Blogia
La Noticia Digital

Actualidad

LA NOTICIA DIGITAL ANTE EL REFERENDUM

LA NOTICIA DIGITAL ANTE EL REFERENDUM Querido lector:
El próximo domingo día 20, los ciudadanos españoles nos pronunciaremos ante el Tratado de la Constitución Europea.
Como portavoces de una corriente de opinión inequívocamente patriótica, en nuestra sección de enlaces incluímos, además del texto objeto de la Consulta, la opinión de destacados dirigentes de diversas fuerzas de carácter patriótico y social, ante el Referéndum.
Esperamos os sirvan de estímulo para la reflexión intelectual previa a vuestro ejercicio democrático.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

SOBRE EL HOLOCAUSTO (Emilio Álvarez Frías)

SOBRE EL HOLOCAUSTO (Emilio Álvarez Frías) Ver en la televisión española el gran despliegue hecho para conmemorar el 60 aniversario de la liberación de Auschwitz, nos ha llenado de emoción, pues el despliegue realizado por Hitler y sus secuaces para exterminar a los judíos fue realmente terrible, algo de lo que la humanidad tiene que avergonzarse, y sobre lo que ha de reflexionar muy despacio.
Ahora bien, nos parece injusto que no se haga algo parecido por los otros holocaustos que ha habido por el ancho mundo: en Polonia, en Rusia, en China, en África, en España...
Y ya que el Gobierno de nuestra nación, de la mano de partidos políticos y sindicatos, rindieron en el Congreso un homenaje a las víctimas del Holocausto por antonomasia, llegando al acuerdo de que a partir de ahora tenga lugar cada año, no sería malo que en dicha conmemoración se tuviera en cuenta, como agradecimiento, a los países que consiguieron salvar la vida de muchos judíos, entre los que se encuentra España.
Tampoco sería desdeñable que se hiciera más amplio el recordatorio trayendo a la memoria otras matanzas, como la de Paracuellos, si es que no se quiere dedicar un día especial a su conmemoración, que bien se lo merece como resumen de todas que en otros tiempos tuvieron lugar en España.

Extraído de El Risco de la Nava

BONO, EL MINISTRO CATÓLICO (Miguel Ángel Loma)

BONO, EL MINISTRO CATÓLICO (Miguel Ángel Loma) Yo no sé de qué se quejan tanto los católicos españoles, ni a qué viene tanto revuelo de sotanas episcopales y tanta queja de meapilas calvorotas y casposos. De modo que nuestro incorruptible Zetapé coloca en su gobierno de progreso paritario, plural y diverso a un pedazo de defensor de la fe que no se lo salta ni el caballo blanco del santo patrón de las pateras, y todavía hay quien anda poniéndole pegas y objeciones, tachándolo de laicista, de anticristiano, de ir contra la Iglesia, y de no sé cuantas chuminadas más. ¿Pero es que estos cavernícolas no se han dado cuenta del grado de catolicidad de nuestro pedazo de ministro de Defensa? Yo, de verdad, no sé a donde nos quieren llevar crispando tanto la situación. Mira que el hombre es bondadoso y benéfico, que hasta su propio apellido lo dice, pero nada, crispa que te crispa, y a dar por saco al Gobierno socialista. Porque a ver, mucho hablar pero... ¿quién estaba junto al cardenal González Martín (y mira que era facha el cardenal ese) acompañándole en su lecho de muerte? ¿Quién le atendió y confortó en los postreros momentos de su vida? ¿Quién? Pues Bono; pero si él mismo nos lo contó con humildad franciscana. Y si no le administró los últimos sacramentos fue, seguro, porque no le dejaron; por las estrecheces ésas de la liturgia arcaica y formalista de la Iglesia. González Martín no hubiera tenido mejor salvoconducto para la otra vida que una buena extremaunción administrada por Bono. Me imagino a San Pedro recibiendo al monseñor en las puertas del cielo: «Venga, anda, pasa padentro..., que si te confortó Bono, no necesitas mejor recomendación». Y a ver, ¿quién hizo las lecturas epistolares en la misa de Navidad de un campamento militar de esos que tenemos desperdigados por medio mundo, y quién apadrinó a los soldados que se iban a bautizar, sin duda alguna removidos por el ardoroso ejemplo de testimonio en la fe de nuestro ministro? ¿Eh? Nuestro Bono, el ministro católico del PSOE. Y otro ejemplo poco divulgado pero que conviene conocer, ¿a que no sabían que después de destituir personalmente a los generales por el asuntillo ese del accidente del avión Yakolev, nuestro ministro no sólo no les guardó ningún rencor, sino que después les invitó a comer en su casa? (Como para negarse). Eso es caridad cristiana y no las monsergas que nos largan desde los púlpitos.
Y además es que el Bono es un tío redondo lo mires por donde lo mires, porque en materia doctrinal tampoco se queda atrás: sabe más que todos los del Vaticano juntos. Pero con formación ¡de la buena!, de la práctica, de la puesta al día en común y adaptada a los problemas de la modernidad, y no de esa de angelitos y demonios con tenedores con que los curas asustan a los chiquillos, sino de la que sirve para resolver las grandes demandas sociales de nuestro tiempo como sucede actualmente con el matrimonio de los hemosexuales. Todavía me acuerdo de la contestación que dio cuando le preguntaron qué pensaba sobre la aprobación por su Gobierno de este tipo de matrimonios de progreso, que dijo el tío que si el mismo Jesucristo bajase hoy a la tierra no se pararía a condenar esas minucias... Es lo mismito que aquello que decía San Agustín de «Ama y haz lo que quieras», pero adaptado a los nuevos tiempos: «Ama y hazlo como quieras». Y es que es verdad, joé, mientras haya hambre en el mundo, que se casen los hemosexuales. Eso es lógica y no la del Tomás de Aquino y todos los carcas esos que no sabían nada más que comerse el coco dentro de un convento.

¿Y con lo de las células madres...?, que por culpa de la Iglesia se nos ha muerto Supermán. Si le hubieran dado mano libre a mi Bono, Bernat Soria habría salvado no sólo a Supermán sino hasta a Ramón Sampedro; claro que esto nos hubiera privado de la película de Amenábar y del reconocimiento internacional de nuestra intelectualidad cinematográfica, en fin... Y es que nuestro Bono es divino, sirve lo mismo para un roto que para un descosido. Y eso que no he hablado nada de su faceta de patriota. ¿O no es patriota mi Bono que está convirtiendo a un ejército sedentario y apolillado en una humanitaria oenegé itinerante? Esta gente sí que va a conocer mundo, y no los legionarios romanos de los tebeos de Astérix. Porque a ver, ¿para qué queremos al ejercitospañó aquí cerquita, con lo pacífica que está nuestra patria? ¿Para asustar al pobre de Uriarte y de Setién? De nuevo son ganas de crispar.

Como me han dicho que para ser Papa no hace falta ser cardenal ni obispo, ni siquiera cura, sino que basta con ser católico, yo no pierdo la esperanza de que la Iglesia abra las puertas a la razón y hasta al abecé de la ilustración espiritual, y cuando en su momento toque se sepan reconocer los méritos de mi Bono, y le nombren nuevo Papa. ¡Jé, no iban a cambiar las cosas ni ná con mi Bono en el Vaticano! Lo que iba a largar cuando se asomara a la ventanita esa del Plaza de San Pedro. Si hasta me veo a Zetapé de Camarlengo, que aunque no sé muy bien lo que es, suena de fábula. Anda que no iba a mandar lejos a los estirados esos de la Guardia Suiza. Se les iban a quitar toda la tontería que tienen encima: «A ver vosotros..., los del traje de colorines con el pincho y el sombrerito... ¡A Afganistán!». Este sí que sería un buen gesto que acercaría a la gente de progreso a la Iglesia.

Que no se quejen tanto los carcas católicos españoles, que tenemos al mejor defensor de la fe en un ministerio socialista, en un ministerio que más que de Defensa, es de Defensa de la Fe. ¡Y luego dicen que el gobierno del PSOE va contra los católicos! Panda de casposos y desagradecidos...



Miguel Ángel Loma es abogado

LA GRAN NOVEDAD EDITORIAL DE 2004

LA GRAN NOVEDAD EDITORIAL DE 2004 Por vez primera, y con motivo del centenario del nacimiento de Ramiro Ledesma Ramos que vamos a conmemorar en 2005, se editan las Obras Completas del fundador de las J.O.N.S. y primer ideólogo del nacional-sindicalismo español.
Se incluyen, en los cuatro volúmenes de los que consta la obra, textos e imágenes inéditos, reeditados por vez primera o "clásicos" ya descatalogados.
Han compilado estas Obras Completas dos profundos conocedores del perfil y la obra de Ramiro Ledesma Ramos: José M. Jiménez, director de la página electrónica "Nuestra Revolución", dedicada a Ledesma, y presidente del Círculo Cultural "La Conquista del Estado", y Gabriel Server, historiador francés cuya tesis doctoral está dedicada al revolucionario zamorano. No han sido, sin embargo, dos personas las que están detrás de este empeño sin precedentes, sino un amplio equipo gracias al cual han sido posible que, de una vez por todas, vean la luz las más de 1.600 páginas que suman en total los cuatro volúmenes.
Esta edición excepcional ha sido patrocinada por la Fundación Ramiro Ledesma Ramos con la colaboración del Círculo Cultural "La Conquista del Estado". La edición y distribución corre a cargo de Ediciones Nueva República.
Estas Obras Completas de Ramiro Ledesma Ramos no pueden faltar en la biblioteca de ningún lector con inquietudes sociales y políticas. Un sueño hecho, por fin, realidad. Una oportunidad excepcional que ya está al alcance de todos.
El precio de las Obras Completas de Ramiro Ledesma Ramos será de 120 euros [+ gastos de envío]. Hasta el 11 de diciembre, existe la posibilidad de reservar anticipadamente ejemplares al precio de 100 euros [+ gastos de envío] efectuando un ingreso a favor del Círculo Cultural “La Conquista del Estado”. Los interesados en beneficiarse de esta oferta pueden ponerse en contacto a través de la siguiente dirección electrónica: info@laconquistadelestado.com

MIEDO EN LAS AULAS (Manuel Parra Celaya)

MIEDO EN LAS AULAS (Manuel Parra Celaya) El caso de Jokin, el adolescente de 14 años que se suicidó el 21 de septiembre en Hondarribia, tiene preocupados, y con razón, a padres, profesores y autoridades académicas. El “acoso escolar” ha traspasado los límites tradicionales, aquéllos por los que se aplicaba un mote a un alumno o que daba lugar a la pelea a la hora del patio.

Al parecer, en nuestros Colegios e Instituciones menudean las mafias, que imponer por doquier su voluntad y su mala uva; basta con ser “diferente” (a veces no llevar la ropa de “marca” o la que impone la moda de la “tribu” urbana correspondiente), con estudiar (la desafortunada LOGSE resucitada igualó por abajo, y es peligroso destacar) o con significarse con simpatía a un club de fútbol que no es el de la mayoría; en ocasiones, la ojeriza y las represalias mafiosas pueden se ocasionadas –en las “autonomías-pata negra”- por lucir una bandera española en la cartera.

La táctica de los Equipos directivos y de mucha parte del profesorado ha sido, cómo no, la del “lassiez faire”; ojos que no ven, papeleo (y represalias) que te evitas. No hace falta decir que la falta de autoridad que suele darse en la familia y, de hecho, en todos los ámbitos de la sociedad, también figura entre las características de la escuela, donde un profesor puede llegar a sentirse intimidado por las mencionadas mafias de los alumnos o por un padre o una madre airados.

Esta carencia de autoridad, unida al miedo consiguiente de los más débiles (alumnos con “signos diferenciales”, profesores timoratos, equipos directivos pasotas y permisivos) ha dado lugar a una iniciativa sindical, no por insólita desaprovechable: el teléfono del alumno amenazado. En efecto, para que los compañeros de aula mafiosos no adviertan que un alumno “acosado” acude a su tutor, al director o al Consejo Escolar, y puedan tomar represalias, el sindicato en cuestión facilita un número al que se puede llamar durante todo el día. El alumno explica su caso, se toma nota y se pasa el aviso al Centro correspondiente, por si el equipo directivo accede a “mojarse” y a actuar contra la mafia escolar.

No cabe hablar de crisis en la Enseñanza: Escuela y Sociedad están íntimamente relacionadas, hasta el punto de que, para bien y para mal, una depende de la otra. Una sociedad cobarde provoca una escuela atemorizada y, a su vez, unas aulas donde impere la ley del más fuerte y la ausencia de norma y autoridad generan nuevas generaciones de españolitos que renuncian, no sólo a la legítima defensa, sino a hacer valer sus más elementales derechos, como el de tener su propia personalidad, como el de poder acceder a una educación. La crisis de nuestra sociedad ha dejado de ser puramente histórica y se ha adentrado en los caminos de la psiquiatría.

Nuestros hijos -y nosotros mismos- están sometidos a una permanente espada de Damocles de un peligroso morbo social. De momento, no se vislumbran caminos que lleven a una acción terapéutica efectiva. Nadie ha dicho aún que “Jokin somos todos”.

Manuel Parra Celaya es Profesor de Enseñanza Secundaria

EL IMPUESTO REVOLUCIONARIO (Juan Pareja)

EL IMPUESTO REVOLUCIONARIO (Juan Pareja) La semana la sociedad española se vió sobresaltada por la impactante noticia sobre cuatro famosos y reputados restauradores que se vieron sometidos y arratrados al vil chantaje de la banda criminal ETA, teniendo que verse obligados a desembolsar, lo que imagino pudieron ser, considerables cantidades de euros. Todo este prólogo tan rimbombante se podría resumir en el lenguaje llano y vulgar, en que los cuatro cocineros más famosos de Euskadi pagan a ETA para salvar el culo y sus negocios.

Después de leer esta noticia más de uno se habrá llevado las manos a la cabeza y habrá exclamado: "Pardiez, ¿pero cómo es posible?, ¿cómo cuatro personas de su nivel y posición han caido en semejante chantaje?"; aunque si usted no es tan educado es más que probable que esta pensado: "valientes cabrones, con lo simpáticos que parecen en la tele, ojalá les metan un paquete".

Pero realmente la primera de las preguntas es la que más me intriga, cómo es posible que cuatro personas de su nivel y posición hayan cedido a la extorsión, aunque la respuesta es bien sencilla para los que vivimos el día a día del País Vasco. ¿De verdad ceden al chantaje o más bien colaboran con el entorno? En esta pregunta retórica se esconde unos de los mejores secretos guardados del País Vasco, junto con el de las hipotéticas conexiones del Grupo Cooperativa Mondragón con ETA. Esta colaboración por parte de empresarios y personalidades es un secreto que se escucha en susurros por la calle, nadie te dice nada pero todos te lo dan a entender. Uno de los muhos casos es la de nuestra presentadora con más corazón de Otoño (Invierno, Primavera y Verano) de toda la televisión pública, la presentadora tuvo mucho corazón al dedicar parte de su tiempo a visitar a presos de ETA en distintas cárceles de España. O del tan cacareado bulo sobre el donostiarra grupo musical "La Oreja de Van Gogh", ¿recuerdan la tibia rueda de prensa en la que desmentían la noticia, pero sin profundizar en el fondo del tema?. Eso sin entrar en el mundo del futbol, donde las plantillas del Ath.Club de Bilbao y la Real Sociedad podrían no salir muy bien paradas, sin mencionar cierto ex-seleccionador nacional y sus ya famosas declaraciones solicitando el acercamiento de los presos al País Vasco.

Por desgracia estas "colaboraciones" son más que frecuentes, de un modo o de otro al final acaban pagando, en unas ocasiones mediante visitas y apoyos mediáticos, y en otros mediante la colaboración económica. La otra opción consiste en tener que desembolsar otra gran cantidad de dinero, pero esta vez para rodearse de medidas de protección para el "rebelde" y su entorno familiar. Sí, he dicho bien, entorno familiar, porque en estos casos basta ser un primo, un sobrino o un cuñado del apestado (...quiero decir afectado) para sufrir las consecuencias, aparte del daño colateral de convertirse en un apestado, de ver como tus vecinos se alejan de ti cuando enciendes el coche o de notar que las coversaciones duran menos tiempo cuando estais en la calle.

Cierta vez discutía con un familiar sobre si El Corte Inglés pagaba el impusto revolucionario o no, esta vez para no entrar en discusiones estériles daré dos datos para que tengan en consideración: 1º.- El día 17 de junio de 2004 era detenido en Angers (Francia), Alberto Saavedra Martínez, casualmente su madre trabaja en El Corte Inglés y a su vez es delegada del sindicato LAB; 2º.- Tuve el triste privilegio de asistir en directo el 12 de enero de 2002 a la explosión de un coche bomba situado junto a El Corte Inglés, casualmente se avisó con la suficiente antelación para que clientes y trabajadores pudieran ser desalojados.

Sinceramente me parece un grave error trivializar el tema de la colaboración con ETA; es más, se ha comprobado que los verdaderos golpes a ETA se dieron cuando se atacó a su red de financiación y extorsión y me gustaría recordar a todos aquellos que hayan colaborado pagando el impuesto revolucionario, que con su dinero han financiado atentados y asesinatos en toda España y son complices de esas muertes. Por tanto no veo ningún incoveniente en que la Audiencia Nacional llame a declarar a los tan laureados cocineros, y caso de haber cometido algún delito su ingreso en prisión. Sólo me cabe imaginar lo contentos y agradecidos que se sentirían los estómagos de los presos comunés al recibir a tan nobles huéspedes, y el alto nivel culinario que alcanzarían las cocinas carcelarias, quizás alguna de ellas merecería entonces estar reflejada en la guía Michelín.

Juan Pareja es experto en temas vascos.

LA PAJA Y LA VIGA (Miguel Ángel Loma)

LA PAJA Y LA VIGA (Miguel Ángel Loma) En una Tercera de ABC titulada «La cárcel invisible», denunciaba muy acertadamente el historiador Fernando García de Cortázar la contemporánea tiranía de los modernos gurús, siempre dispuestos a «excomulgar» a quienes se desvíen del férreo corsé intelectual que hoy nos atenaza a través de esa invisible policía del pensamiento que, desde el poder y los medios de comunicación, señalan como objetivo a batir a todo aquel que se salga del rebaño políticamente correcto. Para mostrarnos el alcance de las descalificaciones a las que puede ser sometido un «heterodoxo» actual, García de Cortázar utilizaba reiteradamente a lo largo de su artículo unas referencias peyorativas al falangismo y a José Antonio Primo de Rivera, un tipo de referencias muy habituales en los escritos de este historiador sacerdote a quien parece dolerle sobremanera que los falangistas de la primera hora, muchos casi unos niños (hoy serían menores de edad), saltaran a la primera línea de fuego para sacrificar sus vidas en defensa de España y de la civilización cristiana. Este hecho histórico, difícilmente refutable pero que interesadamente «conviene» olvidar, mueve a García de Cortázar a demonizar sistemáticamente a los azules, pero con ello no hace otra cosa que repetir la misma conducta que él denunciaba respecto a otros. Es obvio que la viga en nuestro ojo nunca nos impide ver la paja (a veces otra viga de similar tamaño que la nuestra) en el ojo del prójimo. Las descalificaciones por parte de influyentes sectores de la intelectualidad eclesiástica española hacia todo lo relacionado con las fuerzas que enarbolaron las banderas del 18 de julio del 36, pretendiendo modificar el pasado y hacernos creer que en la España de Franco la jerarquía eclesiástica estaba poco menos que amordazada, es algo tan injusto como impropio de quien debiera actuar obligado por el respeto a la verdad. Pero por mucho que intenten convencernos, el resultado de la apuesta de buena parte de una clerecía filoprogre por aquellos prometedores «chicos del cambio», con Felipe González a la cabeza (becado en sus estudios de Lovaina por la Iglesia sevillana) a la vista lo tenemos: una sociedad en progresivo proceso de descristianización y que aceleradamente se descompone en sus fundamentos y convicciones más firmes. Ahora, que todos todo son alertas, quejas y lamentos, incluso por parte de muchos de aquellos clérigos «conciliadores», habría que recordarles que los actuales lodos, que tanto les alarman, fueron engendrados por aquellos polvos de fraternal colaboración con los «compañeros» de viaje socialistas, comunistas y nacionalistas. Hoy conviene olvidarse de aquellos chicos del 36 un tanto levantiscos e indómitos que, aun siendo católicos, nunca se plegaron a que la política nacional les viniera determinada desde el interior de las sacristías. Lo que hoy toca es estar con las nuevas generaciones del humanismo occidental y olvidarnos definitivamente de aquellos «demonios» malolientes de pólvora y trinchera que sin saber apenas de política simplemente se limitaron a dar su sangre por Dios y por España. Olvidémosles..., y si se tercia, no ahorremos un esputo sobre su memoria. Hay que estar con la modernidad y el progreso. Hay que estar con quienes multiplican durante su gobierno el número de abortos, pero no discuten la financiación a la Iglesia ni los dineros para restaurar unos templos cada vez más vacíos.


Miguel Ángel Loma es abogado

SUPERZETAPÉ, EL DESMITIFICADOR INCORRUPTO (Miguel Ángel Loma)

SUPERZETAPÉ, EL DESMITIFICADOR INCORRUPTO (Miguel Ángel Loma) Superzetapé, el desmitificador incorrupto
El conocido talante simpaticón del nuevo presidente de Gobierno ha cautivado sin duda al escritor Juan José Millás, si atendemos al tono general de un reciente reportaje («Descubriendo a Zapatero») publicado en El País Semanal, reportaje muy recomendable por lo ilustrativo, y al que sólo le faltó contener uno de esos encendidos comentarios, que tanto gustan a algunas periodistas progresistas, sobre los luminosos ojitos de don José Luis Rodríguez. El efecto de la seducción zapateril se manifestaba en su grado de mayor culminación en el modo en que relataba Millás el insólito descubrimiento del presidente echando humo por sus morritos, pero eso sí, a escondidas, que eso de fumar ya se sabe que constituye un grave pecado de lesa modernidad, y por eso Millás exculpaba rápidamente a ZP diciendo que fuma «como un adolescente inexperto..., pues da la impresión de que ni se traga el humo». Sin comentarios.
Pero lo más preocupante del reportaje es la confesión que hace Zapatero respecto a la fe que a sí mismo se profesa en su inquebrantable integridad: «Ahora ya sé que (el poder) no me cambiará... Porque he desmitificado el poder. Tengo la ventaja de que no siento admiración alguna por los aspectos más externos del poder». Esta declaración, aparte de suscitar las más variadas opiniones sobre la personalidad de quien la emite y sobre su capacidad de desmitificación del poder, o sobre la sutil distinción entre sus aspectos internos y externos, no deja de contener también cierta dosis de sarcasmo, ya que, si mal no recuerdo, el actual presidente ocupa escaño en el Congreso desde hace muchos muchos años, y no lleva una vida precisamente ajena a los múltiples privilegios, prebendas y regalías que acompañan a quienes disfrutan del poder; como sucede en el caso de los parlamentarios, pertenezcan o no al partido que gobierne. Aunque el reportaje contiene otras consideraciones dignas de mención, quizás lo más memorable sea la confidencia que Gertrudis, fiel secretaria de Zapatero, confiesa a un cada vez más rendido Millás, y que éste remarca como si se tratase de la mejor garantía de la honradez zapateril: «No entenderás a Zapatero hasta que te convenzas de que se cree todo lo que dice».
No seré yo quien dude de que Zapatero se crea todo lo que dice, pero sí dudo, y mucho, de que tal creencia constituya de por sí una virtud en un gobernante que, además, se considera incorruptible. En la historia no han sido pocos los poderosos (y ZP ahora mismo lo es) que creyéndose que desfacían entuertos (siempre por el bien de la humanidad, claro) han embarcado a medio mundo en terribles aventuras. Y, por supuesto, siempre obraban creyéndose cuasi espíritus puros, ajenos a toda corrupción, faltaría más. En cualquier caso, y por aquello de que cada uno es esclavo de sus palabras, ahí queda la pomposa declaración de nuestro crédulo y desmitificador presidente sobre su inmutabilidad ante el poder, para recordárselo cuando proceda, aunque me temo que entonces será cuando Superzetapé nos explique la diferencia sobre los aspectos externos e internos del poder.

Miguel Ángel Loma es abogado
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

HAN MATADO A NUESTRO HIJO (Rafael Ibáñez Hernández)

HAN MATADO A NUESTRO HIJO (Rafael Ibáñez Hernández) HAN MATADO A NUESTRO HIJO

La verdad es que este artículo debía versar sobre cualquier otro tema. Dada la supuesta ligereza informativa veraniega, podría ocuparme del tamaño de los pantalones shorts de la futura reina de España o de la ligereza con que algunos medios se han ocupado de los amoríos, enfermedad y muerte de las reinonas de la casquería periodística. La penosa actuación de nuestros atletas vespertinos —esos que tuvieron la mala suerte de que sus pruebas estuviesen programadas por la mañana— en Atenas también podría dar cierto juego, aunque el medallero final haya sido al menos algo digno. También podría ocuparme de ese bombón relleno que nuestro editor tuvo a bien enviarme hace unas semanas desde este mismo lugar, totalmente inmerecido y en todo caso lastrado con una auténtica carga de profundidad en forma de retos.
Pero no tengo el ánimo para juegos florales. La noticia del desenlace del secuestro en Beslán ha sido demasiado dolorosa como para callarme. Cuando escribo esto, todavía faltarán horas para que se estabilicen las cifras de muertos, pasará mucho tiempo hasta que se aclaren las circunstancias exactas en que se produjeron los hechos y —casi seguro— será difícil que se depuren responsabilidades. Sin embargo, los datos que en este momento se manejan son suficientes para considerar el suceso como algo terrible que jamás debía haber ocurrido.
No es un lugar común: en Beslán han matado a nuestro hijo.
Tengo especial interés en que en esta ocasión no se me malinterprete. Independientemente de cómo se produjeron los hechos a partir de las once horas del día 3 de septiembre, esta masacre no se habría producido si nadie hubiese escudado su cobardía tras el pecho de centenares de niños, indefensos ante la estulticia de unos adultos incapaces de resolver sus problemas. Carezco de elementos de juicio suficientes para considerar las demandas de los secuestradores, aunque me inclino a pensar que la creación de nuevos Estados en el Caucaso libre de la égida de Rusia sería un gran desastre geoestratégico y humano. Es más: pensar que una Chechenia independiente podría estar en manos de semejantes bárbaros me produce auténticos escalofríos. La muerte de esos niños no son efectos colaterales ni producto de una mala planificación. Es el resultado que sus secuestradores buscaban y —aunque a ellos les haya costado su asquerosa vida— han obtenido un cierto triunfo, el máximo que podían obtener.
Tras esta tragedia, sin embargo, laten otros dramas. A la vista de las imágenes de esos cuerpos infantiles, sumamente delgados, me pregunto cuál es la verdadera situación social de los osetios y —en general— del resto de los habitantes de la Federación rusa. No parece que lleven, precisamente una vida opulenta, sino más bien todo lo contrario. Cierto es que mujaidines, talibanes y demás excrescencias islamistas no se la pondrán más fácil, pero ¿a cuántos embaucarán con tesoros propios de las mil y una noches mientras sus estómagos devoran el vacío? Los filibusteros lo tienen así sumamente fácil, pero la injusticia no les redime de sus terribles faltas.
¡Que la sangre de estos inocentes caiga sobre ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos! ¡Que llueva sal sobre sus campos y el lodo encenague sus ríos! Mientras, nosotros apechugaremos con el dolor de su muerte y la vergüenza de no haberlo sabido impedir. Sólo el Señor nos puede dar la fuerza y la sabiduría necesarias para superarlo.

Rafael Ibáñez Hernández es historiador.

ARDALES CITY, CIUDAD SIN LEY (Francisco Ortiz)

ARDALES CITY, CIUDAD SIN LEY (Francisco Ortiz) Llenos de ardor por el diálogo, de talante democrático, ansiosos de libertad, etc., como los socialistas que nos gobiernan y los socialistas que gobiernan la Comunidad andaluza, reproducimos la carta que hemos recibido de un concejal del Ayuntamiento de Ardales denunciando el comportamiento de sus dirigentes comunitarios y de sus propios compañeros de consistorio. Suponemos que, lamentablemente, de esto habrá mucho por España. ¡Pobre España que ha de padecer cíclicamente de tan deplorables gobernantes!

Por Francisco Ortiz Lozano
Concejal de Ardales por Falange Auténtica

Señor Director:

Personal enviado por la Consejería de Medio Ambiente procedió días pasados en Ardales a colocar estacas para deslindar la cañada pecuaria. La anchura copada es de 75 metros.

Pero he aquí que esa vía tiene en realidad 10 metros. Los otros 65 se los están arrebatando (esta es la palabra correcta) a pequeños y medianos agricultores (en muchos casos humildes agricultores), que son los legítimos propietarios de las tierras colindantes del camino. Y son legítimos propietarios de esas tierras porque las compraron con su dinero, porque las tienen escrituradas a su nombre, porque así están asentadas en el Registro de la Propiedad, porque pagan su contribución rústica y porque las vienen faenando, arbolando, cosechando, dejando sus sudores y poseyendo pacíficamente y sin impedimento de nadie desde hace muchísimos años, como los anteriores propietarios, y los anteriores de los anteriores.

Efectivamente, hace siglos, en tiempos de la Mesta, de Juana la Loca, de las antiparras de Quevedo, de Mariquilla la Pelá o de los hidalgos del peluquín, estas cañadas tenían su sentido, porque por ellas transitaban entre la campiña sevillana y la capital malagueña grandes rebaños de ovejas y manadas de toros bravos y de vacas castellanas. Pero eso quedó obsoleto hace más de un siglo. Cuando ya no hizo falta tanta anchura, la cañada se achicó y ningún ayuntamiento ni gobierno lo impidió. Quedó en los 10 metros actuales que son de sobra suficientes para el tránsito de vehículos agrícolas, de los escasos ganados y hasta para la «muchedumbre» de senderistas y caballistas que algún soplapitos dice que van a pasar.

Pero lo único cierto es que los agricultores, los campesinos, que lo han dado todo por esas tierras, vida, trabajo y dinero, nada más que hacen recibir palos. Y ahora esto.

La palabra la tienen los políticos socialistas del Gobierno y de la mayoría parlamentaria, que pueden, si quieren, aprobar una enmienda a la Ley, para que los Ayuntamientos achiquen las medidas de las cañadas en casos justificados como éstos; y también los políticos socialistas que gobiernan la Junta de Andalucía que pueden paliar desde Medio Ambiente el rigor y la sinrazón de una norma tan obsoleta e innecesaria; y los políticos socialistas de la Diputación de Málaga, que algo podrían hacer, ¿no?; y la mayoría socialista del Ayuntamiento de Ardales, que en el pleno del día 22 rechazaron la moción que presenté recogiendo el sentir de los agricultores, sin dejarme siquiera leerla y dejándola fuera del orden del día.


Francisco Ortiz es concejal por Falange Auténtica en el Ayuntamiento de Ardales (Málaga)

LA VUELTA DEL CALCETÍN (Rafael Ibáñez)

LA VUELTA DEL CALCETÍN (Rafael Ibáñez) Uno de los muchos lugares comunes que jalonan la historiografía de corte oficialista sobre la Segunda República identifica la legislatura de mayoría conservadora – de 1933 a 1935, para el Bienio Negro- con una etapa puramente reaccionaria, durante la que los gobiernos actuantes agotaron sus energías en desmontar la obra política y social del primer período republicano. No es ciertamente mi propósito salir aquí en defensa de la política radical-cedista, entre otras cosas porque comparto el sentir de quien calificó aquellos años como Bienio Estúpido, pero no me resisto a subrayar la crítica que desde sectores progresistas se lanza contra aquellos gobernantes, a quienes se acusa sin medida de intentar borrar la legislación republicana que había desmontado de sus pedestales a determinadas oligarquías: grandes propietarios, Ejército, Iglesia… Pese a ser una acusación claramente injusta, conviene recordarla al calor de lo que ahora está sucediendo, cuando las primeras medidas del nuevo Gobierno socialista que padecemos por mor de un lamentable atentado y su posterior manipulación han ido destinadas a desmontar rápida e improvisadamente algunos hitos del Gobierno del PP.
Si la participación de tropas españolas en la ocupación de Iraq fue una arriesgada estupidez, su precipitada retirada al calor del resultado electoral – cuyo tono plebiscitario se basó en la instrumentalización por la clase política de los sanos sentimientos del pueblo- es una irresponsabilidad basada en la cobardía de los dirigentes que nos hemos dado, amén de una deshonra. Y, para colmo, subrayan su desfachatez con el incremento de las fuerzas expedicionarias en Afganistán, como aquellas tierras no fueran sino otro escenario de la misma guerra.
Entre amenazas e intimidaciones, el nuevo Gobierno ha logrado dar marcha atrás en la aplicación y desarrollo de la Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza, el primer gran esfuerzo serio para reponer a la Educación como pilar fundamental de una sociedad responsable en la que los ciudadanos contaran con la formación y los elementos de juicio pertinentes para ejercer con fundamento sus libertades. Sin duda alguna, tendría sus defectos, pero ni han sido estos los argumentos esgrimidos ni los tiempos y modos empleados parecen ajustados al propósito de su enmienda, limitándose a una acción gubernamental que – si no ilegal, según altas instancias de la Magistratura- desorienta al ciudadano medio sobre la interpretación que debe darse al principio de jerarquía legislativa.
La paralización del Plan Hidrológico Nacional viene a demostrar la absoluta desorientación técnica de nuestros gobernantes, atentos sólo a las voces de quienes más se desgañitan antes que a las razones de las partes. Entre quienes nos hemos cuestionado la conveniencia de construir el trasvase desde la cuenca del Ebro hacia el sur del Levante nos encontramos algunos que hemos recibido con pavor la contrapolítica de las desaladoras. ¿Se alzarán determinados ecologistas contra esa cadena cuyos eslabones asfixiarán las costas españolas del Mediterráneo, obteniendo agua de calidad dudosa a costa de incrementar la concentración salina con unas plantas cuya obsolescencia es demasiado rápida para resultar realmente rentables?
Tenemos la sensación de que el Gobierno no ha medido debidamente las consecuencias de estas y otras medidas, empeñado como está en deshacer lo diseñando por sus predecesores. Rechaza así un principio básico en el buen gobierno según el cual el nuevo príncipe no debe agostar sus energías en destruir sino en corregir y mejorar aquello que encuentra al asumir sus responsabilidades. Este principio reformista se enfrenta a dos concurrentes. Si el Gobierno se esforzase en beneficio de la construcción de una nueva sociedad, nuestra oposición – de existir- vendría dada por el modelo que se desease implantar, nunca por la aplicación del principio revolucionario. Mas Zapatero y sus muchachos y muchachas ajustan su actuación al patrón del principio reaccionario, entregándose a la tarea de retornar a esa sociedad zafia y cobarde diseñada tiempo atrás por sus adláteres entre cafelito y cafelito.
Entre los muchos reproches de los que se hizo merecedor el equipo de Aznar se encuentra el de no haber actuado de una manera firme para desmontar determinados elementos de la legislación socialista que les precedió. Se escudó entonces Aznar para no derogar la legislación sobre el aborto – por ejemplo- en la responsabilidad del gobernante para no mantener vivos determinados debates sumamente enojosos durante mucho tiempo. Sus seguidores – y otros muchos que no lo somos- asumieron de mejor o peor gana cuanto de sabio había en esta actitud, pese al creciente número de víctimas inocentes que ello provocaría.
¿Cabía esperar esta responsable actitud en Zapatero? Todo apuntaba a que no iba a ser así. La iniciativa del nuevo inquilino de La Moncloa se ha limitado hasta el momento a tomar los calcetines que Aznar ha dejado sobre la alfombra del dormitorio y darles la vuelta. Pero si estaban sucios, por muchas vueltas que les den, seguirán oliendo mal.
Rafael Ibáñez es historiador

ESPAÑA CAMPEONA... HACE CUARENTA AÑOS (Redacción)

ESPAÑA CAMPEONA... HACE CUARENTA AÑOS (Redacción) ESPAÑA CAMPEONA... HACE CUARENTA AÑOS

Desde estas páginas, ya denunció alguno de nuestros colaboradores el gran tinglado de opio colectivo que es el fútbol en nuestros días, no ya sólo en España, sino en la mayor parte del mundo. Tinglado en cuanto negocio gigantesco que mueve miles de millones de dólares y sirve, muy probablemente, como mecanismo de blanqueo de las más oscuras fortunas. Y opio porque, al menos en España, la mayor parte de las inquietudes no relacionadas directamente con el trabajo y la familia, de una amplia mayoría de varones, y un número cada vez mayor de mujeres, se dirigen hacia los avatares de algo que, en principio, no es más que un juego deportivo.
En estas circunstancias, y desde hace muchos años, la única vía de participación pública en una expresión colectiva de patriotismo español, sin temor a ser motejado como fascista, es asistir a un partido de la selección española de fútbol, bien directamente en el estadio, o en algún bar o peña para verlo por televisión. En eso ha quedado nuestro maltrecho orgullo nacional.
Pues bien, España es hoy un Estado tan ineficaz, que mientras los principales equipos de nuestra Liga son temidos en toda Europa por su indudable poderío futbolístico, la Selección Nacional, responsabilidad estatal y último bastión de nuestra identidad colectiva, se arrastra por los campos de Europa y el resto del mundo desde hace varias décadas. Y es que, los únicos éxitos importantes de nuestro fútbol en la historia de este deporte, fueron la cuarta plaza en el Mundial de 1950 y el triunfo en la Eurocopa de 1964, precisamente frente a nuestro archienemigo de entonces, la Unión Soviética. Gobernaba España, oh casualidad, un general llamado Francisco Franco.
Resulta entonces que los futbolistas de nuestros días, los del régimen de libertades, tan guapos, tan atildados, con sus coches de lujo, sus trajes italianos, sus juergas nocturnas y su ejército de meretrices, son incapaces de defender la camiseta nacional con la dignidad que esta se merece.
La última decepción ha sido en Portugal. Miles de ingenuos compatriotas fueron testigos directos de nuestra enésima humillación. Y mientras tanto, los futbolistas a disfrutar de las más lujosas vacaciones y los directivos de la Federación a intentar escurrir el bulto ante las investigaciones que se avecinan sobre las inmensas corruptelas de este organismo, auténtico paradigma del Estado al que pertenece.

QUÉ LEJOS NOS QUEDA ITALIA (Redacción)

QUÉ LEJOS NOS QUEDA ITALIA (Redacción) QUÉ LEJOS NOS QUEDA ITALIA

Se celebraron las Elecciones Europeas, y tal como preveíamos en esta misma página, el PSOE no pudo revalidar su gran victoria sobre el PP, en el fragor de la confusión generada por la masacre del 11-M. En esta ocasión, la victoria socialista se ha producido por un margen muy estrecho de votos, siendo el PP la fuerza más votada en la mayor parte de las Comunidades Autónomas, y sustentándose la victoria global de las huestes de Zapatero, una vez más, en su feudo andaluz, donde el PP es incapaz de romper con su imagen de brazo político de la burguesía agraria más caduca.
En medio de una gran abstención, que ha alcanzado cotas históricas y demuestra que los españoles ya nos vamos dando cuenta del gran timo que es la Unión Europea, todas las fuerzas políticas se han visto debilitadas, especialmente Izquierda Unida, que sigue a la deriva tras la retirada del primer plano de Julio Anguita, el que ha sido en todos estos años su único líder convincente y carismático tras la marcha, hace dos décadas, del viejo dinosaurio de Carrillo.
Ninguna fuerza de carácter marginal o alternativo ha sido capaz de aprovechar la coyuntura. Los Verdes y el Partido Cannabis, sustentados en el voto de la juventud del “buen rollito”, apenas han sumado 120.000 votos entre ambas candidaturas, muy lejos del mínimo necesario para obtener representación.
A gran distancia, el mosaico habitual de formaciones minoritarias. Entre ellas, el patriotismo social representado por las tres organizaciones falangistas, que han sumado conjuntamente un total de 20.000 votos, resultado paupérrimo, pero superior al espantoso ridículo cosechado por la “derecha patriótica” representada por los antiabortistas de Familia y Vida, los conservadores del PADE y los nacional-populistas de DN.
Qué lejos nos queda Italia. Allí, las candidaturas del patriotismo social han sumado cerca de 700.000 votos, plasmándose en los sendos diputados obtenidos respectivamente por Alternativa Sociale y Fiamma Tricolore. Y de la “derecha patriótica”, para qué hablar. Ahí están los más de tres millones y medio de votos obtenidos por Alleanza Nazionale.
Claro que allí hace décadas que salieron mentalmente de la prehistoria y se pusieron a trabajar en serio. ¿Ocurrirá en España alguna vez?

LOS SOCIALISTAS SE CARGAN LA LOCE (Antonio Brea)

LOS SOCIALISTAS SE CARGAN LA LOCE (Antonio Brea) LOS SOCIALISTAS SE CARGAN LA LOCE

Se despide el mes de mayo con la aprobación por el Gobierno de un Real Decreto de modificación del calendario de aplicación de la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE) que supone, en la práctica, su sabotaje por parte del Partido Socialista y un nuevo golpe de la pedagogía marxista a la formación de las nuevas generaciones de españoles.
Los pedagogos marxistas (hay que llamar las cosas por su nombre, aunque muchos de ellos renieguen de manera vergonzante de su propia ideología), amparados por el Poder en la era felipista, fueron los inspiradores directos de la LOGSE, el mayor atentado del siglo contra la calidad de la Enseñanza Secundaria en España, y cuyos demoledores efectos podemos comprobar en cualquier rincón de nuestra tierra, dando una vuelta por ahí y siendo testigos de las formas de comportamiento y expresión de las generaciones adoradoras de la telebasura.
La Ley de Calidad, uno de los mayores aciertos del Partido Popular en su etapa de gobierno, suponía un viento de esperanza para la irrespirable situación que se vive en la mayor parte de los miles de Institutos de Educación Secundaria que se reparten por la geografía nacional.
Ahora, gracias a la demagogia socialista, los itinerarios educativos que iban a proporcionar ofertas educativas diferentes a los alumnos mayores de catorce años en función de sus intereses y motivaciones; la clarificación y dignificación de la enseñanza religiosa y de su alternativa no confesional; el desarrollo de los Programas de Iniciación Profesional, auténtica esperanza de rápida y adecuada inserción laboral de los jóvenes con menor interés por los estudios y la homologación del Bachillerato con los bachilleratos europeos más prestigiosos a través del establecimiento de la Prueba General de Bachillerato se han ido al traste, para desgracia de todos los españoles.
Es evidente, por tanto, que el señor Zapatero, tiene suerte de que determinadas pedagogías del pasado estén hoy periclitadas. Si no fuera así, no dudamos que la mayor parte de los profesores españoles no vacilarían en relegarle a un rincón y adornarle con unas orejas de burro.

Antonio Brea es Licenciado en Geografía e Historia y Profesor de Enseñanza Secundaria.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ELECCIONES EUROPEAS. LOS PARTIDOS, DE NUEVO A LA ARENA (Adolfo Moncada)

ELECCIONES EUROPEAS. LOS PARTIDOS, DE NUEVO A LA ARENA (Adolfo Moncada) ELECCIONES EUROPEAS. LOS PARTIDOS, DE NUEVO A LA ARENA

En el BOE de hoy, martes 12 de mayo, se publican las 33 candidaturas presentadas en nuestro país a las próximas Elecciones Europeas que se celebrarán el próximo 13 de junio, apenas tres meses después de las pasadas Elecciones Generales. De ellas, obviamente, poco más de media docena tienen posibilidades reales de obtener representación en Estrasburgo.
La que puede obtener, en principio, unos mayores réditos políticos, es la del Partido Popular, que puede beneficiarse de la atemperación temporal de los efectos del 11-M, de la previsible menor participación en unos comicios que suscitan indudablemente menor interés en la población, y de una dispersión del voto izquierdista que se concentró el pasado 14 de marzo en torno a Zapatero, para humillar a Aznar. Además, el Partido Popular poco puede temer de las débiles candidaturas que se presentan por su derecha (Familia y Vida, PADE, Democracia Nacional) y de los escasos focos del centro político ajenos a su disciplina (CDS, Coalición Liberal, Unión Centrista Liberal).
En cuanto a la izquierda política de ámbito estatal y representación parlamentaria, el PSOE asume el difícil reto de mantener la ventaja obtenida hace ahora dos meses, en unas condiciones absolutamente anómalas, e Izquierda Unida se enfrenta a los propios fantasmas de sus profundas rencillas internas. Al margen de ella, los escasos restos de ortodoxia comunista en sus distintas vertientes (PCPE, POSI), los socialistas “históricos” del PASOC y los carlistas evolucionados hacia el socialismo autogestionario (Partido Carlista) representan una izquierda romántica e imposible que apenas cosechará votos. Sólo los Verdes, agrupados en esta ocasión en una única candidatura, pueden aspirar a dar una sorpresa.
Una de las grandes paradojas de los comicios europeos es ver como los partidos regionalistas y separatistas reinventan el pacto entre los pueblos de España en busca de asegurar su representación en la cámara europea. Así, los regionalismos parlamentarios concurren agrupados en torno a tres grandes coaliciones bajo las denominaciones de Galeusca, Europa de los Pueblos y Coalición Europea. Entre las formaciones de este signo que se presentan en solitario, la única que podría aspirar a tener representación es Herritarren Zerrenda, la última pantalla política de la izquierda abertzale violenta, y cuya presencia supone un importante examen para el nuevo gobierno socialista. ¿Continuará este en la línea de firmeza del gabinete Aznar e instará a la Fiscalía a la ilegalización de esta candidatura? ¿Se abre quizás una nueva etapa de tolerancia política hacia los simpatizantes del terrorismo nacionalista?
Otra de las incógnitas es el apoyo popular que puedan obtener los partidos protesta del tipo Los Parados, Partido Cannabis o Por un Mundo más Justo. En principio, no deben obtener representación, pero no podemos olvidar el éxito protagonizado en 1989 por una candidatura no menos esperpéntica como fue la del empresario José María Ruiz-Mateos.
Por último, tres candidaturas distintas se reclaman herederas del legado de José Antonio Primo de Rivera. A pesar de su similitud en símbolos y denominaciones, se ven separadas por profundas diferencias doctrinales y estratégicas. Sin embargo, sus escasos medios materiales para difundir sus respectivos mensajes provocarán, sin duda, que en muchos casos los pocos electores “azules” se decanten por una de ellas por motivos de puro azar, desconocedores de las peculiaridades ideológicas de cada de una de las candidaturas. Una última paradoja de la cita electoral que se avecina.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres