá poniendo todo su empeño en combatir la religión (y me refiero al catolicismo, al que falsamente se imputan todos los males como si la «violencia de género» surgiese entre parejas de gente muy religiosa, cuando lo «normal» es lo contrario) y en conceder todas las facilidades posibles para la ruptura del vínculo matrimonial cuanto antes, convirtiéndose sorprendentemente el matrimonio en la única institución donde ante la primera amenaza de crisis, los intentos de conciliación entre las partes van a acabar resultando proscritos desde la propia ley. El principio proclamado por ZP en la última campaña electoral como «Más gimnasia y menos religión», es un claro exponente de la frivolidad con que se desprecia desde el poder la formación religiosa y el valor que ésta le merece al progresismo. Bien, al menos sabemos que mientras los asesinatos y malos tratos se multiplican, nuestros políticos estarán haciendo flexiones y desarrollando músculos... A este paso ZP acabará convertido no ya en un bambi de acero, como dice Alfonso Guerra, si no en el mismísimo «Bambinator».

Miguel Ángel Loma es abogado.
28/05/2004 01:52 Enlace permanente. Opinión

BANDERAS CON GARBO (José Manuel Cansino)

juan_car.jpgBANDERAS CON GARBO

Las huellas del marxismo se dejan entrever en el discurso progresista apenas rascar un poco. El rechazo al concepto de Patria del Manifiesto Comunista de Marx y Engels tiene su versión moderna en el rechazo del progresismo a banderas e himnos nacionales. En estos tiempos de escasa lectura, la cultura progre toma el relevo de las imprentas para formar a los jóvenes en esta versión particular del internacionalismo que es el cosmopolitismo (concepto paradójicamente repugnante para el comunismo de entreguerras).
El Forum de Barcelona es para muchos de sus inspiradores, una fiesta «jipi» pero con mogollón de pasta, diseño de Antonio Miro y canapés de Ferrán Adriá; ahí es nada. Por lo demás, no deja de ser llamativo que los argumentos de la publicidad oficial del evento se basen en una jovencita diciendo que se va a hacer la tira de kilómetros para que Gorvachov le explique su visión del mundo cuando, por mucho menos dinero, puede conocerla comprando un libro en la librería de la esquina.
Comprendemos que en mitad de este cosmopolitismo de diseño, pinta poco un Rey de un país en dimisión mayoritaria, inaugurando semejante evento flanqueado por republicanos borrachos de influencia política y nacionalistas que recomiendan el rechazo a todas las banderas, menos la señera catalana de que la que se sienten propietarios.
Así las cosas se presentó el Jefe del Estado con el «chip» de las inauguraciones tensas y se subió a un atril donde deliberadamente se había mal puesto la bandera española junto a una señera perfectamente colocada y soberanamente desplegada.
La «señera» es, sin duda, una bandera tan española como el árbol de Guernica, el Cabo Finisterre o los reaños de Rodrigo Díaz de Vivar. Por tanto, tanto respeto merece como la bandera nacional y, puestas a lucirlas, démosle a todas el mismo garbo y la misma solemnidad.
De tener el mismo acierto que Agustina de Aragón o que cualquier madrileño anónimo buscando esperanza en mitad de los amasijos de hierros del 11-M, el Jefe del Estado se hubiera girado en el atril y con la humildad de quien sirve a España y la decisión -parece- del 23-F, hubiera desplegado la bandera y le hubiese dado el mismo real garbo y solemnidad que se merece la señera.

José Manuel Cansino es Economista y Profesor Universitario.
28/05/2004 02:26 Enlace permanente. Opinión

PÉRDIDA DE AUDIENCIA (Manuel Parra Celaya)

parrachicho.jpgPERDIDA DE AUDIENCIA
Los periódicos se hacen eco semanalmente de la sistemática pérdida de audiencia del “Un, dos tres”, que, en esta ocasión había variado su “…responda otra vez” por un enérgico “…a leer esta vez”. La noticia me duele porque –lo confieso- soy un “fan” del programa y de su director, Chicho Ibáñez Serrador, a quien considero uno de los pocosgenios que quedan en televisión, quizás el único.
Por no faltar a una norma de vida, estoy a contracorriente y a favor de la creciente minoría que sigue el programa; me alegra coincidir con mis hijos en este gusto, señal inequívoca de que esta vez el discurso del educador (aunque sea el padre) no queda en sermón perdido. Lo cierto es que sigo encontrando ingenio al programa, chispa y profesionalidad en su presentador, acierto en las coreografías, gracia y “glamour” en las secretarias… Me gusta la línea de esta edición del programa, como me gustó en sus día la que presentaron Quico Legard y Don Cicuta, Mayra Gómez Kemp, Jordi Estadella, y no sé si me olvido de alguno.
¿Qué ocurre en esta ocasión para que el telespectador español elija otras cadenas y vote, inmisericorde, con su dedo sobre el mando a distancia, por “¿Dónde estás, corazón?”, que se lleva la mayoría parlamentaria de audiencia, y cosas así? ¿Tanto ha cambiado, para mal, el “Un, dos, tres”?
Mi diagnóstico es que lo que ha cambiado –cada vez más rápidamente- es la sociedad española de nuestros pecados. Chicho ha picado demasiado alto y, claro está, se ha equivocado: ¿a quién se le ocurre pretender que, semana a semana, el españolito de a pie lea un libro? ¡Un libro semanal! Vamos, que propongo tamaña osadía a mis alumnos y me declaran huelga indefinida, con aplauso de sus papás e intervención justificada de ese “Sindicato de Estudiantes” que organiza los “saraos” callejeros una o dos veces al año.
En esta sociedad española que se va a cargar la Ley de Calidad de la Enseñanza, no por sus limitaciones sino precisamente porque pretende una calidad en las aulas y proponer una “cultura del esfuerzo”, es totalmente absurdo pretender el dislate de que las masas se dediquen a leer “Miguel Strogoff”, “Drácula”, “Frankestein” o a Perico de los Palotes. Si un día Chicho propusiera el Quijote como tema de su programa, seguro que le anulaban el contrato o lo encerraban en un psiquiátrico, por lo menos.
Dicen las crónicas periodísticas que los segmentos de población que más fieles son al programa son los mayores de 64 años y los niños de entre 4 y 12; es decir, quienes no han seguido el plan de estudios de la “Reforma” de la LOGSE y los que aún no han ingresado en la ESO. No falla. La incultura institucionalizada abomina de cualquier asomo de inteligencia televisiva. Si queremos conseguir audiencia, nada mejor que proseguir con la telebasura habitual, con la presencia reiterada de macarras, cretinos y entretenidas de más o menos lujo, de bodrios infamantes; y, de vez en cuando, alguna guinda de “formación del espíritu democrático”, que nos eche un poco más de mierda sobre nuestro pasado. Por cierto, que no sé de ninguna estadística sobre el programa de Historia de España, pero para lo que va a durar con el nuevo gobierno y sus socios…
En la misma línea, añadiría otro motivo de la pérdida de audiencia del “Un, dos tres”, y es que pone en evidencia el espantoso nivel cultural de la sociedad que le va dando la espalda; a nadie le gusta que le llamen gilipollas públicamente… No puedo menos que sufrir una imparable vergüenza ajena cuando la pregunta a los sonrientes concursantes versa sobre Geografía de España o de Europa (y no del ente autonómico), de Historia o de Literatura. El pobre Luis Roderas debe echar mano de sus mejores recursos para no ironizar como se debe ante la incultura de tantos tontos del haba que han escrito para salir en la tele; me imagino lo que debe de sufrir el pobre…
Eso pasa por querer subir el listón cultural de un programa espectáculo, en lugar de dejarlo reducido a una serie de estupideces mediáticas al uso, con sal gorda en abundancia, caspa por todos los sitios y mediocridad a la que estamos tan acostumbrado.
Y todo ello sin contar con el zarpazo “políticamente correcto” que sufrió Chicho por la presencia de dos buenos actores que representaban a “Tati” y a “Quieti”. Esta hipócrita sociedad se la agarra con papel de fumar y guantes de boxeo; los actores en cuestión ya deben estar en las listas del paro, pero, eso sí, rodeados de la máxima dignidad democrática.
Apuesto porque siga “Un, dos, tres, a leer esta vez” en la programación, y que pueda permitirse el lujo de seleccionar mejor a concursantes que sepan afluentes del Tajo o personajes relacionados con la Guerra de la Independencia; y que Chicho siga promocionando la lectura semanal de un buen clásico. A lo mejor, en un “zapping” despistado, aunque sea por una sola noche, alguien se interesaba y dejaba de lado los chismes del corazón y de la bragueta. Sería una manera de promocionar la igualdad de oportunidades. A pesar de que pocos la aprovecharan, en un marco social que, cada día más, apuesta por la “igualdad”… siempre en línea descendente.

Manuel Parra Celaya es Doctor en Pedagogía y Profesor de Enseñanza Secundaria
28/05/2004 01:45 Enlace permanente. Opinión

SU BODA... (Héctor Vidosa)

vidosaboda.jpgSU BODA...

Mientras muchos de mis compatriotas asisten pegados al televisor a la boda real, yo, atónito, prefiero sentarme ante mi ordenador y desparramar mis pensamientos entre una mezcla de indignación, vergüenza ajena y rabia.

No existe en el mundo una monarquía legítima… ¿Cuál es el origen de las monarquías? Todas son anacrónicas pero la española es triplemente ilegítima; por un lado, no tiene legitimidad histórica. Como todas, basa su origen en mitos y leyendas que justifican el predominio de un clan sobre el resto de individuos pero no puede explicar documentalmente y con seriedad su génesis. Por otro lado, tampoco tiene legitimidad política; no debemos olvidar que el actual Rey es el sucesor del anterior jefe de estado y fue impuesto por aquel. Es decir, que Juan Carlos I es el sucesor del General Franco cuya supuesta legitimidad se basó en la victoria militar tras una guerra civil. Y por último, como veremos más adelante, la monarquía española es ilegitima por inmoral.

Lo único que pudiera dar legitimidad a la monarquía sería el respaldo popular pero en ningún caso esa legitimidad pudiera ser hereditaria, por tanto para ser legítimos, los reyes deberían ser electivos y no de derecho divino como son en la actualidad. Es cierto que una parte muy importante de la sociedad española (representada por todos los partidos políticos del parlamento, incluidos los que cínicamente se denominan republicanos) le reconocen a Juan Carlos una legitimidad política adquirida el 23-F. pero en caso de ser justificada esa legitimidad, ¿puede, razonablemente, ser heredada por el futuro (Dios nos salve) Felipe VI? Si supiéramos quien fue el “elefante blanco”, Juan Carlos, y en consecuencia sus herederos, podrían perder su supuesta legitimidad política. Recordemos que:
1º el golpe de estado del 23-F de 1981 se produjo en la votación de investidura, como Presidente de Gobierno, de Leopoldo Calvo Sotelo ya que su antecesor Adolfo Suárez había dimitido el 29 de enero.
2º Calvo Sotelo disolvió las Cortes en agosto y convocó Elecciones Generales para octubre de 1982. Unas elecciones que, evidentemente, iba a ganar el partido socialista, entonces en la oposición. La UCD de Suárez y de Calvo Sotelo se estaba descomponiendo en un clima de inestabilidad política mientras que el PSOE de Felipe González y de Alfonso Guerra se fortalecía enormemente.
3º en aquel contexto histórico, a Juan Carlos le llamaban “el tonto”, “el bobo” pero sobretodo “EL BREVE” (por lo poco que iba a durar) especialmente entre la izquierda, y ya sabemos que el PSOE era el principal partido de izquierdas en ese momento y que contaba con un electorado mayoritariamente republicano. Unos republicanos que pretendían recuperar y dar continuidad a la Segunda República Española proclamada en 1931 y disuelta tras la guerra civil por quien nombró como su sucesor a Juan Carlos.
4º la madrugada del 23-F, Juan Carlos apareció en la televisión condenando el golpe y erigiéndose como primer defensor de la constitución y de la democracia: “la Corona, símbolo de permanencia y unidad de la Patria, no puede tolerar, en forma alguna, acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democrático que la Constitución, votada por el pueblo español, determinó en su día a través de referéndum”.
5º el PSOE ganó, como era de esperar, las elecciones y una vez en el gobierno no cuestionó la legitimidad del rey (el PSOE dejó de ser un partido obrero, socialista y republicano al mismo tiempo).
6º en las pocas entrevistas que han concedido los implicados en el golpe tras cumplir condena, nunca han aclarado muchas de las circunstancias oscuras sobre esos hechos pero…
7º el principal implicado, el General Armada, ha manifestado que aquello fue un SERVICIO A LA CORONA.
En caso de ser cierto todo lo dicho anteriormente, el promotor y responsable del golpe de estado podría haber sido el propio Rey que ordenando un golpe de estado condenado al fracaso le permitiría presentarse ante la opinión pública como un “legítimo” defensor de la soberanía de los españoles y en consecuencia como un monarca legítimo y de esta forma asegurarse su puesto como monarca y la continuidad de la institución que representa.
Después del 23-F somos pocos los que nos atrevemos a negar la legitimidad de Juan Carlos y de la monarquía y son muchos los que ayer le llamaban “el breve” y hoy se autodenominan, de forma ridícula y patética, “republicanos juancarlistas”. Para mi Juan Carlos no es ni “el tonto”, ni “el breve”, es “el golpista” y “el ilegítimo”.

Por último, la monarquía española es ilegítima por inmoral. Es inmoral que alguien pueda disfrutar de todos los lujos y de todos los honores sin trabajar, siendo los que si trabajamos, mucho y duro, quienes pagamos todas sus facturas. Es inmoral que en un estado en el que, según la Constitución, todos los ciudadanos somos iguales ante la ley y tenemos los mismos derechos e iguales obligaciones, haya una familia, la Borbón, que no cumpla con la Constitución pues no es tratada como igual ante la ley, sus derechos son heredados y no tiene más obligación que la de procrear. Es inmoral que esta familia solamente se aparte de su “mundo de la abeja Maya” para salir en la foto; la boda que todos pagamos, las funciones diplomáticas del estado (yo quiero que esto lo hagan profesionales de la diplomacia a los que pueda despedir si lo hacen mal) y lo que es aún más inmoral, si cabe, aparecen en actos en los hay un sufrimiento irreparable por parte de los que asisten; este es el caso de los funerales por los asesinados el 11-M… ¡QUE VERGÜENZA!... el culpable de ese atentado, Aznar, asistiendo al funeral junto a la familia Borbón que tuvo la desfachatez de asistir como si ellos compartieran algo con el pueblo español. No tienen nada que ver con nosotros…NADA, pero en las fotos salieron muy favorecidos. La historia les pasará factura y esa será la primera de las facturas que pagaran ellos, el resto las hemos pagado y las pagamos los españoles.

En el caso de que el futuro Felipe VI tuviera un mínimo de dignidad, cosa que dudo teniendo en cuenta sus antecedentes familiares, lo que debería hacer al suceder a su padre es ABDICAR. Renunciar a la corona, devolver a los españoles todo lo que su familia nos ha quitado y pedirnos perdón por habernos mentido, engañado y humillado con su presencia.

Quisiera que en mi declaración de la renta pudiera hacer constar mi negativa a contribuir con mi dinero en el mantenimiento de la familia Borbón. De igual forma que decidido si quiero o no aportar parte de mis ingresos a la Iglesia Católica. Quiero poder decidir sobre ello y quiero que ni un solo céntimo de Euro, de los que me gano trabajando, sirva para mantener a los borbones. ¿Hay algún partido político en España que proponga en su programa de gobierno que la institución monárquica deba ser mantenida únicamente por los monárquicos? No me parece ninguna locura si tenemos en cuenta que la Iglesia católica es sufragada por los católicos. Lanzo esta propuesta al aire y el valiente que quiera que la tome y la defienda.

A pesar de todo soy optimista, no tengo ninguna duda; el sentido común triunfará. Lo absurdo está condenado a desaparecer, aquello que no tiene sentido no puede existir y… ESPAÑA, MAÑANA, SERÁ REPUBLICANA.

Héctor Vidosa es Profesor de Enseñanza Secundaria.
28/05/2004 01:40 Enlace permanente. Opinión

¿PARA QUÉ SIRVE LA MONARQUÍA? (Javier Compás)

compas.jpg¿PARA QUÉ SIRVE LA MONARQUÍA?

El honor del antiguo caballero propugnaba la idea del acatamiento al rey, sea este un tirano, un incapaz o, simplemente, un memo sin carisma alguno; pero su posición como monarca de una nación se suponía emanada directamente de la voluntad divina y, por tanto, el servicio al rey estaba por encima de la valoración que del monarca de turno se tuviese. Esto, que tan claramente se expone en el Cantar de Mío Cid, choca con el mundo de hoy, donde ya no es que se ponga en duda está designación divina de la corona, sino que está permanentemente en tela de juicio la existencia del mismo Dios de la que emana.

En la llamada “transición” española, obviados esos argumentos de poder por la Gloria de Dios, se ha defendido la posición del monarca como garante de la paz y la armonía entre los mismos españoles. Pero este argumento lleva implícito, una vez supuestamente superados esos elementos traumáticos guerracivilistas, la misma desintegración de la corona, ya que en el momento que se considere mayor de edad el sistema de democracia parlamentaria, la monarquía se queda vacía de contenido, salvo como mero ejercicio de conservación de una tradición peculiar como las uvas de fin de año o como un sistema de relaciones públicas de lujo con otros países.

Llegados a este extremo, la cosa se complica si el supuesto hacedor de esa estabilidad en el periodo postfranquista desaparece y ocupa su lugar el heredero, a éste ya nadie le debe nada, ni la instauración de la democracia, ni ser supuesto salvador de un golpe de estado, ni haber sido ratificado heredero por una Cortes, al fin y al cabo legalmente constituidas.

Sirva todo esto de preámbulo para analizar, al hilo de la boda principesca, qué monarquía tenemos y para qué sirve.

Hemos visto a un rey sonreír delante de una placa con su nombre en catalán, ¿habría alguien osado descubrir una placa en Madrid con el nombre de Jorge Pujol?, un rey que se resiste a certificar con una visita oficial la españolidad de Ceuta y Melilla, un rey que prescinde de la bandera de España en la triste boda del Príncipe de Asturias, un rey que, en su línea de no molestar a la burguesía dominante, margina a los Grandes de España, dónde está la nobleza española. No, la consigna es agradar a todos y que nadie mueva el trono.

Cómicos, cantaores de flamenco, escritores y artistas declaradamente marxistas, sindicalistas republicanos, toreros, tenistas y ciclistas retirados, empresarios más o menos honestos. Todos se dieron cita en un frío recinto de aspecto luterano, acorde con la emotividad de los contrayentes (de la contrayente en particular), lejos de la grandiosidad que, a pesar de todo, requiere la boda de un heredero a la Corona Española. Por cierto vaya contraste con las recientes bodas de los príncipes europeos, para que luego hablen de la fogosidad latina y de la frialdad escandinava, también en eso nos hemos igualado.

Pero en fin, dejemos esos asuntos para la prensa rosa, o sea, el 95% de los espacios televisivos. Todo no es sino una muestra de la entrega, no confundamos con la modernidad y el progreso que nos quieren vender, a un afán de aferrarse al trono. Es comprensible que después de ver a un abuelo exiliado y a un padre que nunca llegó a reinar, un rey haga todos los esfuerzos habidos y por haber, no ya para conservar su posición, sino la aún más dudosa de su heredero, a quién por cierto, y permítaseme esta broma para concluir, en este caso no le alabo el gusto por el producto nacional, yo, ustedes perdonen, hubiese preferido merendarme una magdalena sueca a una magdalena Ortiz.

¿Ha llegado la hora de la IIIª República?, al parecer de muchos políticos y ciudadanos españoles que se fotografían y acuden con la bandera tricolor a actos públicos, parece que sí, otra cuestión es definir cuál es la república que estos persiguen (federalista, socialista, atea, etc.), pero eso ya sería harina de otro costal.

Pero... y los republicanos (o tendríamos que decir los “no monárquicos”), de otras posiciones políticas, nacional sindicalistas, neofascistas, republicanos de derechas, etc. ¿existen?, ¿sufren una ley del silencio por parte de los medios?, ¿son una gran minoría silenciosa esperando caudillos?.

Después de unos años con un partido supuestamente de derechas en el poder, con el silencio cómplice de una Iglesia y unos católicos acomplejados, el aborto campa a sus anchas, la “cultura” subvencionada “se caga en Dios” y nuestro ejercito deambula en un triste ir de acá para allá según sople el viento de la Moncloa, sin más gloria que el sacrificio de sus abnegados soldados. España se desintegra en insolidaridades y separatismos regionales, dónde unos españoles niegan el agua a sus compatriotas, cuando no le dan un tiro en la nuca directamente.

¿Monarquía?, ¿República?, pues que quieren que les diga, de momento me conformaría con una España orgullosa de serlo, en paz y orden, donde nadie se avergonzara de su bandera ni de sentirse español, dónde hubiese justicia social para todos y no faltase el pan a ninguno. ¿Es posible aún?.

Javier Compás es escritor y empresario.
28/05/2004 01:33 Enlace permanente. Opinión

ITALIA: UNA CANDIDATURA PARA LA ESPERANZA (Adolfo Moncada)

logoeuropeep.jpgITALIA: UNA CANDIDATURA PARA LA ESPERANZA

Cualquier europeo consciente sabe que en la Europa actual los valores económicos priman sobre cualquier otra realidad del ser humano, y la soberanía de nuestros pueblos es pisoteada en nombre de los intereses de los grandes grupos transnacionales de poder y de potencias extraeuropeas como Estados Unidos o Israel. Por ello, la presentación en Italia a las Elecciones al Parlamento Europeo de una candidatura con serias posibilidades de obtener representación y con un compromiso de radical oposición al proceso autodestructivo de la verdadera Europa es un motivo de indudable satisfacción y esperanza. Esta candidatura no es otra que la coalición ALTERNATIVA SOCIALE CON ALESSANDRA MUSSOLINI, encabezada por la carismática nieta del Duce y en la que participan, además de su propia formación política, LIBERTÀ D’AZIONE, las organizaciones FORZA NUOVA y FRONTE SOCIALE NAZIONALE, que encarnan una línea de fidelidad al auténtico patriotismo social italiano, muy dañado tras el proceso de tergiversación absoluta de la herencia ideológica del MSI a manos de Gianfranco Fini.
El programa político de ALTERNATIVA SOCIALE parte de la idea de una Europa unida en torno a los valores espirituales heredados, tanto de la tradición clásica (el Pensamiento griego y el Derecho romano) como de los dos milenios de Cristianismo que han conformado la moral europea. Por ello, ALTERNATIVA SOCIALE rechaza el ingreso en Europa de potencias como Turquía, radicalmente ajenas a esta tradición.
De esta doble primacía de lo espiritual y de la defensa de la identidad de Europa se derivan las principales propuestas con las que la coalición pretende entrar en el Parlamento Europeo:
- Defensa de una Europa confederal y respetuosa con las soberanías de las naciones integrantes.
- Una Europa con una política exterior y de defensa autónomas respecto de Estados Unidos. Sustitución de la OTAN por un Ejército Europeo. Apertura hacia los países árabes y africanos y hacia el Este de Europa.
- Control de la inmigración a través del abandono de las políticas falsamente solidarias y de una decidida ayuda a los países de origen a través de inversiones económicas y sociales y de la cancelación de su deuda externa.
- Establecimiento de una verdadera democracia económica y política fomentando la participación de los órganos básicos de la sociedad (familias, sindicatos) en las decisiones políticas, y de los trabajadores en las decisiones económicas. Políticas sociales de ayuda a la familia y al acceso a la propiedad de la vivienda.
- Defensa integral de la familia como elemento básico de la Civilización, con especial atención a los niños y a los ancianos.
- Protección de las libertades sociales y personales frente a las instituciones supranacionales.
Un programa, en definitiva, que miles de españoles suscribimos en sus grandes líneas sin mucho esfuerzo. ¿Por qué entonces resulta imposible la constitución en nuestra España de un frente político de estas características? ¿Necesitaremos quizás la aparición de algún líder carismático que nos aglutine? Si es así, confiamos en que más temprano que tarde aparezca, y podamos combatir junto a nuestros amigos italianos en la defensa de la auténtica Europa.
Adolfo Moncada es sindicalista y colaborador en varias publicaciones culturales.
13/05/2004 02:11 Enlace permanente. Opinión

CARTA ABIERTA AL CÍRCULO DE BELLAS ARTES DE MADRID (Miguel Ángel Loma)

cba_edificio.jpgCarta abierta al Círculo de Bellas Artes de Madrid
Conmovido por la noticia de que una obra de teatro con un título tan respetuoso como «Me cago en Dios», es objeto de subvención por esa noble y sensible Casa, no puedo más que felicitarles, porque convertir en un bello arte la acción de defecarse en la divinidad constituye un logro digno de figurar en los anales de la alquimia universal y, mutando viscosamente la naturaleza del resultado final, incluso supera a aquella otra industria de la piedra filosofal tan perseguida infructuosamente por los antiguos.
El único riesgo que conlleva la desinhibida, airosa y ventoseada empresa de cagar hacia lo alto, es el tributo planetario a que nos somete la denominada Ley de la Gravedad, ley autoritaria e inflexible donde las haya (como su propio nombre indica), que en su impepinable mandato obliga, de manera casi inmediata, a hacer bajar todo lo que previamente subió. Confiando en que las ilustrísimas señorías del Círculo de Bellas Artes de Madrid hayan considerado la eventualidad anterior proveyéndose de los adecuados chubasqueros coprófugos y de un amplio surtido de ambientadores, les deseo que, ayudados por el laxante del progresismo tolerante (que siempre se muestra mucho más eficaz por detrás que por delante), sigan abriendo su Círculo como generoso esfínter, expeliendo subvenciones a todas aquellas obras preñadas de «complicidad», «transgresión» y buen rollito, que insulten tan grosera como gratuitamente el sentimiento de los arcaicos creyentes.
Por favor, estimados Circulanos, no permitáis que las fuerzas reaccionarias estriñan vuestros evacuatorios efluvios de libertad. Sed conscientes de que cumplís un gran papel en nuestra laicista y avanzada sociedad: un papel higiénico que os hará pasar a la Historia.
Dichosa edad y siglo dichoso éste donde la blasfemia se utiliza como título y reclamo de una supuesta obra artística, merecedora de subvenciones públicas.

Miguel Ángel Loma es abogado
13/05/2004 00:05 Enlace permanente. Opinión

LA RUPTURA DE LAS REGLAS DEL JUEGO (Pío Moa)

callegenova.jpgLA RUPTURA DE LAS REGLAS DEL JUEGO
La política es el territorio de la lucha por el poder, y por tanto de la violencia. Una de las grandes ventajas de la democracia es que permite la alternancia en el poder sin revoluciones o violencia, pero ésta sigue presente implícitamente. Podría formularse así: “Yo acepto que tú gobiernes, resignándome a una oposición pacífica, siempre que tú respetes las reglas del juego que garantizan la limpieza electoral y las libertades y derechos que a mí me permitirán, eventualmente, gobernar a mi vez”. Obviamente, si una de las partes rompe las normas, está imponiendo un despotismo, y la otra parte queda automáticamente liberada, a su vez, de respetarlas –en otro caso quedaría en desventaja y forzado a respetar la arbitrariedad--, con lo cual la violencia tiende a reaparecer en toda su crudeza.
Por lo tanto, la democracia no puede funcionar si sus principales partidos no aceptan las reglas, normalmente condensadas en las constituciones. Aquí surge un problema: ¿qué ocurre con los partidos antidemocráticos? Porque las libertades no lo serían si ellos no pudieran ejercerlas también. Así, los partidos comunistas y otros totalitarios han disfrutado y disfrutan de las libertades democráticas, pero está claro que ello resulta aceptable sólo en cuanto no alcancen el poder, pues si lo hicieran y aplicaran sus concepciones, la democracia naufragaría. En otras palabras, la democracia descansa en el supuesto de que la mayoría de los ciudadanos no votará a un partido contrario a las libertades; y por lo común así ha ocurrido. Pero no siempre. Hitler obtuvo el poder democráticamente, y afirmando que no iba a eliminar la Constitución, sino a interpretarla de manera más “profunda” (más “generosa”, quizá dirían otros ahora). Lo mismo ocurrió con Allende, también llegado al poder por medios democráticos, para enseguida comenzar el proceso de demolición del sistema de libertades.
Tradicionalmente el PSOE ha sido marxista y, por tanto, antidemocrático. Fue el mayor cáncer de la república y el principal causante de su ruina, autor de la rebelión de octubre del 1934 -- 70 aniversario de ella este año—contra un gobierno legítimo. Rebelión diseñada textualmente como guerra civil. Rompió entonces con la Constitución impuesta –que no consensuada-- por la propia izquierda, toda la cual apoyó políticamente, y casi sin excepción, la insurrección armada del PSOE y la Esquerra catalana. El sistema republicano pudo entonces quebrar si la derecha, sintiéndose a su vez liberada de las obligaciones constitucionales, hubiera replicado con un contragolpe. Pero defendió la ley y las libertades, y en 1936 las izquierdas volvieron al gobierno tras unas elecciones anómalas. Que no habían aprendido ni rectificado nada desde el 34, lo revela el maremagnum de disturbios y crímenes subsiguiente, amparado de hecho por un gobierno que perdió su ya dudosa legitimidad de origen al negarse a hacer cumplir la ley, la cual pasó a imponerse desde la calle. Conocemos el resultado.
Pero el poder en manos de un partido antidemocrático no es el único peligro. Un partido moderado puede dejar de serlo una vez en el poder, puede abusar de éste, vulnerando los derechos y libertades comunes. Esa tentación alcanza, con más o menos intensidad, a todas las fuerzas políticas. La oposición debe impedir que el abuso llegue muy lejos, pero el partido gobernante tiende casi siempre a usar su superioridad de medios para reducir a la impotencia a la oposición. El problema consiste en saber cuándo las vulneraciones amenazan destruir el sistema y hasta dónde pueden ser toleradas.
Durante la transición el PSOE abandonó el marxismo y apareció como un partido moderado, pero cuando consiguió el poder multiplicó sus ataques a la democracia. Intentó blindar la corrupción mediante leyes que impidieran su denuncia –y el nivel alcanzado por la corrupción constituía en sí mismo un ataque al sistema--; urdió conspiraciones para destruir o menguar la libertad de prensa, hundiendo a medios de masas críticos hacia él; en su tratamiento del terrorismo combinó la negociación con los delincuentes y la persecución ilegal de ellos; y así muchos otros actos que en algunos momentos llevaron al sistema a una situación difícil. Por fortuna la resistencia de la sociedad civil y las elecciones terminaron con el largo gobierno de aquel grupo insaciable de poder y de dinero, antes de que el mecanismo democrático se resintiera de modo irreversible.
Pues bien, ahora volvemos a una situación semejante. Para reconquistar el poder, el PSOE, en alianza con los comunistas y los secesionistas, ha utilizado tácticas extremistas y violentas, pretendiendo imponerse desde la calle y promoviendo en toda España un ambiente similar al de las Vascongadas. Apenas ganadas las elecciones, sus primeras medidas sólo pueden interpretarse como una victoria en toda regla del terrorismo islámico: ha sido, sin duda, la más importante victoria obtenida por Al Qaida hasta la fecha, confirmación aparente de su estrategia bélica de “cuarta generación”, mal conocida en España, o deliberadamente ocultada por algunas fuerzas políticas. Muchas concepciones y actos del actual gobierno tienden a otorgar rentabilidad política al terrorismo. Por otra parte la actual oposición va a encontrar enormemente limitada su capacidad de expresión… debido sobre todo a sus propias torpezas.
Estos hechos vulneran gravemente las reglas del juego democrático, sustituyen la moderación por el extremismo, y la política por la demagogia. Su gravedad consiste en que no son simples salidas de tono o estridencias momentáneas, pues se encuadran en una estrategia para acabar unilateralmente con la Constitución. Si la ley básica ha funcionado durante un cuarto de siglo, a pesar de sus fallos, de las vulneraciones de la época felipista y de la constante erosión e incumplimiento de sus normas en Vascongadas y Cataluña, se debe a que, en contraste con la Constitución republicana, la actual fue elaborada por consenso de casi todas las fuerzas políticas relevantes. Pero ahora, siguiendo una vieja tradición de trágala, golpista en el fondo, las izquierdas y los nacionalismos regionales pretenden hacer tabla rasa de la Transición democrática y fabricarse e imponer una Constitución a su gusto y al de quienes proclaman sin rebozo su intención de disgregar España.
Tal propósito, lo disfracen como lo disfracen (“generosidad”, “valentía”, “pluralismo” y hasta “regeneración democrática” le llaman ahora) sería totalmente inaceptable para millones de ciudadanos, entrañaría una ruptura radical de las reglas del juego, e impondría en España una forma de despotismo.
Lo cual plantea un arduo problema: ¿cómo reaccionar a esa ruptura, y por tanto al peligro evidente de ruina de la democracia? No tengo la respuesta, pero el asunto me parece grave en extremo, y merecedor de la más seria reflexión.

Pío Moa es historiador y ensayista
13/05/2004 00:01 Enlace permanente. Opinión

ESPAÑA VERGONZOSA Y VERGONZANTE (José Gárate Murillo)

garate.jpgESPAÑA VERGONZOSA Y VERGONZANTE.-


Recientemente unas declaraciones del Presidente del Tribunal Constitucional D. Manuel Jiménez de Parga han movido a escándalo de muchas personas distribuidas por toda la geografía nacional y representativas de todos los grupos o partidos políticos, por haber afirmado que los catalanes recibían con auténtico entusiasmo y en olor de multitudes al General Franco en sus visitas a Barcelona.
Obvio es decir, que para quienes venimos haciendo un ejercicio permanente de objetividad y de lealtad a nuestros orígenes y a nuestros principios, tanto culturales como políticos, estas declaraciones podemos calificarlas como ajustadas a la verdad histórica.
Sin embargo, no está de más señalar que de alguna forma nos han provocado un profundo examen de conciencia, coincidiendo con la conmemoración del año del centenario del nacimiento de Jose Antonio Primo de Rivera.
Parece sorprendente que cuando un país ha vivido una trágica guerra civil a lo largo de tres durísimos años, ha progresado a lo largo de cerca de 40 años de régimen unipersonal, dónde pudieron convivir una serie de grupos políticos muy dispares –tradicionalistas, demócratas-cristianos, falangistas, burócratas, militares, o simplemente católicos- trabajando codo con codo en una constante mejora de la calidad de vida y en una compleja colaboración con quien encarnaba todos los poderes de la nación, que a su vez en su propia expresión, dejó atado y bien atado el futuro en la sucesión de S.M. El Rey Juan Carlos I, quien encarna los valores democráticos modernos al incorporar al amparo de una Constitución con ya 25 años de vigencia, los excluidos grupos perdedores de la guerra civil –comunistas, socialistas de diverso signo y hasta nacionalistas catalanes, vascos o gallegos- nos haya llevado en infantil inconsciencia ciudadana a la desmembración de esa España plural e históricamente sórdida que Jose Antonio Primo de Rivera calificó como Unidad de Destino en lo Universal.
Puestos pues a aceptar que las desgraciadas actitudes de unos y otros grupos están recreando un ambiente de división y enfrentamiento entre españoles, no estaría de más que los responsables de medios de comunicación tuviesen el valor de levantar el veto puesto a la figura de Jose Antonio Primo de Rivera y pusiesen en evidencia todo lo que en su corta, pero apasionante vida política –menos de tres años- hay de búsqueda de la hermandad de válidos valores de la izquierda y la derecha, para en síntesis feliz y siguiendo su ejemplo superar la actual situación y hacer que el Reino de España tenga una proyección de futuro en la Europa que se intenta construir desde el respeto a la pluralidad y la igualdad de dichos componentes, consolidar la justicia social para todos los españoles, que de una forma o de otra los joseantonianos lograron imponer en el régimen anterior en armonía con los valores espirituales que la esencia de siglos de religión católica incrustaron en la historia de España y de Europa.
Dejémonos ya de revivir lenguajes de odio y de enfrentamientos, preparemos el habla del amor y de la poesia enriquecida por la síntesis de los valores de ambos bandos y démonos un fraternal abrazo para construir juntos la España que junto con Jose Antonio quisieron ilustres intelectuales españoles de izquierdas y de derechas como Manuel Azaña, Indalecio Prieto, Claudio Sánchez Albornoz, Miguel de Unamuno, los hermanos Machado, Agustín de Foxá, Rafael Sánchez Mazas, Eugenio Montes, José Antonio, etc, etc.., atreviéndome a incluir ilustres intelectuales actuales que permanentemente nos dan ejemplo de bien opinar.

José Gárate Murillo es Presidente de la Fundación José Antonio
12/05/2004 18:17 Enlace permanente. Opinión

LOS PAPELES DE JOSÉ ANTONIO (José Mª García de Tuñón)

miguelprimo.jpgLOS PAPELES DE JOSÉ ANTONIO

Todo el que leyó el libro de Miguel Primo de Rivera titulado Los papeles de José Antonio, recordará lo que su autor escribe cuando un día del mes de enero de 1977 se presentaba en su despacho Víctor Salazar, destacado socialista, y éste le dice: «Soy el albacea de don Indalecio, y en cumplimiento de las disposiciones establecidas en su testamento tengo la obligación de dar a la familia Prieto lo que es de la familia Prieto; al Partido Socialista lo que es lo suyo; y al heredero universal de la familia Primo de Rivera estas llaves». Llaves que le entrega y que al parecer, eran de una caja fuerte del Banco Central de Méjico y en donde se encontraba depositada la maleta de José Antonio que tenía en la cárcel de Alicante cuando fue fusilado y que contenía todas sus pertenencias.

Pues bien, toda esta historia que nos cuenta el sobrino del fundador de Falange yo la pongo en duda por algunas razones. La primera es que no sé porqué acepta lo de «heredero universal» cuando entonces vivía Pilar, hermana de José Antonio. Tampoco Miguel era su sobrino único, vivían los hijos de Carmen, hermana a su vez de José Antonio, e incluso una hermana del propio Miguel. Todo es muy raro y esto nos hace creer que Miguel no está diciendo toda la verdad.

Por otra parte, recientemente ha caído en mis manos un libro del periodista Joaquín Aguirre Bellver titulado Por los pasillos de las Cortes, editado en 1972, y en la página 218 recoge un artículo suyo que había publicado en el desaparecido diario SP el día 1 de abril de 1969 titulado José Antonio y las 200 familias donde el autor se hace eco de un artículo escrito por José Antonio que Miguel Primo de Rivera y Urquijo le había enseñado y que el periodista había leído. Concretamente el artículo era Germánicos contra bereberes que es uno de los que aparece en el libro de Miguel, aunque mal titulado, y que venía entre los papeles de José Antonio.

Algún día Miguel Primo de Rivera tendrá que explicarnos cómo dice que los papeles llegaron a su poder en 1977 y sin embargo algún privilegiado ya había podido leer alguno casi diez años antes porque el sobrino se los enseñó.






José Mª García de Tuñón es autor de varias monografías sobre José Antonio
12/05/2004 18:05 Enlace permanente. Opinión

¡SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA! (Antonio Brea)

santiago matamoros.jpg¡SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA!

De enésima concesión vergonzante de nuestro clero se puede calificar la decisión del Cabildo de la Catedral de Santiago de retirar de una de sus capillas la imagen de Santiago Matamoros para trasladarla al Museo de la Sede compostelana.
Las razones argumentadas por su portavoz, José Fernández Lago, para retirar la imagen del siglo XVIII que reproduce al Apóstol a caballo en plena batalla con los musulmanes son, indudablemente un canto propio de la estupidez imperante en nuestros tiempos.
¿A qué etnias se refiere el señor Fernández Lago cuando dice que la imagen del Apóstol guerrero puede herir sensibilidades? Acaso ignoran los clérigos de este Cabildo que lo que representa la imagen que ellos quieren retirar es el triunfo de la Cristiandad sobre el Islam, y no el de etnia alguna sobre otra, entre otros motivos porque la mayor parte de los musulmanes hispanos, en cuanto conversos y descendientes de conversos, pertenecían al mismo grupo étnico que los cristianos que les combatían.
¿Por qué reniega ahora la Iglesia de Santiago Matamoros? La aparición del Apóstol conduciendo a las mesnadas cristianas a la victoria en distintos lugares y fechas de la Reconquista es uno de los elementos fundamentales de las tradiciones que conforman la Leyenda Aurea en torno al hijo de Zebedeo. Leyenda sí, porque, si nos acogemos a argumentos estrictamente historiográficos, podemos concluir que no existe prueba alguna, no ya de estas intervenciones milagrosas, sino de la propia presencia del Apóstol en la Península ni antes ni después de su muerte, y que las tradiciones sobre su predicación en nuestras tierras tras la muerte de Jesús y antes de su propio Martirio, y sobre la conducción de sus restos a Galicia son supercherías medievales, fraguadas por la necesidad de unos mitos movilizadores para la Cristiandad hispánica, amenazada en su propia supervivencia por la agresión islámica.
Claro está que el clero de nuestros días no se va a revolver contra la devoción al Sepulcro del Apóstol o a la Virgen del Pilar, sino únicamente contra la parte del mito que tiene una vertiente patriótica intolerable para cierta Iglesia apátrida.
Quizás habría que argumentarle a estos señores que en todas sus gestas históricas, España ha prestado siempre servicios excepcionales a la Iglesia que ellos representan. En la victoria sobre la barbarie atea en el sangriento conflicto civil de 1936; en la gigantesca empresa americana, en la que millones de personas fueron evangelizadas; en las luchas en Europa frente a la Reforma, en defensa de la unidad espiritual de Occidente; y por supuesto, en la Reconquista, conjurando la amenaza islámica sobre nuestra tierra.
Muchos de los héroes protagonistas de estas hazañas hicieron propio el grito de ¡Santiago y cierra España! Los miembros del Cabildo de la Catedral de Santiago, evidentemente, no comparten su grandeza.
Antonio Brea es Licenciado en Geografía e Historia y Profesor de Enseñanza Secundaria
12/05/2004 17:59 Enlace permanente. Opinión

SITUACIONES (Manuel Parra Celaya)

comunistassituaciones.jpgSITUACIONES

Si tuviéramos que resumir apresuradamente la situación política española, nada mejor que haciendo un repaso de los diferentes puntos de localización, casi geométricos, a la manera de aquel antiguo “Barrio Sésamo”, que pretendía iniciar a los niños en la expresión, la medida y la cantidad, más o menos lo que se pretende ahora aprenden en la ESO, ya sin riesgos de repeticiones de curso y de itinerarios.

Así, diríamos, generalizando, que en EL INTERIOR sigue el ambiente de crispación, transcurrido un mes cumplido de las circunstancias en que se realizaron las elecciones. PP y PSOE han vuelto a ser siglas poco significativas: hemos vuelto al “nosotros” y “vosotros”, y al “ellos”, cuando se habla entre conmilitones (porque, cuando se habla con “los de enfrente”, más bien se discute). Esperemos que aquella pistola simbólica –dedo índice como cañón, dedo pulgar como martillo- del manifestante pacifista a Barcelona ante la cabeza de Piqué quede en eso, y no sea sustituida por otra menos simbólica….

Los medios de transmisión social del Mayor Grupo Mediático de España tienen dos temas preferentes, que suelen unir en sus páginas o imágenes: el “ANTES” (franquismo, guerra civil, posguerra…) y el “HOY” (liberación del aznarismo). Las masas hacen otro tanto, y no hay manifestación que se precie que deje de adornarse con profusión de banderas de la II República y rojas con hoces y martillos; tengo ante mí (hoy, 26 de abril) una de Madrid, en la que cuatrocientas personas enarbolan tales insignias para protestar por la ocupación de Irak: el culo y las témporas.

En política internacional, nuestros nuevos aliados de ARRIBA nos han dado con la primera puerta en las narices, y la agricultura española va a sufrir las consecuencias; entretanto ABAJO, la visita y la “franqueza” de ZP con nuestro amigo marroquí aconseja adquirir en la farmacia más próxima varios tubos de vaselina, porque se anuncian, para nosotros, sucesivos Perejiles que no sabemos hasta dónde pueden llegar, y para el pueblo saharaui el fin de sus apoyos para ganar una soberanía que, al parecer, no importa a nadie.

Siguen adelante los proyectos secesionistas, más o menos enmascarados, en el NORTE (ya sin obstáculos legalistas) y en el ESTE (con harta complacencia); quizás no tarden en producirse en el NOROESTE, en el SUR o en cualquier otro punto cardinal de España.

Cerramos el panorama: las apariencias apuntan a que los problemas van a venir POR DELANTE y POR DETRÁS.


Manuel Parra Celaya es Doctor en Pedagogía y Profesor de Enseñanza Secundaria
12/05/2004 17:55 Enlace permanente. Opinión

ESPAÑA, OBJETIVO DEL TERRORISMO ISLÁMICO. ¿POR QUÉ? (Eduardo García Serrano)

osama.gifEspaña, objetivo del terrorismo islámico. ¿Por qué?

No es una cuestión cuya respuesta podamos hallar en el inmediato pasado y en las recientes alianzas que nos condujeron a la guerra de Iraq. Eso es sólo un detonante coyuntural cuya justificación política es lo suficientemente "sólida", en apariencia, como para cegar la capacidad de percepción de la mayoría de nuestros compatriotas.

España es para el radicalismo islámico un objetivo largamente acariciado, un ideal permanentemente desvelado y una venganza cinco siglos aplazada para casi todos los súbditos, especialmente para los más fanáticos y radicalizados, de esa nación espiritual que es el Islam. España, Al Andalus, vive en sus oraciones y en su imaginario colectivo como el jardín del que fueron expulsados 39 años después de que cayera en sus manos Constantinopla, la segunda Roma, la "ciudad protegida por los dioses", que la Europa cristiana fue incapaz de socorrer.

El 29 de mayo de 1453 el sultán Mehmed II entró a sangre y fuego en Constantinopla provocando la caída del Imperio Romano Oriental, el imperio de Constantino y Justiniano. Los ejércitos del Sultán se apoderaron también de Serbia y de Morea, de Albania, de la mayor parte de Bosnia y de Trebisonda, último vestigio del Imperio Bizantino. Las tropas de Mehmed II llegaron aún más allá, hasta las factorías genovesas del Mar Negro y hasta Crimea donde el Kan de los tártaros acabó arrodillado en suplicante vasallaje ante Mehmed II, el Sultán de los dos Continentes.

En los 39 años que median entre la caída de Constantinopla en 1453 y la conquista de Granada en 1492, el Islam mantuvo cerrada y en su poder la tenaza mediterránea de Levante a Poniente, desde el Bósforo hasta el Atlántico. Pero los Reyes Católicos rompieron el cerrojo occidental expulsando de España, con la toma de Granada, al último representante de la dinastía nazarí justo en el momento en el que el Sultán Mehmed II señoreaba todas las posesiones de Venecia en el Mar Negro y cuando se apretaba a asaltar Italia para que las monturas de sus ejércitos abrevasen en el Tiber. Isabel y Fernando culminan así la empresa geopolítica y militar más importante de Europa desde la caída del Imperio Romano Occidental en el año 476 de nuestra Era, cuando el bárbaro Odoacro entró en Rávena y humilló a las águilas de los césares enviando las enseñas imperiales de Roma a Constantinopla.

El Islam inicia la conquista de Europa cuando los musulmanes de Tarik, en el año 711, cruzan el estrecho y desembarcan en Gibraltar (así llamado en honor de éste caudillo militar musulmán, Gib Al Tarik, la roca de Tarik) para derrotar a los hispanovisigodos de D. Rodrigo en la batalla de Guadalete. Así comienza la dominación árabe de España, hasta que los Reyes Católicos culminan la Reconquista.

Ellos no lo han olvidado. Nosotros, sí. Ellos lo recuerdan a diario en sus oraciones ("Alá es grande", gritaron antes de morir los terroristas islámicos que se inmolaron en Leganés). Nosotros no recordamos nada porque vivimos en el alzheimer de la tolerancia a toda costa y a cualquier coste, aunque Osama Ben Laden (el nuevo Tarik, el nuevo Mehmed II, el nuevo Solimán el Magnífico) nos los recuerda en todos sus videocomunicados: "No consentiré que ningún musulmán vuelva a sufrir la humillación de Al Andalus".

Ese es el auténtico móvil religioso, espiritual y político de lo que el fanatismo islámico nos está haciendo. La guerra de Irak es sólo un detonante coyuntural, nada más. No querer aceptarlo con todas sus consecuencias es, sencillamente, suicida.

Eduardo García Serrano es periodista.
01/05/2004 04:26 Enlace permanente. Opinión

DEL CAPIROTE AL TURBANTE (Antonio Brea)

nazareno.gifDEL CAPIROTE AL TURBANTE

No deja de ser incongruente que en un país en el que la mayor parte de sus personajes públicos hace profesión de un agnosticismo militante, y en el que la Religión es un valor en baja, las procesiones de Semana Santa sean un fenómeno de masas. Y esto, precisamente en las regiones en las que triunfan de un modo más aplastante las opciones políticas de signo abiertamente antirreligioso, aquellas que pretenden desterrar la Religión de las escuelas, a fin de evitar sus efectos, supuestamente nocivos, sobre las generaciones más jóvenes.
Porque, a fin de cuentas, ¿qué es la Semana Semana? Una fiesta popular, desde luego. Un período vacacional, también. Pero ante todo, la época del año en la que los católicos –teóricamente la gran mayoría de los españoles- rememoran el Misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Dios hecho Hombre. Claro que esta remembranza sólo incumbe a una porción muy minoritaria de esos mismos católicos. Para los demás, la Semana Santa es una extensión del Carnaval, puesto que en ella ven el pretexto para comer y beber hasta hartarse, y algunos incluso hasta para disfrazarse. Otros dirán que la religiosidad popular es así, y no les falta razón. Lo que ocurre es que hemos llegado al punto en el que en el concepto de religiosidad popular, el elemento religioso se ha evaporado casi por completo. Y lo hará totalmente, dentro de no mucho tiempo, cuando las nuevas generaciones, educadas en la ignorancia más absoluta de su tradición religiosa, vean las figuras mostradas en las procesiones como una serie de muñecos sin significación alguna, más allá de sus cualidades meramente estéticas.
La culpa desde luego, no va a ser únicamente de los apóstoles del laicismo. La jerarquía eclesiástica española tiene mucho sobre qué responder. Incapaz de contestar a multitud de problemas que se abaten sobre el español de a pie y sumida en la ambigüedad moral más absoluta. Y si no, que se lo pregunten, por ejemplo, a los obispos de Córdoba y Jaén y su actitud ante la conducta delictiva de algunos clérigos de sus diócesis.
Y mientras tanto, el Islam avanza silenciosamente... Amenazando tanto nuestra identidad como la libertad y seguridad colectivas. Si Dios no lo remedia, vayan preparando el turbante señores.
Antonio Brea es Licenciado en Geografía e Historia y Profesor de Enseñanza Secundaria
30/04/2004 01:28 Enlace permanente. Opinión

RETIRARNOS DE NOSOTROS MISMOS (Manuel Parra Celaya)

thum_01_05_004.gifRETIRARNOS DE NOSOTROS MISMOS
Las tropas españolas se retiran de Irak por decisión del Presidente del Gobierno, Sr. Rodríguez Zapatero. Santo y bueno. Es su decisión y parece que fue la opinión de una parte de la sociedad española que abolló sus baterías de cocina de modo frenético antes de darle su voto. ¿Qué hará el Gobierno si la ONU se muestra, en adelante, intervencionista? ¿Emular a Felipe González, que envió la “Santa María” al Golfo y consintió en el abastecimiento de bombarderos estadounidenses en espacio aéreo español? Todo está por ver, de forma que nos ahorraremos la profecía.
Algunos votantes socialistas del 14-M se han sentido mal, y no me lo explico: más rápidamente, imposible; Zapatero-correcaminos; bip-bip, ahora que el coyote-Aznar se ha alejado… ¿Cómo se van a sentir otros votantes zapateristas –y no digamos los del PP y los que no votamos a nadie- si nos seguimos retirando de otros lugares en el futuro, por presiones que puedan ejercer terroristas o servicios secretos de terceros?
¿Alguien se ha planeado si el Gobierno y las cacerolas optarán por futuras retiradas de presuntos Perejiles? ¿O de Ceuta y Melilla, que es lo que vendría después? Y no sigo con la lista de retiradas que se me ocurren, porque aún no han cambiado la Constitución para dar facilidades a los aliados-acreedores del PSOE…
Lo malo no es que un Gobierno determinado marque una determinada política internacional. Está en su derecho, aunque luego paguemos las consecuencias todos los españoles, ya no en atentados pero sí en sonrisas burlonas. Tampoco es lo peor, si me apuran, que, tras dejar la alianza del Imperio Yanqui, adoptemos la sumisión tradicional de nuestros “progres” a la “Grandeur” vecina.
Tampoco es malo por sistema que un Gobierno determinado marque un rumbo distinto en política educativa; como en el chiste de Lourdes, nos habíamos acostumbrado (“¡Virgencita, que me quede como estoy!”) a la mediocridad, a la incultura y al fracaso escolar, y al camino apresurado hacia eso que los especialistas empiezan a llamar “sociedad juvenil enferma”.
Quizás no sea malo que las previsiones de planes hidrológicos se hayan convertido en anatemas y, si Dios no lo remedia, media España siga sedienta, rodeada, eso sí, de dignidades democráticas. Y no sé si será malo –pero puede serlo- revisar una política de lucha contra el terrorismo interno y contra sus aliados.
Lo peor va a ser que vamos a iniciar una retirada de nosotros mismos, de nuestra conciencia de ser y de sentirnos españoles.
Ojalá me equivoque.

Manuel Parra Celaya es Doctor en Pedagogía y Profesor de Enseñanza Secundaria.
29/04/2004 18:03 Enlace permanente. Opinión

"DIALOGANDO SE ENTIENDE LA GENTE" (Emilio Álvarez Frías)

franco.jpg«DIALOGANDO SE ENTIENDE LA GENTE»

Es posible que el contenido de esta frase tenga visos de verosimilitud. Quizá. Probablemente en algunos casos la gente llegue a entenderse dialogando. Incluso hemos de tener fe en que pueda llegar a ser verdad, y desde luego hemos de creer que se puede conseguir.
Mas, por lo que vemos, es un propósito digno de encomio, una frase acuñada en la mejor de las intenciones, pero que rara vez se llega a hacer realidad.
Porque la primera premisa que ha de darse es el propósito de las partes de estar dispuestas al diálogo sin apriorismos, sin ánimo de imponer a otro sus planteamientos en una postura inamovible con clara intención de hacer quebrar los postulados del oponente en beneficio propio. Dialogar es platicar, exponer, razonar, pero no tratar de imponer. Quizá se quiere dar a la palabra un mayor alcance del que tiene y por ello hace aguas en el momento de ser puesta en circulación.
Y es que, ¿acaso se puede dialogar con la banda terrorista ETA, la que con su comportamiento asesino intenta imponer una dictadura nada clara? Es absolutamente imposible establecer un diálogo donde no se dan las circunstancias precisas para el intercambio de puntos de vista, de opiniones, de deseos incluso, con disposición de ánimo para encontrar lo más conveniente, razonando planteamientos, posiciones, para, al final, encontrar lo mejor para lo pretendido.
Como asimismo hay que decir que el diálogo que se pretende mantener con el ejecutivo vasco acerca de su plan es un intento fallido antes de iniciarse, pues, de entrada, surge la exigencia de ruptura de la nación desde posturas propias y desde la imposición de quienes representan a la banda criminal ETA. ¿Cómo es posible dialogar con quienes mantienen a los terroristas en las instituciones y quiebran el orden constitucional, y sólo aspiran a romper, junto con ETA, la unidad nacional, amparándose en delirios trasnochados inventados en momentos de desvarío de visionarios enloquecidos?
Ni tampoco resulta posible dialogar con los diferentes nacionalismos catalanes, que se mueven en espacios similares a los vascos, con intenciones reflejas, unos con mayor esquizofrenia que otros, haciendo uso de desfachatez y chulería al plantear al futuro gobierno de la nación su exigencia de coparticipar en sus decisiones pero sin que éste tenga opción a opinar sobre aquella región. Es difícil establecer en este espacio de contradicciones un diálogo que no sea de besugos, como admite y define el María Moliner.
¿Acaso se puede dialogar con algunos sectores laborales como el reciente caso de los empleados de Izar que plantearon una lucha revolucionaria todavía no resuelta por reivindicaciones que comprendemos pero con cuya forma de hacerlo no coincidimos? ¿No puede ser calificado de terrorista este comportamiento?
¿O no ha de ser considerado también como terrorismo la acción de los célebres «piquetes informativos» que destrozan bienes públicos y privados en tumultos callejeros o dentro de la empresa cuando intentan forzar, por medios evidentemente ilegales, que ésta se pliegue a sus deseos o planteamientos sin antes sentarse a hablar o rompiendo el diálogo sosegado para ser sustituido por la lucha revolucionaria, en cuyos comportamientos participan de forma decisiva los líderes sindicales y los esbirros pagados, unos y otros subvencionados por las arcas del Estado a las que contribuimos todos para fines más lícitos?
No puede haber diálogo incluso entre los partidos políticos ya que renuncian a estudiar e intercambiar puntos de vista, a discurrir conjuntamente hechos y fórmulas para el mejor gobierno, sustituyendo la actitud constructiva por el enfrentamiento público con engaños, insultos, supercherías, traiciones, golpes bajos y sucios, denigrando al oponente. Sin duda esto no es dialogar.
Como no es dialogar otro considerable número de comportamientos y situaciones planteados por los hombres y que renunciamos a seguir enumerando para no ser excesivamente largos y reiterativos.
Dejemos de hablar de diálogo hasta que estemos dispuestos a dar a esta palabra su auténtico sentido positivo. Dejemos de engañar y de engañarnos proponiendo lo que no estamos dispuestos a hacer con honradez. Busquemos las expresiones más acordes con nuestra intención para no confundir al contrario, pero sobre todo para no desconcertar al que escucha sin opción a participar. Intentemos no manipular a los otros con expresiones confusas y engañosas que lleven al auditorio de un lado para otro en función de intereses partidistas, personales, sectarios.
Buen deseo el nuestro que no será atendido. Mas no por ello renunciaremos a repetir insistentemente que el camino por el que vamos no lleva a buen puerto. Estamos convencidos de que es preciso dialogar, aunque bajo otras premisas que las actuales y con la mejor intención de resolver problemas y situaciones, pero, tememos, sólo desde la fuerza será posible convencer a los interlocutores de que es preciso sentarse ante una misma mesa para ejercer tan sana gimnasia.
Y que no se diga que insinuamos un golpe de estado, una involución, una dictadura con apellidos más o menos desacreditados. No, simplemente creemos que el diálogo hay que plantearle desde el poder de la razón, en plena libertad, pero mantenido con energía y respaldado por las instituciones, que para eso están.

Emilio Álvarez Frías dirige la revista de pensamiento ALTAR MAYOR
29/04/2004 18:17 Enlace permanente. Opinión

AL-QAEDA Y ETA (Miguel Ángel Loma)

estado.jpgAL QAEDA Y ETA

Inmaculada Navarrete, jefa de redacción de ABC de Sevilla, intentando tranquilizarnos para «que no cunda el pánico cultural» ante los terroristas islámicos, deslizaba el siguiente comentario en un artículo de la edición sevillana de este diario el pasado 11 de abril: «Al Qaeda está hecha de la misma pasta que la europea y, por tanto, cristiana ETA: sus comandos simplemente se toman al pie de la letra el odio al otro». Este razonamiento es bastante equívoco porque, aunque seguramente no fuera intención de doña Inmaculada, contiene dos ideas erróneas: parece sentar que lo del «odio al otro» es un principio cristiano, y parte de una premisa falsa en tanto que el hecho de que ETA sea europea no significa en absoluto que sea cristiana. Para ser precisos, ETA no mata en nombre de Cristo, mientras que Al Qaeda sí lo hace en nombre de Alá. Cuando unos y otros asesinan, igual de asesinos son y desde luego a las víctimas no creo que les importe mucho en nombre de quién les asesinan. Pero en cualquier caso, apliquémosles a cada cual su auténtico pedigrí para no confundir más las cosas: ETA es marxista leninista a la vez que nacionalista, y Al Qaeda es fundamentalista islámica, con una concepción letal de Dios y de la religión. No lancemos mensajes que induzcan a pensar que ETA es cristiana y que Al Qaeda está hecha de la misma pasta, porque el rumor puede llegar hasta las artísticas orejas de Pedro Almodóvar y se nos descuelga con una nueva peliculita echándole la culpa del 11-M a los curas de su colegio.
Miguel Ángel Loma es abogado
29/04/2004 18:17 Enlace permanente. Opinión

70 ANIVERSARIO DEL COMIENZO DE LA GUERRA CIVIL (Pío Moa)

BRUNETE.jpg70 ANIVERSARIO DEL COMIENZO DE LA GUERRA CIVIL

¿Por qué la guerra empezó en octubre de 1934 y no en julio de 1936? Como es sabido, uno de los primeros en sostener, implícitamente, esa tesis fue Gerald Brenan, al calificar la insurrección izquierdista del 34 como “la primera batalla de la guerra civil”. El hispanista inglés percibió cómo entonces se produjeron en escala reducida, y sobre todo en Asturias, los mismos fenómenos que a partir de julio del 36: persecución de la Iglesia, encarnizamiento en la lucha, crímenes de retaguardia, rivalidades entre las izquierdas, tensiones separatistas, etc. Sin embargo el aserto en Brenan no pasaba de ser una intuición, clara y potente, pero no demostrada.
Según la opinión predominante hasta hace poco, la insurrección del 34 constituyó un precedente de la guerra, pero no el comienzo de ella. Otros señalan un precedente anterior en la “sanjurjada” de 1932. A mi juicio, debemos empezar por distinguir entre ambas. La rebelión de Sanjurjo no fue “de la derecha”, como asombrosamente siguen sosteniendo hoy historiadores que pasan por serios, sino de un sector mínimo de la derecha. No participó en ella el principal partido de la derecha, Acción Popular, eje de la posterior CEDA, ni figuras militares del relieve de Franco. Algunos autores han querido sospechar simpatías con el golpe por parte de Acción Popular, a la espera de cómo saliese la intentona, pero eso no pasa de juicio de intenciones sin base documental. En cambio la insurrección del 34 la protagonizaron los dos mayores partidos de la izquierda, el PSOE y la Esquerra catalana, más otros menores, como el PCE, el embrión del POUM, o, en Asturias, los anarquistas. Y las izquierdas republicanas, que siguen pasando en algunas historias por moderadas, la apoyaron políticamente en declaraciones explícitas, aunque permanecieran luego pasivas, ante la mala marcha del movimiento. Algo muy parecido sucedió con el PNV.
Por tanto la insurrección del 34 incluyó, de un modo u otro, a la izquierda en pleno, y no así la de Sanjurjo en relación con la derecha. Añádase que ésta costó diez muertos, casi todos entre los golpistas, sin comparación posible con los casi 1.400 causados por la del 34. Y otra diferencia crucial consiste en las intenciones de cada acción: el PSOE y, de hecho la Esquerra, planificaron su alzamiento como una guerra civil en toda regla, mientras que Sanjurjo pretendía el clásico golpe o pronunciamiento, rápido y poco sangriento. Observemos de pasada que, contra una opinión muy extendida, la tradición de los pronunciamientos militares proviene de la izquierda, aunque en ocasiones la hayan imitado las derechas. Fueron en el siglo XIX los liberales “exaltados” o jacobinos quienes organizaron la gran mayoría de ellos, y cuando los republicanos se reunieron en 1930 en el Pacto de San Sebastián, pensaron enseguida en traer la república por medio del enésimo pronunciamiento.
Dado el abrumador predominio de la propaganda en la historiografía española sobre el pasado reciente, mucha gente muestra incredulidad sobre el designio guerracivilista del PSOE, pero se trata de un hecho indiscutible y abundantemente documentado. Desde muy pronto el PSOE chantajeó con la guerra civil, un poco como hace Maragall ahora, aunque nadie lo tomaba muy en serio. Así lo hizo cuando, tras aprobarse la Constitución, la derecha sugirió la disolución de las Cortes constituyentes -- y por ello preconstitucionales--, para dar paso a un gobierno elegido según la nueva ley. Desde el verano de 1933, antes de salir del gobierno, el sector extremo y dominante del PSOE planteó la vía revolucionaria, multiplicando las incitaciones a la guerra civil, para horror de Besteiro. Y cuando, después de las elecciones de noviembre de ese año –ganadas por el centro derecha--, la línea insurreccional triunfó en el partido, proliferaron exhortaciones como éstas: “¡¡Estamos en pie de guerra!! ¡Por la insurrección armada! ¡Todo el poder a los socialistas!”; “El proletariado marcha a la guerra civil con ánimo firme”; “La guerra civil está a punto de estallar sin que nada pueda ya detenerla”; “Uniformados, alineados en firme formación militar, en alto los puños, impacientes por apretar el fusil. Un poso de odio imposible de borrar sin una violencia ejemplar y decidida, sin una operación quirúrgica”. Etc. Las instrucciones secretas para el alzamiento, que he publicado en Los orígenes de la guerra civil, especificaban que el mismo “tiene todos los caracteres de una guerra civil”.
Este fervor guerracivilista choca hoy a muchas personas, también del PSOE, pero, como digo, salta a la vista a quien lea la prensa de la época y las instrucciones secretas. La razón de él era doble. La guerra debía abrir el paso a una emancipadora “dictadura del proletariado”, que horrorizaba a Besteiro, y por otro lado los dirigentes del partido tenían la seguridad de ganar. Lo exponía Amaro del Rosal, uno de los organizadores del movimiento, en discusión con el besteirista Saborit: “Por encima de nuestra voluntad hay una situación objetivamente revolucionaria. Existe un espíritu revolucionario, existe un Ejército completamente desquiciado, hay una pequeña burguesía con incapacidad de gobernar, en descomposición. Tenemos un gobierno que es el de menor capacidad, el de menor fuerza moral, el de menor resistencia. Ahora todo está propicio”.
Queda claramente documentada, por tanto, la decisión del PSOE -- el partido más fuerte y mejor organizado, con mucho, de la izquierda-- de organizar la guerra civil. Algunos críticos de mi libro han objetado que, con todo, la intentona de octubre fracasó y no dio lugar a una guerra real. Falsa objeción. En el conjunto del país los llamamientos bélicos apenas tuvieron eco entre los trabajadores, pero en Cataluña resultó casi milagroso el rápido éxito de los demócratas frente a la rebelión, largamente preparada, de los nacionalistas de izquierda; y en la cuenca minera asturiana la insurrección ocasionó dos semanas de operaciones plenamente militares por una y otra parte. El ejército peninsular, minado por la infiltración revolucionaria y por su impreparación, se mostró incapaz de reducir a los sublevados, y hubieron de intervenir las únicas fuerzas bien entrenadas, traídas de Marruecos.
Hubo guerra, por tanto, en 1934. Pero ¿por qué decimos que no se trató de un simple precedente, sino del comienzo efectivo de la reanudada en 1936? Porque sus organizadores no se volvieron atrás de las ideas y planes que les habían llevado a levantarse contra un gobierno democrático. Después de octubre, todos ellos proclamaron el fallido alzamiento como una gloria y siguieron cultivando una propaganda guerracivilista. Hubo, con todo, una diferenciación entre quienes, como Prieto y Azaña, no tenían ganas de repetir la intentona, y quienes mantenían la decisión revolucionaria, como los socialistas de Largo Caballero o los comunistas, aparte de los anarquistas, siempre dispuestos a la acción. Unidos todos ellos en el Frente Popular (con la CNT apoyando desde fuera) ganaron las anormales elecciones de febrero de 1936, dando lugar a la siguiente situación: los revolucionarios provocaron una oleada de incendios, asesinatos y asaltos, impusieron la ley desde la calle e intensificaron la formación de milicias, creando un doble poder de hecho; la derecha se puso al lado y a disposición del gobierno azañista, constituido por los sectores menos extremistas de la izquierda, a fin de que éste frenase el proceso revolucionario; pero el gobierno se deslegitimó decisivamente al negarse a cumplir su obligación fundamental de respetar y hacer respetar la ley.
Llevada a tal extremo, la derecha, que ante el asalto izquierdista del 34 había defendido la ley y las libertades, terminó por alzarse a su vez, a la desesperada, en julio del 36, contra un proceso revolucionario que amenazaba con aplastarla y con desintegrar la nación. En sus planes no entraba una guerra civil, sino un golpe rápido en pocos días. Pero el golpe fracasó y derivó en una larga y cruenta contienda.
Existe, como vemos, una continuidad entre la insurrección del 34 y el levantamiento del 36. En rigor, este último fue la consecuencia directa de aquella, o más propiamente, del hecho de que los revolucionarios mantuvieran sus intenciones después de octubre. La guerra, pues, no estalló en julio del 36, sino que, simplemente, recomenzó.
Este setenta aniversario puede y debe ser la ocasión de aclarar al público en general unos sucesos históricos cuyos ecos no se han extinguido hasta el presente, y cuya falsificación nos sigue condicionando, y no para nuestro bien precisamente.
Pío Moa es historiador y ensayista.
29/04/2004 18:19 Enlace permanente. Opinión


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris